Lo que mueve nuestra vida

No se si seré capaz de plantear la intención de este artículo. El año 2017 fue particularmente difícil a diferentes niveles; física, emocionalmente, en mi pais natal muchos eventos fuertes y tristes. También en el país de varios colegas.  Hoy me muevo entre inmigrantes y he conocido realidades que estaban totalmente fuera de mi mente pequeña en su mundito.

Es tan poco lo que sabemos comparado con lo que existe y sin embargo lo que sabemos es lo que necesitamos para funcionar. Mi dolor y mis preocupaciones parecen tan pequeñas comparadas con aquellas de otros lugares. Casi siento vergüenza de agobiarme por las cosas que me agobian si comparo mis bendiciones con tanta carencia en muchos sitios.

Mi madre tan sabia siempre me decía: “No sufran por lo que no tienen. Agradezcan a Dios por lo que les ha dado”. Y  teniendo tantas bendiciones ¿Es posible desear la muerte?. Parece que si.

No importa el estado de nuestras vidas y la cantidad de bendiciones que hay en ella, la condición física y espiritual siempre determinan lo que nos contamos de esa vida. Cuando se sufre dolor físico intenso y se depende de medicacion diaria, la vida pierde color, las bendiciones son apenas un motor que nos arrastra para no dejarnos vencer.

El dolor nos impide ver y sentir

Un fuerte sentido de vida es la emoción y el sentimiento. Los cinco sentidos al máximo que nos hacen percibir cada segundo todo a nuestro alrededor. Pero cuando hay dolor se contiene la respiración, se contraen los sentidos, se cierran los ojos, se aprietan las manos y en un punto ya no vemos nada, ya no sentimos nada. La vida por maravillosa que resulte deja de tener sentido.

En este punto lo único que puede movernos mas allá de nosotros mismos es la riqueza espiritual. Entender que no es el cuerpo quien contiene al alma sino el alma la que opera al cuerpo. No podría con palabras decir de que manera debemos salir del cuerpo que duele, que nos marca límites de movimiento,expansión y felicidad. Pero es lo único que nos libera y nos hace seguir. Es un nivel de conciencia del alma que nos ayuda a respirar en medio del dolor mas agudo, nos permite movernos a pesar del cuerpo, nos permite ver y sentir algo mas que el agobiante dolor que parece anular todas las capacidades.

Hoy se que ese dolor que para algunos de nosotros es físico, para muchos otros es emocional y no es menos agobiante. Mel Robins habla irónicamente: “para los que no han tenido el placer de sentir ataques de pánico”… y continua una descripción muy puntual de lo que significan los ataques de pánico. Yo efectivamente jamás los he tenido y si bien tenía conocimiento del mal clínico. No tenía la menor idea de lo que pueden hacer con la vida de los individuos que los sufren. He conocido a un par de personas que sufren este padecimiento y en verdad no es muy diferente al dolor físico crónico.

Hoy quisier poder llegar a quienes enfrentan algún tipo de dolor físico, emocional, espiritual y decirles que si tenemos vida. Todo es posible, y nada de eso que nos agobia es mas fuerte que nosotros y nuestro auténtico sentido de vida.

Quiero decirles que nuestra “realidad” está fuera de ese cuerpo y esos límites que nos detienen. Nuestra verdad y nuestro auténtico ser es mucho mas grande, mas fuerte y mas rico de lo que podemos siquiera imaginar. Es real, es posible conectar con el aire, la luz, la lluvia y sentir y tomar de toda la naturaleza la perfección y armonía que parece faltar en nuestro interior. Es posible recuperarnos y vovler a ser lo que fuimos al nacer…”balance perfecto”.

Abrirnos al dolor de otros nos permite darnos cuenta de lo pequeño que es nuestro dolor. Abrirnos a los límites de otros nos permite conocer la grandeza de nuestra naturaleza. Todos tenemos batallas internas y todos tenemos también glorias y riqueza que compartir. Todos tenemos responsabilidad con aquellos que confían en nosotros y nos siguen y nos echan la mano de una u otra manera.

Suéñalo  posible

“It’s not until you fall that you fly”.  Tenemos que caer para aprender a volar

y dependiendo que que tan profundo estemos en el abismo es la fuerza y la altura a la que debemos apuntar para lograr salir de ese abismo. ES POSIBLE.

Soñar es clave, soñar grande, y para ello nos ayudan e inspiran los amigos, los compañeros en el camino con sus propias batallas libradas.

Cuando pregunto a algunos de los colegas inmigrantes sus planes, algunos me sorpenden con mera sobrevivencia. Piden tan poco para si porque han tenido casi nada en la vida. Me estruja el corazón escuchar que alguien espera tan poco en la vida mientras yo me agobio por lo que quiero lograr en medio de tanto que he recibido. Basta escuchar sus historias para darse cuenta que no conocen otra realidad. Hay vidas con realidades muy tristes, con historias realmente dolorosas.

Creemos que sabemos, pero no tenemos la menor idea de lo que es realmente el dolor.

Pero igualmente en medio del dolor la felicidad, la alegría, la esperanza, SON POSIBLES. Soñar posible lo que parece imposible ES CLAVE.

Nunca estamos solos

Somos miles librando batallas, perdiéndolas y de vez en cuando ganando alguna que otra.  Nadie está solo, y cada uno tiene suficiente que aportar al otro para ayudarnos juntos a salir adelante.

Hoy dedico mucho tiempo a hacer especial cada momento, tal vez con tonterías como decorar una manzana que se pondrá en el plato, o una caja que tendrá un chocolate y un lindo mensaje. Al final la caja se va a la basura y la manzana al caño. Pero el momento que crearon diciendo a alguien que era suficientemente especial para dedicarle mi tiempo queda en el corazón para siempre.

JUNTOS Crecemos, juntos nos levantamos y juntos soñamos mas y mejor. Juntos vale la pena luchar, caer, librar batallas. juntos es posible SIEMPRE.

Lo que mueve nuestra vida esta mas allá del cuerpo,y no depende de él, está en todos los que nos rodean, lo que mueve nuestra vida está fuera de nosotros y nada de lo que nos detiene puede detener esa vida.

FELIZ AÑO NUEVO