No importa lo maravillosos(as) que somos si nadie lo sabe

No basta ser maravilloso(a) hay que mostrarlo
No basta ser maravilloso(a) hay que mostrarlo

 

Hay que hacer que la trayectoria y esfuerzo sean visibles para todos

Podemos tener n publicaciones, n grados académicos, una sólida trayectoria de trabajo. Si solo lo saben amigos y familiares seguimos siendo una sombra para el resto del mundo y ¿de que vale el esfuerzo? ¡que orgullo hay en una trayectoria que solo nosotros conocemos y que a nadie beneficia?

Muchas veces ni los más cercanos a nosotros saben de lo que somos capaces; vaya, ni nosotros mismos si no lo ponemos a prueba.  Cuando fijamos metas, las alcanzamos,y tenemos eco, podemos sorprender a propios y extraños. Retar nuestra propia creatividad, trabajar por algo y lograrlo, mostrar los resultados del esfuerzo no es solo una satisfacción sino una responsabilidad. Lo que somos es lo que debe ser y mientras más lo sepan mejor interacción y resultado tendremos.

Todos enfrentamos algún tipo de frustración en algún momento. El origen con frecuencia es nuestra percepción o la percepción de otros. Ajustar apropiadamente ambas percepciones depende en mucho del auto-concepto y de nuestra correcta comunicación con los otros. En la medida que tenemos claro quienes somos y lo proyectamos con asertividad conectamos con las personas correctas y somos percibidos apropiadamente.

No es la llave mágica para todas las frustraciones pero es sin duda una herramienta poderosa para fortalecer un roble que podrá enfrentar ires y venires de la vida que todos tenemos.

Reflejemos y expandamos nuestro interior

El interior solo es evidente en la medida que estamos dispuestos a compartirlo. Abrir nuestro interior nos puede hacer sentir vulnerables, porque nos colocamos en una vidriera donde nos comprometemos a ser transparentes y muchos prefieren ocultarse, prefieren el anonimato. La transparencia implica responsabilidad y compromiso. No podemos sentirnos orgullosos de mostrar algo que no somos, o de mostrar una mínima parte de lo que realmente somos. No necesitamos ser perfectos en todo. Basta con ser extraordinarios en algo. Eso es todo lo que hace falta para conectar con el otro. 

Respeto y auténtico interés son clave. Interactuar con estas premisas logramos no solo ser escuchados sino hacer que nuestra comunidad tenga eco.  Dejar plasmadas nuestras ideas, intereses, y procedimientos nos expande y hace llegar a lugares y personas lejanas con quienes hacemos click a partir de algo en nuestro interior que va al interior del otro. Nuestra esencia “trabaja” por nosotros y se replica en varios lugares al mismo tiempo.

Es sin embargo nuestra elección y decisión primero; asumir ser transparente y estar expuesto (a). A cambio de ello reflejamos nuestra auténtica realidad de forma expansiva.

Utilizar los recursos a la mano para interactuar y ser localizados es una decisión inteligente

Se enfatiza que ser visible es conveniente por la cuestión laboral, pero una de las riquezas mas grandes es conectar. Ser parte de algo, identificar personas con intereses comunes o con intereses opuestos y entablar diálogos cordiales y enriquecedores es una experiencia invaluable. Nos deja mucho a todos niveles, no solamente el ambiente laboral o profesional. Nos obliga de manera personal a cuestionar nuestros valores, re-afirmar lo funcional, acomodar lo no funcional. Es enriquecedor darnos cuenta de los valores universales que compartimos con otros. Es retador ver tanta diversidad y encontrar múltiples pautas, vías ideales con los que podemos complementar los propios.

No solo estar al alcance de los empleadores es objetivo primario. Estar al alcance de amigos de antaño que nos encuentran y “casualmente” están en lo mismo que nosotros de una u otra manera nos llena de satisfacciones. Mirar hacia atrás con ellos y ver el camino andado nos fortalece y nos inspira.

¿Porqué escondernos en el anonimato?, cuando hoy podemos estar al alcance de un click con el mundo entero. Los límites los ponemos nosotros. ¿podemos imaginar la cantidad de personas interesantes con quienes podemos interactuar?. El número es infinito ¿podemos imaginar lo que es posible aprender de tanta diversidad cultural, multidisciplinaria, y multigeneracional?. ¿Cuándo en alguna época habíamos estado tan cerca unos de otros a nivel mental interior?… porque nos acercamos con la palabra tocamos mente, corazón, sentimientos. Lo mas profundo de los individuos está al alcance de un click.  Si nosotros queremos.

Finalmente podemos aprovechar el escaparate productivamente

Si tenemos verdadera conexión, que es lo que mas importa es fácil crear porque en el contacto se da la sinergia productiva. Surgen ideas, alianzas, de pronto entre los colegas de antaño, los nuevos se dan oportunidades de colaboración que a todos nos benefician.

No todo es mente, corazón y sentimiento. También foco y productividad. La grandeza tiende y debe concretarse con hechos y acciones concretas que benefician no solo al individuo que las genera sino a todos los que están alrededor del mismo

BESOS