¿Redes Sociales “Queen” sin celualr? ¡No mames!

Si…mm… yo sí. Al iniciar la gestión de Marca Personal manejaba celular casi al cien por ciento. La rutina del día era levantarme e ir al baño con el celular en mano y onda de las 5:30 empezar a leer lo que mis contactos publicaban, y compartir lo que me parecía relevante. En ese entonces no tenía blog, mis contactos en twitter andaban por los cientos ni siquiera mil. Hoy miro hacia atrás y me doy cuenta de las diferentes rutinas en cada etapa de la gestión que simplemente adoptaba en función de las necesidades y mi vida.

 

Mucha cercanía y disponibilidad
Mucha cercanía y disponibilidad

Las redes sociales son para nosotros y no nosotros para ellas

En ese entonces trabajaba como asistente editorial y tenía esos minutos antes de salir al trabajo para ver, compartir y hacer comunidad. No existía el blog y mi vida era diferente. Hoy entiendo al cien el artículo de Carlos Bravo que muy a tiempo leí sin hacer mucho caso a sus sabias observaciones. “Lo jodido de escribir en blog“. Es un hecho que el proceso que llevé a cabo de una manera más instintiva que sistemática me favoreció en las primeras etapas de gestión. Sin el blog y con una comunidad muy pequeña a través del celular tenía mucha cercanía con los contactos. Me preguntaban con frecuencia sobre el whatsapp pero los mensajes directos funcionaban sin problema. Lo más rico de esta etapa fue la cercanía que logré establecer con un número limitado de contactos.

Unos meses después estuve en casa y con una rutina diferente, al menos con uno de mis contactos el chatwitteo era posible y frecuente. En este entonces mi comunidad empezaba a crecer de manera consistente y seguía la cercanía. Los mensajes directos a diferentes horas del día para recibir la primavera, a la hora de la comida. Algunos sin saber conmigo a la hora de la ducha; vaya intimidad y cercanía. A veces en cama con mi bebé en proceso de dormir a un lado. Sin la obligación del trabajo y las tareas de oficina es posible atender los mensajes sin interrumpir labores. Las cuestiones de la casa se manejan siempre de modo intermitente.

Nuevamente en oficina con horario de trabajo es preciso limitar lo que se comparte en horarios específicos: antes de iniciar el trabajo, a la hora de la comida y/o al llegar a casa del trabajo. Cuando bloquean las redes sociales el celular siempre es la opción.

Como vemos hay maneras de estar cercanos, de compartir sin demérito de las actividades del día: trabajo, casa, hijos, etc. Muchos piensan que estar activo en redes sociales es equivalente a convertirse en social networking addict

Social Media Zombies
Social Media Zombies

Recuerdo estar en la cocina sirviendo la comida con mis hijas regresando de la escuela y la bebé en la silla alta y recibir un MD de algún escritor. En aquel entonces mi comunidad era más de escritores. Por lo general los MD eran un saludo o contacto rápido que no requería mucho más que una respuesta corta. Muy posible y grato en medio de cazuelas, cucharas, un vaso que se derrama, una bebé que se niega a abrir la boca para comer y pide brazos. Salir de la conversación con niños a una conversación de adultos y con temas de interés común le da un plus a los días. Por su puesto con el celular, esto imposible en el ordenador.

Cuando iba a recoger a las nenas y estaba en la puerta del colegio también recibía MD que acompañaban mi espera. Me sentía muy acompañada, muy apapachada por mi comunidad de escritores cercanos, cálidos. Mis adorados poetwiteros besaban mi alma con sus mensajes y daban magia a mis días. La foto describe lo que era, miraba y sonreía con los regalos que recibía, la compañía, la cercanía.

La vida te cambia y ajustas lo necesario según el plan y objetivos

En un punto el blog es necesario. Para mi fue un paso natural y lo que seguía sin pensarlo. De entrada me implicó horas de desvelo entendiendo y aprendiendo las cuestiones técnicas de la publicación independientemente de la generación de contenidos. Escribía un artículo a la semana y me tomaba literalmente toda la semana prepararlo en función de los aspectos técnicos. Eso sin siquiera tomar en cuenta SEO, keywwords, nada. Dónde hacer click, como insertar imágenes, como instalar un pluggin, que pluggins quería y dónde los encontraba en fin. Eso me costaba uno y la mitad del otro. Evidentemente no tomaba horas de mis hijas ni de trabajo para hacer esto. Tomaba horas de mi sueño una vez que las nenas se iban a la cama. Los inters de comida para documentar y leer sobre los temas en fin. Mi vida no se detenía ni un ápice por el trabajo de redes sociales.

El blog demanda un compartir e interacción más estratégica y sistemática sin duda. Poco a poco fui dejando el celular a un lado. La comunidad empezó a crecer afortunadamente, los MD eran más numerosos y requerían una hora específica para darles salida. No podía con el celular contestar cada uno sin demérito de mi aquí y ahora.  Disfruto escribir, disfruto el blog, pero igual que los bebés el blog demanda más tiempo que los hijos grandes: twitter y FB y se lo doy con el cariño que atiende uno al más pequeño que te pide brazos y toda tu atención. En este punto increíblemente el celular a un lado me dio la paz mental que requería para el blog que literalmente te exprime el cerebro . Como tus bebés te exprimen toda la energía, el sueño. Pero no los ama uno menos y con el cuerpo en sus últimas de batería los mira uno crecer con satisfacción, orgullo y cariño.

Es erróneo pensar que para tener redes sociales saludables debes sacrificar vida

La vida es primero y cuando la vida te acontece las redes sociales se detienen lo que tengan que detenerse. Seguramente lo que está transcurriendo en la vida enriquecerá las siguientes interacciones y aportaciones que se hagan en redes cuando sea nuevamente posible.

No me hace falta el celular y soy perfectamente localizable en redes en los horarios de compartir. ¿Algo extraña?, ¿Algo diva?. Carolina Herrera no usa celular. Por su puesto yo no soy Carolina Herrera pero digo: si ella con todo lo que tiene que manejar sobrevive sin celular. Puedo hacerlo. No whatsapp definitivamente, este si me parece intrusivo. No lo tengo todavía, no en este momento con bebé blog.

En ningún momento, en ninguna etapa durante la gestión las redes sociales han interferido con mi vida; fuera de un sentimiento dulce y fuerte que por ahí apareció y se resolvió con salud. Tal vez, las redes han cuestionado y sacudido un poco mi auto-concepto. Cosa que normalmente la vida misma siempre hace, pero las redes sociales creo que ayudan mucho a enfocarlo de manera sana y productiva.

No alma no interacción
No alma no interacción

Hoy me parece que que hay más humanidad y cercanía en las redes sociales que en el celular. Es común estar en una sala de espera donde nadie se mira a la cara por tener la vista en el celular. Peor aún en una comida a la mesa donde los comensales no se miran a los ojos por atender llamadas, mensajes. El solo hecho de poner el celular en la mesa y mirar a alguien a la cara hoy en día parece un regalo un tanto prohibitivo, no común.

Parece increíble sentir más cerca a un extraño a quien no hemos visto nunca cara a cara y con quien interactuamos con cierta regularidad vía MD que con la persona que compartimos la comida en un restaurante debido al celular.

Entonces yo si…m… no celular por el momento.

BESOS

 

 

Posted on: 22 Abril, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: