La mejor marca personal…una vida interesante

identidad1

Hace 32 años estudiando en la prepa escuché a la profesora de contabilidad hablar un poco de su vida. Yo escuchaba con interés cualquier historia personal para inspirar la propia. Lo que ella me dejó en esa clase fue una lección para toda la vida. Comentó que al terminar la prepa pensó que la clave para la felicidad era la titulación y estudió contabilidad. Al terminar supo que esa no era la clave y pensó que la clave era casarse; así lo hizo y no le resultó. Entonces pensó que era tener hijos y los tuvo, pero tampoco fue la clave. Yo oía, y la veía y me decía: “¿mujer tienes cuarenta y tantos años y no haz encontrado la llave de la felicidad?”. Hasta Mafalda se inventó ir a una cerrajería por la llave de la felicidad y sorpresa se llevó cuando le pidieron el modelo. “Me prometo a mi misma que eso no me va a suceder”. La profesora nunca habló de algo que le hubiera llenado o satisfecho lo suficiente en la vida. Me daba la impresión de que la vida era equis para ella, verla, oírla, tenerla cerca dejaba una sensación de vacío no grato.

Por otro lado el maestro de Costos era un señor maduro, metódico. Todo él hablaba de organización; su atuendo, sus materiales de trabajo, sus explicaciones. Nunca hablaba de su vida, siempre directo al trabajo. Un día poco común en él comentó que había sido torero en sus años de juventud.  No me imaginaba a ese hombre sobrio, metódico con traje enfundado en un traje de torero. Sonreía pícaro, parecía disfrutar cada momento; impartir su clase, dar las calificaciones, ver nuestras reacciones. Sus ojos, su sonrisa, su lenguaje corporal todo hablaba de un aquí y ahora pleno y lo que fuera que se rascara en él nos develaba algo diferente, nuevo, in-imaginado.

¿Que factores hacen una vida interesante?

Una trayectoria una vida
Una trayectoria una vida

1. Dinero, éxito, felicidad… la vida misma

Con frecuencia una vida enfocada a un aspecto: dinero, éxito, felicidad deja el todo en un estado soso. Pienso que la mayoría de las personas deseamos y esperamos el paquete completo. Erramos al pensar que enfocarnos en un solo rubro  nos traerá como consecuencia el resto. La maestra buscaba la llave de la felicidad y nada resultaba ser mágico para cambiar su percepción de la vida. El maestro por el contrario se enfocaba en la vida, el aquí y el ahora con lo que la vida daba en el momento. Ni el dinero, ni el éxito, ni la felicidad están por encima de la vida misma. La vida es ya suficiente regalo para ser, hacer, crear, soñar, intentar, crecer, experimentar. En esa tónica todo cuenta, todo es suficientemente valioso para enriquecer el aquí y el ahora.

La mayoría de las personas que admiramos tienen una situación relevante en su vida. Lo que fue su misión o sentido, pero el todo, los detalles del todo, el camino de principio a fin toman mucha más trascendencia al cabo de los años. Su vida se convierte en una novela, en una película, en series de anécdotas que inspiran muchas otras vidas.

2. El camino y los detalles

Es tan fácil perder el camino, el aquí y el ahora por enfocar demasiado la meta u objetivo final. Al cabo de un tiempo miramos atrás y ya se fueron, uno, dos, tres, diez años de la vida. Creo que esto fue lo que le pasó a la profesora. El andar con sus caídas es también  relevante.

De Chanel la muerte de su amado, el corazón partido y la firme decisión de hacer que el mundo guardara luto a su amor vistiendo a todos de negro; su color icónico.

Eric Clapton; la muerte de su hijo y su gran éxito: “Tears in Heaven”…  Time can bring you down, time can bend your knees .Time can break your heart, have you begging please, begging please.  El tiempo puede doblarte, ponerte de rodillas, romper tu corazón, hacerte suplicar “POR FAVOR!”….. y de ese dolor, esa tristeza surge algo grande, algo valioso, algo rico. Eso es la vida. Esa es la marca que nos mueve y nos impulsa hacia lo que vale la pena: “dar continuidad a la vida de alguna manera.”

3. La habilidad que vence obstáculos

No hay una sola vida sin dificultades, retos, limitaciones de algún tipo. La manera que cada quien enfrenta dichos retos es el sello personal que se recuerda y que a lo largo del camino se convierte en la “esencia de la marca”. Hay quienes lo hacen con humor e ironía, hay quienes lo hacen con estilo, otros con sobriedad y sabiduría, los metódicos y llenos de recursos. No hay dos que utilicen el mismo enfoque, ni las mismas destrezas. No hay obstáculo ni enemigo pequeños. No hay soluciones irrelevantes. Nuestros muy personales métodos y soluciones pueden convertirse en un producto y una solución que de respuesta a muchos . Quien piensa: yo solo soy ama de casa, yo solo soy obrero, yo solo soy capturista, secretaria. Desde cualquier frente hay vidas grandes, soluciones maestras que nos mantienen en el camino. Nuestras respuestas valen por el efecto que tienen en nuestra vida y que pueden generar en la vida de quienes nos rodean.

4. La creatividad que resuelve

Los inventos, las patentes, las grandes ideas surgen como respuesta a un problema que alguien se dió a la tarea de resolver. En cada época se han usado los recursos a la mano para generar aplicaciones, maquinas, herramientas, instrumentos, productos. Madame Curie; sus descubrimientos, su trayectoria, su vida en una época donde la mujer no tenía mucha voz. Sus descubrimientos y los retos que libró para alcanzarlos son hoy parte de la historia que seguimos, admiramos y pasamos de voz en voz. Las crepas Suzette que resultaron de un mero accidente. Henri Charpentier tenia un serio problema que resolver, no es una historia comprobada pero lo cierto es que cuando tenemos que resolver inventamos cosas casi mágicas. Recuerdo cuando aún vivía mi padre preparé una sopa de jitomate que el adoraba. Pero no había mucho jitomate, ni crema. Combiné crema-mantequilla-leche con agua, maicena  y algo de cebollin. Mi padre repitió varios platos y tuvimos sopa suficiente para todos. Logré más cantidad sin demeritar el sabor.

5. Lo humanamente reproducible

Los talentos especiales como el de Beethoven o Mozart son dones particulares que la naturaleza les ha brindado de manera exclusiva a contados individuos. Cierto genio, o destreza no son emulables, pero la actitud, la perseverancia, el sentido de vida,  son caracteristicas que se educan y fortalecen de manera personal e interior. Esto está al alcance de la mano de todos. No es fácil pues de serlo todos seriamos genios y no es así. Pero es posible a diferente nivel reproducir patrones de comportamiento que nos generan resultados medibles. La cantidad de famosos diseñadores que han iniciado de la nada hasta convertir su marca en un impero es incontable. No podemos replicar un carisma, un talento, pero podemos reproducir patrones de conducta, consistencia, coherencia, constancia, perseverancia, actitud. No hay una sola vida trascendental que no contenga uno o todos estos elementos.

Hoy a mis 47 años puedo decir que he cumplido mi promesa de tener una vida rica interiormente. Me prometí atesorar afectos, vivir plenamente cada etapa con todo lo que conlleva y así ha sido. No puedo decir que ha sido fácil, que no habido dificultades en el camino. No presumiría de ser la mujer más feliz del mundo; sería un tanto arrogante y sé tengo mucho por trabajar. Por fortuna hay más camino por andar.  Hoy y cada día tengo aún mucho por hacer, pero agradezco infinitamente el camino andado y lo que he cosechado a lo largo del mismo. La mejor marca que puedo recomendar a cualquiera es la de una vida que pueda plasmarse en un libro que valga la pena ser leído. La vida que en cualquier momento, cualquier día podamos decir vida nada me debes.

 

Posted on: 20 Marzo, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: