Identidad Digital

Abrir los Ojos o Cerrar los Ojos…El sentido es lo que cambia el resultado

CUÁNTAS VECES CERRAMOS LOS OJOS PARA NO VER; Y CUÁNTAS VECES LOS CERRAMOS PARA VER MEJOR !

La reflexión me encantó y va muy de la mano con lo que últimamente he escrito sobre los bloqueos y los límites que estos nos imponen. La conciencia en el aquí y el ahora, la verdad nos liberan de los bloqueos. Vemos con frecuencia lo que queremos, elegimos o podemos ver. Podemos abrir los ojos y escoger ignorar lo que vemos, podemos cerrarlos y con atención plena potenciar crecimiento en algún sentido. La diferencia la marca la intención con que llevamos a cabo las acciones.

Ojos Inexpertos

aceptción4

Cada día nos perdemos la mayoría de lo que acontece ante nuestros ojos, en nuestro propio cuerpo, en la distancia a través de lo que generamos. Somos bombardeados por una cantidad infinita de estímulos a los sentidos: aromas, sonidos, sensaciones. La ignorancia selectiva tiene un sentido que nosotros llamamos “concentración”.  Como leer con atención un libro, escuchar con claridad a la pareja, no detenernos en el camino al trabajo a contemplar el infinito mundo de estímulos a lo largo del camino a modo de llegar a tiempo.

Deformación Profesional

Existe además de la ignorancia selectiva la deformación profesional que en algún artículo describí como “el Ojo Editor” vemos lo que el checklist de nuestra profesión marca. Teniendo el privilegio de haber convivido profesionalmente con músicos, editores, contadores, ingenieros, programadores y analistas, economistas y directivos, además de diversas nacionalidades. Me queda claro que cada quien ve la vida según su  profesión, percibe cosas diferentes y descifra el mundo con diferentes enfoques.

Es muy común andar por la vida y ver discriminando de manera selectiva o según los filtros de nuestra profesión.

Ojo Experto Diferentes Perspectivas

Los libros del futuro
Los libros del futuro

Es muy útil ver  las situaciones desde una variedad de perspectivas. No es posible usar todas estas perspectivas en todos los casos, ni de manera automática. Por lo general usamos una perspectiva; la propia. Es sin embargo valioso conocer las otras para considerarlas cuando la situación amerite. Como el caso que describí de Ernesto Peña y su descripción del día. Pude primero usar mi percepción, luego al oír la segunda percepción, consideré una visión diferente, como espectadora con diferente información y vi algo diferente que no había visto antes.

Primera Posición:

Experimentar la situación con tus propios ojos, oídos y sentimientos. Pensando en lo que es importante para nosotros y lo que esperamos lograr. Cuando algo nos afecta, mas que reaccionar entender de dónde viene la emoción, reacción o sentimiento es lo que nos da la VISIÓN CLARA del aquí y ahora. Algunas cosas nos lastiman mas que otras y ante la afectación hay también cosas que nos fortalecen, nos permiten salir adelante en momentos difíciles.  Todo tiene origen en nuestros valores y creencias. Cuando  algo nos molesta, nos duele o lastima. Hay una verdad que no hemos querido ver, hay una creencia consciente o inconsciente que produce esos sentimientos y está en nosotros cambiar ese concepto y eliminar la afectación. Podemos descubrir que estamos evitando ver algo cuando el cuerpo se afecta. El estómago, la espalda, los brazos, la quijada. La verdad es ligera a todo nivel. Liberadora en todo sentido. Descubrir y ver la verdad como tal nos aligera un peso en la espalda, en todo el cuerpo, la carga emocional fluye sin atorarse en el cuerpo.

Segunda Posición:

Ver la misma situación poniéndose en el lugar de la otra persona. Intentar ver, oír y sentir lo que el otro está percibiendo. Podemos oír, ver  y entender sus valores, sus actitudes. Aquí podemos percibir si actúan desde el miedo, la rabia y ver el origen de esas emociones. Otras prioridades, otras percepciones tan válidas como las nuestras. Al final del día todos hacemos nuestro mejor esfuerzo por hacer de la vida una experiencia valiosa. Evitar los juicios, mirara con gentileza tratando de entender mas que de juzgar y cambiar. No quiere decir que perdamos nuestro propio punto de vista, ni que lo supeditemos a la visión del otro. Es mirar la misma situación desde otro ángulo. Viene a mi mente la parábola de los ciegos y el elefante. Desde nuestro ángulo y perspectiva cualquier situación es lo que nos ha tocado experimentar. Pero quien está desde otra posición percibe algo totalmente diferente y muy válido. Justo aquí vale mucho cerrar los ojos y experimentar la piel y el ángulo del otro. Nada fácil, pero posible y en muchos casos realmente necesario.

Tercera Posición:

Alejarse de la situación  y mirarla como espectador de televisión. Aquí nos surgen opiniones que vendrían de un tercero no involucrado. Ya no soy yo, ni el otro, es la situación de manera general sin emociones o afectaciones personales. Todo proceso, todo sistema tiene sus propias reglas del juego en las que cada miembro asume un rol que debe cumplirse de cierta manera. Recuerdo un proceso de liquidación abrupto donde fui enfrentada a un grupo de varios miembros de recursos humanos y abogados. Todos hablaban y me urgían firmar documentos con sus argumentos. Algunos con cara suplicante, otros con cara amenazante. Todos definitivamente alterados de alguna manera. Yo entendía que el proceso tenía un curso y sabía que podía evitar que sus preocupaciones me afectaran.

Debía revisar el todo; la siguiente posición donde habría afectaciones en el sistema (familia) al que pertenecía y era mi prioridad tomar la decisión correcta en tiempo  y forma. Me di cuenta que no tenía muchas opciones, pero en medio de esa difícil situación. Seguía teniendo elección y decidí tomarla con sangre fría. Salí de ese lugar con todo el derecho que me daba tomar mis propias decisiones en el momento que lo considerara prudente y así se los informé. Todos quedaron ahí con sus nervios, emociones; muy lamentables. No menos lamentable que lo que yo tendría que hacer. Pero al final cada quien era responsable de su propia parte. Yo no asumiría el tener que resolverles el momento emocional. No era mi responsabilidad. Tenía mis propias preocupaciones por resolver.

Cuarta Posición:

La perspectiva del sistema al que pertenecemos: familia, grupo, sociedad. Aquí es crucial entender la dinámica del grupo y la afectación en el mismo. No solo del hecho particular. Dando un poco seguimiento a lo anterior. Saber o sentir que si peleaba lo que en mi opinión era un proceso mal llevado, pugnaba porque ese grupo tomara mejores decisiones con el resto del personal. Por mi parte decidí usar los recursos legales que defendían mis derechos, con las claras consecuencias (ilegales) que ese grupo amenazaba. Los demandé legalmente y fue un proceso desgastante por varios años. Muy desagradable, pero hoy volvería a hacerlo por el sistema (justicia laboral). Hoy se también que era posible una mejor negociación a la que no se prestaron sino al cabo de varios años. Al final tuvieron que ceder, pero el desgaste para todos fue inminente. Aquí este hecho debe verse en el todo país, el todo situaciones de vida para la familia; del que son parte y en ese todo. Hay mucha riqueza y mucho crecimiento en varios sentidos. Esta perspectiva le quita el matiz y el drama y le ubica en una línea donde el devenir y el continuo se dieron lugar para cambios que debieron tomar lugar a fin de dar lugar a otras riquezas. Ese devenir nos coloca en el aquí y ahora al que pertenecemos y que sería totalmente diferente de no haberse dado esa situación. Aquí no solo vemos como espectadores, aquí se ve presente, pasado y futuro. Vemos el total que nunca dependen de una persona, ni de un hecho aislados cuando sabemos ver de esta manera. Vemos el continuo infinito al que pertenece la situación y nuestra vida. Es sin lugar a dudas una nueva perspectiva liberadora, e inspiradora.

BESOS

Guardar

¿Necesito ser diferente para sobresalir con mi marca personal?

Como lingüista me interesa mucho el uso de la palabra y el significado detrás de ella. En la palabra “diferente” encontramos como significado lo que no se parece, marca criterios de “separación”, no debe necesariamente ser; pero tiene connotación de “desagradable o extraño, conflictivo o antagónico”.

En cambio si decimos que alguien o algo es “único” cambia el significado y la connotación. Nos referimos a algo singular, extraordinario y sin igual en su especie.

Por su puesto entendemos el sentido con el que los especialistas han usado el ser “diferente”. Sin embargo las connotaciones son parte del subconsciente que percibimos dentro de muchos conceptos. Ese subconsciente nos dice cuando algo tiene o no sentido o lógica para nosotros y un filtro afectivo nos dice: “si adelante” a ciertas ideas mientras otras son paradas en seco antes de entrar a nuestra mente consciente.

Ontológicamente buscamos “pertenecer”, ser parte de algo e identificarnos, buscamos semejanzas, agrupamos por similitudes o características identificadas. Así escogemos a los amigos(as), los grupos con los que trabajamos; identificando empatías, igualdades. No diferencias, no separación. La separación nos lleva a la soledad, la depresión, la desconfianza. Ésta surge del antagonismo de las diferencias.

El mundo puede tener muchos colores pero hay solo un mundo para ellos

pantone

El sistema Pantone fue creado para dar uniformidad a la infinita variedad de colores, tonos, luces. Tratándose de personas existen Herramientas de Auto conocimiento que nos clasifican. Pero ni si quiera estas herramientas pueden como el sistema Pantone homogeneizar a dos personas. Los tests nos hablan de nuestros componentes, preferencias, dominancias, pero las combinaciones son infinitas y no hay dos personas dentro de un mismo resultado que apliquen sus conocimientos, experiencia, sentidos y sentimientos de la misma forma en la vida. Por un lado la identificación de los niveles de introversión y extroversión , de intuición o lógica, de sentimiento  o pensamiento  de juicio o sensibilidad nos agrupan y nos hacen “pertenecer”. Pero entre dos intuitivos existen diferentes niveles de intuición que derivan de la historia personal de cada individuo.

Es un hecho somos únicos. No hay necesidad de esforzarse para diferenciarnos. Lo importante es descubrirnos y potenciar quien realmente somos en todas sus dimensiones. La naturaleza se regocija en la variedad y nuestra particular variedad es útil, necesaria, interesante, enriquecedora.

Nadie percibiría entre una variedad de naranja como “el naranja malo, extraño, que no encaja”. Hablamos de diversidad. Miles son las tonalidades del naranja y todas son percibidas como parte de un grupo o familia en la que encajan y a la que pertenecen sin ningún problema ni connotación negativa o extraña.

Luego entonces más que diferencias, buscamos diversidad igual que no todos los naranja nos van a todo el mundo no todas las personas,personalidades profesiones y profesionistas encajan con nosotros .

. Cuando los especialistas en marca personal nos dicen: busca tu diferencia en realidad no se trata de buscar el criterio separador que nos aleja del resto o de la competencia. En realidad es identificar lo extraordinario y singular en nosotros, pero sin dejar de pertenecer o sin “separarnos” del resto.

 y a través de las cuales vendemos.

Así como hay varias tonalidades de un solo color hay varios enfoques en una misma profesión

Cuando alguien piensa: ” Hay miles de blogs de lo mismo!!!, ¿cómo mostrar mi singularidad?. No hay dos personas dentro de un mismo proceso que lleven a cabo las tareas de igual forma y siempre hay alguien que nos acomoda mejor por la razón que sea. Entre tantos ginecólogos escogemos aquél que nos inspira confianza, entre tantos restaurantes vamos a aquel que nos resulta acogedor, bueno, barato, dependiendo de lo que busquemos. Hay suficiente variedad para todos los intereses y necesidades. Nuestro muy personal enfoque y manera de trabajo encaja con un grupo determinado lo creamos o no.

Gamas y luces
Gamas y luces

Las minucias del lenguaje construyen la fortaleza de los conceptos

La simple búsqueda de la diferencia es un criterio separador, un cierto juicio de algo que no encaja por la razón que sea. Quien construye su vida o estándares buscando diferencias puede ensartarse en “juicios” de lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo no tan bueno. Lo mejor y lo peor. Sin duda revisando una variedad de marcas personales emitimos juicios y decimos: ” le falta en esto”, “le sobra en aquello”, ” no tiene suficiente de…”. He encontrado a lo largo de los años, en diferentes profesiones, puestos y compañías “diferentes maneras de hacer las cosas“. Un mismo objetivo con diferentes vías.

Semejante no es igual. Pertenecemos y nos identificamos por las semejanzas, a través de ellas nos agrupamos en redes sociales, en círculos de trabajo, con amigos y familiares. Semejante no está mal. Diverso es apropiado y lo que ha de ser.

 Ser único es ser singular, pero sin dejar de pertenecer al todo.

Ser únicos es ser más nosotros mismos sin caretas ni prejuicios

Cierto es que funciona buscar modelos que se encuentran donde nos gustaría estar. Pero esos modelos son para motivarnos y de alguna manera demostrarnos que es posible aquello que deseamos o esperamos. Hay mil caminos para llegar a Roma y nuestro camino es tan válido como el del modelo que hayamos elegido. Dentro de las circunstancias de vida de cada quien se gestan nuestras creencias y con ellas nuestro enfoque y forma de operar.

Nuestro interior nos marcan el camino

Ya sea que seamos más intuitivos o más lógicos, los criterios que aplicamos para toma de decisiones, para llevar a cabo tareas, emitir juicios, alcanzar objetivos; son confiables. Esa: lógica o instinto nos dice hacia a dónde ir. El caso es buscar en nuestro interior y conocer nuestros propios componentes, que por simple que parezca no lo es.

No se trata de buscar una singularidad y usarla como estandarte de diferencia. El caso es encuadrar la unidad de nuestro ser con la unidad a la que pertenecemos y sus necesidades a las cuales podemos dar respuesta.

El punto en que comparamos lo que hacemos o decimos con lo que otros hacen o dicen perdemos personalidad, sello y oportunidades de logro. A cualquier práctica se le puede dar un matiz o un sello propio de ironía, sarcasmo, seducción, instinto y habrá quien conecte con cada una de estas características. Luego en la presentación va la personalidad desde los colores que elegimos, las fotografías, el tipo de letra. Lo artístico, lo práctico, lo dogmático. Tenemos en mente una idea o visión de lo que queremos mostrar y si bien no tenemos destreza para hacerlo ver como pensamos. Poco a poco a lo largo del camino va tomando forma.

El caso es confiar en esa voz interior que nos marca un camino, una ruta, un sentido. El corazón nos llama en una dirección y es confiable. Podemos a lo largo del camino requerir o usar ayudas de profesionales para que el proceso de cristalización de nuestra visión se acelere. Pero hay quienes necesitan su propio y lento paso para madurar ideas. C’est la vie! es como es y es válido. Siempre y cuando tengamos en radar el desarrollo, la maduración, el cambio en función de los cambios que la vida misma va demandando. ¿porqué menciono esto?. Porque no se trata de ir con el instinto y decir: “así es, así lo manejo yo y se jode el mundo o se adaptan y me vale”.

En nuestra vida la única constante es el cambio. Cada minuto que pasa cambiamos en función de las experiencias de vida que vamos teniendo. Con suerte para bien. Con suerte somos más fuertes, más libre, más sabios. A los 17 llevaba el cabello rosa, a los 20 semi-rapado y bicolor. Hoy ni uno, ni otro; tengo otro tipo de prioridades. Hoy no soy la que fui hace un año. Con suerte amamos esto en lo que nos hemos convertido, y seguimos evolucionando continuamente.

El compromiso con la misión nos unifica, nuestro enfoque particular hacia la misma nos diferencia

Es fútil pensar en el cómo de las cosas, centrarnos más en la forma y la entrega es la parte operacional que se maneja a nivel administrativo práctico para concretar resultados. Pero no es el corazón de las cosas. ¿porqué la mayoría de las marcas personales empiezan de ceros y en pequeño?. Porque lo importante no es la forma sino el corazón, la razón de ser de la actividad. El comprometerse con un valor, un servicio, una misión nos hace buscar caminos, materializar productos. No tenemos ni que creer en nosotros mismos y nuestra gran capacidad y talento. Nosotros no importamos junto a una gran misión.

Pero una gran misión abrazada, acogida con compromiso y profesionalismo toma cara, le damos voz, y la voz tiene eco por la misión misma no por la voz que la emana. Así surgen grupos de apoyo grandes, medianos, pequeños que creen con la misma intensidad y unen esfuerzos. Individuos que trabajan por cuenta propia en favor de una misma misión van poco a poco cristalizando resultados en forma de procesos, vías, productos, sistemas, operaciones.

Todos aquellos que creemos en algo y con firmeza lo trabajamos, lo voceamos estamos unidos en la distancia por la misma misión y sin embargo no operamos igual ni aportamos lo mismo. Cada uno tiene su particular aportación en un sentido según nuestras circunstancias y necesidades de vida.

BESOS

¿Quieres dejar huella en alguien por muchos años?

Un tipo de marca personal
Un tipo de marca personal

Cada quien tiene un sello, una forma de ser, de interactuar, de vivir. Hay un tipo de Marca Personal que ha existido siempre y seguirá existiendo dentro y fuera de las redes sociales que es ese “feeling” que dejamos en el camino a través de la vida con todos aquellos con quienes interactuamos de una manera u otra.

En mi artículo sobre la influencia y el impacto en la vida de los otros  comenté como alguien que no conocía me inspiró por solo verle a incursionar en la docencia. No usó redes sociales para influir en mí. No comenté ¿cuál fue ese sentimiento que inspiró o porqué me movió a ello?. Era una imagen de energía, vitalidad y alegria aunado al profesionalismo. Tengo varios artículos que explican como la sola imagen comunica; el no saber o estar conscientes de ello puede hacer que seamos mal percibidos. La asertividad en la comunicación depende mucho de nuestro auto-concepto, por otro lado de la imagen, las interacciones y los conceptos del inter-locutor. Esta última parte no está en nuestras manos. Debemos enfocarnos en lo que efectivamente podemos controlar.

El trato, gentileza, indiferencia, rudeza

Hay personas con quienes podemos interactuar por segundos de manera casual en la fila de un banco, en un servicio público, en un escritorio o ventanilla de atención al público y tal vez recordar por muchos años. Me viene a la mente un empleado de la Dirección General de Incorporación y Revalidación de Estudios  de la UNAM. Durante 3 años hice un proceso de revalidación de nivel medio superior del IPN para poder estudiar una licenciatura en la UNAM. El hombre en cuestión era muy grosero, mal encarado, tenía mal aliento y parecía disfrutar dando respuestas a extranjeros y gente en general diciendo: “regresa el año que entra, te falta una fotografía.”. Después de 5 años haciendo trámites conforme a todas sus estipulaciones; mal organizadas, mal estructuradas. El hombre me dijo un poco en secreto: “si vienes de politécnico, nunca se te va dar entrada a UNAM; es política”. Es más fácil que vuelvas a estudiar la prepa y continues a que revalides tus estudios en Politécnico. Debo decir que le agradezco porque me veía cada año seguir todo el procedimiento y sabía que estaría dispuesta a hacerlo mil veces si tuviera que ser. Me ahorró tiempo de vida su franqueza. Por rudo y desagradable que fue el trato y ser testigo de su auténtica crueldad con muchos extranjeros yo nunca olvidaré el favor que me hizo su “confidencia a petit comité”.

Regresé al Politécnico y aquí tengo otra figura que tampoco olvidaré. El entonces Director General del Politécnico debía autorizar mi activación como estudiante, pues al cabo de varios años sin estudiar somos dados de baja. Estuve en su oficina varios días, muchas horas esperando. El día que decidió atenderme; me comunicaron muy temprano que ese día sería atendida por “su majestad”. El señor salió de su oficina numerosas ocasiones durante el día. Yo en la sala de espera; apenas me movía para ir al baño porque no quería arriesgarme a no estar cuando me llamara. Cada vez que salía volteaba a ver a la sala de espera; me miraba con un poco de burla y desprecio y continuaba su camino. Cinco minutos antes de terminar su jornada laboral le indicó a su secretaria que me hiciera pasar. Tenía mi caso descrito; sabía a lo que iba y las razones por las cuales había dejado de estudiar y ahora quería re-incorporarme. Me lo preguntó nuevamente; se lo volví a explicar y su respuesta fue: “No tienes ninguna oportunidad, después de los años que haz dejado de estudiar, no vas a recordar nada y vas a reprobar. Puedes seguir como oyente; si tu quieres. No lo podemos evitar, pero te aseguro que nunca terminarás ninguna carrera. No te vas a titular y no vas a hacer nada. Adiós”. Palabras como esas nunca se olvidan. Me he acordado de él muchas veces por muchos años. Por su puesto el día que recibí mi título sentí el impulso de buscarlo para restregarselo en la cara. Pero luego pensé que no valía la pena invertir un segundo de mi tiempo en algo así.

¿De que manera queremos o esperamos ser recordados?. ¿Por lo que hicimos?, ¿Por lo que dijimos?, ¿Por lo que fuimos?. ¿Por lo que no fuimos o hicimos?

Debo poner en balance aquí y comentar una triste imagen que quedó de mí en algunos alumnos de Ingeniería Mecánica Eléctrica. A los 19 años daba clases a grupos de 50 futuros ingenieros. En alguna ocasión alguno me declaró su afecto. Yo por lógica, ética tenía decidido no relacionarme con ningún alumno de esa institución. Si soy honesta tenía miedo de que estuvieran simplemente apostando y jugando a ver quien conseguía algo con la Miss. Profesionalmente quería ser tomada en serio y siendo tan joven, tan frágil debía protegerme tras una imagen de extrema seriedad.  No aceptaba flores, no aceptaba regalos. Recuerdo un chico comentarle a otro: “es fría como el hielo, te puede partir el corazón y no se inmuta.” 

Los años nos van enseñando nadie tiene obligación de corresponder al afecto. Solo  podemos y debemos ser gentiles. La sonrisa no nos hace débiles y la vunerabilidad nos fortalece. Nuestra presencia, trato, rudeza o gentileza pueden dejar huella por muchos años en las personas.

Hay piropos memorables

Uno de mis asistentes que colaboró conmigo hace muchos años me dijo un día: “puedes hacer grata y especial la vida de quienes te ven solo por elegir dedicar 10 minutos más a tu persona.” Creo que hablábamos del tiempo que es considerado razonable dedicar al arreglo personal todos los días. Por alguna razón recuerdo esto y lo uno a los siguientes piropos porque, efectivamente recibir piropos es darse cuenta que nuestra presencia, apariencia, resulta grata inspiradora a alguien.

Los piropos los guarda uno en el corazón y vienen muy a modo cuando nos sentimos inseguros(as), tristes, solos. Esas lindas palabras que alguien un día nos dijo de corazón y nos alegraron el día o el momento. Vuelven a salvarnos un poquito  la existencia.

Mira ¡que linda es!

Dos chicos caminaban hacia mí por la acera y uno le dice al otro: “Mira que linda es!”. El otro responde indiferente, no es ella, es su maquillaje. El otro insiste: “No es ella”. El amigo replica: “si le quitas el pinche maquillaje no se ve igual”. El primero ya molesto responde: “Si le pones ese maquillaje a tu pinche hermana no se ve igual, es ella!”.

¡Ya salió el sol!

En un día nublado y lluvioso paso por una tiendita y el chico que atiende el mostrador le grita a su compañero: “ya salió el sol”.

¡Que bonitos huaraches!

Turisteando en Chihuaha con una amiga de la Universidad encontramos a 2 chicos que nos hacen la plática y de pronto uno de ellos espeta: “Que bonitos huaraches!”, pero no miraba mis huaraches.

El más memorable fue mudo

Un día soleado; saliendo de la clase de cultura de belleza y camino al salón de belleza donde trabajaba. Sin gota de maquillaje, el cabello aún húmedo por las prácticas en la academia chino y algo alborotado. Llevaba un vestido blanco de manta, unos huaraches y un morral con mis utensilios. Recuerdo que me sentía la mujer más feliz del mundo y caminaba con una sonrisa que me salía del alma. Al entrar a una calle ví a un chico entrar a la misma calle por el lado opuesto. Al verme dejó de caminar y se detuvo solo para verme. Yo seguí caminando igual ya más cerca de él  me inquietó un poco verlo ahí parado mirándome. Pero cuando vi su cara tenía una sonrisa y una expresión nada amenazantes, parecía realmente disfrutar verme. Pasé a su lado, sonrió plenamente y continuó su camino.  Fue muy extraño pero halagador sin duda.

El ejemplo de vida

Huella en el camino
Huella en el camino

En el buen o en el mal sentido supongo todos hemos sabido de alguien que nos hace pensar o sentir. Ojalá mi vida sea algún día así, o por el contrario. Dios quiera que yo nunca haga algo así. He conocido gente con poder e influencia y he conocido gente muy humilde y necesitada. De todos podemos aprender mucho. De ambos hay cosas impresionantes en el buen sentido y lamentables también. La vida es un continuo crecer, aprender, desarrollarse, compartir. Justo en esa dinámica es que nos convertimos con suerte en la mejor versión de nosotros mismos.

Hay actitudes, miradas, palabras que pueden quedar en nosotros para el resto de nuestras vidas. Contínuamente hablo del valor de una sonrisa, siempre enfatizo lo valioso de la energía que transmitimos  además de la intención detrás de los mensajes que emitimos. Todo el conjunto hacen el sello de nuestra marca personal. El todo es lo que la gente recordará de nosotros. Lo que dejamos y/o compartimos son nuestra huella en el camino.

 

 

Aprender a sonreír desde los más profundo

Sonrisa auténtica
Sonrisa auténtica

Existen mas de 1,110,000 resultados en Google de los efectos de la sonrisa en el cerebro. No debe ser nuevo para nadie la cantidad de beneficios que nos aporta la misma. Una sonrisa franca es sinónimo de felicidad, atenúa el estress al hacernos liberar endorfinas. El cerebro automáticamente registra que “algo debe andar bien” y todo el cuerpo responde en coherencia con dicho mensaje. Pero hay mucho más de la sonrisa que tal vez no ha sido explorado o tan voceado suficiente.

La sonrisa y la salud

Mas allá de generar un estado mental de bienestar. La sonrisa puede auténtica-mente recuperar la salud perdida o disminuir malestares como el dolor en general, el insomnio, por su puesto la depresión. Norman Cousins es un caso sorprendente del efecto que el siguiente nivel de la sonrisa; entiéndase la carcajada puede producir en la salud. La sonrisa auténtica-mente neutraliza el dolor. Ocasionalmente sufro migrañas un día al abrir mis redes sociales con una fuerte migraña me encontré con un mensaje directo de alguien que me hace sonreír desde lo mas profundo. Al terminar de responder el mensaje directo la migraña había desaparecido. No tuve que usar analgésico.

La sonrisa comunicación no verbal

Woman showing her perfect  teeth.

Es sinónimo de amabilidad, buen trato y fuente de felicidad. Si pedimos algo con una sonrisa es más probable que lo obtengamos. Sonreír cambia el tono de voz y hace que seamos mejor percibidos. Por esto en los call-centers se colocan espejos para que quienes atienden vean su rostro sonriente mientras contestan y los oyentes puedan percibir mejor el mensaje que les envían.  Es también una forma de docilidad razón por la que las mujeres sonreímos más que los hombres porque la seriedad es sinónimo de poder.  El cerebro prefiere un rostro feliz, por lo que entre varios rostros el sonriente es identificado sobre los no sonrientes. En las redes sociales es indispensable para la foto de tu perfil 

Los especialistas de la salud dental han hecho investigaciones y comprobado que una sonrisa es factor determinante para conseguir trabajo u obtener ascensos. Aún que no se recomiendan sonrisas exageradas en una entrevista de trabajo pues tiene efectos contraproducentes. Sabemos que no todas las sonrisas son auténticas. Podemos afectar la percepción y la primera impresión con sonrisas falsas.

No todas las sonrisas son auténticas. Una verdadera sonrisa no es solo el gesto en la boca debe acompañarse de brillo en los ojos y una sensación en el estómago y el resto del rostro. No todas las sonrisas son confiables, puede usarse para camuflagear una crítica, ironía, temor, tristeza, nervios. Pero en todos estos casos se percibe la energía de la emoción detrás de dicha sonrisa. Por el contrario en la sonrisa auténtica hay un aire de armonía y tranquilidad que se expande, hay luz radiante en los ojos y en ocasiones incluso en la piel.

La sonrisa del amor y del cariño

Esta es una sonrisa radiante que se acompaña de sensaciones corporales múltiples. Literalmente irradia luz a través de la piel, los ojos, el cabello. El fin de semana cuando veo a mis hijas en la alberca con su padre me invaden emociones y en automático sonrío y siento iluminarse algo dentro de mi. Ver el rostro de mis hijas cuando llego a casa es un intercambio de energías indescriptible. La mas pequeña corre gritando “mamá!”. Las otras gritan: “mami!”. Su rostro cambia. Por lo general están haciendo la tarea y ver su gesto al mirarme me ilumina por dentro.

Un bebé en la cuna al ver a mamá o papá ilumina su ser desde el rostro, el cuerpo y envía una fuerte energía de felicidad que los padres no pueden mas que responder en la misma medida.

Nunca voy a olvidar a una ex-alumna que me encontré. Me detuvo y me entretenía como haciendo tiempo, yo llevaba prisa pero veía en ella “algo”. No sabía qué era porque su cabello, su ropa, todo era casi igual; tenía un poco de máscara de pestañas en los ojos. De pronto llego un joven guapo que la abrazó por la espalda y ella me dijo: “mira te presento a mi novio”. Entonces ví claramente como toda ella irradiaba, brillaba, sonreía desde dentro de sí. Seguro que el chico podía ver eso. Un hombre enolquece por la sonrisa de una mujer y esta joven sonreía con todo su ser.

Como maestra de adolescentes por varios años podía identificar claramente cuando había “algo” entre dos: el brillo en los ojos, el lenguaje corporal, la sonrisa clara y abierta mientras hablan. Es inconfundible. Me parecía tan inocente cuanto les preguntaba: “chicos…ustedes… ¿tienen algo? o ¿quieren tenerlo?”.  No, miss, para nada!. Ok, solo creí.

¿Como sonreír desde lo mas profundo?

Nadie niega el valor de la sonrisa, y sus beneficios en la salud, en el trabajo, para la percepción o primera impresión. Pero una sonrisa forzada, nerviosa, triste pueden tener efectos contrarios a los esperados. No en la salud. En este rubro aún la sonrisa triste mejora el estado general. Pero solo la sonrisa auténtica logra el verdadero bienestar.

Cuando algo dentro de nosotros nos dice que algo anda mal podemos consciente mente enfocar la parte que está bien

El cuerpo habla antes que nosotros lo hagamos y nos dice, a veces nos grita lo que callamos o tratamos de esconder aún a nosotros mismos. Las preocupaciones de todos los días, los pensamientos y el diálogo interno generan estados de ánimo. Antes dije que el sonreír manda el mensaje al cerebro de que “algo anda bien”. Por el contrario el no sonreír manda el mensaje contrario “algo anda mal”. El cuerpo nos prepara para enfrentar situaciones poco gratas. Manejando a casa en un cruce me encontré a un individuo en una camioneta al dar la vuelta en una calle de doble sentido.  Había autos estacionados en ambos lados y solo cabía un auto. Yo no podía hacerme hacia atrás pues literalmente bloqueaba el cruce, el se negaba a hacerse hacia atrás para que yo pasara. Sabía que era un patán con la peor actitud posible y podía esperar algo desagradable. Subí la música y esperé a que el siguiente auto determinara qué se debía hacer. Al ver que no me movía con rabia puso su auto a un lado del mio y vociferó un insulto. Logré moverme pero no quería llevarme el mal rato en el camino, así que empecé a recordar a los mejores amigos y los momentos particularmente gratos con alguno de ellos. Automáticamente la sonrisa volvió a mi rostro. Por su puesto a ratos volvía a recordar el incidente del auto y borraba la sonrisa, pero elegí que los pensamientos gratos fueran mas fuertes que eso al llegar a casa fue mucho mas fácil pues mis hijas me ocupan al cien por ciento y la mente deja atrás todo el día.

En psicoterapia corporal aprendí que es posible recuperar la salud concentrándose en la parte sana. Mi padre antes de morir tuvo 3 embolias. En la primera quedó paralizado de la mitad del cuerpo y no podía tener terapia porque el esfuerzo le alteraba la presión y corría riesgo de otra embolia. En casa le hacía terapia solamente trabajando la parte sana movible. Lo ponía a hacer ejercicios de movimiento y reconocimiento de cuerpo. Al cabo de un tiempo efectivamente recuperó el movimiento, siempre con algo de desventaja en la parte paralizada pero ni si quiera las siguientes embolias le paralizaron el cuerpo nuevamente.

Es posible a partir de enfocar la parte por mínima que sea que esté bien recuperar la sensación de bienestar real en el resto que aparentemente está mal. Requiere enfoque consciente. No se trata de negar lo que está mal. Es  aceptar lo malo y trabajar a partir de lo bueno.

El amor a lo largo de nuestra vida nos irradia como lo hizo antes

Todas las experiencias, todas las personas, todos los momentos con esas personas quedan en nuestra historia y al llamarlos a nuestra memoria recuperamos y re-vivimos la emoción, la felicidad que nos produjeron en su momento. Cuando Viktor Frank sufría físicamente encontraba siempre el refugio interior en el recuerdo del rostro de su esposa. Nada ni nadie podía tocar y cambiar esos recuerdos.  Procurarnos momentos de intensa felicidad junto a nuestros seres amados es la mejor estrategia para superar los momentos difíciles. Yo lo veo como llenar un morralito de memorias salvadoras. Hay unas pequeñas y divertidas, otras intensas y contundentes. Pero siempre hay algo rescatable, bueno, bello que vale la pena llamar a la mente cuando la realidad presente no es favorable.  Las memorias pueden ser con los padres, los amigos(as), los hermanos(as). Los piropos, los halagos. La Programación Neuroliguística ofrece una metodología para llevar a cabo este proceso a través de los  anclajes.

Objetividad y Gratitud

Cualquier realidad por difícil que parezca puede empeorar mas aún, por lo que objetivamente debe haber ciertas ventajas dentro de todo lo desagradable. A lo largo de nuestra vida y en cada uno de los momentos buenos y malos hay cosas que podemos agradecer. Durante la crisis o el momento difícil no son cosas perceptibles, pero hay siempre un gran número de voluntades apoyando nuestra recuperación. Durante la universidad tuve una depresión y enfermé, perdí 10 kilos sobre mi ya muy bajo peso y a pesar de que comía grandes cantidades seguía bajando de peso. Yo trabajaba en el centro de lenguas de esa universidad y el Director iba a mi oficina todas las tardes a visitarme, durante el día su asistente era mi chofer y el Director le hacía llevarme a comer, a visitar otras unviersidades, distraerme y hacerme el momento grato en una palabra. Los amigos estaban contínuamente cerca. Me acompañaban a las clases, me ayudaban a hacer las tareas. Hoy veo la cantidad de personas que se preocupaban por mi bienestar y que daban su tiempo para ofrecerme apoyo y compañía. Solo para que estuviera bien. En ese momento por la depresión no me daba cuenta pero tan pronto como salí de la depresión todos ellos me decían: “que bien te ves, me da mucho gusto!”. Luego comentaban que me habían visto realmente mal. Solo entonces me daba cuenta del hoyo oscuro en el que andaba y de toda la luz que ellos llevaban a mi cueva mientras duré en ella. No hay una sola cueva sin esos destellos de luz. Esa luz que si la enfocamos, la vemos, la recordamos no podemos mas que sonreír desde lo mas profundo de nuestro ser.

 

 

Coqueteo en las Redes Sociales

Coqueteo

¿Me oferto sexualmente al entrar en las redes sociales y me hago disponible al mundo entero al crear una marca personal?.  No! por su puesto; me digo. Pero ¿ de dónde me vino semejante idea?. Empezó cuando un contacto en una de las redes me preguntó si tenía problema con estar en contacto con él. automáticamente dije: “No, ¿porque?. Es que eres casada!. Aún más sorprendida me dije: “Estar casada no me impide escribir, compartir, tener voz”. Por su puesto me hizo pensar . Luego encontré un video de las redes sociales comparado con la vida real y mas tarde un video sobre cómo coquetear. Empecé a hacer conexiones entre el coqueteo, la vida real y las redes sociales. Wikipedia nos dice que

, el cual desaprueba la expresión directa de interés sexual. Actualmente se aplica tanto para hombres como mujeres. Limitada por convencionalismos y sancionada socialmente.

. Nuestra foto de perfil según las recomendaciones de los expertos en marca personal y mía como analista de imagen debe ser coqueta. Es decir, sostener la mirada y sonreír. Estas son señales universales reconocidas de disponibilidad. Esta seria la percepción o el mensaje que enviamos cuando ven nuestra foto de perfil por primera vez.

Coqueteo

La dominancia social del coqueteo aparece en el número de seguidores en todas las redes. Aquel con mayores seguidores domina y decide a quien sigue o no. No soy experta en mercadotecnia pero los estudios me dieron suficientes bases para saber que todos estos componentes en redes sociales no son causales y es en ellos que radica su éxito.  Oh!! Además la juventud es sinónimo de atracción y se le atribuyen inteligencia y honestidad. No por nada ninguna de las redes sociales muestra la edad al público. Y las fotos profesionales retocadas con photoshop suavizan los signos de expresión. Pero no se aplica igual a hombres y mujeres. Mi fotógrafo @Jack Cimas, me explicó que se separan los diferentes defectos de la piel y se decide qué corregir. Según Wikipedia la tonalidad y suavidad de la piel mas color vivo de ojos y cabello resultan atractivos. A la mujer se le suaviza mucho más la piel que al hombre al cual se le dejan patas de gallo y marcas en las comisuras de los labios. Para ellos estas son señales de felicidad y auténtico éxito.  Renata Roa plantea muy bien este aspecto de las patas de gallo y el índice de carisma. Las redes sociales nos dan un alta voz que hace que nuestro mensaje tenga mayor alcance. Pero sin contactos sería como hablar con alta voz en el desierto. El propósito bidireccional deja de tener sentido estando solos. Y si nos paramos en una plaza con un alta voz para dar un mensaje. Debemos de alguna manera “atraer” audiencia.

Wikipedia nos dice que “ser atractivo” es un conjunto de características que hacen que seas percibido agradable, bello estéticamente. Implica atractivo sexual o capacidad de ser deseado. Pensar todo esto realmente me incomodó. Sentí que absurdamente me había metido en algo que no analicé suficiente. Me pregunté ¿Qué estoy haciendo?.  Luego el contacto descrito anteriormente ya para despedirnos de una breve conversación  me dice: ” Tu hombre será tu esposo y yo tu amante”. ” Estás loco !”-dije o quise decir-. Pero lo deletreé mal en Francés y escribí estas mal. Pensando que me había ofendido me dice: “Pero solo bromeo”.  “Lo sé, -le dije.”

Volviendo a la realidad. Siendo maestra de prepos un chico a mitad de una clase me dijo: “Miss, no te cases!. Si te gustan europeos, yo soy mitad Italiano y sé cocinar una rica pasta!”. “Axel lo siento, Andreas hace una lasagna inmejorable.” Otro estudiante replica: “Ya déjala en paz.”. “Miss yo solo te pido que me contrates para tu despedida de soltera. Puedes revisar antes de aprobar”. Esa definitivamente no me la esperaba sonreí y sin decir nada hice una señal con la mano de ya basta!. Me di la vuelta al pizarrón para continuar las notas de la clase. La verdad que todos nos reíamos con estas ocurrencias. Es si un coqueteo juguetón pero hasta cierto punto inocente. No es ofensivo. Irrumpía la clase; que era por mucho creo yo su objetivo. Pero no era invasivo al ser ante el grupo y con el tono jocoso. Pensar esto calmó mi urgencia de querer cancelar las redes sociales o dejarlas morir. No dejó sin duda de hacerme ruido esa primera idea de estarse ofertando sexualmente y luego pensé que todas las redes tienen su cuartito para que te encierres en privado con un contacto. El mensaje directo. Ah!!! que caray! No puede ser “casual”. No lo es. Es un hecho que hay quienes usan descaradamente los medios para flirtear y es un hecho que hay perfiles de hombres llenos de mujeres y perfiles de mujeres llenos de hombres.

Y bueno entonces ¿Qué pasa hombres-hombre? y ¿mujeres-mujeres? fuera del asunto del coqueteo. Yo en inicio intentaba contactar mujeres y siempre tenía mejor respuesta de los hombres. Poco a poco insistiendo fui recibiendo respuesta de mujeres con actitud amigable y abierta. Es un hecho que existen muchos elementos muy a modo para coquetear y es un hecho que hacer una marca es “venderse”. Cada quien , sin embargo decide de qué manera o con qué estilo venderse.

¿Qué me han ofrecido las redes sociales para seguirle apostando?. Me han aportado crecimiento personal,  y me han dado una voz que si bien no llega a miles, llega a alguien y me es suficiente a nivel “trascendental”. He aprendido cosas de mí que realmente desconocía; buenas y malas. Tenía reservas y prejuicios que el mismo funcionamiento natural de las redes sociales ha ido desvaneciendo. Me ha puesto al alcance de personas que se si me hubieran encontrado en un lugar público; jamás me habrían abordado con ningún tipo de argumento. Con esto me habría perdido de un valioso aprendizaje. Todos tenemos momentos, vivencias o etapas en las que nos encontramos a merced de nuestras más rústicas pasiones, ante las que todos nuestros saberes resultan poco. Nadie tiene todas las respuestas en mano. Es aquí donde la comunidad entra en juego para hacernos fuertes, ofrecer guía o apoyo, luz, dirección. En este tiempo en las redes he tenido vivencias personales que me han sacudido interiormente y puedo decir que he encontrado mucho para mi crecimiento a través de varias personas que seguro ni saben lo que han aportado con el simple hecho de tener presencia abierta en la red. Recuerdo algo que uno de los primeros escritores que contacté publicó en su Twitter: “Siempre hay alguien para quien tu eres un modelo a seguir. No los defraudes”. Esto hizo efecto profundo en mi.

Seguro que hay oferta sexual, coqueteo. Seguro que es una parte del contacto inicial y en el que quien elija puede permanecer. Pero más allá de esa etapa hay contacto e interacción a diferentes niveles. Más allá se da el compartir conocimiento bidireccional. Así que seguiré activa. Unas veces mas que otras pero seguimos. Ahora con la conciencia de reales precauciones para no perder la identidad real por la huella digital. La vida virtual por el tiempo de vida e interacción cara a cara. La popularidad por el sentido de vida auténtico. La mente para la red y la mente para el aquí y el ahora.

A %d blogueros les gusta esto: