¿Qué determina lo que es una buena inversión?

Cuándo podemos decir: “Este proyecto es oro molido”. Una buena inversión es aquella que exhibe un Valor Presente Neto (NPV)  positivo. Pero entre varios proyectos con NPV positivo hay que determinar el Riesgo.  Un dolar con riesgo vale menos que un dolar sin riesgo. Por lo que entre dos proyectos con NPV positivo hay que evaluar el nivel de riesgo. Esta es la tarea de los analistas financieros. Ellos nos dicen que a mayor riesgo mayor ganancia. Lo cierto es que determinar el riesgo de una inversión es hoy por hoy uno de los enigmas de las finanzas. Si los gurús financieros tuvieran la respuesta a este tema ya tendrían todo su capital invertido en esos proyectos que garantizan cierto porcentaje de ingresos seguros.

Por lo general lo que hacen los buenos inversionistas es no poner todos sus huevos en una sola canasta. A esto le llaman diversificación de un portafolio. Sabemos que unas acciones son menos afectadas por las fluctuaciones del mercado y otras acciones sufren mucho las fluctuaciones. Las acciones defensivas tiene poca fluctuación y las acciones agresivas tienen alta fluctuación tanto para bien como para mal. Se puede ganar mucho pero igualmente se puede perder todo.

Este proyecto es oro molido
Este proyecto es oro molido

Dos factores clave en una buena inversión NPV y Riesgo

NPV (Net Present Value) es el valor presente de los flujos de efectivo menos la inversión inicial. En proyectos que no estén cotizando en casa de bolsa podemos simplemente aplicar la fórmula que vimos para calcular el PV Valor Presente  y considerar los niveles de riesgo del sector, de la operación, del mercado. Hemos comentado que vale más un dolar sin riesgo que un dolar con cualquier nivel de riesgo. Dependiendo del sector en el que se encuentre el proyecto que vamos a invertir hay que buscar la línea de seguridad del mercado e identificar la posición de los proyectos. Lo que esté por encima de la línea es considerable, lo que esté por debajo de la misma no es opción.

Security Market Line
Security Market Line

En cuanto al riesgo  los analistas financieros nos van a recomendar comprar acciones con alto riesgo y esperar tiempo suficiente para que acumule suficiente. Lo cierto es que los verdaderamente ricos no hacen eso. Ellos mueven su dinero rápidamente en portafolios diversificados y con interés compuesto.

Inversiones que nos cobran la cantidad mínima y acumulan con interés compuesto. Son las inversiones que valen la pena.

Invertir en nosotros es garantía de oro molido en nuestras manos

Siguiendo estos principios de inversión. Lo que gastemos en capacitación, certificación, instrucción, aprendizaje, coaching nos da herramientas para reducir los riesgos de cualquier fluctuación del mercado. Para garantizar ganancias en cualquier circunstancia y para tener una vida satisfactoria.

Invertir en la familia es oro molido para el corazón y el alma

Lo que invertimos en los hijos, la familia en general no está, nunca estará en nuestras manos. Pero sin duda nos regresará mucho al alma y al corazón. Nos ahorrará riesgos de ver sufriendo a quienes amamos. Porque no hay mayor dolor que ver a quienes amamos en dificultad y no poder hacer nada por ellos. Darles las herramientas para que hagan lo que sea necesario en cualquier circunstancia es más que suficiente.

Cualquier inversión debe tener sentido de vida y foco

No importa cual inversión decidamos hacer. No importa cuan jugoso sea el resultado. Cuando se gana mucho dinero se gasta mucho dinero. Cuando se elevan los estándares por lo general alcanzamos la meta y queremos más.

Es increíble ver la cantidad de ingresos que manejan ciertas personas y no dejan de estar en dificultades financieras. La cantidad que podamos generar al invertir en un proyecto financiero estará dada por el valor presente neto, el nivel de riesgo, al menor porcentaje que nos cobren y el mayor tiempo de interés compuesto.  Pero lo que generemos puede no ser suficiente si nuestros gastos continúan creciendo con el dinero que generamos.

El nivel de satisfacción en nuestras vidas con una determinada inversión está dada por nosotros. Solo nosotros decidimos si valió la pena perder todo lo que teníamos por perseguir un sueño. Tal vez el último sueño. El dinero no nos da sentido de vida, aquello en lo que nos convertimos nos da auténtico sentido de vida. Por ello lo que decidimos invertir en nosotros y los que amamos garantiza por mucho mayor satisfacción y sentido de vida que una cantidad determinada de dinero.

De cualquier manera es bueno hacer inversiones inteligentes a interés compuesto para poder garantizar suficiente inversión en nosotros y los que amamos mientras vivimos. Pero bien claros que no tenemos que esperar a ser millonarios para hacer esto.