Soy lo que elijo… elijo lo que vibro, no lo que deseo

Nuestros conceptos moldean la conducta
Nuestros conceptos moldean la conducta

Vivimos presionándonos con dureza para sobresalir, vencer, ser fuertes, manifestar. Identificamos lo que no está muy bien para tratar de “perfeccionarlo”. Restregamos con tanto vigor las imperfecciones hasta lastimar el corazón. Hacemos lo mismo con quienes decimos amar. Incluso lo justificamos haciéndolo por su bien.

Muchos propósitos de año nuevo son listas de cosas en teoría buenas, pero a nuestros ojos semi-imposibles que no hemos logrado en años. Las listas no están mal, pero las razones detrás de ellas no son precisamente el mejor móvil.

. Antes de soñarme una vida lejana a la mía y en teoría “ideal”, debo acoger con gratitud mi pasado y mi presente. Finalmente son el resultado de mis elecciones hasta el momento. Sabemos con certeza que es muy probable haber hecho malas elecciones en el pasado. Es humano, real, natural. Siempre es posible cambiar nuestras elecciones.

No somos veletas en el remolino de la vida donde “suceden cosas” que nos arrastran con ellas.  Alguien que amamos, de pronto muere. Perdemos el trabajo sin previo aviso, la inflación y economía aplastan nuestros ahorros y emprendimientos. De pronto todo lo peor parece suceder en cadena y tan rápido que no permite al alma sanar. La carrera por sobresalir, vencer, ser fuertes, concretar no nos permite si quiera sentarnos a llorar todas nuestras pérdidas. Seguimos andando con el cansancio y miedo a cuestas. Podemos pensar que no somos dueños de las circunstancias y solo nos queda ser fuertes y aguantar por el tiempo que la vida nos permita. Yo soy aquello en lo que elijo convertirme a través de lo que la vida me ha planteado. Ante el des-amor puede haber vergüenza o tristeza, ante el fracaso puede haber dolor, o rabia. En medio de la turbulencia es preciso recordar y proteger nuestra esencia.

Elegir sin titubeos

toma de decisiones
toma de decisiones

Maya Angelou decía ” Pick up your battle and take it all the way “. Hay que abrazar nuestra misión y llevarla de principio a fin. Elegimos vivir, y si hemos elegido vivir es también nuestra elección cómo vivir. Debo elegir estar bien independientemente de altos y bajos, dolores, tristezas, olvidos. Tener la fuerza para decidir andar un camino con todas sus piedras, grietas lo hace posible. Nadie puede esperar un camino llano y directo al destino; cualesquiera que sea. La sola elección nos da fuerza. Nuestra vida es lo que es y es buena y suficiente. Nosotros somos lo que somos y es lo que debe ser. Cualquier cosa hacia el futuro, hacia adelante en el camino que hemos elegido es solo un paso mas hacia lo que hemos elegido.

. Hay que liberar a los que amamos de esos lastres, hay que hacerles sentir clara y contundentemente que les amamos tal cual son, que su vida es valiosa para nosotros en el punto que ahora está, hay que simplemente disfrutar nuestro ser. Yo elijo ser “yo” en todo lo que soy capaz, sin miedos, sin titubeos, sin barreras.

Ruta Crítica vía @virginiog
Ruta Crítica vía @virginiog

Lo que sea que en nuestra vida aún no se ha concretado, simplemente no ha sido suficiente prioridad en ella. No hemos puesto todo lo necesario, no hemos estado suficientemente dispuestos a ir mas allá de las barreras que nos hemos topado en el camino. No hemos liberado suficiente nuestras propias barreras o bloqueos conscientes y/o inconscientes. Elegir con firmeza es lo único que necesitamos para cualquier cambio en nuestra vida en cualquier sentido.

El miedo, la vergüenza, la duda vibran mas allá de nosotros y conectan justo con lo que deseamos evitar.

Elegir cambios

La desesperanza es un sentimiento de separación. A veces estamos tan lejos de nuestra propia naturaleza que es preciso recordar quien somos. Estar satisfechos y felices con nosotros mismos hace que el mundo nos respete y aprecie. No se trata de convertirnos en quien no somos. Se trata de descubrir nuestra esencia y potenciar nuestra auténtica naturaleza combatiendo el miedo, la tristeza, los sentimientos negativos. No se trata de negar los sentimientos que habitan en nosotros de manera natural. Se trata de lidiar con ellos de manera valiente sana y equilibrada. Re conectar con nuestro yo erradica el desaliento. Elijo dejar de ir contra mi naturaleza. Elijo actuar a pesar de mis miedos. Elijo descubrir mi grandeza. Elijo respaldar mis decisiones con coraje y acción. Elijo disfrutar mi hoy con miras a un mejor mañana. Elijo fructificar en el sentido que el plan universal me demanda.

Gratitud premisa para el cambio

Gratitud ante la vida
Gratitud ante la vida

Si rechazo mi cuerpo y busco una cirugía porque no me agrada lo que veo. Si entro al gimnasio para modificar mi estructura. Si inicio un negocio sintiendo que lo que tengo es miserable. Si inicio una relación porque necesito que alguien le de sentido a mi vida. Ningún cambio me llenará y alentará interiormente. Cualquier obstáculo será suficiente para cambiar el plan de acción. Por su puesto no vamos a sentir gratitud por la muerte de nuestro ser amado. Pero es un hecho que debemos sentirla por haberles conocido y convivido lo que sea que la vida nos haya permitido. Es un regalo hoy poderles recordar y haber compartido parte de nuestra vida a su lado. De todas las experiencias de la vida gratas y no gratas hay que procesarlas al interior, al exterior y proyectarlas al universo del que somos parte. Esto nos da el sentido de Unidad que mas adelante discutiremos.

Al interior

Podemos sentir gratitud al filtrar, ordenar las lecciones que ofrecen las experiencias de vida y recolectar comprensión de las mismas en nuestro interior. Siempre es posible tomar consciencia y ayudarnos con música, ejercicios, la naturaleza para fortalecer el alma y procesar con salud las vicisitudes de la vida.

Al exterior

Podemos acercarnos a otras personas que pasan por situaciones similares y conectar en lo posible con ellas. De entrada se desvanece es sentido de separación. Es posible encontrar inspiración en contacto con estas personas, o en libros o películas de situaciones semejantes.

Al universo

Nosotros y el prójimo somos parte de un mismo continuo al tener asimilado el proceso en nuestro interior y en alguien mas. Es posible integrarlo al todo al cual pertenecemos para enriquecer, aportar, florecer en algún sentido. Así surgen las asociaciones, causas, iniciativas. La auténtica comprensión de algo, unida al sentimiento, dolor o carencia del prójimo, nos colocan en posición de aportar. El contacto con la naturaleza: agua, luz, sol, viento nos ponen en balance. Nos ayudan a dimensionar nuestra situación ante el todo de la vida y el universo. Entonces el dolor ya no es tanto, el problema no es tan grave ante los problemas universales. Nuestro andar en ellos parece incluso un valor agregado que puede aportar luz a otros en circunstancias semejantes.

Permitir que la tristeza, la rabia, la frustración o desesperanza inunden nuestro interior es vibrar todo aquello que deseamos evitar. Es por mucho debilitar lo mejor de nosotros y darle fuerza a lo que no deseamos.

Conexión con la Unidad

Sentirnos unidos con miles, saber que nuestras dudas y miedos  son compartidos. Sentir la fuerza y compañía de amigos y comunidades independientemente de la relación con nosotros. Nos da fuerza, nos brinda consuelo. Nos ilumina y abre caminos que no veíamos a simple vista. De pronto hay quietud en nuestro interior y la lluvia de confusión mental pierde fuerza para dar paso al silencio interior del cual podemos encontrar todas las respuestas. De pronto encontramos las preguntas clave que no sabíamos plantear con efectividad. De pronto  descubrimos aprecio, amor, compañía, respeto que creíamos perdido y que siempre había estado ahí. Simplemente mirábamos en la dirección equivocada, tratábamos de abrir la puerta cerrada en lugar de tomar el resto de las que estaban abiertas. Cualquier acto de generosidad nos conecta con la unidad. Cualquier contacto con la naturaleza, la música , la aromaterapia, colorterapia. Reír, compartir. Vivir con plenitud aquí y ahora.

Así pues, mas que enlistar, planear, decidir para el año nuevo hay que empezar a vibrar.

BESOS

 

 

Posted on: 6 Enero, 2016, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: