Proyectos que hacen una vida

¿Que nos levanta todas las mañanas?

Hay etapas en la vida que arrastramos la existencia; solo paréntesis espero. Pero sin duda lo hemos vivido. Hay etapas que nos ilusionan, nos hacen levantarnos al siguiente día y no podemos esperar para estar ya en lo que queremos hacer. Tal vez de ahí el asunto extraño de los Viernes tan excitantes para todos. Yo insisto; tal vez locamente que esa energía vital con que se toman los Viernes debería tomarse cada día de la vida. SI, SI, estoy loca, sería agotador, pero sería genial.

He tenido paréntesis oscuros, confieso haber deseado la muerte. ¡Que loca! ¿no?. Pero es cierto, también hubo algún otro paréntesis gris donde me preguntaba si la vida tenía algo mas que “eso”. Y vaya respuestas las que me daba. No entraré en detalles pero si hoy miro hacia atrás dentro de esos paréntesis hubo “proyectos” que me levantaban y me hacían mas que vegetar “vivir” aquí y ahora. Nunca es ese éxtasis de SI ESTO ES LA VIDA!!. Es esa sutil energía que cuando menos te imaginas ya estás al cien dentro de la actividad y te haz olvidado del resto, y realmente disfrutas el aquí y el ahora.

colorido

Durante el paréntesis gris organicé la fiesta de dos años de mi segunda pequeña, la comida, la decoración, los invitados, el servicio de animalitos de la granja para la casa. Me levantó varios días con ilusión. Me ocupó muchas horas durante varios días y el día de la fiesta, con frío, con dolor de espalda, con cansancio me tuvo en pie al máximo de principio a fin y ver a mi hija cargando los animalitos, dibujando, jugando fue un momento de vida que hoy sigo disfrutando solo al recordarlo. También la fiesta de Dálmatas de la mas grande. Hice peluches de dálmata para los invitados y en la fiesta de princesas hice cascos para todos los niños. La fiesta de Barbie, Plaza Sésamo, La Jungla; cada una me hizo varios meses de vida. Es una de las muchas cosas que disfruto de la maternidad.

 

CumpleBarbie1Pensamos que la vida ha de ser GRANDES proyectos

Si es suficientemente, difícil, retador, emocionante, creativo, para ocupar nuestra mente al cien por ciento por varios días se hacen parte importante de nuestro aquí y ahora y mas allá del momento quedan como huella, recuerdo, y logro. No necesita ser un proyecto millonario, puede ser una modesta pero genial idea. El suéter hecho a mano y pensar con que lo vamos a combinar. La parrillada del fin de semana con los amigos. La reunión de los amigos de la Universidad.

La vida es una secuencia de eventos idealmente con variedad para las diferentes dimensiones de nuestra vida. Podemos en algún momento tener una de las dimensiones un poco estrellada, opaca, pero sin duda alguna de las otras tiene algo, de lo que podemos tomar para mover el día con emoción.

Hay periodos particulares donde casi todo parece perfecto. Nunca hay un momento de absoluta, total y completa felicidad al cien por ciento. Siempre hay un algo en un rincón que desearíamos diferente, mejor en algún sentido; que se yo. Eso no tiene que ser la sombra de la felicidad. Es por el contrario el punto a trabajar, la siguiente meta, el siguiente reto tal vez.

Así fue que Geneva Vanderzeil de pronto movió su vida de su oficio: City Planner a su blog de ideas creativas. Así es que puede ser nuestra vida si elegimos que así sea. Una serie de pequeños, modestos pero geniales proyectos alrededor de los cuales puede girar nuestra vida. Como ha sido la de Geneva solo por citar un ejemplo.

La cosa mas pequeña y elemental puede ser la siguiente fuente de ingresos

Ese tipo de cosas que nos llenan y nos apasionan, nos impulsan a “querer hacer” mas que contratar el servicio.  La parrillada por ejemplo es todo un arte saber las cantidades por persona, los vinos, la disposición de los alimentos para los invitados, el punto ideal de calor, de cocción, los acompañamientos. Hay empresas como El BuenBife que se dedica a eso. Es tan grato el momento con familiares y amigos, que te hacen mas que un día, varios días y bellos recuerdos mas allá del momento.

Las ideas de Geneva un día se fueron a un blog y al cabo de unos años se convirtieron en su forma de vida. Hoy tiene una marca personal que sigue evolucionando.

El punto no es simplificarte la vida sino disfrutar el momento

Cuando se tiene en mente el mínimo esfuerzo, el resultado inmediato, lo sencillo y fácil, lo no estressante podemos perder el foco de cosas que valen la pena. Me gusta hacer el pastel de queso para mi esposo, porque es su favorito y  me molesta un poco  cuando familiares y/o amigos me dicen; ¿para que te complicas?, mejor cómpralo.  No me estoy complicando, quiero tomarme el tiempo para hacer algo que se que él disfrutará, que seguramente mis hijas verán y querrán ayudar. El momento en el que lo haces piensas en la persona y disfrutas el momento desde antes de estarlo comiendo. No es lo mismo con el pastel que sale de la panadería.

Las fiestas de cumpleaños las disfruto por todos los meses que las estoy preparando. Si llega un punto que me saturo del tema: la granja, Plaza Sésamo, Princesas, Frozen, Barbie, etc. Pero llegado el punto en que el dia a dia se complique efectivamente, deje de ser grato, disfrutable y se convierta en una presión. Es el momento en que debe uno relajarse y cambiar el plan ahora sí para simplificar.

Estoy haciendo una falda de tul con listones. Me ha tomado varias semanas, quiero pegarle el top para hacerla vestido, encontré una blusa que no usaba que le va muy bien. El tono no es perfecto ligeramente mas oscuro, así que pensé. Mejor lo uso como patrón y hago otro top que vaya bien con la falda. Pero si hago eso, el proyecto se alarga y puede significar varias noches sin sueño. Así que usare los días festivos que vienen para solo pegar la blusa a la falda y decorar ambas con los listones para dar uniformidad al conjunto.

Encontrar el balance entre tomarse el tiempo y hacerlo. No es siempre tan obvio. Las fiestas las preparo con meses de anticipación, porque hago muchas cosas durante el día y dedico un tiempo corto por varios días a eso. Si algo empieza a implicar estress, molestia, desgaste, el objetivo inicial se ha perdido. También por su puesto he comprado el pastel de queso cuando  no tendré tiempo y quiero igual complacer el paladar de mi esposo. Hoy quiero hacer los tamales de la candelaria porque, es oportunidad de hacer un dinero extra, me recuerda mi infancia y a mi madre querida. Así que me complico con hacer en lugar de comprar los tamales, pero me simplifico en el molino comprando la mezcla batida. JA!! casi nada.  Es la friega de los tamales, la batida.

Los colores de la vida no solo vienen de los momentos gratos

Los retos y algunas dificultades libradas, algunas complicaciones en el camino al cabo del tiempo son memorias increíblemente gratas.

CumpleDalmatas1

Estos perritos no fueron fácil de hacer. No fue fácil encontrar el peluche con manchas; hice pruebas para teñir tela. Encontré un material diferente; una tela lisa con manchas blancas, que usé para pruebas y cuando le enseñaba a los niños o amigos las pruebas: me decían: “que linda vaca!”, luego me dijeron “qué lindo zorro!”, cuando me dijeron “que lindo dálmata!”. Ah!!! Dios bendito! lo logré. También me decían: ¿porqué no los compras?.  Yo los quería pompuditos, echados y con esa carita tierna. En todo internet no había dálmatas como yo quería.  Y no me daba la gana comprarlos. Me salía mas barato hacerlos y quedaban como yo quería. Hay fiascos que en el momento te causan gran decepción pero al transcurso de los años te dan risa. Mis hermanos mayores vendían periódico cuando eran niños. El penúltimo en su primer día de trabajo se perdió,  y para encontrar a los otros al final del día pagó un taxi. El taxi le cobró todo lo que había ganado, él mas lo que habían ganado los otros tres. El taxi solo le dio la vuelta a la calle. Esta historia era una risa cada navidad que nos reuníamos. Por su puesto ese día para ellos fue una tragedia.

Abracemos lo que sea que nos ilusiona y poco a poco lo demás toma color

Empezar un nuevo programa de ejercicio a veces es mas la inscripción al club, o la ropa linda de deportes que uno se ha comprado, o la reunión con los cuates y el tiempo “después” de la actividad. Tenía un grupo de amigas en la clase de cosmiatría que cada que teníamos práctica de masaje reductivo llevaban un pastel de elote para después de la sesión. Tomábamos el café y comíamos MUCHO pastel de elote después del masaje reductivo. También con las amigas del gimnasio, después de la sesión de aerobics saliamos por las gorditas, la torta de tamal y el atole de masa. Y decían: “para eso hago ejercicio para tragar como me gusta!”. Que diversión.

Un día, varios días, un momento. Eso es la vida. Al cabo de los meses, de los años, las memorias de todos esos momentos juntos son lo que hacen nuestra vida hoy y siempre. Durante el paréntesis gris recuerdo un día especial que una amiga vecina tomó su día libre de trabajo para llevarme a mi y a mis hijas a un restaurante a comer. Yo no tenía trabajo y no tenía con que pagar el restaurante. Ella lo pagó y nos llevó en su camioneta. Fue una bella tarde que me sacó de la nube gris con mis nenas. Nunca dejaré de agradecer esa tarde. Hoy recuerdo hasta con cariño esos días, se que el sentimiento era muy poco grato. Hoy agradezco que sea pasado.

A finales del tercer embarazo tenía amenaza de aborto. No debía moverme, de hecho me era muy doloroso hacer casi cualquier cosa. Y solo podía literalmente llevar a las nenas a la escuela y recogerlas a la salida. Tenía ayuda doméstica de entrada por salida.  Una amiga de la universidad salía de su trabajo y me llevaba de comer, le daba de comer a mis hijas y esperaba a que llegara mi marido para irse a su casa. Fueron momentos muy difíciles, pero en medio de esos momentos hubieron 2 fiestas de cumpleaños que disfruté al máximo: La de Barbie y la de princesas. Antes de la incapacidad y mientras podía moverme, estaba en el área de sistemas, en la sección de tarjetas de crédito trabajando al máximo de mi capacidad, en el horario de comida recogía a mis otras dos hijas, las llevaba a la casa, les daba de comer, esperaba a la nanita y regresaba corriendo al trabajo.

No todo es dificultad, ni todo es tristeza. A veces vemos del vecino(a) una maldita vida perfecta. Pero realmente todas las vidas tienen su color, sus matices, sus dificultades, retos y alegrías. ¿Que nos ilusiona hoy?, ¿que nos ocupa hoy?. Gestionar las redes sociales para tu marca personal puede ser un proyecto. Empezar hoy puede ser un móvil. No saben lo lindo que es conectar con alguien a distancia y en la distancia acercarse. Es una gran satisfacción ir poco a poco creciendo tu red de contactos. Es todo un reto la estrategia para conseguir visibilidad y luego usarla con buen provecho. Es un plan que bien vale la pena y puede levantarnos por las mañanas.

Suerte en el camino.