Percepciones versus Realidad versus Expectativas

alley

A estas alturas del año se da mucho el hacer un alto en el camino y re-plantearse cosas en la vida. Es típico hacer la lista de propósitos de año nuevo. El ambiente  empieza a cargarse con energía que nos impulsa a ciertas acciones ya sea por que hay dinero, porque hay tiempo, porque hay espíritu. O también por la ausencia de todo eso y estar en el punto de no mas eso. En fin. Sea cual sea el filtro que apliquen para llevar a cabo el análisis hay que enfocar y aclarar la diferencia entre percepciones, realidades y expectativas. 

“Somos esclavos del pasado, de  nuestros hábitos, expectativas y esquemas que limitan lo que vemos y analizamos.”@virginiog

Nuestros conceptos y creencias nos hacen ver la vida de una manera y llevar una rutina que según nuestra percepción es la única alternativa posible. La rutina es el resultado de creencias firmes, de patrones de conducta que generan una realidad tangible.

Cualquier cambio de resultados implica ir un poco en contra de nosotros mismos. Debemos ir en contra de una rutina que no nos ha llevado a donde esperábamos. Hay que buscar patrones funcionales que nos ayuden en el proceso y así si nuestra meta son los idiomas: buscamos el método infalible que nos enseñe lo que no hemos sabido hacer hasta ahora, si nuestra meta es la condición física buscamos también el método, lugar, entrenador que nos garantice el cuerpo de fisicoculturista.  Estas son oportunidades de venta para profesionistas en diversas áreas y momentos de posicionamiento para marcas personales en imagen, negocios, emprendimiento, lifecoaching, que muchos tratarán de aprovechar ofreciendo la llave mágica.

A nivel personal estos son momentos reales de interioridad donde  cuestionamos nuestro camino, nuestra existencia toda. Se puede con mucha facilidad pensar que lo que se ha hecho hasta el momento ha estado mal y debemos enderezar el camino. Se puede con mucha facilidad sentir que no se ha logrado mucho comparado con lo que se tenía en mente. Tal vez hicimos cosas en las que creíamos al cien y no dieron el resultado esperado. Esto puede traer frustración: expectativas menos realidad igual a frustración. En estos momentos de interioridad las buenas decisiones dependerán de una visión objetiva donde las percepciones sean cuestionadas en función de los conceptos que las rigen, las realidades sean evaluadas con objetividad y las expectativas sean ajustadas en función de los nuevos conceptos, y las nuevas realidades.

Adquiere nuevos conocimientos y ajusta tus percepciones de la realidad

En el primer punto es muy importante cuestionar la validez de  los conceptos que rigen nuestra vida. Sobre todo los conceptos abstractos trascendentales: vida, amor, felicidad, éxito, fracaso, justicia, pasión, bienestar. La mercadotecnia nos mueve de lo tangible haciendo creer que lo intangible caerá automáticamente en su lugar y no es así. De hecho es al contrario. Se empieza y se mueve desde el interior intangible hasta crear realidades concretas tangibles. Ejemplo: el amor quien cree firmemente que el amor no existe y que todos los hombres son unos perros y todas las mujeres unas interesadas,está destinado a estar solo(a).  Cuando se relacione con alguien con estos conceptos en mente usará a las personas en función de estos conceptos. Si se cree que el amor es real , eterno, firme, que es la esencia del ser humano, que mueve montañas y se conduce de acuerdo con este concepto. Encontrará y conectará con quienes creen lo mismo y su vida producirá realidades tangibles acordes.

Confiar en nuestros conceptos de manera absolutista es tanto como estar ciego, tocar el mundo y describirlo en función de lo que hemos tocado como se describe en la parábola del elefante y los ciegos. Nadie tiene la verdad absoluta. Ninguna verdad es permanente e inmutable. Del caos y el quiebre surgen siempre nuevas realidades que desconocemos. Hay que ser aprendices eternos, escrutadores insaciables. Solo así podemos acercarnos un poco mas a la realidad.

Te aseguro que lo que tu crees muy real no lo es

Todos hemos experimentado fiascos y lo cierto es que estábamos equivocados. Tenemos información incompleta cuando nos basamos en conceptos sin experiencia, o en conceptos absolutistas, regionalistas. Una realidad tangible no aplica de manera invariable en todo el mundo. Escuchar, observar, integrar, experimentar nos acerca mas a realidades concretas tangibles.

Ajustemos continuamente nuestros conceptos

Es indispensable; si damos el paso anterior ,mantenernos en una dinámica continua de ajustes. Los ajustes se dan por edad, por nuevo conocimiento, por nuevas experiencias, por nuevas tecnologías. Todos estos elementos generan nuevas realidades de manera continua.

Busca al mejor en su área y déjate guiar por su experiencia

Es necesario intentar lo que nunca hemos hecho antes, romper la rutina y los esquemas con una buena guía. Dependiendo de los cambios que queramos lograr; es importante investigar  un par de opciones y apostarle a la que hace click con nuestras necesidades personales reales. Aquí es donde la marca personal tiene siempre un plus. Quien quiera que tenga suficiente y sólido respaldo es garantía de buen resultado.

Soltemos

Nuestra vida, nuestra realidad presente es el resultado de nuestros conceptos. Si nos atrevemos a soltarlos, y nos dejamos guiar por un buen profesional mostraremos crecimiento acelerado. Nos sentimos seguros con nuestros conceptos y creencias. Soltarlos es difícil, nos causa ansiedad, nos produce desconfianza. Pero debemos estar claros que lo que hemos manejado no ha dado los resultados esperados, por lo que quienes están donde queremos estar son los indicados para decirnos que hacer y como.

Realidades objetivas y ajuste de expectativas

De la vida lo importante es vivir. El logro de metas es muy satisfactorio, es empoderante, pero no es el objetivo. In numerable cantidad de personas se ensartan en competencias por alcanzar, por lograr, por tener. De estas acciones les resultan una serie de sentimientos que les hacen ver su vida de manera pobre y reducida.

Cualesquiera que sea nuestra realidad presente, es el resultado de un camino andado, de elecciones que si bien no resultaron como esperabamos, en su momento fue lo mejor que podíamos hacer. Pero no nos encadena a seguir en el mismo error. Ni nos condena al fracaso futuro o a crucificarnos por no haber logrado lo esperado.

Ninguna realidad puede o debe evaluarse en función de un solo punto de vista

Todos somos víctimas en nuestra película y villanos en la película de otros. Lo real es que tenemos un poco de ambos lados. Si las personas que están a nuestro alrededor no nos perciben como esperamos; es un hecho que debemos hacer ajustes en nuestro sistema de comunicación verbal y no verbal.

Si alguien nos da una respuesta que no esperábamos ni deseábamos. Tal vez no le hemos dado oportunidad de conducirse de otra manera. Así como nosotros estamos en búsqueda y ajuste. El resto del mundo también lo esta. Leo mucho en función de mover a la gente  a la acción. Se cuestiona mucho la auténtica voluntad de las personas de hacer cambios de lograr objetivos. Lo cierto es que cada quien tiene su propio paso, su propio cronómetro. Cuando no estamos listos, no estamos listos.

Es cierto que jamás estamos listos al 100% para algo. Pero me refiero a estar convencidos y ciertos en hacer lo necesario para dar un paso determinado. Ya sea entrar a un programa, casarse, tener hijos, emprender, iniciar una maestría, un doctorado, etc.  Precisamente porque  en el momento que se dé el primer paso se está ya de lleno en otro plano. No hay un medio embarazo, una media maternidad, un medio matrimonio.

Sumergirnos al cien bien conscientes de los pros y contras

Nadie sabe lo que es el parto hasta que está en él. Nadie sabe del matrimonio hasta que se casa, ni del emprendimiento, ni de escribir o bloggear. Pero una vez sambullidos en las aguas hay que gozar y explorar los recovecos, aprender, crecer, disfrutar el camino, aguantar las cosas no tan gratas que naturalmente vienen con cada elección de vida. Nada es cien por ciento solo rosas y felicidad.  Yo se hay quien quiere de a poco ir metiendo un pie y si no le gusta rápido lo saca. Si hacemos esto no vivimos la experiencia completa y no nos deja el enriquecimiento que debería. Una vez decidido hay que ir por TODO con TODO lo que implica y poner alma, corazón y vida hasta que sea necesario. Bien claros que puede fracasar porque siempre es una opción y que lo que sea que no funcione requiere ajustes. Ni mas ni menos.  No se vale caminar mirando la meta sin disfrutar la vista a lo largo del camino, las personas que encontramos, los altos y bajos. Todo importa y es preciado. No solo llegar y lograr.

La gratitud es ver nuestra vida con objetividad

Tenemos mucho que agradecer y las condiciones de nuestra vida no se comparan con las condiciones de muchos otros. Mirar lo que tenemos, somos y hacemos comparado con lo que quisiéramos. Invariablemente nos pone en desventaja. Nuestra naturaleza o tendencia siempre es hacia la excelencia y estamos lejos de ella. Lo que hoy tenemos, somos y hemos logrado a lo largo del camino es mucho y digno de agradecer y compartir con generosidad y alegría.

 

GRACIAS

 

Posted on: 16 Diciembre, 2014, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: