¿Tu marca crea e innova o contorsiona?

loquequiero

 

Hay tanto que decir y tan poco tiempo para compartirlo. En ocasiones vivir con intensidad debe ser prioridad por encima de preparase para vivir, de gestionar cualquier tipo de proyecto, de crear cualquier tipo de circunstancia o producto…simplemente vivir consciente es preparación suficiente. Todas las realidades de nuestra vida son resultado de conceptos que hemos adquirido desde la infancia sobre el mundo la vida y el deber ser. Muchos de ellos pueden ser incorrectos pero a nuestro juicio son realidades contundentes. Las cuestiones culturales son el ejemplo claro de ello. El saludo correcto en cada cultura es diferente…tocar o no tocar, uno o dos besos, distancia, cercanía, reverencia, beso en la boca, beso en la mejilla. Tenemos una idea de lo que debe ser ganarse la vida “honestamente”, “correctamente”, “con decencia”, “con efectividad”. Los narcotraficantes y ladrones piensan efectivamente no tener otra opción mejor para lograr lo que desean. Igualmente los asalariados y los empresarios. Elegimos un camino, le asignamos todas las características del concepto del mismo, lo asumimos y lo interpretamos en todo lo que corresponde. Al final buscamos una vida feliz y plena. Las contradicciones de… esto no es lo que quiero pero no tengo otra opción, esto no me agrada pero ¿Qué puedo hacer? es una vida contorsionada. Esto me tocó y me ajusto a esta vida a estas circunstancias, a esta situación como se presenta.

Inteligencia, actividad, sensibilidad son facultades del alma

La vida no es lo que se nos presenta y a la que tenemos que reaccionar. La vida es una carta en blanco con infinidad de posibilidades de las que tomamos los elementos que nos vengan en gana para crear una realidad concreta. Estoy tomando una capacitación sobre eliminación de bloqueos y es sorprendente la cantidad infinita de bloqueos que la mayoría tenemos para aceptar y usar nuestra naturaleza creadora. La resistencia al cambio no es mas que el resultado de la cantidad de bloqueos que tenemos a cualquiera de los niveles mental, físico o emocional.

. La inteligencia yace en la cabeza, la sensibilidad en el pecho, la actividad en el vientre. Así el piso superior alberga la vida intelectual, la más elevada de los tres con centro en el tercer ojo. Aquí el pensamiento, la ideación, el razonamiento, las facultades intelectuales alma, espíritu y vida mental rigen la vida de algunos. El piso intermedio; la vida moral se aloja en el pecho y el corazón es su centro albergando sensibilidad, vitalidad, motricidad, voluntad, determinación, facultades morales, emociones de dolor y de voluptuosidad, vida afectiva en general. Esta parte con frecuencia se vive con confianza y alegría o con miedo.

Vivir emociones es importante y necesario. La vida nos lo demanda y ante ello tenemos dos opciones: conectar con valor o controlar con miedo. Vivir buscando adrenalina constante es una adicción. Es fácil creer que esta parte debe ser controlada. Podemos educar nuestras emociones pero no suprimirlas por completo y los sentimientos íntimos atestiguan nuestro fracaso. Una emoción tiene funciones biológicas: producir reacción específica ante el incidente inductor y regular el estado interno del cuerpo. Las emociones son adaptaciones que forman parte esencial de la maquinaria que los organismos usan para regular su supervivencia.

El piso inferior; la vida animal va del vientre a los órganos de reproducción que albergan los apetitos materiales, instintos, deseos secretos, vida física. Los juicios del bien y el mal vienen a darle al traste a todos los niveles antes mencionados. Pero esos juicios en  muchos casos son solo inconsistencias o inexactitudes muy personales.

. El bien y el mal no pueden juzgarse bajo el mismo espectro en todos los casos.

Normal

Conocer-desear-actuar u observar-meditar-percibir y desear, tener el poder de moverse y resistir. Convierten al hombre en un ser animal-intelectual-moral. En todos los niveles existen las tres dimensiones. El amor va de la pasión al sentimiento. Del amor carnal, al sentimental y/o espiritual. No se puede o debe juzgar la pasión o el deseo en pos de lo espiritual. Son un todo único, entero, absoluto y real.

El cuerpo sabe y nos habla

Maximiza resultados

Repito como en algún otro articulo… “el cuerpo es la casa donde no habitamos”. Los tres niveles deben fluir armónicamente. Ninguno en contra posición con el otro. El balance perfecto existe y cualquier bloqueo es claramente identificable en el cuerpo. Lo que está bien es y debe ser encaja, nos armoniza, nos inyecta energía vibrante. Cualquier bloqueo se atora en alguna parte del cuerpo, nos drena energía y genera una variedad de emociones desgastantes: odio, tristeza, apatía. Por fortuna nada existe en aislamiento, como seres sociales y materia en un mundo todo a nuestro alrededor es elemento a favor de balance y equilibro. Lo único que requerimos es consciencia para usar las herramientas a nuestra disposición a fin de crear las realidades y condiciones necesarias.

, Por sencillo que suene; requiere mucho valor. Es verdaderamente agotador vivir conscientemente  y es sorprendente la cantidad de bloqueos que nos impiden ver la realidad y actuar con coherencia o alineación en los niveles mental, físico y emocional. El ser debe dominar la amplitud de los cambios, mantener a raya el interior pese a los accidentes externos. La estabilidad del medio interno es fundamental en la prosecución de la vida independiente. La homeostasis surge desde el nivel más elemental de la vida y mientras mas pequeña más energía vibrante emana. El balance que continuamente perdemos en la gran variedad de interacciones del día a día es posiblemente restaurado con conexión consiente haciendo las preguntas correctas: ¿Por qué dudo de mis capacidades?, ¿en que forma estoy siendo negligente con mi crecimiento o realización personal? ,¿Qué busco evitar? ¿Lo que hago está auténticamente alineado con lo que deseo?

La realidad es un fluido continuo e infinito creador en nuestras manos

Quantum1

Creemos ser dueños de nuestros pensamientos e ideas. Lo cierto es que solo somos consciencia presente del conocimiento universal en la cual tomamos a elección una mínima parte y la re-planteamos o parafraseamos según nuestra limitada comprensión, nuestros pre-establecidas creencias, inexactas percepciones. El esfuerzo y el control son contrarios a la paz y la realización. Estamos convencidos de que debemos conquistar la vida incluso pelear  y conquistar el amor cuando éste nos es dado por solo existir.

La mente está centrada en el cuerpo, el conocimiento está centrado en la mente, la conciencia es libre. No son las metas y el alcance de las mismas lo que nos da paz sino la suspensión momentárea de esfuerzo. Los sentimientos eufóricos no son la paz; están condicionados a circunstancias: obtener dinero, perderlo, obtener un nuevo trabajo, perderlo. No nos atrevemos a pensar una situación ideal de vida por creerla lejana, no merecida, no probable. Todo lo que hoy vivimos y nos rodea era un sueño para muchos hace años. El trabajo perfecto, la forma de subsistencia ideal existe y está en nuestras manos, si nos atrevemos primero a conceptualizarla y luego a encontrar la manera de hacerla realidad con manos a la obra y conciencia plena.  La felicidad no es negación de lo desagradable sino enfoque selectivo hacia lo grato en medio de lo desagradable. No estamos aquí para vivir por nosotros. Si no jugamos nuestro rol la máquina entera a la que pertenecemos presentará problemas de funcionamiento. En el mundo de las posibilidades; la realidad es un constructo que depende de las percepciones.  La parte que está en mis manos soy yo y mi percepción aunados a la correcta interpretación de los otros sobre mi.

En cuanto a la interpretación de los otros sobre mi. No es mi responsabilidad su percepción, es mi responsabilidad la correcta proyección de mi todo coherente, único e integro mental, físico, emocional.

Alineación con los valores

No decidimos lo que pasa, pero elegimos como actuar ante lo que pasa.

Si valoramos el tiempo, la libertad y la familia y somos workaholics no estamos alineados con nuestros valores. A nivel mental, físico y emocional no estamos en balance con el valor elegido. Esto nos trae como consecuencia sentimientos drenantes, energía apagada, cuerpo no funcional. El cuerpo no coopera porque no se le está respetando en lo que valora, quiere y necesita. Queremos dinero y éxito pero interiormente sentimos que quienes tienen dinero y éxito son personas deshonestas, arrogantes, mala leche. Interiormente habrá sabotaje porque aunque decimos querer algo, mental, conceptual o emocionalmente le damos una carga negativa que lo impedirá de alguna manera. Buscamos el amor de nuestra vida pero interiormente creemos que “los hombres” o “las mujeres” son….”x” (ellos perros, ellas interesadas, ellos infieles, ellas insensibles, mentirosas). Así hay una serie infinita de bloqueos para cada uno de nuestros deseos, metas, sueños. Aquí yace la verdadera resistencia al cambio, nuestras propias acciones “prueban” las “teorías” de una “realidad” que aseguramos. Lo cierto es que si bien “esa realidad” que voceamos, en la que creemos puede ser parte del todo. También existe la otra parte “ideal” con la que no nos atrevemos a conectar también por no sentirnos merecedores de ella o creer que existe para alguien mas y no para nosotros. Lo cual es completamente erróneo. El mundo tiene suficiente para todos los que estén dispuestos a creer, crecer y soñar. El universo es expansivo y solo es posible incrementar y mejorar. Tenemos siempre la oportunidad de re-plantear y re-organizar los conceptos. El desbloqueo se da por capas y mientras no estemos listos en un nivel para lo siguiente seguiremos experimentando una y otra vez las mismas dificultades hasta que seamos capaces de alinearnos a nivel mental, físico y emocional. Las regresiones no son mas que ilusiones auténticamente solo nos movemos a niveles mayores de conciencia. Frecuencias de vibración más altas encaminadas a lo que esperamos convertirnos. El punto de realización se da solo cuando tenemos auténtica alineación a los tres niveles.

Costo beneficio

Cada una de mis acciones al día me acerca o aleja de mi meta y mi auténtico yo. Cada persona, cada acción debe conscientemente ser pasada por el filtro de el beneficio que esta acción, esta persona me aporta y lo que yo aporto tanto a la situación como a la persona. Cualquier intercambio debe ser enriquecedor, energetizante. Debo ganar algo en tiempo, dinero, conocimiento, experiencia. Es importante poder identificar las oportunidades que en muchos casos no vemos por prejuicios, historias o nociones preconcebidas. Cerramos nuestra intuición al potencial que una idea puede tener o la propuesta de una persona, un programa o proyecto. Este solo apartado  es punto de otro artículo que espero pronto escribir, pero antes tengo otro par de artículos pendientes de bloqueos que considero importante abordar. Mientras tanto a vivir conscientes y crear, en lugar de contorsionar nuestra vida a las circunstancias.

 

Guardar

Posted on: 28 Febrero, 2016, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: