Una vida llena de mentiras

No existe una definición como tal de los “hechos verdaderos”. Existen definiciones de “los hechos” y se refieren a la descripción de lo que ha sucedido. Al tratar de definir los “hechos verdaderos”. Se discute la diferencia entre “la verdad objetiva” y “la verdad lógica”. La verdad objetiva nos cuenta que la experiencia recolectada por los sentidos y procesada por la lógica nos lleva a generar conclusiones o conceptos de las “verdades universales”.

La calidad de los conceptos depende de la cantidad y calidad de la información obtenida y la certeza del proceso lógico utilizado. Ya antes he descrito el proceso de la lógica en mi artículo: ” Las marcas que trascienden no van con la lógica sino con la pasión. ” Información defectuosa resulta en conclusiones inciertas, información suficiente y de calidad aún está sujeta a error debido al proceso de lógica empleado en procesarla.

La vedad nos hará libres; dice la biblia y somos seres en continua búsqueda de la verdad. Creer sin embargo que tenemos la verdad en mano es limitar el flujo de nuestro proceso creativo. Todo lo que existe a nuestro alrededor es el resultado de “descubrimientos” de aquellos que se han atrevido a cuestionar “verdades factuales”.

El flujo de la vida

Verdades Factuales que han resultado mentiras

Hay verdades factuales que han resultado “inciertas” a través del tiempo: El hecho de que “la tierra es plana”; resultó en que “la tierra es redonda”.  El que era conocido, estudiado y enseñado como “Brontosaurio”, de pronto se convirtió en “Apatosaurio”. La pirámide alimenticia utilizada por años como medida de alimentación saludable de pronto “develó error” en los cereales como “base” derivando en obesidad y se ha transformado en “el plato del buen comer”. James Franson de la Universidad de Meryland cuestiona con evidencia  la velocidad de la luz. Al parecer es mas lenta de lo que se pensaba. Según la Universidad de Princeton las neuronas cerebrales si se regeneran.

Cuando mis hijas acababan de nacer estaba en un proceso de aprendizaje acelerado y cuestionamiento de todas las “recetas de los abuelos”, “los consejos de las nutriologas”, mas lo que “amigas, tías y demás” recomendaban. De el tecito de Anis, se me dijo que hay varios tipos de Anis y uno de ellos nada recomendable para bebés. La pizca de azúcar para el hipo escuché que podría generar propensión a diabettes en los pequeños. Una nutrióloga me recomendó durante el embarazo nutra-sweet, otra me recomendó fructosa, finalmente decidí tomar azucar regular en cantidades limitadas. Después de ver la evolución de la pirámide alimenticia al plato del buen comer me parece importante escuchar varias opiniones y utilizar mi sentido común midiendo los resultados.

En busca de la verdad

El pensamiento subjetivo tiene una gran diferencia sobre el pensamiento objetivo. Muchos no saben que están pensando subjetivamente.  El pensamiento subjetivo solo se vuelve objetivo cuando el pensante usa el objeto observado sin relacionarse con él.  En la mayoría de los casos fallamos en separar esa identificación que tenemos con la mayoría de las cosas que creemos. Cualquier tipo de decisiones racionales requiere objetividad.

La lógica del observante depende del input con que el mismo cuenta, la “realidad” de un hecho por lo tanto  puede tener tantos puntos de vista como observantes existen en la tierra y probablemente reuniendolos todos nos acerquemos un poco mas a la “realidad” buscada. Finalmente todos somos como se describe en la fábula de los ciegos y el elefante. Cada uno describe su “verdad” en función de su experiencia recolectada con los sentidos existentes. A la luz de su experiencia y punto de vista su “verdad” es real y absoluta y sin embargo “tan lejos” de la descripción del “todo” que en este caso es “el elefante”. Reuniendo a todos los ciegos y recolectando sus conclusiones se podría describir con mayor certeza el elefante. Igualmente sucede con una gran variedad de hechos factuales

Dar por hecho que las verdades factuales son inamovibles cierra toda posibilidad de explorar nuevas realidades. Durante la inquisición incluso perdían la vida quienes se atrevían a plantear realidades diferentes a las “generalmente aceptadas”.  También gracias a los “atrevidos rebeldes y retadores” es que muchos avances tecnológicos, y scientíficos han sido posibles. Muchos que habrían sido cuestionados y tal vez ridiculizados en aquel tiempo.

No se trata de trata de “retar, o rebelarse” ante todas las realidades presentes. El punto es abrir la posibilidad a “nuevas realidades”. Cuestionar de manera permanente el status quo de nuestros conceptos nos llama de manera permanente a nuevas realidades. Nuestra vida se rige por los conceptos que hemos acumulado a lo largo de la vida. Son ellos quienes nos dicen el deber ser de todo en nuestro entorno.  Si analizamos un poco nos damos cuenta que el espectro con el que vemos las “realidades” es muy pequeño comparado con “el todo”. La famosa frase: “Yo solo se que no se nada”. Viene directamente de esta consciencia. La verdad aún está esperando ser develada en muchos rubros.

Toma de Decisiones

La vida y sus dulces mentiras

Entre la lógica, la subjetividad y la calidad del input se generan tantas realidades, “falsas”, tantas “dulces mentiras” que hacen nuestra vida posible. Pues necesitamos “conceptos” a que referirnos al describir el entorno y conducirnos en el de manera “apropiada”.

Sin embargo lo que es “apropiado”. Cambia según el pais, la edad, el contexto, es decir. La situación determina la validez de los conceptos. Verdades parciales, verdades subjetivas, nuestras propias verdades, nuestras auténticas mentiras. En Korea hacer ruidos al comer es signo de que nos ha gustado la comida. Si no se hace ningún ruido al comer significa que no nos gusta lo que comemos. Generalmente en América “la buena educación” dicta no hacer ruidos al comer. El beso en la boca al saludar es signo de cordialidad en Bulgaria, mientras en Korea lo cordial es hacer una reverencia sin tener ningún contacto físico o visual; pues esto es invasivo. Algunas culturas mantienen distancia al hablar con el interlocutor mientras otras se aproximan en diferentes medidas. La cordialidad se manifiesta de diferentes maneras en cada país.

Todos tenemos una serie de “conceptos” respecto al dinero, al amor, la salud, la libertad, la honestidad. Dichos conceptos determinan nuestra conducta en funcion de lo que creemos “verdad factual” en cada uno de esos rubros. Sin embargo hay mitos y realidades alrededor de todos ellos: dinero, amor, salud, libertad, honestidad. Es un hecho que si no tenemos los resultados esperados en cualquiera de esos rubros, es posible que se deba a una “mentira” que bloquea nuestro propio desarrollo en los puntos en cuestión.

Atrevernos a explorar nuevos puntos de vista, nuevas maneras de hacer las cosas, diferentes conceptos como “otra parte de nuestra realidad presente”; abre posibilidades. Libera un potencial inerte, motiva curiosidad y descubrimiento.

cuestionar verdades factuales abre posibilidad a nuevas “realidades”

 

 

Una respuesta a “Una vida llena de mentiras”

  1. Merce, Antonia… MIL GRACIAS por pasar por este blog. ABRAZOS. Les sigo de cerca. ültimamente no muy conectada la vida me acontece a pasos acelerados por un rato. Pero es siempre un placer regresar y ver sus publicaciones y compartir un poco de las mias.

Comentarios cerrados.