Ninguna competencia hace irrelevante nuestra Marca Personal

En Marca Personal todos somos únicos e irrepetibles

Lo genial de la Marca Personal es que debo convertirme cada día mas en mi mismo(a). Este solo hecho garantiza mi diferenciación. Puede haber mil con el mismo nombre, incluso con el nombre y apellido, pero no hay dos, ni siendo mellizos que sean iguales. Puede haber muchos que trabajen en Marca Personal, Coaching, Marketing. Pero no hay dos con el mismo enfoque, valores y visión. El hecho de que alguien decida trabajar con alguien está más en función de afinidades y mercado. No todos servimos o atendemos a todos. Se habla mucho de la segmentación del mercado pero al momento de posicionar se plantean las cosas como si todo el mercado existente debiera volcarse en nosotros. Quienes no son nuestros clientes no son nuestro objetivo, por precio, por valores, por metodología, por click personal.

Marca Personal
Marca Personal

Claridad y Calidad en la Propuesta de Valor

Lo que realmente nos hace irrelevantes ante la competencia es pensar que nuestra propuesta de valor no tiene tanto que aportar como las otras. Creer que hay propuestas de valor mejores. Real y objetivamente solo son mejores las propuestas de valor que están auténticamente pensadas y planeadas con relación a aquellas que están hechas al vapor. Entre dos propuestas de valor igualmente trabajadas con profesionalismo ninguna debería ser considerada superior a la otra. Simplemente tienen diferentes, enfoques, mercados, constantes y variables. Serán aptas para otros mercados. La experiencia podría ser uno de los factores que a algunos les haga ruido, pero si bien lo piensan todas las grandes marcas alguna vez iniciaron y desde el punto cero conectaron con un mercado meta que se asoció a sus productos o servicios. Seriedad, compromiso, profesionalismo, honestidad son los elementos clave de cualquier propuesta de valor que valga la pena. Auténtico conocimiento e interés en el cliente. Seamos honestos, el mercado y la mercadotecnia han tenido mucho a lo largo de la historia de engaños y trucos para hacernos ver y creer lo que no es. La mercadotecnia y el emprendimiento se convirtió en una manera de buscar beneficios personales mas que crear auténticas propuestas de valor.

Ante varios especialistas en el mismo campo hay niveles de conexión

Escoger a un especialista sobre otro tiene que ver mucho con el momento y los niveles de especialización de cada cliente. Siempre hay principiantes, medios, expertos en. Para cada uno de ellos hay un especialista diferente y un mercado de clientes potenciales con diferentes características. Tener la honestidad para claramente aceptar a quienes podemos ayudar y remitir a los otros con quien tenga lo que necesitan es la mejor forma de posicionarse y ganar confianza. La cuestión económica siempre predomina sobre el servicio. Evidentemente no somos hermanos de la caridad y no se trata de ayudar a todo el mundo sin pensar en beneficio propio. Mas bien se trata de objetivamente ganar, ganar. Todos los involucrados idealmente deben recibir un provecho de la interacción y relación. Hay quienes no tienen la menor idea de lo que es marca personal, ni redes sociales. Habrá una persona que atienda este mercado. Hay quienes tienen una trayectoria y quieren potenciarla. Este grupo requiere diferentes estrategias. Entre dos con el mismo nivel de conocimiento y enfoque está el click personal. Un ginecólogo por ejemplo. Hay muchos, nos recomendarán alguno; entre varios muy buenos y con el mismo precio y calidad de servicio tomaremos finalmente aquel que nos haga sentirnos cómodas. Esto ya es cuestión de personalidad y no son cosas que se inventan ni pueden o deben cambiarse. Es lo que es, lo que debe ser y no hay que intentar agradarle a todo el mundo para que sean nuestros clientes. No es el punto. Debemos auténticamente ser nosotros y cuando el/la cliente encajan con nuestra forma de trabajo se hace una sinergia perfecta. Ese es el punto a buscar realmente.

Toda competencia auténtica nos mueve a la acción

Cuando efectivamente tenemos alguien pisándonos los talones. Es una auténtica bendición contar con alguien que nos marque pautas de crecimiento en cierta dirección. No podemos dormir en nuestros laureles, en ningún momento si buscamos ser una marca que con el tiempo incrementa su valor. Imagen, presentación, servicio, especialización, innovación, tecnología, las pautas y las líneas de crecimiento son infinitas. Cada quien según su estilo y talento marcará caminos diferentes pero siempre hacia la mejora contínua. Si no somos condescendientes con nosotros mismos y vamos en el camino integrando las experiencias propias, las de los clientes, las tecnologías, los servicios, las nuevas tendencias, siempre habrá algo mejor que aportar a nuestra propuesta de valor. Siempre mirando hacia atrás deberá haber algo nuevo, diferente, mejor en algún sentido, de otro modo estamos entrando en nuestra zona de confort. Bien dice Eva Collado Durán .  en su artículo; Nada crece en la zona de confort. La competencia real nos saca de la zona de confort.

 

 

 

 

Posted on: 2 Febrero, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: