Que nada ni nadie robe tus sueños

Sueños

Si pensamos en la vida como la única y última oportunidad que tenemos de hacer algo que valga la pena.  Si pensamos lo que debe sentir a quien le detectaron cáncer o sida. Si pensamos en los que viven con cualquier tipo de discapacidad. No podemos mas que sentir gratitud y compromiso. Porque todos ellos con sus dificultades hacen lo propio. No podemos hacer menos que ellos.

Todo lo que soñamos es posible. Todo lo que nos rodea fue soñado antes por alguien más. Alguien pasó horas de su vida para lo que ahora usamos en segundos. Somos uno con ellos y ellos con nosotros. El sentido de la vida es el servicio a la vida. Cuando conectamos de manera natural con esta parte cada cosa que hacemos empieza a tomar sentido. No allanará el camino, pero dará sentido a cada acción, logro o fracaso. Habrá pasión, aventura y conquista en el camino.

Podemos equivocarnos, podemos fallar varias veces pero cada vez surgimos siempre con un nuevo aprendizaje. Siempre hay algo más, mientras hay vida.

No hay que luchar con la vida, hay que andar con ella. No hay que cambiar nada hay que ser y hacer cada segundo lo mejor que podemos según nuestro entendimiento y recursos interiores y exteriores. La vida responde. Hay que poner atención a los mensajes antes de que se conviertan en problemas o en crisis.

¿Que sueños nos han sido  arrebatados por?….. ¿el destino?, ¿la vida?, ¿el gobierno?, ¿la crisis?.  Nada de eso es más grande que nosotros. Nada de eso es más fuerte que nosotros.  Antes lo hemos demostrado. Hoy estar aquí es ya una batalla ganada más allá de lo que podemos imaginar.

Tomemos eso que sentimos esfumarse y actuemos con todo lo que somos capaces por cristalizarlo, por concretarlo, como si fuera la última batalla a ganar. Si fuera el último deseo a conseguir, ¿cómo deberíamos trabajar por él? ¿si fuera lo último que nos queda cómo permitiríamos que nos fuera arrebatado por cualquier lógica extraña?.

Nosotros lo creamos, nosotros podemos concretarlo. Está en nuestras manos y solamente si nosotros permitimos que se desvanezca lo hará. Pero si elegimos trabajar día y noche cada segundo por ese sueño sin dar pie a que nada lo debilite será una realidad contundente. Será real como todo lo que hoy nos rodea.

Es nuestra vida, es nuestro sueño, nadie tiene derecho a manosearlo y destruirlo y pisoteralo y arrebatarlo de nuestras manos. Nadie lo ha visto solo nuestro corazón y ahí dentro nadie toca nada. Ahí dentro solo nosotros tenemos acceso.

Nuestro sueño está a salvo en nuestro interior, nuestras acciones coherentes con lo que vemos y esperamos tarde o temprano los concretan. Nadie dice que será fácil. Y después de concretarlo hay que seguir trabajando por mantenerlo.

Todo es arena y polvo y todo se esfuma sin trabajo constante, sin el alimento de nuestra energía, pasión y entusiasmo. Cualquier distracción puede ser excusa para mermar nuestra salud, amor, bienestar, alegría, lo que sea que alimente tu sueño. Pero si llegara a suceder sabemos también como re-construirlo. Está en nosotros, tenemos lo que hace falta y si necesitamos un respiro para tomar aliento, descansar porque vivir así agota. Adelante; descansa un poco, pero solo para respirar profundo, tomar fuerza y volver con brío.

ABRAZOS