Una marca auténtica no tiene límites

Me viene a modo la recomendación de Robert Balden Powell “Toma la vida como un juego y prodiga amor a los demás“.

. Claro y sencillo. Asi como no existen dos copos de nieve semejantes. No hay dos personas con escencia similar. No es necesario buscar tu diferencia y proyectarla. Somos auténticamente diferentes, biológicamente iguales, interiormente únicos. El cerebro de todos los individuos busca de manera natural 4 cosas: comida ,sexo, agua y sueño. Pero las sinapsis de cada cerebro para responder a esas búsquedas son variadas e infinitamente únicas. Las combinaciones posibles de sinapsis para llegar a caminos y respuestas es infinito y esa es nuestra realidad biológica cerebral, física. Los dolores, las preocupaciones, los obstáculos que parecen limitar nuestro desarrollo y/o potencial  en realidad son procesos naturales que nos ayudan a encontrar nuestra verdadera escencia y nos obligan a expandirla para realmente ser quienes auténticamente debemos ser.

 

No decidimos lo que pasa, pero elegimos como actuar ante lo que pasa.
No decidimos lo que pasa, pero elegimos como actuar ante lo que pasa.

Escencia y Foco

tumblr_nubhgnzbMc1spqlu6o1_1280

La vida es identificada como radiación, luz, calor. Donde no hay nada de esto se entiende que no hay vida. Cada uno de nosotros irradia algo diferente y se alimenta también de diferentes fuentes. En un artículo sobre alimentación  comenté sobre las fuentes de energía para mantenimiento del metabolismo basal. Si no tenemos alimento, aire, descanso suficientes, las funciones elementales del cuerpo no se pueden llevar a cabo. De ahí que el cerebro requiera comida, agua, sexo y sueño. Son fuentes naturales de energía para funcionamiento basal. Todos vivimos y funcionamos eléctricamente en un planeta eléctrico. La teoría de la relatividad nos hace patente el hecho de que cada uno de nosotros es una conexión de circuitos eléctricos dinámicos donde las células contínuamente transmiten y reciben energía generando reacciones bioquímicas diferentes según nuestras programaciones individuales. Esta es una realidad física y biológica que de manera natual crea en cada individuo una “vibra diferente y única”. Nuestras expresiones de “tiene mala o buena vibra”, “es muy mala leche”. Son el auténtico reflejo de una realidad innegable. Nuestra escencia natual vibra “algo” y en cada individuo esa vibración es diferente y única. Antes de 1897; cuando se descubrió el electrón, se tenía consciencia del Qi ( pronunciado como chi); es nuestra energía de fuerza natural. Algunos emanan paz, otros luz, alegría, y cada uno de estos términos tiene varias tonalidades. La paz de uno no es necesariamente igual a la paz de otro.

Así nuestra escencia vital es particularmente única. Como los diferentes elementos :(cobre, plástico, cristal, metal) nosotros podemos ser conductores, aisladores o  semi-conductores de los diferentes componentes de nuestra energía. Mediante estos mecanismos podemos expanderla o podemos contraerla. En nuestro interior yace esa escencia que es mas grande que todos nuestros agregados físicos y mentales. Conectar con esa parte de nosotros expande nuestra mente, nuestra capacidad física, nuestro potencial emocional. Yo no soy mentalista espiritista y se que lo que acabo de escribir suena a tal. Yo se de las realidades concretas de mi vida y lo que puedo observar en otras personas. He comentado antes mi condición de dolor… migraña y dolores parodontales debido a una cirugía de insersión de hueso artificial. También en un artículo comenté como una mañana con fuerte migraña el dolor desapareció al “conectar” con uno de mis contactos.  Igual que el contacto físico de una persona que nos gusta y en la que confiamos puede aliviar eficazmente el estrés y reducir la tristeza en un 60%. La conexión con las diferentes personas que nos rodean es capaz de eliminar un dolor o movernos en épocas difíciles. No por nada en terapia intensiva se solicita un pariente presente en todo momento. Mas allá de los trámites, decisiones y papeleos posibles en caso de emergencia, la energía constante y el foco de un familiar ayuda al paciente y hacen posible el trabajo de los médicos. Una de mis hermanas mayores murió muy joven dejando a 4 hijas mas o menos de la edad de las mías ahora. Recuerdo sus últimos días en terapia intensiva; había personas que me pedía expresamente que no pasaran a verla. Yo por fortuna o desgracia era la persona que ella elegía con frecuencia tener a su lado y me tocó despedirla. Hoy puedo entender mas aquello que en esos momentos no entendí. El dolor de quienes amas cuando eres vulnerable se siente físicamente en el cuerpo y es literalmente insoportable.  El doctor Eduard Bach tenía cáncer cuando desarrolló su sistema curativo de Flores de Bach . Se aisló de toda la gente para llevar a cabo su investigación y concluir su sistema; él sentía el dolor físico en su cuerpo cuando la gente que le amaba tenía miedo de su muerte. Puedo entender que la condición de mi hermana no estaba para manejar las emociones de todas las personas que iban al hospital  a verla. Yo pensando en la psicoterapia corporal de la que tomé un curso estaba cien por ciento concentrada en extrema salud, ejercicio y balance. Iba a correr todos los días pensando en mi hermana y cuando estaba con ella le hablaba del entrenamiento y lo que este haría en su cuerpo para fotalecerla;  en cuanto estuviera en condiciones para ello. Le hablaba de lo que haríamos juntas cuando saliera. Nunca salió; creí que no había servido de nada mi teoría. Hoy sé y entiendo que hizo sus últimos días llevaderos. Mi escencia le mantuvo por el tiempo que tuvo que aguantar dolor y molestias a todo nivel.

En cuanto al foco, comenté en un artículo sobre el ojo editor que nos presenta un checklist de lo que vemos e identificamos a nuestro alrededor. Si lo que buscamos o deseamos de entrada pensamos que está afuera y que es necesario para nuestra satisfacción vivimos adictos a las cosas y con referencia a ellas para la plenitud. Si por el contrario nos referimos a nuestro interior. Esa escencia o fuente de energía que antes describí nos hacemos independientes. He dicho y repito, somos mas que nuestros agregados físicos, somos más que la consciencia, somos mas que los dolores y dificultades que se nos presentan en la vida. Saber y entender esta realidad nos expande interiormente y nos ayuda mas que a sobrellevar la vida a ser dueños. Conectar con esa esencia realmente  nos mueve físicamente.

Como he comentado no soy espiritista ni gran meditadora. Siendo hiper-activa y con n cosas en curso en mi día a día voy mas con este tipo de imagen de la meditación.

13687020_142786492817169_503472227_n

Pero cuando tengo migraña o dolores parodontales puedo conectar con esa energía interior y desaparecer el dolor.  Necesito silencio y oscuridad por lo general para lograr esa conexión, de otro modo fácilmente pierdo el foco y me distraigo en otra cosa fuera de este objetivo. Así es que esto sucede muy de madrugada antes de iniciar el día o muy de noche al terminarlo. Cierro los ojos y en lugar de percibir el dolor pienso en el punto mas alto de energía generalmente yace en medio de las cejas, conocido como el tercer ojo. Donde la pezco me conecto y pienso lo que soy… soy mas que mi cuerpo, soy mas que mi mente, soy mas que mis miedos. El punto en que el cuerpo se siente ligero desaparece el dolor,  nuestro foco ya no está en los agregados físicos y mentales sino en la energía interna que los mueve.Debo aclarar que si el dolor es leve puede desaparecer si es muy fuerte esto sirve para mantenerlo a raya durante el día. Una fuerte migraña al inicio del día va escalando en el transcurso hasta ser insoportable. Mantenerla a raya es bastante para ser funcional. Hay dolores musculares debidos a stress que pueden desaparecer. Los dolores clínicos por una condición médica se hacen manejables. No es que este dolor desaparezca es que pierde fuerza dentro del todo cuando no es nuestro foco.

No puedo durar mucho en ese estado porque de hecho si es en la mañana debo levantarme para iniciar mi día y si es de noche debo intentar dormir, pero aprovecho el momento para determinar la ruta del dolor, entonces al volver al cuerpo y sentir podemos identificar que todos los dolores tienen principio, fin y una ruta. Algunos son muy complejos y tienen varias capas de tensión. Imaginemos que tenemos una cuerda elástica… nuestro sistema nervioso esta lleno de esas cuerdas elásticas. Nosotros tomamos a voluntad una de ellas y la tensionamos al máximo y nos generamos un dolor. Cuando sabemos cual de todas las cuerdas es la tensionada y la liberamos, el dolor desaparece. Para esto es importante entender que el sistema muscular está cruzado. La parte derecha del cerebro maneja la izquierda del cuerpo. La pierna derecha conecta con el brazo izquierdo. Asi un dolor del lado izquierdo puede tener origen en alguna parte derecha del cuerpo. Si alguien ha visto como los bebés que aprenden a usar sus manos se pellizcan la cara y lloran sin saber lo que pasa, así somos nosotros con nuestro sistema muscular. Lo tensionamos y producimos dolor sin saber lo que pasa y es solamente necesario saber cual cuerda debemos soltar y dónde. A veces es en el estómago, a veces es en el cuello o en la lengua o la quijada, el pie, la mano, los dedos. Por eso los masajes son terapéuticos y nos ayudan a liberar tensiones que no sabíamos que teníamos. El dolor creemos está en la espalda y de pronto nos enteramos que su origen está en el tobillo o en la muñeca.

images (8)

Intuición aguda para percepción de realidades sutiles

maxresdefault

 

Lo que emanamos no es necesariamente lo que somos, sino el resultado de nuestro proceso interno. Esa escencia que puede expandirse no está a la vista de todos en todo momento. Aunque parece sencillo no es fácil siempre  expresar con exactitud, coherencia entre nuestros valores, y la representación física de los mismos. Todo proceso de cambio implica ruptura, creatividad, riesgo, re-estructura, incertidumbre antes de dar nueva luz. A veces es más fácil proyectar e identificar la ruptura y la incertidumbre que el proceso de cambio. Nos rompemos para que nuestra luz interior salga a flote y se haga evidente. Es bueno, es necesario e inevitable este proceso. La vida nos invita al cambio cada segundo y fluir con la vida es aceptar esa realidad. Permitirnos incertidumbre y duda es el inicio del crecimiento al siguiente nivel mediante las preguntas adecuadas. Cuando tenemos claro el ¿Que? y el ¿Porque?, el cuando y como encuentran su propio camino. El ¿porque? no es… ¿porque a mi?, ¿porque ahora?… El porque es mi motivo y mi sentido. El porque nutrido de una secuencia de actos de amor se mueve donde debe hacerlo, encuentra los medios y surge.

Ninguna vida, ninguna marca, ninguna prosperidad van mas allá de nuestro propio crecimiento. Cuando el móvil correcto (actos de amor)  se da, los ¿qué? nos salen al camino en el camino mismo. Una cosa nos lleva a la otra. Pero nada de esto es posiblemente percibible si no conectamos con nuestro auténtico interior y hacemos valientemente de lado los miedos, las dependencias, las ataduras, la incertidumbre. Ser vulnerables y mostrarnos como tal permite la verdadera conexión. No hay nada mas grato que ser percibido y aceptado como tal. Para ello es también importante ser gentiles no solo con nuestros quiebres, incoherencias, y miedos; sino con los del prójimo. Tener la intuición aguda para percibir las intenciones, los miedos y ser gentil con ellas.

Auténtico foco es un acto de amor

Estar presente y dar auténtica atención a alguien es decirle “tu existes e importas”. Es un acto de amor. También es lo contrario ignorar. No es cosa pequeña el estar en el celular mientras tienes frente a ti a alguien. No es cualquier cosa no mirar a los ojos a aquellos con quien hablamos. En redes sociales tenemos las métricas de likes, seguidores, respuestas. Todo esto de alguna manera implica foco. Y todos sabemos lo que significa para nosotros tener buenos números en cualquiera de esos rubros. Nos llena de alegría, no tenerlos nos frustra. Pero esto va un poco también mas allá del sentido ególatra. Vaya que un referente le de un like a cualquiera de nuestras publicaciones o mas aún comparta algo nuestro tiene un valor incalculable en muchos sentidos. Es un verdadero acto de amor, compartir, comentar, agradecer. Las reglas del uso de las redes sociales no son cosa de los creadores, son lo que quienes las usamos hemos ido generando y es lo que necesitamos como personas sociales que somos.

Compartir es un acto de amor

La máxima expresión del compartir está en hacer el amor por su puesto. Pero no es la única forma de compartir y no se limita a la piel y los sentidos. Nuestras ideas, nuestros proceso, nuestro know how para cualquier situación de vida, de negocio, de interés público es importante y vale ser compartida. Quienes para si mismos piensan: “yo soy solo una ama de casa”, “solo soy un estudiante”, “solo soy cocinero(a)”, “personal de limpieza”, “secretaria”, “maestra”. A saber, somos muchas las amas de casa, somos muchas(os) los cocineros, todos supongo hacemos aseo en nuestros hogares, tenemos siempre suficiente que aprender de todos sin importar su edad, estudios, nacionalidad, idioma, creencias, religión. Todos tienen algo valioso que aportar. El no hacerlo mas que modesto es egoísta.

Ser feliz y próspero es un acto de amor

Quien considera que pensar en nuestra propia felicidad es egoísta. Que buscar nuestra prosperidad es avaricia y egocentrismo. No entiende el proceso de unidad del que somos parte. Es claro para una mujer embarazada que todo lo que comemos, pensamos, sentimos, hacemos afecta directamente al bebé en el vientre. Creemos; falsamente que al salir al mundo y estar fuera del vientre lo que comemos no le afecta. Sabemos que durante el proceso de lactancia sigue afectando de manera directa. Pues bien, sin importar la edad lo que comemos afecta a nuestros hijos y es tan sencillo como que mis hábitos serán los hábitos de mi familia y de mi salud depende la de todos los miembros de mi hogar. Que uno esté a dieta mientras el resto empaca con gusto. No sirve de nada, en cuanto termina la dieta o el programa viene el rebote porque la “familia” jamás hizo ajuste de hábitos alimenticios. No podemos dar lo que no tenemos. Si no somos felices no podemos compartir mucho con hijos, pareja, amigos. Nada mas desesperanzante que ver a un amigo o familiar tirar la toalla o fracasar en algo que nosotros sabíamos era importante para esa persona. La felicidad y prosperidad de quienes amamos, nos marca pautas para nuestro propio crecimiento y nos da esperanzas, y nos hace felices. Vi a una pequeña decirle a su madre “mamá yo no quiero crecer y ser mamá”. “¿porqué? – preguntó la madre – “porque a ti nadie te quiere y no eres feliz”. La pequeña tenía aproximadamente 4 años. Y oirla me dejó claro la gran responsabilidad que tenemos todos los padres de enseñar lo que es nuestro rol de vida con entusiasmo, alegría, prosperidad, para que nuestros hijos deseen crecer y vivir. También estuve cerca de una pareja cuyo hijo mayor; joven de 22 años, recién graduado, hijo ejemplar en todos sentidos, se suicidó. Nadie sabe porqué lo hizo, nadie pudo imaginar lo que lo llevó a eso. Tenía las mejores calificaciones, graduado, una novia que lo amaba, unos padres que vivían por y para él, un hermano con el que tenía una excelente relación. No había señales de depresión, no hubo carta póstuma. Nunca sabremos, pero el hecho ha marcado por siempre a la familia y a quienes los conocimos. Estas frases de cartel nos tocan interiormente porque nuestra naturaleza identifica los actos de amor y nos llama a ellos. Está en nosotros y es parte importante de nuestra escencia.

PENSE RENDIRME PERO LUEGO NOTE QUE ALGUIEN SEGUIA MIS PASOS

 

photo1

Teóricamente amamos a nuestra familia y todo loque hacemos es por su bienestar. Amamos nuestra profesión y disfrutamos lo que hacemos en el trabajo, amamos la vida y vivimos con gratitud por nuestras circunstancias, pues cualesquiera que sean son el resultado de nuestras elecciones. Verdaderamente la rutina, el cansancio, las preocupaciones, las dificultades nos apagan, nos agotan, nos estressan y perdemos el foco del acto de amor. Entre otras cosas organizo fiestas. Por su puesto las de mis hijas son siempre “el evento a atender”. No siempre tengo tiempo ni dinero para hacerlas como quisiera o como podríamos hacerlas. Pero el foco no es irme a la banca rota por la fiesta, ni romperme los nervios o llegar semi en pedazos por hacer mil cosas. Las fiestas de mis hijas las hago con meses de anticipación precisamente porque no es lo único que hago y me interesa hacer algo lindo pero dentro de mis posibilidades. Si empieza a complicarme o estressarme simplemente simplifico, dejo el pastel a alguien mas, o simplifico los dulceros o las invitaciones o reduzco el número de invitados. Lo que sea que baje la presión. Aplico la misma filosofía para los clientes por eso es Tu Fiesta a la Carta. Se quita o pone según las necesidades, tiempo y dinero. En el trabajo no es tan fácil y puede sonar muy drástico pero si no nos reditúa, si nos desgasta demasiado y no recibimos el beneficio que esperamos. No vale quedarse por mera sobrevivencia. Nosotros somos mas que nuestras circunstancias de vida, mas que los problemas, mas que las preocupaciones. Nosotros no tenemos límite. Los límites están en los conceptos erróneos.

BESOS