La toma de decisiones ¿debe ser racional o emocional?

La toma de decisiones y la administración estratégica son claves de liderazgo. Si buscamos; no necesariamente dirigir masas; sino liderar nuestra propia vida (como sugiere @evacolladodurán es prioritario trabajar la toma de decisiones.

En mi artículo Métodos y criterios para la toma de decisiones describo procesos sistemáticos dependiendo del tipo de problema o decisión en cuestión.

Pero aterrizando esto en el día a día. Si googleamos el número promedio de  decisiones que una persona toma al día. Obtenemos un aproximado de 35,000; remotamente conscientes. El número realmente puede o no ser relevante básicamente nos aterriza en la realidad de nuestro día a día y la complejidad del procesio cuando se lleva a cabo una metodología como las que describo en el artículo antes mencionado.

Nuestra realidad es que para sacar adelante el día y evitar agotamiento mental hay una infinidad de decisiones que dejamos en “automático-inconsciente”. Por eso desayunamos lo mismo todos los días, nos vestimos con lo primero que encontramos en el guardaropa, tomamos siempre la misma ruta al trabajo… (no recomendado en la ciudad de México por la criminalidad y el tráfico), pero quien puede hacerlo sin duda lo hace.

Importancia de las Decisiones

Una decisión es una elección entre un número de posibilidades dadas. Cada vez que decidimos, elegimos, y cada vez que elegimos construímos algo para nosotros y para nuestro entorno. Nuestra vida no es otra cosa que el resultado de nuestras elecciones hora a hora.  Hoy somos lo que elegimos cada segundo. Son muchas y muy importantes todas las decisiones. Mas de lo que podemos creer.

 

Decisiones racionales

Hablar de las decisiones que llevamos a cabo con la mente, implica considerar las investigaciones sobre el cerebro  y la neurociencia. Al hablar de la mente nos referimos a la materia gris en nuestra cabeza. Por lo menos 10,000 millones de células, y el poder de nuestra capacidad cerebral del cual se dice que nadie logra utilizar mas del 10% de la misma.

La mente normalmente analiza, sintetiza, imagina y valora. En el proceso de toma de decisones estas actividades son vitales. Sin embargo lo que la mente percibe en este proceso de análisis y síntesis puede cambiar totalmente de un individuo a otro dependiendo de la información previa que cada quien tiene, y los conceptos o patrones culturales.

 

Herbert Simon; Nobel prize 1978 en ” rational decision making” introdujo por primera vez la noción de “bounded rationality”. Es imposible tomar decisiones importantes recolectando y analizando todos los hechos. La intuición en estos casos hace posible la toma de decisiones.

Daniel Kahneman, premio Nobel en economía describió la interconnección entre  la intuición y el análisis.

Timothy Wilson de la Universidad de Virginia recolectó evidencia que demuestra que cuando los individuos tratan de usar el análisis para la toma de decisiones, quedan finalmente menos satisfechos que aquellos que confiaron en su intuición.

Klein Gary no ve a la intuición como un don en el que los intuitivos son seres únicos con una sensibilidad especial. En su enfoque busca incrementar la decisión intuitiva mediante la acumulación de experiencias que hacen uso de la misma para crear “patrones de soluciones”.

Decisiones afectadas por la emoción

Quien toma decisiones basadas en sentimientos no queda claro si está conectando con el corazón o el estómago. A nivel energético en el plexo solar recibimos todas las emociones, es donde se sienten las mariposas cuando nos enamoramos, es donde se siente la rabia cuando nos enfadamos, pero la rabia sube del estómago hacia arriba… al corazón. En inglés existe la expresión (stomach the world) y se refiere a la manera de procesar emocionalmente las vivencias. También existe la expresión (Gut decisiones), y se refiere a las decisiones intuitivas pero les llaman “corazonadas”.

En investigación y ciencia hay suficiente bibliografía sobre el uso de la intuición para la toma de decisiones pero hay muy poco referente al “corazón” y quienes lo mencionan se refieren a la “intuición”.

Personalmente creo que las emociones del estómago y las emociones del corazón tienen que ver con dos niveles de conciencia diferentes y por lo tanto dos procesos de toma de decisiones que no son equiparables. Todas las emociones que entran por el estómago nos resuenan a lo mucho en la garganta, pero lo que entra a nivel de corazón nos resuena a niveles de conciencia superiores.

Los partidarios de tomar decisiones con la mente sugieren suprimir las emociones para garantizar imparcialidad, Klein Gary argumenta que el debate no esta en confiar o no confiar en la intuición sino reforzarla para hacerla mas confiable. El análisis debe usarse para mejorar la calidad de las intuiciones.

La intuición y la toma de decisiones

Klein Gary estudió la toma de decisiones de individuos en estado de alerta. En estados de alarma como terremotos, incendios, accidentes los individuos actúan con rapidez sin hacer una “recolección de información y análisis de la misma”.

El salto la acción; sin embargo, si lleva un proceso acelerado de pensamiento en el que la alerta promueve que el individuo “intuya” a travéz de experiencias repetidas que han sido interconectadas inconsientemente en forma de patrones a traves de la “experiencia”.

Un patron es un conjunto de claves que se concatenan cuando identificamos elementos de un patron; entonces “visualizamos y sintetizamos” automáticamente. Es decir; esa “intuición” no es otra cosa que el proceso mental acelerado, basado en “experiencia previa”.

La habilidad para detectar patrones es sin embargo facilmente tomada por hecho, pero difícil de aprender. Asi algunos empleados o jefes o líderes con mucha experiencia pueden facilmente “visualizar y sintetizar” cierta información que los “novatos” no perciben en absoluto.

Construir patrones mentales es clave para la intuición

Es necesario que los líderes, administradores, jefes de área ayuden a sus subordinados a identificar patrones para resolución de problemas. En una ocasión comenté como mi jefe en un par de horas levantó una venta importante que se le había caído a uno de nuestros vendedores. Se encerró en la oficina con él y empezó a hacer una serie de llamadas para conciliar todas las partes. Finalmente quedó resuelto. La experiencia del jefe ayudó a identificar lo que estaba interfiriendo en la toma de decisión del cliente y movio con rapidez los obstáculos para que se asegurara la venta.

Para poder construir un modelo efectivo de simulación mental, necesitamos tener buenos ejemplos de como funcionan las cosas en una situación ideal.

  • Necesitamos claves que nos ayuden a identificar patrones
  • Patrones que activen acciones sistemáticas pre-calificadas
  • Acciones sistematicas pre-calificadas por la experiencia
  • La simulación mental se lleva a cabo por los patrones reconocidos de experiencias anteriores.

El caso es que en muchas empresas aún sigue valiendo mas el papel o título académico que la experiencia. Los altos niveles de rotación en las empresas con los nuevos patrones de trabajo (por proyectos). No permiten que los empleados ganen suficiente experiencia para llevar a cabo este tipo de toma de decisiones.

Hoy en día el cambio acelerado, tanto en puestos, como en actividaes nos impide ganar experiencia. Pero no es limitativo para la toma de decisiones intuitivas. En este caso tenemos que aprender a interconectar sectores, empresas, proyectos, mercados.

Daré un ejemplo de esto. Trabajé muchos años como docente en colegios y empresas, posteriormente trabajé como editora de textos, mas tarde trabajé en el departamento de ventas de textos.  Como editora, yo sabía lo que los niños, los padres, los directivos y los profesores necesitan de un libro y esa experiencia me ayudaba a hacer los cambios pertinentes; dentro de las políticas del checklist. En el área de ventas conocía a la competencia; conocía los textos de muchas editoriales y su “nivel de funcionalidad”, como maestra podía analizar un texto e identificar sus bondades para instruir a los vendedores en los argumentos de venta,

Automatización en los procesos de toma de decisiones

Cualquier proceso de toma de decisiones que puede llevarse a cabo por un método racional se lleva a cabo en las empresas con un “sistema” que una persona no necesariamente especializada alimenta. El sistema solo requiere datos periódicos y libera reportes de toma de decision o resultados claros en muchos casos.

Si no aprendemos a defender nuestro proceso de pensamiento estamos destinados a ser substituidos por las máquinas. La intuición es el elemento “clave” que coloca a un individuo por enciama de otro, y muy por encima de los sistemas y procesos.

Somos más que los programas de software o los métodos analíticos, las bases de datos, y que los procedimientos que hemos tenido que memorizar. Nosotros decidimos “encajar” o “crecer”.  Para crecer debemos estar listos para los bloqueos, el conflicto, los malos entendidos e ir solos por el camino por un buen rato hasta que nuestro proceso de pensamiento empiece a hacer “eco”.

Lo único que nos hace fuertes como individuos y que nos da a “todos” una singularidad irremplazable es una toma de decisiones “intuitiva”. Y esto no quiere decir que nos dejemos llevar por emociones o sentimientos sin análisis o lógica. Es justamente la puesta del talento natural, la experiencia y la visión personales para hacer un proceso de visualización y síntesis express en la época que nos toca. HOY. Donde la vida es un proceso acelerado, los trabajos son por proyectos y por unos cuantos meses, las funciones cambian de manera continua y nosotros debemos salir a flote con lo que hay.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Klein, Gary A. The Power of Intuition: How to Use Your Gut Feelings to Make Better Decisions at Work. The Doubleday Publishing Group, 2003.
Adair, John Eric. Decision making and problem solving. KoganPage, 2016.