La pregunta que cambia la vida y no sabemos contestar

¿Y tu que Quieres?

Somos maestros en determinar lo que no queremos, lo que no nos gusta, lo que queremos cambiar. Pero definir asertiva-mente lo que auténtica-mente queremos y actuar coherente-mente con ello es tarea de un tratado filosófico o largas sesiones de coaching. Jeff Weiner;  el directivo de Linkedin ha publicado una serie de artículos con Oprah Winfrey en las últimas semanas. Justo ayer publicaron este artículo The Simple, Life-Changing Question That Hardly Anyone Can Answer.

Lo irónico es que no nos hacemos esta pregunta por obvia que resulte. Estamos casi seguros que lo sabemos y basta que alguien nos haga la pregunta para pensar y muchas veces quedarnos en blanco sin respuesta concreta. La misma pregunta tiene diferentes respuestas en cada área de nuestra vida: salud, familia, trabajo, vida-interior-intelectual. Más irónico aún resulta cuando nos damos cuenta que aquello de lo que nos quejamos y que es el “drama de nuestra vida”. Es justo lo que nosotros hemos elegido, aquello que nuestro comportamiento, pensamientos y elecciones han generado.

Interiormente sabemos lo que buscamos y necesitamos

Que queremos en la vida
Que queremos en la vida

El momento en que al levantarnos para iniciar el día no tenemos emoción por lo que transcurrirá, no sentimos energía que nos impulsa a empezar con empuje. Hay algo interior que requiere atención. No necesariamente quiere decir que nuestra vida está mal y necesitamos un cambio drástico. Muchas veces es re-pensar nuestras elecciones. La mayoría de las veces volvemos a elegir lo mismo pero con consciencia clara de ello. Este solo hecho hace un cambio drástico en el aquí y el ahora.

Estar claros respecto a nuestro yo y lo que queremos mueve la vida en la dirección correcta. Nos hace auténticos, diferentes, únicos, reales. Nos convertimos en autores de nuestra vida. Si interiormente sabemos lo que buscamos y necesitamos ¿porqué no nos resulta claro como el agua?. Cuando no sabemos lo que queremos es posible que haya conflicto interno. Tal vez pensamos que queremos algo que no deberíamos o merecemos. Puede que tengamos miedo a dejar atrás a quienes nos aman y amamos.  Este es un punto muy fuerte y real en muchas familias y parejas.

Ser en nuestro máximo potencial es lo que debe ser

Al crecer, todos los que dependen de nosotros levantan sus estándares.

. Las cabezas de la familia, el marido, la esposa son para los hijos, familiares y amigos un modelo. Todos tenemos variedad de modelos en las diferentes áreas de nuestra vida: familia, trabajo, salud, vida interior.

. Es una sinergia de crecimiento. Aprendemos de los demás y ellos de nosotros. Esta sinergia requiere individuos auténticos, comprometidos al máximo con su yo, su sentido de vida, su misión. Así un individuo fuerte en algún sentido conecta con la parte fuerte de otro fortaleciendo sus debilidades. En conjunto ambos embonan y crecen.

Fortalecer
Ser mejores y auténticos fortalece a todos los que nos rodean

Cuando empecé a estudiar Inglés tenía un grupo de amigos y amigas que igual que yo: “odiaban el idioma pero lo necesitaban para acreditar o para el trabajo”. Éramos un grupo de varias chicas de prepa y varios chicos de universidad que al término de las clases nos íbamos a bailar. Nunca faltábamos a las clases y el ambiente durante la clase era grato por la convivencia con los amigos. Si uno reprobaba; todos nos solidarizábamos y reprobábamos para seguir juntos en la pachanga. Así repetimos varias veces, varios cursos. Hasta que llegó un momento en que esa dinámica de reprobar me resulto no conveniente. Yo quería seguir avanzando y ciertamente me separé de ese grupo de amigos. Me distancié de las fiestas con ellos por un par de años, pero concluí los cursos, mas adelante empecé a dar clases de idioma. Me agradó tanto que tomé capacitaciones en México y el extranjero, luego di conferencias en el extranjero sobre enseñanza de idiomas. Hace no mucho me encontré en el super a una de mis más difíciles alumnas de los cursos elementales. Me dijo con orgullo que es maestra y se gana su dinero dando clases de Inglés; me lo agradeció y fue conmovedor. La recordaba en sus primeras clases frustrada, sintiendo que el Inglés no era para ella. Recuerdo que estando en los niveles avanzados una maestra; con poco criterio y cero conocimiento del “interlenguaje”;  la “re-ubicó” en niveles intermedios. Ella sin problema repitió todos los cursos intermedios, los avanzados, hizo el teachers y hoy es maestra. Si yo no hubiera decidido separarme de mi grupo de amigos danzantes, tal vez su caso sería diferente.  Tal vez no. El punto es que nada debe impedirnos crecer y ser mejores en cualquier área de nuestra vida.

Ser, tener y hacer no son lo mismo

Por obvio que parezca, el hacer no nos hace ser. Evidentemente el tener no nos hace ser. Lo que quiero debe tener coherencia en el ser, tener y hacer. Lo que quiero debe dar prioridad al ser.

Difícil saber lo que queremos cuando tenemos muchas opciones

Recuerdo un día de mucho calor en un Planet Hollywood llegué a un puesto a comprar un smoothie. La chica que los vendía me dijo por lo menos 10 sabores con diferentes combinaciones. Escogí la última que me dio porque ni recordaba las primeras que había mencionado y yo solo quería refrescarme. Luego me preguntó ¿with a bust? y se me ocurrió decir que si. Me dijo entonces todas las vitaminas y complementos posibles. “Joder tengo calor quiero un maldito raspado” igual seleccioné el último que me mencionó.

Tantas opciones confunden
Tantas opciones confunden

La vida hoy nos presenta una variedad infinita de posibilidades en todos los sentidos. Leí un artículo donde una chica comentaba como las redes sociales habían convertido su vida amorosa en una amplia carta que sentía debía explorar en detalle. Inició buscando el chico ideal y terminó saliendo con una gran variedad por periodos cortos sin realmente encontrar “la perfección que buscaba”. En el aspecto laboral, la marca personal nos da posibilidades de gestionar en cualquier línea: salud, alimentación, negocios, redes sociales, estilo, literatura. Literalmente no hay límites y es muy probable que muchas cosas nos llamen la atención y nos inviten a explorarlas.

Laboralmente no se trata de economía ni éxito tanto como sentido de vida

Mi artículo “No trabajo por dinero, lo hago por servicio y sentido de vida“. Es uno de los artículos mas visitados y es que verdaderamente la sobrevivencia no depende del trabajo sino de estrategias de vida. Lo que quiero en la vida no depende del ingreso, del nivel de éxito. La miseria igual que la riqueza están en el interior de cada uno de nosotros.

El trabajo debe sin duda hacer posible nuestra subsistencia, pero el trabajo fuera de esa opinión de “la carrera de ratas” y hacer que el dinero trabaje por ti y no tu por el dinero. No tiene nada que ver con el dinero. Quien tiene problemas con el trabajo tiene problemas con sigo mismo y su sentido utilitario en la vida. Todos tenemos algo que aportar y el trabajo es ese aporte. Todos somos seres sociales y el trabajo es esa parte de convivencia y crecimiento mutuo. Lo que quiero no tiene que ver con el sueldo, el puesto, el nivel de éxito. Tiene que ver con mi plan de vida y el sentido de la misma. 

Personalmente en el aspecto laboral algunas amigas bromean diciendo que mañana seré astronauta y les completo la broma diciendo que aún no está descartado en la lista. Lo cierto es que como antes he comentado. Cuando se siente interiormente la necesidad de un cambio, de explorar alguna otra vía. Significa que estamos en el punto ideal para el siguiente paso y nuestro desarrollo interior nos está demandando ese movimiento. Cambiar rutas no quiere decir que lo anterior haya estado mal. Seguramente fue lo necesario en su momento. Significa que el aquí y ahora demanda de nosotros diferentes habilidades y estrategias que valen la pena explorar. Todos los cambios que he llevado a cabo han ajustado a mis necesidades personales, familiares y económicas.  Por su puesto he tenido dificultades en el camino que me han forzado otros cambios no esperados ni deseados. Pero que finalmente se ajustaban a mi plan de vida.

Mi mas reciente trabajo no es el mas glamoroso, ni por mucho el mejor pagado que he tenido. En un intercambio con mi buen amigo en linea Xosé Alberte Cea ; orientador vocacional justo hablamos de varias cosas que inspiraron otro muy popular artículo en mi blog “Cosas que hacen que un trabajo valga la pena“. Me han llamado para integrarme nuevamente a sistemas como líder de proyecto, me han llamado para volver a la docencia. Pero hoy donde estoy sigo creciendo, explorando, aprendiendo y estoy sencillamente enamorada de la empresa y su gente. La vida cuando estamos en proceso de cambio de alguna manera nos hace enfrentar las elecciones o eventos previos para re-afirmar las nuevas elecciones como comenté en otro artículo sobre porqué la vida parece una y otra vez ponernos a prueba en determinadas circumstancias.

Puntos de contraste para crecimiento interno
Puntos de contraste para crecimiento interno

Los valores son siempre la mejor guía

La vida es sabia y pone a prueba nuestros “deseos” para asegurarse que es realmente lo que queremos o esperamos. Recuerdo cuando mi esposo viajó a México y un fin de semana en casa de mis padres estábamos tomando el te cuando el mismo día recibí un correo de un novio que quise mucho y al que lloré por muchos años. Se había casado y sentirlo “perdido para siempre” era la tragedia de mi vida. Un amigo común ya me había dicho que me andaba buscando y me pedía que le contestara porque estaba harto de que lo acosara para que le ayudara a conseguir una cita conmigo. Luego me aclaró: “te advierto que te dirá que está solo , pero vive con alguien en unión libre y tiene un hijo con esa persona”. Ese mismo fin de semana me llamó otro novio que también se casó, regresó, volvimos a intentar, se volvió a ir y tenía varios meses “desaparecido” en Estados Unidos. Me dijo al teléfono” oye…. ¿todavía andamos?. Efectivamente cuando se fue éramos novios y para ese entonces nunca habíamos terminado. Yo le contesté: “creo que  después de varios meses cero contacto, cero llamadas, cero información mutua no andamos.” Pareciera que en el momento que debía decidir pasar al “siguiente nivel” con el que en ese momento era mi novio. El “historial” hizo presencia para ayudarme a visualizar lo que tenía y lo que yo creí “que había perdido”. La vida me ponía a los tres para que eligiera con juicio. Evidentemente elegí el amor, la sinceridad y solté todo lo demás.

Ni complicaciones ni simplismos

Algunas personas son partidarias del cero estress, cero complicaciones. Por ejemplo muchos no andarían con alguien que estuviera del otro lado del mar. Quieren alguien que viva cerca y punto. Justo Geneva Vanderzeil es un ícono de vida chic pero simple. Sin mucha complicación, pero nada ordinaria. Hay personas que hacen lo imposible por simplificar su vida en todo sentido y al cabo de un tiempo se preguntan porque la vida no parece tener mucho sentido. No es que las complicaciones le den sentido. Es que el hacer esfuerzos por alcanzar metas no tan sencillas llena de orgullo y da sentido a muchas acciones que pueden implicar esfuerzo, desvelos, trabajo que al final reditúan.

Lo que quiero no tiene que ser semi-imposible

Si bien es cierto que cosas en teoría o apariencia imposibles pueden lograrse. El objetivo en la vida no es precisamente andar buscando todos los imposibles posibles. Debo conscientemente no evitar las responsabilidades y las complicaciones. Si puedo asumir mayor responsabilidad y hacer mas. Es bueno y necesario. No necesito continuamente estar reforzando mi interior o valía a través de logros, metas, posición, poder.

La vida nos presenta lo que requerimos

En ocasiones necesitamos recursos exteriores: conocimiento, grado, experiencia. En ocasiones necesitamos recursos interiores: paz, generosidad, espiritualidad. En ocasiones una combinación de ambos según el momento en nuestras vidas y la meta que hayamos asumido. Podemos renunciar a algunas cosas y tomar otras. En el trabajo no siempre lo importante es el dinero, la posición, el cargo. En la vida no siempre es importante el poder, el éxito tanto como la tranquilidad, la paz, la consciencia. A veces la vida nos plantea y demanda  ambas en un mismo plano y cuando así se presenta hay que asumirlo.

Por ahora lo que yo quiero es dormir para empezar mi día con ánimo mañana

BESOS