La clave principal de un líder exitoso

La diferencia entre un jefe con éxito que logra más allá de lo establecido y el que está abrumado, estresado, workaholic radica en su talento para delegar. Un buen líder es el que concreta a través de su equipo. Delegar es ceder nuestro poder o funciones a otra persona. Investirlo(a) con tareas que de otro modo nosotros deberíamos asumir.

Delegar es más que simplemente asignar tareas, es otorgar la responsabilidad en otros hombros para un resultado específico.  Es ceder confianza en el criterio de toma de decisiones para lograrlo. Para ello hay que respaldar y apoyar dichas decisiones. hay que proporcionar la autoridad y herramientas requeridas para la tarea delegada.

values2-shutterstock_106242902

4 conceptos clave de la delegación

shutterstock_92023850

Responsabilidad

No estamos soltando  nuestro trabajo en manos de alguien más. Estamos ofreciendo supervisión objetiva y eficiente que garantice los resultados. Este proceso requiere mucho tiempo y cercanía con los subordinados en el inicio, pero al cabo de un tiempo es posible confiar toda la tarea con un mínimo de supervisión.

Jamás podemos decir a nuestros superiores que alguien de nuestro equipo hizo algo mal. Es nuestra responsabilidad garantizar que lo que hacen está bien. Justamente la dirección y el control nos ayudan a lograrlo.

Autoridad

La delegación no es un juego de poder sino de liderazgo y guía cercana. Estamos a la cabeza por una razón: experiencia, instrucción, visión, destreza que debemos saber transmitir permitiendo el sello personal, respetando los estilos individuales, marcando directrices claras.

Claridad en lo esperado

Debe quedar bien claro lo que se espera durante el proceso y el resultado final. Instrucciones ambiguas, información incompleta, dar por hecho cualquier cosa se presta a resultados no deseados. Es un hecho que habrá errores en el proceso. Estos deben ser siempre aprovechados para establecer criterio de decisión y metodología de resolución de problemas.

La supervisión cercana en las primeras etapas y los controles deben evitar y/o minimizar los errores. Sin embargo. Error es crecimiento, aprendizaje y desarrollo experto. Un buen líder entra justo en estos momentos hombro a hombro con su equipo para sacar adelante los problemas.

Confianza

No hay delegación posible sin el elemento confianza en ambas direcciones. El subordinado(a) debe ponerse en manos del líder. El líder debe ir soltando poco a poco al subordinado hasta que éste funcione de manera independiente.

Habilidades a desarrollar para delegación

shutterstock_119462545

Actitud

Somos directores de orquesta creando magia con varios recursos haciendo lo suyo de manera simultánea con los otros. Debemos dejar a un lado la necesidad de ser elemento clave en todos los pasos y procesos. Debemos evitar el control excesivo y la imposición de nuestra visión y estilo. Líder, observador, motivador, más que jefe controlador, manipulador, obsesivo.

Hábitos

Se requiere paciencia para observar al aprendiz sin querer interferir, interrumpir o peor aún hacer las cosas nosotros mismos a nuestro modo. Hay que identificar estilos. No podemos ser iguales con todos. Algunos requieren el paso a paso y llevarles de la mano hasta sentirse seguros, otros funcionan increíble con un modelo de resultado y ellos ven como lo logran. Se requieren estilos de comunicación y sistemas de trabajo, organización y documentación de procesos que sienten bases para la operación efectiva. Observar, comunicar, documentar, dar seguimiento continuamente son hábitos que se van desarrollando sobre la marcha y con la experiencia.

Técnicas

Hay técnicas de instrucción tipo Vigotski y sus aproximaciones sucesivas. Hay técnicas de comunicación para dar instrucciones. Hay técnicas de retro-alimentación para pulir, afinar y/o corregir acciones durante el proceso. Técnicas de aprendizaje, de liderazgo, de interacción personal, de desarrollo humano.

Sabemos que no hay delegación efectiva cuando…

shutterstock_228394381

  • Soltamos toda la responsabilidad sin guía y o supervisión cercana
  • Culpamos a los subordinados de los errores
  • Nos atoramos señalando los errores y regañando por los mismos. Los errores son normales, naturales, nuestra responsabilidad y una gran oportunidad de crecimiento. Los errores afianzan el trabajo en equipo y consolidad las relaciones interpersonales.
  • Hay conflictos de autoridad
  • El trabajo se acumula y los problemas crecen
  • No se cumple con los objetivos en tiempo y forma

BESOS