Marca Personal es Echarle Ganas mas allá de lo ordinario

Me resulta interesante quien piensa que “echarle ganas” es una manera de decir sin hacer nada concreto. Puedo entender el sentido. Como administradora e investigadora he comentado que los objetivos deben medirse y ciertamente si decimos que le echamos ganas en esto o aquello difícilmente podemos medirlo. Yo propongo una técnica para echarle ganas y un proceso que no nos de cabida a dejarlo en la frase sin acción.

Técnica para echarle ganas

Se nota que tanto nos esforzamos
Se nota que tanto nos esforzamos

La técnica nos presenta un conjunto de reglas o protocolo a seguir siempre que viene al caso para obtener un resultado efectivo concreto. Aquí se plantea lo que cada quien hace siempre de manera personal en el trabajo, la escuela, las relaciones, los proyectos. Todos le “echan ganas” a su manera. El caso es que algunas dan resultado mas efectivo que otras. Conozco a quienes le “echan muchas ganas” sin lugar a dudas y tienen poco o ningún resultado. Creo humildemente que puede ser consecuencia de no considerar alguna de estas reglas que describiré:

1. Invertir

Se nota a lo que dedicamos tiempo
Se nota a lo que dedicamos tiempo

Echarle ganas implica invertir tiempo, dinero y esfuerzo en lo que sea que nos embarquemos: una relación de pareja, una empresa, la promoción de un libro, la gestión de marca, un nuevo empleo. (you name it!). Mucho esfuerzo, mucho tiempo y cero dinero. No funciona, mucho dinero, cero tiempo y cero esfuerzo tampoco da resultados. El correcto balance entre tiempo, dinero y esfuerzo es lo que hace la magia. Dar el extra no implica poner todo nuestro tiempo, todo nuestro dinero y todo nuestro esfuerzo en una sola actividad. Porque eso es positivamente irreal. Tenemos una vida con variedad de necesidades: sociales, espirituales, económicas, mentales, corporales. Dependiendo del momento y la situación será el porcentaje de cada uno que debamos invertir. En gestión de marca por ejemplo al inicio se debe invertir mucho tiempo y esfuerzo. No necesariamente tanto dinero, es posible empezar con austeridad, pero llegado un punto hay que invertir también dinero; si queremos seguir avanzando y creciendo.

Se nota en que gastamos el dinero
Se nota en que gastamos el dinero

2. Compartir

Solos no logramos mucho
Solos no logramos mucho, se requiere un equipo.

Dar el extra echándole muchas ganas, no se reside en un super ser ególatra y todo poderoso que logra y concreta con toda su sabiduría, sus ganas, su talento. Realmente reside en auténtica humildad para saber buscar apoyo, acercarse a los grandes y recibir de ellos consejo. Inicialmente hacer mas preguntas que afirmaciones. Es como un “mira lo que encontré que está tan bueno!”. ¿Sabes que si tienes este problema…lo puedes resolver de esta manera?”. “ Si tu quieres y/o necesitas…. tal…. puedes…..” . En este compartir están no solo nuestras ideas y/o posibilidades sino todas aquellas ideas y posibilidades de aquellos con quienes interactuamos. Conjuntar, compilar y armar un paquete de grandes ideas es lo que conocemos por “curar”. En este proceso siempre está la ventana para personalizar, para aculturizar.  Una solución, técnica o método que funciona en un país debe adaptarse a otra cultura para hacerlo funcional.

3. Aprovechar al Máximo

Hay que ir por todo en cada momento.
Hay que ir por todo en cada momento.

Echarle ganas es no desperdiciar ni una oportunidad, no dejar ir, ni un segundo, no permitir que el tiempo, el cansancio, los altos y bajos de humor detengan las acciones, el proceso, el logro del resultado. Quien le echa muchas ganas al inicio del día y tira la toalla después de la comida, no verá los frutos a la hora de dormir. No valorar la ayuda que puede implicar nuestra comunidad, no tomar en cuenta los comentarios, no ver posibilidades en cualquier esfuerzo compartido es desaprovechar. No seguir a alguien porque no es tu tema, porque tiene pocos seguidores, porque no te late su foto es cerrar una ventana al crecimiento personal en una dirección dada. Es negarnos a explorar una nueva ruta.

Estos tres elementos me dan pautas para medir el “echarle ganas”…horas de tiempo invertido, cantidad de dinero, número de conexiones con beneficio mutuo en el compartir, número de oportunidades, cantidad de respuestas dadas, preguntas contestadas. La medición de estos elementos nos pueden decir que tantas ganas le echamos.

Proceso para echarle ganas

Un proceso es un conjunto de actividades que al interactuar juntas en los elementos de entrada los convierten en resultados. Plantear un proceso nos da como resultado actividades concretas medibles que nos llevan a resultados esperados.

1. Identificar Beneficios (foco-paciencia-sistematización)

Debemos tener siempre presente el objetivo. Esto es super importante, en el artículo citado dicen: “oye tengo broncas con mi pareja”…. “echale ganas todo va a salir bien”. El susodicho en cuestión puede creer que el problema con su pareja es el dinero así que se mete a trabajar horas extra, y ahora tiene en su mente dinero, dinero, dinero. Seguro que cuando lo tenga los problemas con la pareja desaparecerán. Se ha perdido el enfoque y el resultado de tener dinero probablemente les ocasiones pleitos porque llega muy tarde, de mal humor, y la otra persona no lo valora… en fin… “Drama Shakepeareano”. El objetivo es conectar con la pareja. Puedo decir con sencillez que cuando sabemos que nuestra pareja nos coloca por encima de cualquier otro tipo de prioridad, nos sabemos y sentimos valorados. Esto se demuestra como dije antes: invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo en la persona, compartiendo tiempo y experiencias, aprovechando cualquier oportunidad para intimar. Eso resuelve problemas de pareja. Cuando se gestiona una marca o se emprende tenemos en mente una mejor vida y muchos terminan matándose frente al ordenador, quebrándose la cabeza y convirtiéndose en zombies de redes sociales para levantar sus números a producto de gallina (o se a huevo). Si el objetivo es una vida mejor y mejor calidad de vida. Hay que siempre tener foco en nuestros objetivos.

Debemos tener paciencia con los resultados . Una relación no se construye de la noche a la mañana, ni una marca personal, ni una empresa, ni una vida valiosa. El tiempo invertido, el esfuerzo, poco a poco el dinero va dando resultados, cada vez se va compartiendo con mas personas y eso hace crecer los esfuerzos. En principio una acción  con mucho esfuerzo da poco resultado, cada vez eso va cambiando hasta que llega un punto en que un mínimo esfuerzo da resultados exponenciales. Esto toma tiempo, siempre.

Debemos llevar a cabo pasos consistentemente. Nos volvemos en un punto maestros en algo cuando lo hacemos suficientes veces para dominar la acción. Las primeras nos cuesta un huevo, y cada vez menos según el tiempo y esfuerzo que hayamos invertido. La constancia por tiempo suficiente da resultados que poco a poco van creciendo con la comunidad, y aprovechando al máximo cualquier mínimo brote de resultados. Saber hacer ruido cuando algo bueno sucede también es parte de aprovechar al máximo. Pero lo que sucede siempre es resultado de trabajo constante.

2. Trabajar

Hay que dar información valiosa y esto implica leer, investigar, nuevamente invertir suficiente tiempo y esfuerzo en la producción de información. Hay que hacer mas preguntas que afirmaciones. Continuamente escuchar, responder, analizar, implementar. Debemos desarrollar el entendimiento mutuo (nosotros y el otro). El trabajo debe reflejarse en lo que producimos. El trabajo al final debe tener resultados palpables, medibles.

, actitudes, talentos. El trabajo es una bendición. El trabajo no es un mal necesario. No es la carrera de ratas como menciona Kiyosaki. El trabajo nos da sentido de vida, integración a un grupo. Cada trabajo maneja una dinámica diferente. He estado entre maestros, músicos, cantantes, escritores, cineastas, bailarines, actores, modelos, maquillistas, estilistas, cosmiatras, analistas, contadores, ingenieros, diseñadores. El lenguaje entre un grupo y otro cambia totalmente, el sentido del humor, la forma de ver y hablar de la vida. En cualquier trabajo proyectamos lo que somos, pensamos, sentimos, deseamos. Interactuamos con grupos diferentes y somos expuestos a dinámicas que desarrollan nuestras habilidades en diferente sentido.

3. Medir

La efectividad de las acciones está en la continua evaluación de los resultados y el ajuste necesario en cualquier estrategia o metodología. El status quo de todas las cosas es un constante devenir. Lo que hacemos hoy no es igualmente funcional mañana. Una publicación que tiene cierta reacción, afecta de manera directa los números. Aquí un ejemplo de una publicación en FB

Medición puntual de reacciones
Medición puntual de reacciones
Afectación en Klout
Afectación en Klout

La publicación crea una sinergia que se sigue multiplicando por un tiempo, al cabo del cual deberá haber alguna otra publicación “estrella” que logre generar reacción. De no ser así los números empezarán a bajar. Algunas páginas de FB logran el mismo resultado con muchas publicaciones. Aquí un ejemplo de una página con un gran flujo.

Medir, comparar y aprender
Medir, comparar y aprender

En redes sociales aprendemos unos de otros. Es importante comparar lo que aquellos que tienen resultados están haciendo para tomar prácticas y aplicarlas a nuestro modo. Esto es crecimiento orgánico (es decir no pagado).

Hay acciones que no son realmente hechas por nosotros y que nos ganan números. Pero finalmente son resultado de “haberle echado muchas ganas por suficiente tiempo”. Aquí un ejemplo y las mediciones. He comentado en otras ocasiones el efecto que tienen los referentes sobre nuestra comunidad, números, crecimiento a todo nivel. También he comentado de la auténtica dificultad de conseguir mención, y/o seguimiento de referentes. Ellos están ahí debido a duro trabajo y toda una trayectoria que jamás pondrían en entre-dicho por nada ni por nadie.

Los resultados que nos dan las menciones de referentes varían desde un boom en Klout, que igual que sube baja una vez pasada la mención, lecturas en el blog, seguidores de mucho respeto, menciones por otros referentes, una estrella en el camino que se agrega a tu marca personal y queda grabada en ella.

Tweet de un Referente @Evacolladoduran
Tweet de un Referente @Evacolladoduran

Para un blog la mención de un referente implica flujo, lectura, credibilidad, respeto,  (quiero llorar)…Es emocionante sin duda. Hace apenas un año que empecé el blog veía esto como algo muy lejano y realmente nadie me leía. Cuando nos lee uno es tan gratificante, cuando va aumentando poco a poco el número de lectores las friegas empiezan a valer la pena. Cuando alguien que  está en la posición que deseamos y esperamos ve tu trabajo y dice que es bueno…. (ahora si estoy llorando)… No hay palabras para describirlo. Hay que vivirlo para saber lo que es. Y vale mucho la pena.

El flujo y las lectura suben con las menciones de referentes
El flujo y las lectura suben con las menciones de referentes

Siguiendo con la medición…lecturas a la baja que puede derivar de no escribir, de no compartir suficiente, con la mención de un referente automáticamente suben.

El articulo mencionado recibe atención
El articulo mencionado recibe atención

Esto mas allá de los números implica una serie de beneficios detrás de ellos. Por ejemplo en motores de búsqueda. Si nos menciona un referente y nosotros somos principiantes. El grupo de personas que conoce al referente nos buscará para saber ¿quien es esa persona que ha mencionado?. Estas búsquedas nos posicionan en Google, aumentan el Klout, generan flujo a todas nuestras redes porque nos explorarán, nos estudiarán y si encuentran algo que les interesa o consideran que vale la pena. Nos seguirán. Hay toda una sinergia detrás de la ligera mención y los números aquí mostrados.

Mención de un Referente en alguno de sus medios
Mención de un Referente en alguno de sus medios

Este es otro ejemplo de lo que una mención de referente puede hacer en nuestros números, posicionamiento, marca personal. Alfredo Vela Zancada ya antes me subió el Klout por unos días con el retweet de uno de mis artículos en su Twitter. En esta ocasión menciona este artículo en su RebelMouse. El flujo que él tiene en este medio es exponencial y aquí vemos el resultado de esta acción en mi posicionamiento.

Una mención automáticamente me posiciona en Google
Una mención automáticamente me posiciona en Google

Yo no soy referente en Marca Personal, tengo realmente muy poco tiempo en esto considerando la trayectoria de los referentes: Andrés Perez Ortega, Vilma Nuñez. Generalmente al entrar una búsqueda en Google sobre Marca Personal cualquiera de ellos dos aparecen como número uno y yo por lo general no pinto en esa lista aún. El día que Alfredo Vela me coloca en su RebelMouse. El artículo mencionado aparece en las primeras posiciones por encima de los referentes. Claro esto no me hace referente, esto indica que un grupo importante de personas está revisando ese artículo, pasada la mención Google volverá a poner a los referentes y a mí en su lugar, pero no siendo nadie, poder estar de pronto codo a codo con los grandes gracias a la mención de un grande es increíble.

echarle ganitas“.

Cerrando las Mediciones

Aquí algo que definitivamente me hace llorar, me emociona, me hace sentir bendiciones. He comentado sobre mi metodología para gestión de marca y uno de los pasos es identificar referentes que están donde nos gustaría estar. Yo comenté que una de las personas que inicialmente me motivó en las redes fue Gaby Vargas con n libros best sellers publicados, toda una trayectoria y en concreto alguien L E J O S de lo que yo iniciaba siendo nueva autora subiendo a las redes tratando de hacer pininos con sus artículos. Hoy muestro con orgullo algo que NUNCA creí que podría lograr.

La gestión de marca no es solo para principiantes es para todos en todo momento
La gestión de marca no es solo para principiantes es para todos en todo momento

Esto es un sueño hecho realidad. No hace por su puesto que yo con un libro publicado esté a la altura de quien ha publicado 14 best sellers. Esto demuestra que siendo principiante sin toda una trayectoria, un programa de radio, numerosos premios, cantidad de seguidores tengo alcance con lo que escribo, lo que publico, lo que comparto. Esto demuestra que tengo algo que aportar a quienes tienen una trayectoria que seguramente con un poquito de gestión pueden subir sus números al cielo y yo puedo decirles como. Esto demuestra que “echarle ganitas” vale la pena. Demuestra que no son enchiladas. Si una persona con una gran trayectoria en un punto puede tener números que no reflejen todo lo que son, es solo falta de enfoque y gestión de marca. No se trata de abrir perfiles, escribir en un blog y plublicar algo  equis. Requiere mucho trabajo, estrategia, metodología. Echarle ganitas no es solo decir sino un hacer sistematizado. Obtener resultados no es producto de la casualidad sino de un proceso estudiado, analizado, perfeccionado. Si yo no siendo “nadie” y con un año de gestión he podido lograr esto. Cualquiera puede hacerlo en su área. El camino es largo pero vale la pena. ¡A echarle ganitas! Invertir-Compartir-Aprovechar y  Enfocar-Trabajar y Medir

BESOS