La intuición no es característica nata de unos cuantos

En mi artículo “Como comunico quien soy asertivamente en redes sociales” Comento:

“Annie Murphy Paul en su libro “El Culto a los Tests de personalidad”  nos explica las desventajas de tratar de definirse a sí mismo a través de estas herramientas. Es casi tanto como decir: “hola, mucho gusto permíteme decirte quien eres.” Solemos con frecuencia cometer ese error con muchas personas. Hacemos conclusiones simplistas definiciones limitativas, juicios basados en información incompleta. ”

Hablo mucho del trabajo del ser, del auténtico yo y de conocerse a sí mismo a fin de proyectar una marca asertiva. He compartido variedad de herramientas, tests que nos dan informacion valiosa sobre nuestra personalidad, preferencias, fortalezas y debilidades. Sin embargo es un hecho que no podemos ni debemos encasillarnos y mucho menos encasillar a los otros en conceptos limitativos del ser.

La intuición te comunica lo que todos los tests ignoran

Hace ya muchos años como coordinadora académica en el centro de lenguas de una Escuela Superior colaboré con un profesor de Estados Unidos; muy querido y respetado por los compañeros de trabajo.  Personalmente siempre “sentí” que algo no me cuadraba cien por ciento con él. No sabía que, pero me hacía ruido.
Una tarde recibió una llamada en mi oficina y al salir de la Universidad fue arrestado por la PGR, alumnos y profesores me reportaron el hecho y nos preocupamos, pensamos que había un error.
La verdad era que tenía largo historial de violación y muerte a menores. Fue deportado y le tocó silla eléctrica, su caso fue televisado. Quienes convivieron de cerca con él fueron violentamente interrogados.
Nunca “sentí” realmente una señal de “alarma”, solo sentía algo que no encajaba. Con dos de sus amigos de origen canadiense si pasó algo indescriptible. Al llegar a mi oficina se pararon frente al escritorio y  me paré para ir hacia ellos y darles la bienvenida y una energía densa y fuerte me empujó literlamente hacia atrás. No pude acercarme y solo los saludé a distancia. A ellos no pareció afectarles en lo mas mínimo. Solo quedé intrigada por el hecho, pero no le di importancia hasta que se dió el arresto.
Supimos que tenía un coheficiente intelectual superior al estandar y le era muy fácil, manipular, enredar, ocultar. Eso nos dijeron los especialistas que manejaron su caso. Era buscado en varias partes del mundo. Sentí algo de paranoia al imaginar que nada me alertó con respecto a él.  Lo cierto es que objetivamente nunca sentí peligro, pero si sentí que algo estaba mal.
En otra ocasión una compañera de trabajo me dió un aventón a la Universidad donde tomaba un diplomado después del trabajo.  Al despedirse “sentí” una despedida definitiva. Las palabras no advertían nada especial era una despedida cualquiera, pero el tono y el sentimiento me dieron sensación de un “adios” y no hasta luego.
Miré sus ojos y noté algo que me hizo inmediatamente pedirle que se bajara del auto conmigo para caminar.  Ella con sorpresa me preguntó si no iría a mis clases y le contesté que quería hablar con ella.
No tenía la menor idea de lo que debiamos hablar y no recuerdo siquiera como fue que iniciamos la conversación, el caso es que al cabo de un tiempo me compartió una lamentable destructiva historia de su infancia que la agobiaba al grado de haber intentado suicidarse en una ocasión.
En ese momento le acababan de diagnosticar cancer en la matriz,  quería embarazarse y no podía. Tenía un grado de miopía muy severo, corría peligro de desprendimiento de retina. Por su puesto un escenario oscuro y sin salida.
No es caso entrar en detalles de lo que hablamos esa tarde, pero si el hecho que tenía la intención de quitarse la vida y después de ese día encontró caminos, hizo algunos cambios que generaron reacción en cadena en todas las areas. Se embarazó, fue un parto complicado pero se logró, tras el parto su matriz quedó sana. Un giro de 180 grados a su vida.
Para muchos, incluyendo su familia y ella misma, era una “loca inestable”. Asistía a psicoterapia por años y jamás había compartido con nadie lo que me compartió esa tarde.  Tal vez porque sintió auténtico interés, seguridad y desahogo al hacerlo. La intuición me habló de un dolor profundo, de una pérdida total de esperanza y con rascar un poco se hizo evidente.

La intuición nos ayuda a conectar

Es posible leer a una persona. La neurociencia está tratando de jaquear el cerebro para saber lo que los mismos individuos desconocen de sí a fin de venderles algo con mayor facilidad. Es grotesco utilizar la ciencia y el conocimiento en nombre del beneficio personal.  Pero esas mismas herramientas nos ayudan a conectar con propósitos mas nobles  y auténticos de desarrollo mutuo.

Conectar con el otro nos deja una riqueza. Un día tuve una conversación con ese profesor que fue enviado a silla eléctirca. No casualmente sobre la película “El príncipe de las mareas” y una actividad pedagógica que hizo con sus alumnos mientras lo observaba y evaluaba su clase. Hasta el día de hoy recuerdo lo que dijo y por su puesto no justifico, pero entiendo.

Mirar al otro sin etiquetas es algo difícil, porque nosotros mismos nos las quitamos. Leerlos y entenderlos mas allá de los juicios y prejuicios es posible, el corazón y todos los sentidos nos “hablan” de la persona que tenemos frente. Nos dan información importante que no debe ser ignorada.

Hay tres factores claves para leer a una persona

Intuición
  1. Los reclamos de identidad.  Todos tenemos una historia y nos identificamos con esa historia, nos la contamos y se la contamos a todo el mundo, es la historia que justifica y describe nuestro ser, expresa nuestras prioridades y jerarquías, nuestros valores, nuestros móviles.  Lo hacemos patente de muchas maneras sutiles, pero evidentes.  Las playeras con slogans, la música que escuchamos, nuestras afirmaciones sobre el deber, el poder y el desear, nuestros conceptos abstractos: justicia, amor, libertad, éxito, vida, los colores que preferimos en la ropa, el estílo (cabello, ropa, maquillaje), el lenguaje corporal, la forma de las manos, la forma del rostro. Nariz, ojos, labios la forma, tamaño y espacio entre ellos. Todo esto nos habla de patrones, preferencias, pero es incluso real que al hacer cambios internos podemos incluso cambiar el grosor de nuestros labios, las líneas de las manos, la apertura de la mirada. Es decir. Toda esta información nos da una idea muy cercana de una persona, pero de ninguna manera la define tajantemente.
  2. Los reguladores de Emociones. El escritorio y las fotos o la decoración del mismo son reguladores emocionales para el individuo. Si las fotos están dirigidas al individuo son para su propia apreciación y por lo tanto reguladores emocionales; si están de frente para los visitantes son reclamos de identidad. La organización del espacio, los colores, aromas, sonidos, texturas y nivel de luz con que se rodea la persona. Se pueden identificar fortalezas y debilidades.
  3. Residuo conductual Tal vez uno de los elementos mas descriptivos es la basura que generamos. Con los reguladores emocionales existen camuflajes. Todos hemos recogido algun caos cuando vamos a tener visita o cuando vamos a hacer una grabación, cuando hay una auditoría re-organizamos todo y lo ponemos bellamente visible. Pero nadie clasifica y altera su basura. En estudios de mercadotecnia y de criminalistica la basura nos da mas información del individuo que ningún otro elemento muestra. Nos habla de los hábitos, nivel socio-económico, preferencias, horarios, personalidad.

Por su puesto nadie va a entrar a la oficina de alguien y revisar su basura, pero algo siempre queda a la vista, se pueden identificar patrones.

Objetivo conectar

Conexión

Todo lo anterior no tiene como objetivo, manipular, vender, y mucho menos decirle a los demás como son. Nos ayuda a conocerles y entenderles. Nos ayuda a conectar auténticamente con el individuo a nivel aural. Esto es, mas allá de su rango, de sus palabras, de sus comportamientos, mas allá de lo evidente a los ojos hay un individuo, una escencia vital que existe y vibra su realidad.

Es muy común hacer juicios de las personas, todos los hacemos instintivamente. Pero es vital tras esos juicios buscar una auténtica conexión. Poder hacer a un lado las preconcepciones, las etiquetas, los prejuicios y con corazón abierto y mente clara empezar de nuevo. Descubrimos siempre un individuo mas humano, mas cercano.

Somos especialistas en identificar fallos, o divergencias, pero no somos tan diestros para encontrar coincidencias, y riquezas. Es un hecho que cada individuo tiene algo que aportarnos. Si no nos abrimos a esta realidad, estamos perdiendo un gran potencial.

5 Puntos para conectar con el otro

Jefe perfecto
  1. No juzgar- sino entender. La amiga de la que hablé era severamente juzgada y realmente tenía bastantes enemigos. Nadie, ni su familia, ni su esposo, sabían lo que me contó ese día. Era imposible que la entendieran. Le dije que debía compartirlo con las personas mas cercanas: su esposo, sus padres y hermanos. Tras años de terapia lo que ella entendía es que había algo malo en ella. Y en realidad ella no tenía ningún problema. Debemos estar conscientes que nunca tenemos toda la información suficiente con respecto a los individuos para entenderlos. Si además ellos no lo comparten, por miedo, por conceptos erróneos de vida, amor, justicia, normalidad, bien, mal etc. Es imposible entender. Ella tenía toda la justificación para sentir un profundo dolor pero quienes no sabían su secreto no podrían jamás entender su comportamiento errático.
  2. No contradecir- sino apoyar. Cualquier concepto erróneo, cualquier realidad por increíble que parezca es totalmente real para el individuo que la está viviendo. Cuando me dicen que mi dolor crónico no existe, cuando los médicos no pueden explicar y remediar las causas del dolor y solo dicen: todo está bien. ¿Como chingaos está bien si tengo que tomar estas pastillas para poder existir?. Hubo un procedimiento quirurjico, hubo nervios involucrados, hubo endodoncias requeridas, hay una cuestión real física. Y sin embargo es muy cierto que lo único que me ha ayudado, no tiene que ver ni con los medicamentos, ni con los doctores, ni con ninguno de esos procedimientos quirúrjicos.  El apoyo espiritual, el cariño, la amistad, las buenas voluntades, sacan mis días adelante. No todos los días funciona, pero cuando funciona es VIDA.
  3. Hacer el ego- a un lado. Se que he defendido el ego, sigo creyendo que el yo auténtico es importante y hay que fortalecerlo mas que limitarlo y ahogarlo. Pero aquí estamos tratando de conectar con alguien y es importante hacer nuestros pensamientos, nuestras necesidades, nuestras experiencias y deseos a un lado. Evitar tratar de brincar y compartir algo propio cuando la persona esta compartiendo algo que necesita y quiere. Escuchar con el corazón, tener la intención de entender.  Es importante hacer sentir a la persona que en el momento lo importante es lo que piensa, lo que siente, y lo que necesita y que estamos cien por ciento presentes ante eso. Entendemos y no ponemos nuestras necesidades por encima de las necesidades del otro. Es muy comun que la mayoría de las personas se acerque a hablar de sus problemas, sus necesidades, sus dificultades y poco pregunte sobre la otra persona.
  4. Escuchar. Con auténtico interés disfrutando la interacción, con verdadera curiosidad, como si estuvieramos a punto de descubrir un tesoro, porque es real. Cada quien trae un tesoro escondido que protege con celos.
  5. Preguntar. No es sino a través de las preguntas que se llega a la verdad o lo mas cercano a ella. ¿Cuales son las dificultades que enfrentas? ¿Como le haces para sacarlas adelante?. Aquí es donde empieza la auténtica conexción y riqueza porque de este proceso aprendemos mucho del otro. De este proceso es que realmente crecemos.

La intuición nos dice que tan lejos podemos llegar, de que manera podemos aproximarnos y si es o no posible. Hay ocasiones que simplemente no es apropiado, porque la persona no está dispuesta a compartir. Podemos intuir muchas cosas pero tiene que haber conexión y apertura del otro lado. Mientras la otra parte no esté dispuesta a compartir e interactuar. Nada de lo que intuyamos puede aplicarse con gran impacto. Aunque si es posible utilizar las intuiciones, para tanquilizar o apoyar. No se dan consejos a quien no los pide. No se ofrecen soluciones. Cada quien sabe lo que quiere y como conseguirlo. Solo podemos hacer observaciones de lo que vemos y la persona debe llegar a sus propias conclusiones y tomar acción.

Para desarrollar la intuición hay que practicar el uso de los sentidos, la identificación de patrones y la comprensión sin juicios.

BESOS