Naturaleza+Experiencias de Vida+Ambiente= Talento Único e Irrepetible

Creativos

 

Lo que somos hoy en día; entre otras cosas. Resulta de nuestra naturaleza, en combinación con las experiencias de vida y el ambiente que dan como resultado talentos desarrollados para lidiar con el mundo en que vivimos.

Naturaleza

Es bien sabido que cada uno poseemos características por naturaleza que conforman nuestra personalidad, aptitudes y habilidades. Cada quien tiene un nivel de intelecto. Existen tests de personalidad, de IQ, de lateralización cerebral. Incluso los gemelos aún compartiendo muchas características similares, muestran una naturaleza diferente en carácter, personalidad y talentos. Todos nacemos con un morralito lleno de regalos para la vida. Con los que enfrentaremos cada situación que se nos presente a lo largo del camino.

Experiencias de Vida

A lo largo del camino nuestra naturaleza se forja a través de las experiencias y los muros que a cada quien le toque librar. Personas que nacen perfectamente sanas y que por un accidente pierden sentidos u órganos y deben adaptar su existencia a una nueva realidad. Personas que sufren maltrato, abandono, abuso. Personas que por el contrario reciben apoyo, rehabilitación, cariño y aceptación. No importa la naturaleza o el contenido de nuestro morralito. Es simplemente el contenedor de las herramientas con las que deberemos solucionar los problemas a lo largo del camino de la vida. Cualesquiera que sea la situación que debamos enfrentar: problemas de salud, de dinero, familiares, sociales, guerra, hambruna. Lo  único que tenemos a la mano es nuestro morralito y de ahí echamos mano. Algunas cosas las usamos con mayor frecuencia o preferencia que otras y por tanto desarrollamos ciertas destrezas con ellas.  Ninguna vida es igual a la otra. Incluso dos personas dentro de una misma familia enfrentando la misma situación de vida resultarán en diferentes destrezas debido a que el contenido del morralito difiere y la manera de usar el contenido también es variado.

Ambiente

Las mismas experiencias de vida en un ámbito y una sociedad diferentes cambian radicalmente dichas experiencias. No se resuelve el problema de alimentación de la misma manera en un lugar tropical que en un lugar gélido. El carácter de las personas en lugar tropical varia en comparación con las del lugar gélido. La ropa, el tipo de problemas que enfrentan en cada uno. Por su puesto también varía. Quienes viven en lugares fríos son maestros en el arte de crear condiciones ambientales favorables o funcionar eficientemente en condiciones adversas.

Bien se dice que la creatividad es natural en el ser humano. Pero sin duda es mucho lo que debemos procesar cada día  y es agotador por ello. Nos creamos atajos, procesos repetitivos, rutinas que facilitan por lo menos las actividades mecánicas.  Cuando alguien encuentra una respuesta creativa, fácilmente re producible y  que resuelve un conflicto cotidiano. Ese alguien  se convierte en el creativo que los demás habrán de seguir. Muchos no sabemos que tenemos respuestas a conflictos de otros porque nos parece tan natural lo que hacemos. Resulta de nuestro sentido común y talentos aplicados a la resolución de los problemas que vivimos cada día. Pero no sabemos que no todos tienen esa misma perspectiva, ese mismo entendimiento y que probablemente podamos aportar mucho.

¿Que  hace brotar esos talentos?

Una razón incuestionable es la necesidad de subsistencia elemental. El ver nuestra existencia en peligro nos hace idear soluciones inmediatas. No todas las cosas a nuestro alrededor surgieron sin embargo de este tipo de necesidad.

Muchas resultaron de una observación perspicaz, de una generación de conexiones entre recursos-necesidad-procesos. Cualquiera puede observar cada día lo que hace cuando carece de elementos, equipo, o algo que en teoría necesita y se arma una solución a la mano para cubrir la necesidad. Lo hacemos todos los días sin percatarnos de ello o concientizarlo. Creemos que todos harían lo mismo. Pero no es así. Creemos que no tendría gran valor, pero nos equivocamos.

Siempre hay algo que puede hacerse mejor, que puede ser mas fácil, más barato o equivalente con diferentes recursos a la mano. Siempre hay substitutos de algo.

Todo el día y todos los días creamos sin estar conscientes de ello. Ningún proceso creativo es igual a otro. Todos los individuos creamos diariamente sin percatarnos de ello. Lo hacemos de manera mecánica usando los recursos de nuestro morral. Pensarlo, escribirlo, concientizarlo es mucho esfuerzo, es agotador. Por ello no lo hacemos. Creer que todos hacen lo mismo es típico; natural, pero erróneo. Mecanizar todos nuestros procesos rutinarios es la respuesta para simplificar la vida, pero en ese proceso perdemos conciencia, análisis y parte de nuestro proceso creativo.