Nuestros números cuentan y hacen la marca

En esta ocasión no se trata de los números en redes sociales sino de los flujos de efectivo en nuestro histórico laboral. Soy Administradora Industrial, tengo una maestría con especialidad en fianzas y sistemas y un título técnico en contabilidad. He dado servicios de enseñanza de idiomas a empresas y he comercializado materiales pedagógicos que yo misma diseñaba y estoy lejos de tener independencia financiera. El punto de esto es que los conocimientos y el emprendimiento no son garantía de independencia económica. Por mí, por mis hijas y quienes creenen mí, tengo la obligación de mostrar la manera en que limitamos nuestro crecimiento financiero, debido a conceptos, actitudes y o falta de foco.

Decisiones que generan productividad

En mi curso para eliminar bloqueos me pidieron visualizar un jardín para analizar mi situación financiera, y con honestidad me pareció una jaladita y pérdida de tiempo. Sin embargo no me cierro y lo hice. Hoy agradezco la metáfora que no pudo haber sido mas contundente de lo que fue. Mi padre campesinno y luego obrero, tenía una huerta en Michoacán y de él aprendí que los ingertos para mejorar cosechas toman mucho trabajo y años de vida. Una vez que nuestros árboles dan fruto podemos respirar un poco mas, trabjar un poco menos. Decidir qué árboles sembrar, qué ingertos trabajar determina la bonanza y utilidades de la huerta en el futuro. Pude concretamente conectar los estudios, actividades de ocio, gestion de marca con los árboles frutales que requieren tiempo y dedicación y en un momento darán fruto en diferentes medios, requería cuidado. Debemos ver los cambios que podríamos llevar a cabo.

Un jardín sin hiedra, y fruto sin trabajo pesado y continuo son posibles previa dedicación y consciente elección.

. Las ganancias se materializan en paz, momentos de alegría, amigos, habilidades y deben también correlacionarse con flujos de efectivo. Mi foco fuerte ha sido siempre hacia la paz, mis tesoros han sido los afectos. He tomado con ligereza los flujos de efectivo. En el momento que convertimos algo en una meta y nos disponemos a hacer lo que sea necesario en nuestras manos para cristalizarla. En ese momento empezamos a cambiar cualquier situación.

Números que determinan los flujos de efectivo

Colocar conceptual y filosóficamente el dinero por debajo de todo lo demás limita su crecimiento. Todos tenemos números mágicos; la cantidad que interiormente nos da paz y seguridad. La cantidad con la que decimos: es suficiente. La cantidad en el banco que nos da seguridad. La cantidad que nos permitimos gastar. Decir… es mucho, es poco, es suficiente marca los límites de nuestros flujos. Hay cantidades hacia arriba y hacia abajo que nos ponen nerviosos. No estamos plenamente conscientes la manera en que esto topa nuestros flujos de efectivo hacia un lado y otro.

El número mágico total tiene números secundarios (flujos que en total acumulan el número mágico). Sueldo, ingresos extra, servicios extra. Nuestra burbuja conceptual marca las formas válidas de generar esos flujos. Pensar que solo un sueldo y 1 empresa puede producir ingresos limita la forma de generarlo. Las creencias sobre las relaciones y el dinero , las habilidades y el dinero. Los valores y el dinero nos dice no, o si con respecto a nuestra variedad de posibilidades.  Los sentimientos atados a esas relaciones con el dinero también amplían o cuartan el abanico de posibilidades.

Un ingreso mensual, un ingreso anual total, el cobro por un servicio. Claramente siempre estará en el rango de nuestro estilo de vida, lo que consideramos de vital importancia. Tendremos dinero suficiente para cubrir eso. Cuando no lo hay nos sentiremos miserables. Pero lo que es un lujo para alguna persona es una miseria para otra. Mi padre obrero  con sueldo mínimo cuando tenía un extra en su sueldo iba al super y compraba pedacería de jamón que es mucho mas barata que las rebanadas de jamón. Eso para mi padre era un lujo. Recuerdo un amigo fotógrafo que me contó que su mamá; madre soltera cuando tenía un extra le agregaba pedacería de jamón a la sopa de munición. Y es para mi amigo su platillo favorito. Una navidad nuestra cena fue una charola con sándwiches de pan de caja y rebanadas de jamón. Eso era un lujo en verdad.

La vida muy generosa mas adelante me dio la oportunidad de paladear una sopa de almeja en San Francisco, Un Bagel de salmón en Nueva York, varios deliciosos buffetes en diferentes ciudades de Canadá. Un vino rosado y unos medallones de langosta , codorniz en lujosos restaurantes en Chicago, California, Hawaii. Sin embargo hoy lo que mi estómago añora es un buen bolillo con frijoles de la olla que mamá siempre tenía en la estufa pero si me invitan un buen vino rosado y una langosta los acepto con gratitud. Nuestra, necesidad, nuestros estándares y nuestras experiencias de vida marcan los flujos de efectivo para hacer posible eso que visualizamos, mentalizamos, añoramos y deseamos vivir. Quien hubiera visto a la pequeña greñuda y chamagosa viviendo en una vecindad de barrio bajo jamás habría pensado que iría a Hawaii, Nueva York, Chicago, Chile, Paris, Hamburgo, Holanda. Pero esa pequeña si lo soñó y en un momento dado lo materializó.

Experiencias que determinan los flujos de efectivo

Un niño naturalmente piensa en la abundancia y conecta con ella. Los adultos nos van coartando con “la realidad”, “la coherencia”, a un niño que inocente y dulcemente pide difícilmente se le niega algo. Luego los adultos nos enseñan que no es seguro pedir, que tiene riesgos y nos pone en peligro. Nos “educan” condicionando nuestra mente a una sola manera de generar efectivo. “el duro trabajo”. Creo que en algún otro artículo comenté que a los 6 años yo hacía dibujos y si les gustaban a mis amigos de la escuela se los vendía. También recolectaba de la basura ositos de las botellas de Vodka. Me parecían tan lindos y con todo y su cadenita. Yo pensaba, si a mi me agradan seguro a alguien mas también le agradarían y me los comprarían. Efectivamente me los compraban. Veía a mi madre hacer sus vendimias y yo hacía las mías. De adolescente tejía carpetas para los muebles y las vendía para pagar mis clases extra de idioma. Siempre tengo algún business alterno que en tanto, cuanto recibo lo que quiero bajo el estress o guardia y estoy consciente que podría hacerlo crecer, pero elijo no estresarme mas allá, porque mis prioridades son paz interior y afectos. No me agrada conflictuarme. Eso debo reconocer ha marcado límites en mi crecimiento que hoy en día podría ser mucho mayor.

Los tipos de trabajo que desarrollamos y con los que generamos nuestro flujo de efectivo resultan de las experiencias de vida. La marca personal abre un abanico de posibilidades infinito y nos permite ver la gran variedad de áreas en las que un individuo puede desarrollarse y generar ingresos. Los modelos pueden ser: asalariado, outsource, empresarial independiente, combinación de varios. Quienes me conocen siempre que nos reunimos me preguntan invariablemente: “y ahora en que andas”. Saben que siempre habrá algo extra, diferente. Cuando trabajaba como analista de sistemas con formato “homeoffice- oficina”. Estaba todo el día con mis hijas, iba a sus fiestas de cumpleaños, por su puesto cargando el equipo y super conectada todo el tiempo. En cuanto me localizaban para solicitar alguna información me conectaba donde estuviera y hacía los envíos necesarios. Luego continuaba con mi vida con las nenas. ¿suena ideal?. Realmente era bien pagado, se ajustaba a mi sistema de vida con 2 hijas y un embarazo en proceso, pero debo reconocer que era estresante tener trabajo y casa en el mismo lugar, hacer la separación y manejar tu caos personal no es cosa fácil. Con una recién nacida y 2 hijas mas, este modelo ya me resultaba un sobre-salto, no conveniente, no manejable a pesar de estar muy bien pagado.

En mis ratos libres, que como tal son nulos, mas bien los encajo con martillo entre tarde, tarde-noche, fines de semana sigo creando opciones en alianza con amigas y en función a lo que todas hacemos que no quede muy fuera de nuestro día a día. Para todas esto son ingresos extra e indudablemente trabajamos con disciplina en lo propio y en el extra.  12963788_128912057509714_311322183750425290_n

Si esperamos que haya tiempo extra para algo, ese momento jamás llegará. Hay que forzar un poco esa magia y realmente las cosas fluyen estando dentro empieza a surgir.

13061965_141277209606532_2539450317374132015_n 13010814_1129644317059081_1268720018240746500_n 12994446_1129674317056081_2924687888770794424_n 12439378_1129547567068756_9028116322389352688_n

 

 

 

 

 

 

 

 

Somos nosotros y no las circunstancias que determinan nuestros números, fuente y cantidades del mismo. Visión y actitudes, intuición, búsqueda de oportunidades, generación de posibilidades al fin y al cabo lo que concreta algo constante y sonante. No es la situación económica o política, mas como nuestro propio condicionamiento hacia la variedad de posibilidades ante nuestros ojos para generar flujos de efectivo.

Un concepto, una marca, flujos garantizados

13000118_128897454177841_8923954958183728237_n

Una diseñadora gráfica, una banquetista y emprendedora, una organizadora de eventos, una especialista en scrap, una repostera. Y todas aprendemos de las otras un poco y le entramos a todo. La especialista en Scrap me ha ayudado a mejorar mi técnica y me ha conectado con las especialistas en ello. Con la diseñadora gráfica he desarrollado el diseño de varios productos incluyendo esta asociación. De la repostera he aprendido sobre materiales, técnicas y precios. Todas aportamos, todas crecemos y finalmente generamos flujos favorables en diferentes sentidos y una variedad de combinaciones. Surge algo para cada una de manera incluso independiente.

Tomamos un requerimiento y generamos el concepto visual a partir del cual se materializan los diferentes servicios de decoración, alimentos, unificando tema, diseño, colores. Se ajustan los precios a la necesidad del cliente jugando con la variedad de materiales, tamaños, cantidades etc. Tenemos servicios, suministros y talleres. Pero mas aún es parte de lo que todas hacemos. Yo continuamente preparo todo esto para mis hijas y familiares. Llevarlo al siguiente nivel es solo aprovechar el trabajo que de cualquier manera ya hago para monetizar el esfuerzo. Lo mismo sucede con la banquetista, la especialista en scrap etc.

12439378_1129547567068756_9028116322389352688_nEn esta pequeña muestra hay algo de todas, la impresión digital en comida, el diseño, el scrap, manzana y muffin gourmet. Un tema un diseño, un servicio. En algo que se nos da natural y que además para cada una de nosotras es un auténtico placer hacer para nuestros seres queridos. El concepto lo genera la unión de los diferentes talentos y la apertura de integrar un extra con un plus a lo que las otras veníamos haciendo de manera independiente. No cambiamos de giro, seguimos haciendo lo de siempre y esto es un extra.

 

Posted on: 21 Abril, 2016, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: