No estamos para salvar el mundo ni arreglar la vida de nadie

 

Frases de Martin Luther K
Frases de Martin Luther K

Un noble objetivo sin lugar a dudas. Profesiones como la docencia, la medicina, la filosofía, el coaching, la maternidad, abrazan esta misión como estandarte y sus acciones son regidas por él. Fui docente muchos años y viví por y para esto poco más de 20 años. En más de un artículo he mencionado que todos tenemos algo que aportar: un sistema, un método, una forma de hacer las cosas. Esta parte es totalmente cierta y clara. Todo mundo tiene algo que aportarnos. Lo que es un hecho innegable es que

. He hablado de sonreír desde lo más profundo y ahí mencioné como conectar con ciertas cosas nos “hace sonreír”. Esto nos hace creer que necesitamos ciertas cosas, personas para sentir esa luz interior, esa vibra de alegría o paz. Cuando nos enamoramos creemos “auténticamente” que es la persona que ha creado ese efecto en nosotros. Realmente es de entrada “nuestro concepto de amor” aunado a “nuestra percepción de la persona” lo que están generando ese sentimiento dentro de nosotros. ¿Porqué después de el primer encuentro sexual o una vida en común, o muchos años de compartir la rutina esa “idea mágica de la persona” se va al caño?. La persona no cambió, nada cambió, nos fuimos enterando de cosas que no teníamos consideradas en “la mágica idea”.

Es un error creer que algo externo cambiará nuestro interior

Es tan claro en la docencia, la orientación y el coaching identificar y marcar pautas que nunca son implementadas, o que son de entrada cien por ciento cuestionadas con argumentos que pueden tener un punto de validez, pero que sin duda son lo que han llevado al “individuo en cuestión” a los resultados no esperados que tiene. Recuerdo un diálogo con un cliente después de varias negativas para implementar las medidas sugeridas. Le miré al rostro y le dije: ” Es tu decisión, tu sabes lo que te funciona y con lo que te comprometes”. Me respondió: “la verdad es que no me ha funcionado nada y debería hacer lo que me sugieres”. Lo cierto es que no lo hizo. Consciente-mente sabía lo que tenía que hacer, pero interiormente sus cuestionamientos eran más fuertes y le hacían elegir lo contrario.

No queremos ni podemos ir en contra de nosotros mismos. Nuestros conceptos rigen cada una de nuestras acciones y de ellos dependen los resultados que tenemos en la vida, el amor, el dinero, el trabajo. Si no tenemos los resultados esperados, hay que aprender a analizar y cuestionar nuestros conceptos y modificar lo que sea necesario.

Queremos que alguien nos diga que hacer y cómo vivir para aplicarlo mágicamente

Se ve en lo más buscado: las claves de… los pasos para… la fórmula de esto y aquello. Todos quisiéramos una dirección clara, llana, rápida, garantizada sin fallos para llegar a punto B. Si no funciona es que el absurdo sistema no sirve, el coach, la clave son chafas. Seguro hay otro que si funciona. Soltar la responsabilidad en otros es más cómodo, es  menos complicado, no muy comprometedor. Cualquier método infalible requiere ajustes al caso, la profesión, la edad, la cultura, el género etc. Incluso los sistemas: SAP, MRP que son tan puros y directos requieren ajustes antes de su implementación en cada empresa. Nada encaja como anillo al dedo sin los cambios y consideraciones pertinentes que solo los especialistas pueden llevar a cabo. Queremos hacer solos lo que otros han tomado años e instrucción para diseñar y desarrollar.

. Las adaptaciones y ajustes solo pueden llevarse a cabo de manera idónea por los profesionales en sus diferentes áreas. Nosotros ni siquiera sabemos lo que no sabemos o lo que hace falta y en nuestra ignorancia tomamos las fórmulas y las copiamos de manera mecánica sin obtener el resultado esperado.

Cualquier buen profe-sionista trabaja con nuestro interior antes de ir al aspecto externo

Como docente dedicaba una gran parte al análisis, desarrollo e implementación de estrategias de aprendizaje. Hay estrategias de memorización,de comunicación, de conceptualización. Nunca trabajé con discapacitados; todos mis alumnos eran mentes brillantes, que por una u otra razón no obtenían los resultados esperados. Los más lentos eran mi reto y si se ponían cien por ciento en mis manos podíamos hacer magia. Pero no era yo, siempre era la parte pequeña que yo les daba con lo que ellos eran capaces de hacer con eso. Mas de un par de “amas de casa” que sentían que su cabeza no estaba para aprender lograron aprender el idioma, conseguir un diploma de enseñanza de inglés para dar clase y un par están en la maestría. ¿Cómo podría atreverme a decir que fui yo quien hizo todo eso?. Mi guía probablemente les ayudó a encontrar en sí su talento y ellas lo multiplicaron por mucho haciendo “magia”. 

De entrada si no tenemos claro porqué hacemos lo que hacemos con los resultados obtenidos. Si no estamos dispuestos a cambiar algo en ello. No pasará nunca nada. No importa cuánto paguemos o a quién paguemos por el coaching o la orientación o la capacitación.

Cuando al interior se han hecho los ajustes y cambios necesarios la mecánica de las cosas con un poco de orientación y profesionalismo impulsa acciones que dan resultados al mil por uno. De 600 alumnos en un ciclo escolar un número equis lograba el puntaje de TOEFL, muchos otros se quedaban en el camino. Los que no tomaron de las herramientas proporcionadas las que se acomodaban a sus necesidades, y expectativas.

La vida no es tan complicada de entrada: ¿eres feliz? sigue como vas, ¿no eres feliz?, cambia. No necesitamos cambiar al mundo, cambiar a las personas, hacer una gran obra o misión. Simplemente ir al interior de nosotros mismos y trabajar: “auto-conocimiento, auto-reflexión y nuestro nivel trascendental” . Solo estas tres cosas harán cambios contundentes en nuestra vida. Estas tres cosas nos colocan en el canal de las acciones que podemos o debemos llevar a cabo. Lo demás topa límite con nuestros conceptos, nuestros prejuicios, nuestras creencias, nuestros límites.

La verdadera magia es la sinergia de la unidad

Todos juntos hacemos algo fuerte
Todos juntos hacemos algo fuerte

Esto suena algo abstracto pero es sencillo y claro.

Ningún método infalible resulta sin alguien que lo implemente y ponga a prueba. Ninguna respuesta clave es contundente sin su contra parte. Hace unos días decidí implementar el “gratitude journal” en familia. Yo estaba “bien dispuesta” a introducir a mis hijas ( 2, 6 y 8 años) en los profundos conceptos de la gratitud. Después de mi  participación, las pequeñas empezaron a bombardear con “miles de cosas que agradecían en su día”, que yo ni me percataba que ellas percibieran. Realmente la lección la recibí yo.  Esa era la mecánica de la docencia aprendía infinidad de mis discípulos (as). Igual que el día que quise ir a ayudar a un orfanato donde rescataban a pequeños abandonados en la basura. Yo quería ayudar y los pequeños; mutilados por los animales que llegaban al basurero, ayudaron e impulsaron mi vida en lo que es hoy. Ellos hicieron la magia en mi, yo poco pude darles. No pude cambiar la vida de ninguno de esos pequeños y ellos movieron mucho en mi interior siguen haciéndolo cada vez que los recuerdo y pienso en ellos. Su energía, su recuerdo, su sonrisa conectan en mi interior todo lo que necesito para mover lo que tenga que mover en los momentos difíciles.

La necesidad del otro puede hacer magia en nosotros

Su necesidad y nuestras soluciones hacen la magia
Su necesidad y nuestras soluciones hacen la magia

Cuando sentimos la confianza de quien se pone en nuestras manos y espera lo mejor de nosotros; somos capaces de mover montañas. Es bueno tomar responsabilidad de los pequeños, los empresarios de sus subordinados, los jóvenes de los ancianos y viceversa. Los solteros aprenden de los casados, los hombres aprenden de las mujeres. Unidos hacemos la magia y crecemos, nos complementamos de manera única y creamos. Nos fortalecemos con lo que el otro hace, piensa y dice. Generamos sinergia que hace magia y crea soluciones ad hoc. Es tan grande y bueno asumir responsabilidad como saber dejarse conducir por un buen profesionista responsable.  La confianza genera esa magia. Para ello debe haber responsabilidad y honestidad mutua.

Esta es la magia de las redes sociales, reúne una variedad de personas, con diferentes áreas, puntos de vista, idiomas, culturas. La riqueza es infinita no sabemos lo que perdemos al desconectarnos de una persona en particular, sin saber lo que esa persona puede aportarnos.

Si somos honestos con nosotros mismos