Que lo que ha unido Dios no lo Separen las Redes Sociales

Este artículo me surgió de la generación de contenidos y las lecturas de Byung Chul Han. La siguiente cita sugiere una degradación del nosotros y una evasión de la interiorisación:

“la comunicación digital hace que se erosione fuertemente la comunidad, el nosotros. Destruye el espacio público y agudiza el aislamiento del hombre” (p. 75). Y culmina: “el exceso de información hace que se atrofie el pensamiento” (p. 88-89).

Mobile Zombies
Mobile Zombies

Es importante en todos los argumentos considerar siempre las posiciones contrarias. Poco haría para mi marca en pro de la Gestión de Marca Personal el evadir de manera totalitaria los argumentos contra el uso de las redes sociales y la “cosificación de las personas“. Siendo honestos hay muchos intereses detrás de la Gestión de Marca Personal que han favorecido y seguirán favoreciendo su crecimiento. Hay dinero y lucha por poder detrás de estos medios. Cada una de las redes sociales compite de alguna manera con la otra y por su puesto nos pueden manipular como usuarios.

Consciente de los intereses económicos detrás de los administradores de redes sociales, me queda claro que la Gestión de Marca Personal seguirá creciendo pese a cualquier filosofía y posición contraria. Tengo respuestas puntuales para los argumentos de Byung Chul Han pero eso es tema de otro artículo. Aquí solo cabe mencionar que para des huma-izarnos , des integrarnos y cosificarnos. No hace falta tecnología. Se han cometido grandes crímenes en nombre del amor, la justicia, y el bien a lo largo de la historia de la humanidad. Por otro lado también el ser humano ha evolucionado en miles de aspectos. Cada quien elige y decide con qué se queda.

Podemos  ser succionados por los intereses de quienes administran las redes sociales y a quienes les convienen que se usen más sus medios.  Podemos convertirnos en los zombies del uso de redes que se describen en la siguiente infografía.

Social Media Zombies
Social Media Zombies

¿Pueden ser en verdad las redes sociales causa de Divorcio?

¿Quien quiere vivir con un zombie de redes sociales?. Sin duda las redes sociales pueden ser la excusa perfecta para evadir problemas al interior de la pareja y crear separación. Puntualmente hablaré del caso de brillante mujer, casada con un hombre; como marido envidiable. Un matrimonio, en teoría estable con dos hijos. Ella contacta a un joven interesante por FB y tienen constantes y frecuentes conversaciones ardientes. El marido descubre las conversaciones, asume infidelidad y de entrada se va de su casa a un departamento. Al cabo de un tiempo decide “perdonar” a su esposa y ésta le pide el divorcio argumentando lo siguiente: “Estoy consciente que esta relación platónica con un jovencito puede desvanecerse en cualquier momento. Sé que no es un amor sólido. Pero al involucrarme con él entendí que ya no tengo nada contigo. Nuestra relación está perdida desde hace mucho tiempo.”

WOW

Actualmente divorciados

Las redes sociales pueden señalarse como la excusa, el villano en cuestión. Lo cierto es que como individuos. Tenemos o debemos tener poco más sesos que los zombies. He hablado del Coqueteo en Redes Sociales. Es un hecho innegable que no puede ni debe hacerse a un lado y/o minimizarse. No soy ninguna santa, pero por mínimo sentido común no se tienen conversaciones calientes en redes sociales y se guarda la evidencia. Por sentido común una conversación caliente no significa infidelidad factual. Bien dice en ese sentido Byung-Chul Han “La indignación digital no … es capaz de acción ni de narración. Más bien, es un estado afectivo que no desarrolla ninguna fuerza poderosa de acción” (p. 22). En este punto doy crédito a Byung. En las redes sociales se puede hablar, nos podemos proyectar, podemos idealizar pero entre todo eso. Son realmente pocos los que hacen, concretan, llevan a cabo, sacan de la virtualidad e insertan en la realidad.

El matrimonio es muy difícil; no por nada hay tantos divorcios.  Casi todos los que se casaron antes que yo hoy están divorciados. Parejas que para mi eran modelo de pronto me cuentan, me entero que alguno fue infiel, que perdieron sus caminos en el desarrollo profesional o la familia. Terminaron con dos vidas separadas bajo un mismo techo.

Ninguna realidad virtual puede ser más fuerte que el verdadero amor

No puede considerarse inocente e inofensivo el contactar personas y coquetear en redes sociales. Es real la conexión a nivel mental que puede tenerse con algunas personas. Es real la comunión de intereses y la empatía de valores que pueden ciertamente unir a dos personas con bastante fuerza para hacer tambalear una relación existente. Pero un amor real es una historia que hemos elegido escribir junto a alguien. Es nuestra elección. ¡QUE JODIDO¡ que Romeo o Julieta se pusieran el cuerno. El bendito himno de los enamorados valdría sorbete. No vamos a entrar en los niveles filosóficos de lo que es o no considerado infidelidad. Eso es punto de otro artículo: Marca Personal de Infieles.

Somos humanos y en el mundo estamos. Somos seres espirituales viviendo experiencias corporales. El verdadero amor es el punto de unión entre el cuerpo y alma con otro cuerpo y alma; por elección de ambos. En el momento que alguno de los dos tira la toalla el bote empieza a irse por la borda. “It takes two to Tango”. Los dramas, las peleas, la distancia son el resultado de las acciones de ambos y ambos decidimos hacia donde va el barco.

Las redes nos pueden jalar para evadir realidades pero ¿Quien puede preferir la evasión de la realidad a una auténtica realidad palpable?. Por ello justo en el artículo anterior hablo de como la vida nos salva. No faltarán tentaciones, obsesiones virtuales, esa sensación de tener la atención de una comunidad o de una persona en particular. Por grato que sea esa parte de redes, sabemos que es una parte pública que muestra una realidad parcial. Byung Chul-Han comenta que no existe distancia y que ésto hace que lo público y lo privado se mezclen. Para él la comunicación digital fomenta la exposición pornográfica de la intimidad y de la esfera privada.

Me parece verdaderamente inocente de Byung comentar que lo que hay en redes sociales es todo lo que hay que saber de alguien. Si la parte más densa de la gestión de marca está en el manejo del auto concepto. La parte más difícil  a trabajar es el auto descubrimiento. Si ni siquiera nosotros nos conocemos a nosotros mismos. ¿Como puede ser lo que está en las redes un claro espejo de toda la intimidad de un individuo?. Justo en mi artículo de Soy una Puta, una tonta una mentirosa hablo de lo que escondemos, de lo que identificamos y negamos de nosotros mismos. Ninguna realidad virtual por muy cercana que sea al individuo muestra toda su intimidad.

El hecho de que algunas personas publiquen lo que van a desayunar, muestren sus partes corporales, digan segundo a segundo lo que hacen durante el día. No quiere decir que es todo lo que hubo, hay y habrá en la vida de las personas en cuestión.

Pero volviendo al punto de lo virtual y lo real. Nada como sentarse a un buen buffete y tomar un rico desayuno o irse a la cafetería. Quienes siguen las “vidas interesantes de otros personajes”. En realidad añoran o quieren proyectar eso en sus propias vidas. Por ello nuevamente nuestra vida real nos salva de la imagen de vida virtual que los otros puedan generarse.

Se tienen ideas de “vidas perfectas en redes sociales” y los individuos y las parejas reales pueden comparar su realidad y sentir frustración en una vida de pareja con conflictos. No hay pareja perfecta, no hay amor sin conflicto. No hay vida sin cierto caos.  El caos es parte del amor auténtico. Todas las personas cambiamos; con suerte para bien. Hay que procurar que en esos cambios no vayamos en direcciones opuestas y en todo caso hay que negociar como pareja. De ahí que yo hablo de un plan

Un nosotros erosionado, atrofia de pensamiento, aislamiento agudizado…. y la manga del muerto

Digan misa, las razones para conflictuarse en el matrimonio pueden ser I N F I N I T A S . Entre ellas las redes sociales; como perfecta excusa para evadir la realidad, cuando algo anda mal. Pero está en la pareja voltear a verse mutuamente y hablar.  Es cierto que se pueden idealizar realidades desconocidas y pueden atraer más que la realidad que vivimos.

Nada más fuerte y contundente que un nosotros con una historia que nos salva del conflicto en el aquí y ahora. Todavía recuerdo los primeros días con mi esposo en un departamento vacío y periódicos colgando por todas partes porque estábamos pintando el departamento. El inicio de un nosotros está siempre lleno de ilusión, de trabajo en equipo. Mi madre; que en paz descanse me decía que si tuviera que elegir entre nosotros (sus hijos) y mi padre. Sin dudar optaría por mi padre.  Yo pensaba: “que cabrona! ¿cómo?, ¿no que los hijos es lo que más se ama?”. Pero hoy la entiendo, luego me decía: así estaríamos como empezamos. Solo él y yo… y así es. El día que mi padre murió ver el dolor de ella  al perder a su compañero de toda la vida me partía el alma. Se la pasaban peleando por tontería y media pero en sus elecciones importantes se mostraba el cariño.

Aislamiento agudizado, soledad en compañía. Lo sentimos, indudablemente. Es una realidad de nuestros tiempos. Para mi más que por las redes sociales por la falta de interioridad. La rutina y el ensartarse en mucho hacer sin ser. Comprometerse con un sentido de vida, identificarnos en el todo, contribuir con nuestros talentos a algún tipo de crecimiento, o desarrollo nos devuelve la integración al mundo. Mirar a través de los ojos el alma, sonreír y tocar con la sonrisa otros corazones nos devuelve, a nuestra pareja. Debe hacernos sensibles. No podemos ser gentiles, carismáticos con quienes tenemos lejos y groseros con quienes vivimos. No pueden los contactos virtuales hacer distancia entre dos que verdaderamente se aman.

 

 

Byung-Chul, Han. El Enjambre. 2nd ed. Barcelona: Herder, 2014. 112. Print.

Posted on: 5 Marzo, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: