Una Marca Personal sin esto No es Nada

La Gacia de Grace inició con un proceso de búsqueda. Buscaba un medio con el que creía que podía compartir algo importante. Creí que tenía algo valioso que decir y suficiente para compartir.

En realidad encontré que no sabía nada, que nada de lo que creía tener o buscaba verdaderamente importaba. Descubrí gente grande, autenticamente genial. De ellos efectivamente aprendí lo que creí que ya sabía, pero sobre todo encontré multitud de caminos para SER.

Me empeñé en buscar y encontrar la VERDAD. La verdad sobre mi y sobre el otro “mi prójimo”. No ha sido nada fácil y me ha tomado alguno que otro revés. Me ha costado pérdidas, me ha costado salud, pero vaya que ha valido la pena.

Hoy tengo la certeza de que cada individuo antes que ninguna otra cosa debe contestar invariablemente una pregunta: ¿quien soy?. Se que indudablemente hay una respuesta única para todos: Lo que TU ELIJAS. En el orden implicado las posibilidades son infinitas, pero nada surge espontáneamente sin intención.

Tras la elección inicia un plan de acción y una estrategia partiendo de una materia prima. El punto es que pocos conocemos la materia prima con la que trabajamos.

La vida sucede por una sola razón

Para cada uno de nosotros es una invitación a crear y expresar quien realmente somos. PERO NUNCA se trata de nosotros. SIEMPRE se trata “del otro”.

Explico. Si yo quiero Amor en mi vida; la expresión del amor tiene mil formas, pero nunca se trata de cuanto puedo ser amado y cuanto pueden amarme. Se trata de cuanto amor soy capaz de expresar y manifestar a cuantos me rodean.

Si yo quiero abundancia; la expresión de la abundancia puede darse a través de muchos medios: dinero, amor, creatividad, salud, belleza. Yo elijo el medio y creo lo que en mi concepto es o debe ser.

Pero no se trata de cuanto dinero puedo acumular, que tan sano puedo ser, cuanta perfección física puede haber en mi. Se trata de generar y compartir riqueza, salud, belleza con todos aquellos que entran en contacto conmigo.

1.Intención

El proceso creativo inicia con la intención. Las posibilidades de lo que puedo ser, crear, tener, generar, compartir son literalmente infinitas. Sin embargo ninguna posibilidad cristaliza sin el inicio de una intención que surge de elegir. En el orden implicado todo es posible. Pero nada surge espontáneamente sin intención.

Todos los días nuestra vida puede dar un giro de 180 grados con el simple hecho de elegir algo por una razón en particular. A los 18 años dejé el colegio y me dediqué a la música, estudiaba en Bellas Artes y rockeaba.  Mi intención era demostrarle al mundo que la apariencia y lo material no importaba, que solo importaba el interior. Viví, aprendí y crecí de esa experiencia. Pero estaba equivocada y no era yo; sino lo que creía que debía ser yo.

Trabajaba como estilista en un salón de belleza y estudiaba Inglés; empecé por invitación casual a dar clases de Inglés los Sábados a ingenieros Mecánico-Eléctricos.

A los 22 regresé al colegio a iniciar una carrera, la docencia me apasionó y estudié todo lo que pude del proceso de aprendizaje de idiomas, estudié francés. Mi intención era cambiar la vida de todos los que pasaran por mis clases. Aprender y enseñar para mi eran la clave de la vida. Fui yo al máximo fiel y coherente con mi intención hasta que esa pasión terminó.

Después de mas de 20 años de docencia la pasión se agotó. Me cansé de lidiar en el salón de clases con malas actitudes, flojera, falta de interés. El sueldo y el resultado en satisfacción no valían el tiempo que le quitaba a mis hijas para llevar a cabo esa actividad.

Empecé por otra invitación casual a trabajar en sistemas, mucho mejor pagado, horario flexible. Mi intención era dedicarme a educar a mis hijas y disfrutar su infancia…

No detallaré mas el derroteo el punto es que al cambir mi intención y mis elecciones. Casualmente la vida me “invitaba” y las condiciones se “creaban” para literalmente una nueva vida.

Cada trabajo es una nueva vida, otras personas, otro lenguaje, otro ambiente, otros objetivos, otra visión, otro sueldo. Auxiliar Contable, Masajista, Editora, Lectora de Galeras, Secretaria, Community Manager, Artesana. Lo que la vida ofrece, que llama mi interés y sostiene mi existencia.

El trabajo o actividad productiva es una expresión de nosostros, pero por mucho no es lo que somos. Equivocadamente muchos se identifican con esto y  mas aún atan su valor al sueldo generado por esa actividad.

10 Euros, 100 pesos la hora, 500 pesos la hora, 100,000 dolares la conferencia ¿cuanto vale tu tiempo? ¿de que depende que tu tiempo valga eso?.Depende de quienes somos y el resultado que damos lo que la gente está dispuesta a pagar.

¿Que tienes o puedes hacer para recibir  300,000 dolares en una sesión; digamos un taller, un programa.

La mayoría hace este proceso y se llena o crea un perfil que justifique dicho cobro. Entonces hay que acumular credenciales, testimonios, etc. Pero nada de eso justifica un AUTÉNTICO SER.

Si quieres un cambio sé el cambio

posición fetal ayuda a interiorizarnos

Nuestra vida realmente se trata de simplemente ser nuestra máxima expresión y compartir esa existencia. Pero ser no se da por amanecer todos los días y llevar una rutina. El auténtico ser, no es fácil, ni gratuito.

¿Que tanto somos capaces de soltar sin sentirnos vulnerables?. En esa medida es que interiormente crecemos. ¿Puedes dejar tu cargo y seguir siendo tu entero? ¿puedes cambiar de pais, de cultura, de idioma?, ¿puedes cambiar de oficio?. No tienen que hacerlo y no precisamente les invito a ello. Simplemente invito a pensar lo que sucedería con su auto-concepto a modo de identificar la “escencia de su ser”.

“When does de struggle end in life?” ¿En verdad es la vida una cadena de esfuerzos que nos llevan a una satisfacción determinada?.

Los múltiples cambios y mis problemas de salud me han llevado por una variedad de caminos que finalmente me dejan una certeza: el esfuerzo y los resultados dependen mas del nivel de conciencia con el que actuamos que de la cantidad de cosas que hacemos.

Al crear y compartir quienes somos incrementamos el nivel de consciencia de otros. Nuestra tarea no es “convertirnos en alguien” o “llegar a ser alguien”, sino simplemente “DEMOSTRAR QUIENES SOMOS” para ello cada quien “elige con una intención” “crea” y “comparte”. Cuando los demás ven los resultados sienten “inspiración” y empiezan también a “crear” y así sucesivamente.

2. Conciencia

Los niveles de conciencia determinan los resultados. Cada quien piensa, actua y recibe de la vida según sus niveles de conciencia. Existen siete niveles de conciencia de los cuales la mayoría permanecemos en los tres primeros: dormir, soñar, despertar.

Luego viene la conciencia del alma, la conciencia cósmica, la conciencia divina y la conciencia del todo. Nuestras intenciones y elecciones están directamente conectadas a los niveles de conciencia que manejamos.

Cuando daba masajes y aprendí sobre la energía y los chakras identifiqué patrones. Quienes tenían bloqueo en el pexo solar experimentaban ciertos dolores y ciertas experiencias con las personas a su alrededor.

La energía fluye hasta cierto nivel y dependiendo de ese nivel de energía vemos las cosas y lo que sea que sucede lo interpretamos con ese “lente o foco”. Si estamos enamorados todo es “bello, brillante, colorido, generoso”. Es un ejemplo claro que cualquiera puede entender. Tras un “divorcio”, tras un “despido” los niveles de energía cambian, nos sentimos agotados, molestos, tristes, y con esos “lentes o focos” interpretamos presente y futuro.

Creemos que el cuerpo es el templo del alma. La verdad es que el alma, contiene, mueve y conecta el cuerpo con el todo.

El alma es infinita, el alma es la escencia del todo. Cada uno de nosotros es una expresión muy particular de ese todo pero finalmente  somos parte de una misma unidad.

Nuestro cuerpo es una expresión particular física del alma que utiliza a la mente y al cuerpo para manifestarse y crear.

Entender esta conexión y la diferencia entre nuestra “individualidad” y “unidad” nos ayuda a trabajar cada día de manera apropiada ese auténtico proceso creativo en nuestra vida. Donde somos responsables al elegir o simplemente existir.

Quien amanece todos los días y simplemente lleva una rutina, sin elegir intencionalmente lo que quiere “crear” en su vida, abandona su poder creador para ser simplemente reactor vegetante.

Salir del cuerpo para conectar con el alma y vivir en este nivel de conciencia requiere mucho trabajo diario. Para lograrlo hay que sentir, oler, observar, escuchar, alinear mente, alma y cuerpo todos los días cada segundo con cada actividad con auténtica intención habiendo elegido entre un infinito de posibilidades. El   alma   no   tiene    límites    y   su    alcance   y    expresión    son infinitos.

  1. Este trabajo diario nos lleva al nivel de conciencia del alma donde ya no hay dolor. El solo hecho de conectar con nuestra escencia que está realmente fuera del cuerpo nos reduce o quita las molestias que el cuerpo carga. Los límites que el cuerpo con piel y mente imponen; desaparecen. Somos mas fluidos, muchas cosas que solían incomodarnos dejan de hacerlo. Ya no somos objeto referente, actor-reactor. Tenemos nuestras propias intenciones y en función a ellas movemos nuestra vida.
  2. Existen una serie de práctias que serían punto de otro artículo o coaching, pero tras ellas nuestra conciencia del alma se expande al nivel cósmico. Este es mas científico que espiritual y en el nivel de conciencia cósmica inician los procesos de sanación. Las unidades atómicas mientras mas pequeñas, son mas perfectas y armónicas. En el balance de unas se recupera el balance de las otras. Todos conocemos el poder curativo de las plantas. Son niveles atómicos de energía en contacto con energía disonante que es la enfermedad. Las flores de Bach se rigen por este principio. Cada una de las 38 flores tiene una energía a la inversa con la emoción que atiende y al poner ambas en contacto se recupera el balance o salud. Si una planta cuya energía puede ser capaz de restaurar el balance de un individuo enfermo. ¿cuanto mas puede hacer la energía de un individuo en balance sobre otro?. Lo increíble o maravilloso es que no necesitamos tener balance perfecto, solo energía complementaria. Así nos relacionamos con colegas, familiares y amigos, a través de “cierta energía” que cada quien irradia.
  3. En el nivel de conciencia divina desaparecen los juicios, el rencor, las riñas. Todos sin excepción tenemos algún nivel de disonancia con “alguien”. Un problema, riña, rencor, tal vez odio. No tiene que ser un permanente en la mente. Es ese algo que viene y va y nos vuelve a hacer daño, o a molestar solo con pensarlo.  Es disonancia que debe sanar. En ocasiones ni siquiera es nuestra sino asumida por nuestros padres e integrada en nuestro sistema inconscientemente. Cualquier forma de rencor, cualquier juicio o prejuicio, cualquier memoria dolorosa hiriente nos bloquean este nivel de conciencia y nos reducen poco a poco a los niveles mas bajos de conciencia. En este nivel los milagros son posibles. Toda enfermedad tiene una emoción que la origina, una ruta en el cuerpo donde se almacena, un tiempo de gestación y una emoción que la desencadena. La escencia de este nivel de conciencia es el amor.  Una auténtica expresión de amor.
  4. En el nivel de conciencia de la unidad es la perfección y armonía integrando, el yo, el alma, el prójimo y su alma, el universo y la sincronización de un funcionamiento armónico con propósito. La vida fluje con un sentido en la dirección que marca el todo. Nosotros tenemos incidencia en ese devenir. No somos veletas del destino. Somos creadores conscientes o inconscientes y tenemos mas mágia de la que nos damos crédito.

Un par de semanas antes de mi viaje a alemania he comentado antes que fueron días de gran contaminación en la ciudad de México y el transporte público estaba sobre-saturado.  Todos los días de regreso del trabajo encontraba a una chica en el último metrobus que tomaba a casa. Lleno a tope y esta chica invariablemente conseguía un asiento al subir. A veces se abría la puerta y el asiento frente a la entrada estaba libre; había gente parada alrededor pero nadie lo tomaba. A veces en el momento que ella entraba alguien se paraba para salir y ella se sentaba. Yo realmente estaba fascinada de ver eso todos los días. Me decía: “esta chica es mágica”. Y me divertía e intrigaba saber de que manera el día le daría el asiento esa tarde.  Pero un día pasó algo; el asiento en medio de ella y yo quedó libre. Yo por la sorpresa me quedé parada y ella inmediatamente se sentó. Me di cuenta que la magia no era de ella, era mía, pero a mi no me interesaba tomar el asiento. Me divertía ver como ella lo recibía con gratitud. ¿Loco? ¿increíble?. Como gusten, pero cierto.

Mi hermana menor cuando empezó a tomar transporte público un día me dijo: “yo no me subo si no viene un camion nuevo y vació”. Yo le respondí. Claro!… espera sentada porque tal vez mañana algo así suceda. De pronto llegó un camión nuevo y vacío. Yo me quedé muda y subí con ella. Esas cosas suelen suceder una vez en la vida pero no estamos conscientes de tener responsabilidad sobre ellas.

3. Responsabilidad

Ser auténticos e integros. Ser la mejor expresión posible de nuestros talentos. Crear la mejor versión posible de nuestra vida implica una responsabilidad. Siempre hay quien nos observa, siempre hay alguien que sin saberlo nosotros tiene metas basadas en nuestro avance. Alguien que si nosotros fallamos ellos pueden perder ilusión o norte.

El corazón elige sin consultar a la mente y el alma lo sabe. Los derroteos de nuestra vida no son mas que el camino necesario para llegar a nuestro destino. Cuando regresé al colegio en un sociograma donde debíamos entregar nuestra moneda de mas valor a alguien y justificar la razón de ello. Una chica corrió a mi y me dió su moneda de mas valor. No la conocía y debo aceptar con tristeza que no se su nombre por la sorpesa del hecho y lo que ese día me dijo.

Ella admiraba todo lo que veía en mi vida y soñaba con terminar la carrera y tener una vida como la mía; trabajar, viajar (era lo que hacía en ese tiempo). Ella vivía en un tubo de drenaje en un barrio pobre de México y estudiaba la Universidad a escondidas de su padre (una mujer es para la cocina no tiene porque estudiar), y con apoyo de su madre. Era madre soltera.

Cuando oí eso lloré sin poder parar y le di mi moneda de mas valor. Le dije que yo  admiraba a las mujeres como ella que tienen el valor de trabajar por sus sueños, sacar a sus hijos adelante solas. En ese entonces el novio en curso me había puesto el cuerno y no sabía si algún día tendría una familia. Le dije: “tu tienes un hijo que vale oro y yo no se si algún día tendre un regalo semejante.”

Hoy tengo tres hijas y mucho de lo que hago se lo debo a esta chica y a una conversación que tuve con mi hermana mayor antes de morir. Ser nosotros en nuestra máxima expresión es también nuestra responsabilidad por aquellos que nos observan, sin que nosotros lo sepamos.

Quien abandona a una mujer con su hijo, no abandona a esa mujer sino a todas las que tienen contacto con ella y eligen por esa razón, no casarse, no tener hijos, no arriezgar. Quien ayuda a esa mujer ayuda a todas las mujeres que tienen contacto con ella y se alegran y esperan algún día recibir esa misma ayuda gratuita.

Quien es feliz, y aporta y crece inspira el crecimiento de quienes somos testigo de ello. Quien eleva sus niveles de conciencia y comparte ese crecimiento automáticamente está generando un nivel mayor de conciencia en su entorno.

4.Marca Personal sin Yo

Puede haber números, pueden haber seguidores, pueden haber logros. Invariablemente aquellas personas que crecen en su máxima expresión a través del tiempo en el ámbito o medio que sea son los que aportan mas a un mayor grupo de personas con su sola presencia, con su ser.