Una marca dice quienes somos y que vendemos

Definir la integridad de nuestro ser es algo riesgoso.  Como linguista y escritora, se que la palabra es imprecisa, limitada y lejos de la realidad. Si pudieramos poner a todos los poetas, scientificos, filósofos, sociologos, químicos, etc. juntos a discutir un concepto. Probablemente nos acercaríamos a la realidad de dicho concepto. De otro modo cualquiera solo tenemos una perspectiva de dicho todo. Cualquier totalidad o identificación de una persona con referentes de él o ella son injustos e imprecisos descriptores de la misma.

14068280_1379932002034913_2372042920781169169_n

¿Como puedo definirme?

No somos un cargo, un título o estado civil, ni una edad o sexo. No somos nuestros pensamientos, ni nuestras emociones. No somos los patrones de conducta a los que hemos sido condicionados. No somos nuestros límites. Un humano está hecho de células con amplia variedad de características a saber: músculos, sangre, neuronas etc.  Estas características están especificadas por los genes y aún así. Cada célula; con pocas excepciones, contiene los mismos genes.

El producto de los genes: enzimas y proteínas son los que determinan la arquitectura y comportamiento de los genes. El proceso de rendimiento de estos productos es regulado; es decir, no todos los genes se expresan en todas las células todo el tiempo.

Lo que puede variar entre manos y pies es la expresión de los mismos genes a diferente tiempo y lugar en una variedad de combinaciones. Los cambios en la regulación de los genes pueden inducir de manera dramática cambios en la diversidad morfológica.

¿Como podría definirse un proceso de combinaciones infinitas a través de un limitado grupo de vocablos, adjetivos y o sustantivos?. Identificarnos con cualquiera de nuestras partes y definirnos en función a ellas es limitar nuestra totalidad. Por si el aquí y ahora fuera no suficiente complicado para definirnos, entra en juego la fractura de lineas del tiempo que muestra nuestro pasado que también es parte de nosotros. En marca personal la huella digital es el pasado haciendo evidente algo que nos enmarca o define. Pero para hacerlo apropiadamente habría que recolectar todos los segmentos de nosotros en todas esas líneas del tiempo como partes paralelas de nuestra existencia que se unen en la marca personal.  La huella en las diferentes edades y las personas con quienes estuvimos en contacto.

.

Una marca personal no busca definición sino empoderamiento

No hay que tratar de ser bueno o evitar ser malo.

. La consciencia de bueno y malo es la dicotomía entre verdad y mentira. En la definición y auto-concepto se habla mucho de conocerse a sí mismo y enfatizar las particularidades. El auténtico empoderamiento no viene de ser exitoso, tener muchos seguidores, muchos likes, muchos retweets. No se da por como somos percibidos en uno de nuestros múltiples aspectos. Lo que mostramos en la red es una selección del todo, una pequeña representación de nuestra auténtica totalidad, pero no es nuestra totalidad y no podemos ni debemos identificarnos con ello.

influyendo en la vida de manera tal que vuelva a reflejarse en nosotros mismos.  Es tomar acción; ver el resultado y sentir… x o z al respecto.

El riesgo de las identificaciones con lo malo y lo bueno está en enfocar y puntualizar lo que hay que cambiar, lo que está mal, lo que no nos funciona. Los conceptos erróneos nos llevan a tomar decisiones imprecisas que nos harán caminar en dirección equivocada.

Nuestro blueprint o cianotipo yace en el interior

Independientemente de conceptos erróneos y decisiones imprecisas cada partícula de nuestro ser tiende a la homeostasis. Todo está impreso en nuestro rostro, el íris del ojo, la planta de los pies, la palma de las manos. Lo que el cuerpo nos dice y no escuchamos la enfermedad nos lo grita. “La enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza para curar al hombre.” Carl Jung. Y curar la enfermedad no es arreglar lo que está mal, es develar el potencial que yace dormido, opacado, limitado y pugna por hacerse real y presente.

He comentado que mi hermana mayor murió muy joven dejando a 4 hijas de la edad de las mías hoy en día. Poco entendí de la muerte por muchos años. Hoy empiezo a entender que es una manera de hacer borrón y cuenta nueva para entrar a un siguiente nivel, como individuos y como familia debido a que el anterior está agotado al límite. El cuerpo lo sabe y ofrece la salida. Por su puesto hay un conjunto de circunstancias socio-fisiológicas y un proceso de ciclos que son punto de otro artículo. El hecho claro es que aún en los casos imprecisos nuestro cuerpo nunca falla. Es nuestro mejor aliado y fan número uno.  Tenemos representaciones físicas, mentales y emocionales de cada segundo de vida. La manera en que los procesamos  da como resultado una singularidad propia y única en cada individuo. Los mecanismos de sobrevivencia de cada uno varían y lo que a algunos puede afectar terriblemente a otros no les afecta en los mas mínimo. Lo que unos almacenan en el estómago, otros lo guardan en la quijada o la entrepierna.

Tenemos predisposiciones genéticas, pero ninguna de ellas marca o limita nuestro potencial. El foco es lo que hace la diferencia, a nivel mental, a nivel emocional y a nivel físico. El caso es que nuestras realidades internas y externas no están alineadas en el mismo plano o el mismo nivel de energía o conceptualización.

406652_536668199678426_1269396218_n

En esta foto de mi esposo e hijas hace alrededor de 4 años se ve una familia alegre llena de vida. Me alegra ver la imagen y sin embargo debo decir que por esas fechas emocionalmente con frecuencia me sentía miserable. Fue precisamente cuando escribí el libro Una Historia para Compartir , bien dice Peter Cole ” We have to be desperate at some level to write anything. no?” Algo así desesperada estaba yo.  Es pasado pero sigue siendo parte de mi historia que me habla de mis patrones y mis procesos internos.  Lo cierto es que nuestro foco distorsiona el todo e invalida la percepción de los otros que también es real como se muestra en la figura del 6  y el 9.

A saber las mentiras de nuestra vida se almacenan en el cuerpo y pesan y nos afectan. Las verdades nos liberan, son ligeras y brillantes. Hacer las preguntas correctas con respecto a las tensiones y malestares nos ayuda a eliminarlas.

Vendo solo lo que soy

El cuerpo; fan y  compañero insepable evidencia nuestro valor agregado. Antes he comentado que la mejor marca personal es una vida interesante.  Cada proceso es una batalla librada que ha dado continuidad a nuestra vida. Un directivo que maneja emociones y niveles de presión grandes; puede aprender a desasociar emociones y acciones para evitar ser afectado y dar continuidad a sus responsabilidades. Con frecuencia algunos van acumulando año tras año, día tras día, triunfos, discusiones, desacuerdos, que yacen en diferentes partes del cuerpo y los mecanismos de defensa se van haciendo cada vez mas y mas complejos. Dependiendo de la tipología de situaciones con las que cada quien haya lidiado son las fortalezas y habilidades. En inicio podemos tener información genética, pero ésta puede ser tranformada por experiencias a lo largo de nuestra vida. Existe tanto la activación, como la represión genética que marca diferencias en cada individuo. No es la sucesión de éxitos acumulados que define lo que soy sino el todo dentro del que estos se han dado con todo y sus quiebres. Como en todo la práctica hace al maestro. Difícilmente venderé mis argumentos si alguna parte de mi a nivel emocional, físico o mental no está alineada. El que no estén alineadas no nos dice que “algo anda mal en nosotros”. Nos habla de procesos en contra posición que debemos cuestionar, validar, posibemente re-acomodar. Algunas veces solo se trata de volver a elegir con plena consciencia y responsabilidad de dicha elección.

Soy entonces todos los cargos, todos los estudios, todo el derroteo personal y profesional aunado a características físicas, emocionales, psicosociales en una linea de tiempo que aún no termina. Soy el proceso para develar aquello en lo que me convertiré cada segundo.

. ¿cómo le hemos hecho para estar donde estamos y ser quien somos bajo ciertas circunstancias dadas?.

Hay que dejar huella no la vida

El camino nos pide dejar huella de nuestros procesos. Hoy tenemos herramientas con las redes sociales que los hacen patentes y les dan alcance. Cada acción por nosotros puesta en la mesa para beneficio de la vida que genera un tipo de retroalimentación es un referente de quien somos y lo que vendemos, pero no el todo. Nuestro interior colecciona el todo y nos marca puntos rojos donde tenemos que poner atención. Con frecuencia nos ensartamos en la carrera de la vida con las responsabilidades y las tareas y al final terminamos perdiendo la vida misma. Almacenamos en nuestros órganos vitales emociones, tensiones. A veces sanamos o liberamos algunas y nos echamos a cuesta otras y así sucesivamente. interior

Hay dos maneras de expandir nuestro yo, una es ir al centro y desde ahí abrir todos nuestros canales y expandirlos hacia las últimas capas externas. Esto es lo que logra el balance mental, emocional, físico. Requerimos ayuda de un especialista para lograr esto. Otra manera es tomar el cabo final en nuestra mano y estirarlo hasta sentir su origen y final.  Con esto último me refiero a sentir la molestia física en el cuerpo al enfocarla crece la molestia. En el momento que se hace evidente ver origen y final y soltar la tensión en esa parte. Tenemos muchas capas de esto. Tensiones acumuladas a lo largo de los años, mas las que se agregan cada día.  Esta práctica constante nos va conectando con nuestro interior y nos ayuda a desenmascarar nuestros mecanismos de defensa y soltar lo que no somos para efectivamente proyectar nuestro auténtico valor. Nuestra real vulnerabilidad. Nuestra realidad cambiante.

BESOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted on: 11 Septiembre, 2016, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: