La mente, la conciencia y la razón nos protegen de la emoción y los sentimientos

Emoción-sentimiento-razón-consciencia
Emoción-sentimiento-razón-consciencia

Todos hemos sido en algún momento inundados por la emoción, avasallados por nuestros sentimientos. Recuerdo una conversación con un viejo amigo hace casi veinte años. Después de mucho hablar me dijo: ” y la amaba tanto que tuve que terminar con ella y alejarme totalmente”. Yo, joven y en busca del amor al escuchar eso pensé. No hay manera de ganar con ellos. Hoy después de varios años, algunos fracasos, un acierto con todos sus tropiezos entiendo lo que mi amigo dijo. Entiendo, incluso agradezco mis intentos fallidos.

No sé si seré capaz de plasmar lo que ahora entiendo en este artículo pero intentaré hacerlo con el ánimo de desvanecer la angustia que yo experimenté en mi juventud al escuchar esas palabras de mi amigo y pensar que pudiera perder el amor por ser muy amada. Hoy soy madre y lo que entiendo me da  tranquilidad y confianza de que mis hijas sabrán vivir lo que les toque con consciencia y, con razón sin demérito de la emoción y el sentimiento.

¿Porqué algunas personas nos llegan al alma y otras equis?

Nuestra estructura neuronal determina quien nos hace click
Nuestra estructura neuronal determina quien nos hace click

En mi artículo anterior explicaba que las emociones son complejas colecciones de respuestas químicas y neurales usadas para regular la supervivencia. El cerebro registra el tipo de estímulos capaz de generar una emoción en diversos individuos o culturas. El desarrollo que tenemos y la cultura a la que pertenecemos superponen influencias pre-instaladas en nuestro cerebro con lo siguiente:

  1. Perfilan lo que constituye un inductor adecuado para una emoción específica. Es decir; establecen las características de quien nos hace vibrar: ojos, nariz cabello, voz, estatura.

  2. Esbozan algunos aspectos en la expresión de la emoción. condicionan reacciones inmediatas ante dichos estímulos.

  3. Diseñan la cognición y conducta subsiguientes al despliegue de una emoción. Todo el proceso mental que nos desencadena y los rituales de interacciones con ellos.

De esta manera otorgamos valor emocional a objetos o personas no predestinados biológicamente. Pre-establecemos las reacciones ante las emociones universales: miedo, ira, tristeza, repugnancia, sorpresa y alegría. Tenemos cierta información  que las experiencias y el desarrollo personal nos hacen ampliar. Luego con la consciencia y el sentido del yo asociamos eventos, cosas, personas dándoles cierto valor emocional. Lo que nos resulta atractivo, interesante, desagradable u ofensivo tiene que ver de alguna manera con nuestros conceptos culturales, mas nuestra infancia temprana, experiencias fácticas y emocionales. Aquí entra el condicionamiento operante. Podemos asociar un rostro a alguien con un acontecimiento que nos causa alegría o malestar. Dichas asociaciones pueden ser conscientes o inconscientes.

Nuestras asociaciones pre-establecidas nos hacen liberar neurotransmisores en la corteza, tálamo y ganglios basales que generan alteraciones importantes:

  1. Inducen conductas particulares: apego, nutrición, juego, explosión). Algunas personas nos inspiran confianza para acercarnos y ponernos en sus manos sin problema, nos incitan a bromear y juguetear mientras con otros somos sobrios y herméticos. Algunos nos hacen explotar a la mínima reacción.

  2. Cambio en el procesamiento fluyente de estados corporales (señales que pueden ser filtradas o no , inhibidas selectivamente o realzadas). Podemos combinar su cualidad placentera o desagradable. Así con algunas personas todo nos tiembla y nos sacude mientras que con otras es posible por lo menos simular. También comenté en el articulo anterior que podemos educar nuestras emociones pero no suprimirlas por completo.

  3. Un cambio en la modalidad del procesamiento cognoscitivo: un ejemplo con imágenes visuales o auditivas sería el cambio de ritmo, o cambio de enfoque como parte integral de las emociones como la tristeza o la euforia. ¿Se han dado cuenta que cuando estamos enamorados el sol brilla y todo se ve mas luminoso?, el tiempo se detiene en un rostro, el resto del escenario desaparece del enfoque. Recuerdo cuando estudiaba en Bellas Artes siempre que mis ojos encontraban los de mi tenor el mundo se esfumaba en sus pupilas. Ninguno de los dos nos dábamos cuenta hasta que sentíamos la mirada de un tercero regresándonos al mundo.  Ridículamente nunca cruzamos palabras solo nos perdíamos el uno en la mirada del otro varias veces durante el día. Estas cosas pasan debido a los cambios del procesamiento cognoscitivo.

¿Porqué con alguien que quieres mucho no funciona?

Emoción y sentimientos no siempre nos llevan a buena relación
Emoción y sentimientos no siempre nos llevan a buena relación

De entrada debemos entender que algunas personas “inductores de emoción” nos activan mas que otras. Pero la emoción por sí sola puede ser filtrada, controlada, educada. Nunca suprimida, aquí es importante entender como de la emoción surge el sentimiento consciente. También debemos entender que la emoción conecta virtualmente con los valores fundamentales: premio y castigo, placer y dolor, acercamiento o huida y es inevitable. Esta es la condición humana natural.

Para que una emoción produzca un sentimiento consciente se requiere:

  1. Compromiso por el inductor. La consciencia y reconocimiento son necesarios. Asociamos las experiencias privadas y mentales con nuestro interior y el inductor generando un nexo.

  2. Señales subsecuentes al procesamiento de la imagen activan sitios neurales predispuestos para responder a la índole particular del inductor a la que pertenece: miedo, ira, atracción.

  3. Los sitios inductores de emoción gatillan un número de respuestas hacia el cuerpo y otros signos cerebrales y desencadenan la gama completa de respuestas corporales y cerebrales que conforman una emoción.

  4. Mapas de primer orden en las regiones subcorticales y corticales representan cambios en el estado corporal, aquí surge el sentimiento.

  5. El patrón de actividad neural se cartografía en las estructuras de segundo orden.

Tener un sentimiento no es lo mismo que “conocer el sentimiento”. La reflexión del mismo es más sofisticado. El sentir alerta al organismo acerca del problema que la emoción empezó a resolver. Entrarán en juego la conciencia; alusión a la bondad o perversidad de objetos y acciones. Los juicios de la emoción. Sentir amplia el alcance de las emociones. Los sentimientos de fondo definen nuestro estado mental y tiñen nuestras vidas.

Los sentimientos de fondo son: fatiga, energía, excitación, bienestar, enfermedad, tensión, relajación, impulso, desgano, estabilidad, inestabilidad, equilibrio, armonía, desequilibrio, discordia.

Nuestro instinto de supervivencia y consciencia de peligro o vulnerabilidad ante determinadas situaciones o personas  genera series complejas de reacciones a nivel mental y corporal. Alguien puede hacernos ver el sol brillante, acelerar el corazón y la respiración, cosquillear el cuerpo y hacer que todo alrededor del sujeto desaparezca del plano de enfoque. Por grato que esto sea reconocemos el peligro de la conexión y activamos huida.

La razón que modula la tiranía de la emoción empata con la mente y la conciencia generando distancia que puede ser consciente o inconsciente. ¿Tienen experiencia con esa persona que siempre vieron pasar, que siempre les vibró y nunca se acercó lo suficiente?. Demasiada emoción, demasiado sentimiento justo lo que mi amigo comentó. Nos impulsa a la huida para evitar el dolor, para mantener nuestra integridad, para no rompernos en mil pedazos el corazón con la persona inadecuada.

Podemos confiar en el cuerpo, en el destino, en el instinto, la razón, la mente y la consciencia. Nuestro cuerpo está física, mental y emocionalmente dotado para encontrar lo que necesitamos y manejar lo que nos lastima.

 

BESOS