No es tener grandes ideas sino encontrar el chingado modo que funcionen

Excuse my French! pero hay cosas que dichas de otra manera no significan lo mismo. Nadie sueña en pequeño ni espera la mediocridad. Podría asegurar sin temor a equivocarme que todos tienen “grandes ideas”. Viene a mi mente la película de Los Croods y el padre teniendo sus “ideas brillantes” que según él vienen del estómago. Cosa que no siempre está alejada de la realidad. El punto es que por mucho las ideas de este personaje no se comparan con las ideas y funcionalidad de las ideas del joven.

No todos escriben best-sellers en Amazon. Cada mes se crean un millón de blogs de los cuales pocos se mantienen. Compañeros del ámbito editorial, escritores de profesión, no tienen blog y es que no es lo mismo un blog que un libro. No todos los blogueros publican un libro. N, X y Z. Lo que sea que intentemos o emprendamos, desde una carrera, un matrimonio, una actividad, un proyecto. Seguro que en un punto en el camino hay dificultades, quiebres, altos que nos proponen cambiar dirección, tirar la toalla, movernos a pastos mas verdes. Pastos que igualmente tarde o temprano perderán su lustro.

shutterstock_79192552

Las grandes ideas y su curso

Una buena idea es una red. Una constelación específica de miles de neuronas que se activan en el cerebro para que aparezca la idea en el nivel consciente. El tamaño de la red importa. Se necesita densidad de información. El cerebro tiene 100 000 millones de neuronas. Un cerebro humano contiene 100 billones de conexiones neuronales individuales. La red debe ser plástica, capaz de adoptar nuevas configuraciones, de otro modo es incapaz de explorar los límites de lo posible adyacente.

Una idea nos da la sensación de novedad mágica. La sensación resulta tanto de la experiencia como de la genética.

Después de la inspiración

Lluvia de Ideas
Lluvia de Ideas

En la era de la información todos somos adictos de las buenas ideas. Todo mundo tiene fórmulas mágicas para cada cosa en nuestra vida. Consumimos mucha información. Tener toda esa información circulando la mente nos hace creer que estamos activamente trabajando en ellas, cuando en realidad solo soñamos. Esta nueva cultura nos concentra mas en la generación y descubrimiento que en el trabajo duro para la implementación y cristalización. Es mas divertido e inspirador hablar de las ideas que ponerlas en práctica. La distracción de la inspiración está en todas partes. Si queremos encontrar fórmulas para una actividad en particular encontramos docenas de artículos, cientos de libros, miles de autores. Explorar todo lo que existe respecto a un tema nos puede llevar mucho tiempo.

En el coaching con frecuencia se aproximan a mi con una variedad de proyectos: quieren publicar, quieren emprender, quieren gestionar marca, quieren un proyecto en línea, quieren una película de su libro. Cuando pido el borrador del libro me dicen que todavía no lo empiezan a escribir y me sugieren que yo se los edite. Me “autorizan” a gestionar su marca para tener visibilidad para promoverlo antes de escribir. El hecho concreto es que la edición es trabajar sobre un texto creado por el autor. La gestión de marca se lleva a cabo por el interesado. El especialista planea y supervisa. Si quieren respuestas tengo respuestas. Las respuestas no concretan sin acciones puntuales por el interesado. Es muy común encontrar un : puedo hacer esto… también puedo hacer… y quiero y puedo…. tal , tal y tal.  Esta parte inicial es buena, es rica, es parte del proceso.

La lluvia de ideas puede perdernos en ellas, agobiarnos por la variedad de las mismas, desviarnos en un millón de posibilidades y podemos quedar atrapados en el proceso creativo sin jamás concretar nada. En el proceso creativo hay que limitar el universo. Cuando tenemos una pasión sin realizar hay que limitar las áreas, los alcances y centrarnos por partes. Como describo en mi artículo Fiesta de Peppa Pig (los detalles que hablan de nuestra marca y de nosotros) . En el artículo describo una metodología sencilla para concretar un proyecto complejo poniendo atención a todos los detalles:  Darse cuenta, re-pensar, actuar. Estas tres acciones hacen que una idea se mueva de la mente a la realidad.

Escribir

Escribir para dar seguimiento
Escribir para dar seguimiento

Lo que no se escribe se olvida y queda en solo intención.

. Recuerdo cuando vendía mis manuales de canciones para desarrollo de fluidez en Inglés, Francés y Alemán. Un joven maestro se acercó tomo uno en sus manos y emocionado dijo: “yo pensé en esto!” y casi abrazaba el manual. Lo compró y se fue muy contento. Mientras se iba yo pensaba: “tu lo pensaste, yo lo hice”. Un conocido autor de libros (el autor de los libros con los que yo aprendí Inglés; cosa que él no sabía) también se acercó un tanto inquisitivo. Me dijo: “tienes el copywrite de esto?”. No cargo esos papeles a los congresos, pero casualmente llevaba el folder y se lo mostré. Sus ojos se abrieron y dijo: “Yo intenté registrar y me negaron el permiso”. Mientras él decía esto yo recordé el número de veces que fui y la cantidad de cambios que me hicieron antes de darme el registro ante derechos de autor. Les aclaré que tenía intención de vender los manuales y no fue problema, les dije que no quería problemas legales con las disqueras y me explicaron puntualmente lo que necesitaba para evitar problemas con las disqueras. En fin. Nuevamente él tuvo dificultades y no buscó opciones. Yo indagué, investigué, hice cambios y obtuve el derecho de autor de mis actividades, las imprimí, las publiqué y las vendí.

Tener algo escrito nos compromete, nos obliga a moverlo. Nos obliga cada vez que lo vemos a tomar acción para darle curso. Así pasó con mi libro Una Historia para Compartir estaba en la computadora, a medias, borrador mal trabajado, pero cada vez que lo veía recordaba que tenía algo pendiente por concluir.  Duró así un par de años pero no se fue al caño gracias a estar escrito un poco a medias.

Vencer la resistencia creativa

Respuestas a las ideas
Respuestas a las ideas

Una vez que tuve tiempo para trabajar bien el escrito, contacté varias editoriales, hice proceso de concurso y obtuve varias propuestas. Mis contactos, mis amigos, mi familia me decían que era una pérdida de tiempo, una inversión no productiva. Los contactos de FCE  me decían que nunca lo iba a vender, que sus autores mas prestigiados vendían poca cosa. Me ofrecían opciones para imprimirlo, empastarlo y editarlo y dejarlo en el armario para “satisfacción personal”. Yo elegí borrar todas esas opiniones, ignorar todos los no y los peros. Cuando vieron mi libro publicado; a la venta en papel y en línea abrieron ojos y boca. Algunos me acompañaron a la presentación, otros simplemente no dieron crédito al hecho, que no por ello deja de ser  un hecho.

Cuando mi esposo; en aquel entonces mi novio, vio mis manuales de canciones dijo: “yo no te compraría nada de eso”. Me acompañó a un par de congresos y él debía hacer las facturas con los RFC que le entregaban. Me mirába estressado con la cantidad de facturas que debía generar en los coffee break.

Hay que poner en práctica lo que predicamos y mostrar resultados. No se discute con quien está en contra de nuestras ideas. Simplemente se implementan y se demuestra su alcance con resultados. Si no lo intentamos, nunca sabremos lo que habría resultado. Si lo intentamos y no resulta siempre debe haber una mejor manera de llevarlo a cabo. ¿Como chingaos no?, debe haber una manera que resulte.

Descansos Creativos

Créanme la cabeza duele después de tanta actividad mental, creativa. En un punto ya no es tan lindo tener bombardeo de ideas, limitar, darse cuenta, re-pensar es importante. Para poder llevar esto a cabo muchas veces es necesario. No hacer nada , no tocar nada, no mover nada. Olvidar un par de días todo. Llenarnos de vida, descansar.

Al cabo de un tiempo hay que retomar habiendo limitado. Si se toma información solo aquella que tenga relación directa y que ofrezca  resultados garantizados. En el darse cuenta importa lo que pensamos, lo que podemos, lo que tenemos para cerrar el gap (entiéndase distancia entre la lo existente y lo que se espera) y actuar a partir de la realidad tangible moviéndonos en dirección a la realidad esperada.

Elementos para fabricar

Ideas

  • Debemos simplificar. Si la idea es un proyecto o realidad compleja, hay que dividirla en partes y atacar por parte.
  • Debemos ofrecer la máxima calidad. Aquí existen los estándares y las opiniones personales abstractas. No podemos quedarnos con lo que creemos que es calidad. Debemos asegurar la calidad estándar.
  • Palabras prohibidas en el proceso de fabricación: no se puede, no funciona, imposible. Aquí es donde busco como chingaos le hago para que se pueda, funcione y se logre.
  • Bajo presión. Nunca hay un momento ideal, el presupuesto idónea, las circunstancias favorables. Si esperamos ese escenario las ideas se quedan en la nube. Si no empezamos ahora, nunca lo haremos.

 

Posted on: 22 Octubre, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: