¿Porqué no tengo lo que deseo sino todo lo contrario?

Quiero amor y encuentro traición y abandono, quiero paz y encuentro enemistades, quiero abundancia y me enfrento con la miseria, quiero salud y sufro enfermedad. No solo esto sino que me dicen que yo manifiesto todo eso en mi vida y no entiendo esos carajos procesos mentales que me han puesto donde estoy que no quiero estar.

shutterstock_202977598-656x437

En mi artículo de ayer comenté como algunas experiencias en nuestra vida se repiten como patrones generando la creencia de que así será siempre. Una vez que la experiencia crea emociones y reacciones se integra a nuestro cerebro como un concepto que condiciona nuestro comportamiento y nos marca patrones pre-establecidos para nuestra vida. Vivimos experiencias que crean emociones y sentimientos y modifican nuestra estructura cognitiva. Agregamos nuevas afirmaciones que rigen nuestra conducta y creamos patrones de comportamiento e interacción.

  • Así surgen afirmaciones como:
  • Yo no puedo cambiar
  • El amor no es para mi
  • Estoy viejo(a) ya no estoy para ….
  • Todos los hombres son malos
  • Todas las mujeres son unas zorras
  • Amor y dinero no van de la mano
  • Si tienes dinero nunca tendrás amigos
  • Si tienes dinero pierdes tu libertad y paz interior

Nuestros patrones de conducta nos conectan con realidades que afirman esos conceptos. En mi artículo: Las emociones, conceptos, preguntas y ojo editor moldean nuestra vida explico como vemos, y enfocamos en la vida aquello que está en nuestro cerebro. Las preguntas que lo condicionan, los conceptos que gobiernan nuestro pensamiento y las emociones y sentimientos que surgen  a partir de ellos.

Este tipo de creencias tienen raíz en el interior de nuestro cerebro y fueron el resultado de la infancia temprana o experiencias que tal vez no  vivimos pero de las que fuimos testigos. Muchas de estas afirmaciones las tenemos tan profundas en la mente que ni sabemos lo mucho que dominan nuestras acciones a nivel inconsciente. No sabemos cual de todas las afirmaciones es la que nos conduce una y otra vez al mismo túnel.

La vida es sabia y podemos confiar en nuestro juicio

Sabemos lo que si y lo que no nos va
Sabemos lo que si y lo que no nos va

En el articulo de ayer comenté que el aprendizaje se da por etapas. Lo que no aprendemos a la primera con toda seguridad se presentará mas adelante en nuestra vida y así será una y otra vez hasta que logremos el aprendizaje necesario. Seguiremos dándonos de topes con la misma pared hasta que comprendamos lo que nos coloca en el inicio de la cuesta. Es regla, si tenemos un patrón repetitivo hay algo que debemos regresar, revivir, analizar, aprender e integrar para poder crecer y pasar al siguiente nivel.

Ninguna realidad se conceptualiza totalmente sin conocer sus opuestos

Como docente hice mucha investigación sobre el proceso de conceptualización, adquisición y acomodo de ideas en el cerebro. Se que cada vez que integramos un nuevo elemento a un concepto previamente visto hay que llamar a colación el conocimiento previo para poder integrar el nuevo elemento y completar el todo. No por nada la vida es la mejor maestra. Si queremos amor nos muestra: egoísmo, abandono, indiferencia y no falta quien en el camino se engancha con cualquiera de estos pensando que es una parte del amor o que así debe ser. Hoy entiendo que hay que saber, vivir, sentir, sufrir con toda la piel y los sentidos bien puestos aquello que no es lo que buscamos a modo de identificar y encontrar sin fallo lo que tanto anhelamos.

En mi libro Una Historia para Compartir comento como buscaba el amor pasando de un fracaso a otro. Deseaba formar una familia pero en realidad tenía miedo al típico rol de la mujer mexicana madre y esposa. Soñaba con encontrar alguien que valiera la pena, pero en realidad creía que los hombres no eran confiables; esto último no lo menciono en el libro, pero es así. El momento en que me di cuenta de mis patrones de pensamiento gracias a que una amiga me hizo ver que todos los pretendientes terminaban conmigo para “casarse con otra”. Me vi obligada a ver el patrón que me ocasionaba esos rompimientos.

 

Cuando no tenemos miedo a sentir, a vivir, a experimentar crecemos
Cuando no tenemos miedo a sentir, a vivir, a experimentar crecer

Mientras más conscientemente vivamos el aquí y el ahora para tomar las lecciones necesarias, menos tendremos que repetir experiencias desagradables y más rápido podemos pasar al siguiente nivel. Y  si es posible: el amor existe, la abundancia, la felicidad, la paz, la salud, la prosperidad. Son una realidad que está a nuestro alcance, está en nuestras manos. No somos veletas del destino. Podemos crear condiciones que favorezcan la vida que deseamos. Pero no es mágico, ni inmediato.

Una vez que hemos experimentado un concepto de manera profunda en lo que es y no es. Cuando hemos vivido y sentido el todo estamos mejor preparados para enfocar al cien por ciento lo que queremos, lo que no queremos. Podemos llevar a cabo las acciones necesarias para hacerlo realidad y conectamos con las personas correctas descartando todo lo que nos distrae o nos aleja de nuestro objetivo meta.  Algunos tenemos que experimentar mucho hasta entender, otros avanzan rápido en el aprendizaje. Algunos logran efectivamente aprender de experiencia ajena, otros necesitamos experimentar en carne propia cada recoveco para ver con claridad.

BESOS