Manejo del dolor emocional

Dolor o Sufrimiento
Dolor o Sufrimiento

El dolor es inevitable en la vida, es una de las características que nos hace conscientes de nosotros mismos. Ser ser-humano es tener la habilidad de encontrar el verdadero yo  y de manera experimental entender y sentir que el yo del individuo no solo tiene cabida sino injerencia en el universo.

El dolor emocional que experimentamos nos ayuda a descubrir quienes somos realmente. Es parte de nuestro proceso evolutivo. No es algo que debamos evitar, por su puesto tampoco buscar para ser iluminados. Simplemente experimentarlo, sentirlo, entenderlo y a través de él crecer para eliminar las variedades de condicionamiento que nos han conducido a dicho dolor. Nuestra mente está condicionada por la cultura, la religión, las circunstancias históricas. La consciencia de ello nos hace romper con los condicionamientos y encontrar libertad, tranquilidad paz.

Daré un ejemplo para aterrizar la fumadita. Nuestros roles como (hombre, mujer, hijo, hermano, madre, empresario, profesionista exitoso). Dependen cien por ciento del condicionamiento de nuestra cultura, lo que se nos enseñó o dijo en casa que debíamos ser o hacer. En la escuela en México nos hacen leer “La visión de los vencidos” y nos dicen que somos una cultura conquistada. Pero en la América Precolombina somos conquistadores, el caso es que se nos condiciona a servir, ser gentiles, tenemos una frase de cortesía típica: “para servirte”. Mientras en la cultura Anglosajona el equivanete es “Serve yourself”. Nosotros lo entenderíamos como “hazte bolas”.

No somos serviles, somos gentiles, tal vez poco más que muchas culturas latinas. En el ámbito de los negocios ésta característica suele hacer ruido en las negociaciones. Algunos interpretan la gentileza como servilismo y eso es un tanto ofensivo. Algunos mexicanos interpretan lo directo con grosero tienen conflicto con los extranjeros. El ser juzgados, mal percibidos, no entendidos o aceptados nos crea conflicto y nos produce dolor. El no encajar, no ser parte íntegra de un todo o ser visto(a) como la oveja negra no es grato. Cuando aprendemos a conocer las diferencias culturales, los estereotipos, los paradigmas y nos liberamos de todos esos condicionamientos empezamos a ser más nosotros mismos sin miramientos y cuando hay malas interpretaciones sabemos aclararlas. Es tan común en el trabajo ver personas que tiene conflicto por “interpretaciones” de comportamientos y actitudes.

El dolor llama nuestra atención a un sentido de algo que debe sanar ya sea en el auto-conocimiento, en el nivel trascendental o en el nivel conciencia. El sufrimiento sin embargo es la negación de la realidad. El empeñarse en que la realidad existente sea modificada a nuestro placer y en el momento que lo deseamos. Esta es la fuente del sufrimiento.

¿Como me ayuda el dolor al auto conocimiento?

Doloremocional4

El dolor nos hace conscientes de nuestro cuerpo, mente, espacio, relaciones y todo lo que tiene que ver con los cinco sentidos. Nada como el dolor nos hace cien por ciento conscientes de ciertas realidades. Cuando tenemos un dolor físico que nos genera límites en el día a día nos hacemos conscientes de la gran bendición de tener un cuerpo funcional.  No podemos imaginar lo difícil que puede ser nuestra existencia sin una persona en particular que tenemos metido(a) en la cabeza cuando en teoría somos dueños de nuestro destino. El librar esa batalla y aprender a vivir sin alguien que consideramos “indispensable”, nos hace fuertes. Los juicios, las esperas, las dudas atormentan nuestra mente y nos imaginamos escenarios terribles en nuestra vida. Enfrentar las realidades que tanto tememos y darnos cuenta que la vida sigue, que las puertas se abren, que alguien más llega a nuestro destino, que tenemos las soluciones en nuestras manos nos da paz y control cuando vuelven a presentarse las dificultades. Porque éstas nunca dejan de surgir a lo largo del camino.

 

¿Como me ayuda el dolor a la auto-reflexión?

Dolor emocional1

Cualquier dolor nos hace cuestionarnos sobre quienes somos y cual es el propósito en nuestras vidas. Enfrentar la muerte de un ser querido nos ubica en nuestro propio sentido de vida como nada puede hacerlo. Perder a alguien que consideramos indispensable; centro de nuestra existencia, y saber que hemos de vivir sin esa persona; nos obliga a plantearnos una existencia fuera de esa persona.  Este dolor tan grande nos obliga a re-estructurar el sentido de nuestra existencia. Si negamos esta necesidad enfrentamos el sufrimiento de tratar de recuperar a la persona tratar de regresar el tiempo y volver a vivir lo perdido.

El dolor es inevitable, el sufrimiento es nuestra elección. Cuando enfrentamos dolor necesitamos reflexionar y modificar algo en algún sentido. En mas de una ocasión debemos ajustar nuestro auto-concepto, en más de una ocasión hay que ajustar en sentido de vida. Hacerlo como corresponde independientemente de las dificultades y el dolor que producen los cambios nos lleva al crecimiento.

 

¿Cómo me ayuda el dolor en el aspecto trascendental?

Somos individuos libres e independientes, únicos con una misión a cumplir que va mas allá del sufrimiento, del miedo, de los obstáculos. Entender y asumir este sentido de vida nos puede llevar a lograr lo inalcanzable.

Pasar la voz de una  buena causa
La trascendencia nos hace superar el dolor

Somos conciencia pura y tenemos elección. Nosotros elegimos de qué abrazarnos para continuar el camino ante las dificultades. Está en nosotros y en el auténtico deseo de ir mas allá del sujeto-objeto, vida, dolor, miseria. Somos más que todo eso y cualesquiera que sea la misión acogida nos trasciende. Llegado este punto y esta consciencia nosotros no somos nada junto a la misión y lo que debe hacerse en nombre de la misma. Si hay una misión por la cual vivir y morir. Es el Amor en el sentido puro y auténtico de la palabra. Mas allá de las elucubraciones filosóficas. La esencia de la vida misma es el amor.

BESOS