¿Importa la Belleza en Marca Personal?

Percepción de Belleza
Percepción de Belleza

La belleza importa. No por nada es una industria millonaria. Pero debe haber algo mas que mera banalidad y superficialidad detrás de la belleza, su percepción, y su efecto en la vida de las personas. Es literalmente imposible hacer de lado la parte de imagen en la gestión de marca personal. Primero debo abordar los números crudos un tanto desagradables pero incuestionables de las estadísticas.

No hay una persona que no se preocupe por su apariencia. Incluso los mas ligeros toman sus elecciones en función del “look natural”. Esto implica ya una preocupación por como se ven. Quien postule que la apariencia no importa, puede estar mandando mensajes  equivocados respecto a su profesionalismo y su propia persona. Ciertamente el interior es lo mas importante, pero es un hecho que debe siempre haber coherencia en ambos aspectos.

La Belleza y el Trabajo

La imagen; que no es solo la apariencia sino todo nuestro sistema de comunicación determinan la manera en que somos percibidos personal y profesionalmente. Es importante poner atención a la imagen durante la gestión de Marca Personal. Si buscamos hacernos visibles y promovernos profesionalmente es importante saber lo que el descuidar este punto podría traernos como consecuencia.

Las investigaciones de Hamermesh and Biddle sobre la belleza y el trabajo reflejan que las personas por encima del estándar de belleza ganan entre el 10 y el 15 por ciento mas que los que están por debajo del estándar. Newsweek también hizo un estudio encuestando a 202 directivos y 57% de ellos creen que los poco atractivos no consiguen trabajo fácilmente. El 68% creen que una vez contratados su apariencia seguirá siendo factor determinante en su desarrollo profesional. El 63% creen que la belleza es buena para los hombres y 72% creen que la belleza es buena para las mujeres.  Este estudio refleja que la apariencia importa mas que la educación.

Esto lo se es inquietante y por su puesto muchas personas se revelan y cuestionan esta parte duramente. Sin embargo es una realidad que por lo menos debemos saber y considerar.

La Belleza y el Cerebro

Ante los números anteriores he querido verificar un poco la validez biológica, científica que pueda explicar un poco el porqué de los razonamientos y percepciones anteriores.  Encontré un dato meramente biológico valioso.

El Doctor Nichoals Perricone explica que desde el estado embrionario existe una conexión entre la capa de células que se desarrolla en la piel y las células cerebrales. Es una conexión de cerebro y belleza que hace que lo que beneficia a la piel también es terapéutico para el cerebro y vice-versa.  Los alimentos recomendados para la piel también protegen el sistema cardiovascular, fortalecen los músculos y los huesos, disminuyen grasa corporal, mejoran el rendimiento atlético y la libido. De aquí que vitalidad y belleza suelan relacionarse. Esto no es solo percepción.

Esta parte me hace un poco asociar el hecho de que existe registrado en el cerebro el aspecto de belleza = salud y bienestar. Puede ser inconsciente pero esta en nuestra biología buscarla. Por lo menos nos hace entender porque de las asociaciones. Existe una realidad biológica que justifica los juicios. No deja , por su puesto, de ser subjetiva.

La Percepción y la Belleza

Sabemos que los estándares de belleza cambian y han cambiado totalmente a lo largo de la historia. Sabemos que la percepción tiene mucho que ver en los conceptos de belleza. Científicamente no está estrictamente definida. Esto es lo mas cercano científicamente comprobado. Donde la cultura, la sociedad y otros factores entran en juego.

Sin embargo nada de esto resuelve el hecho de que la percepción de nuestra apariencia influye el desarrollo profesional y según esta información no estaría en nuestras manos. No por nada  Ann Kearny-Cooke  nos dice que un 80% de las personas nos preocupamos por nuestro aspecto físico. Solo un 4% se ve a si mismo(a) bello(a). ¿Como no preocuparse? si es factor de percepción de nuestro valor y capacidades. Si es subjetiva y no parece estar en nuestras manos. Si varía incluso por género.

Los hombres y las mujeres percibimos la belleza de manera diferente. El hombre procesa la belleza básicamente con el hemisferio derecho, mientras la mujer usa ambos hemisferios. Los hombres establecen una relación topológica mientras las mujeres una relación categórica y con mayor diversidad de lenguaje.

Vernos bien no es solo importante sino determinante para nuestro desarrollo laboral. Los cuidados que procuremos a nuestra apariencia repercuten en la salud y vitalidad. No importa como nos veamos por lo general nos preocupamos por algún elemento de nuestra apariencia y nos enviamos hasta 13 mensajes negativos sobre nuestra apariencia durante el día. Esto genera conexiones en nuestro cerebro y afecta nuestra percepción de nosotros mismos y como consecuencia nuestra apariencia.

No te Preocupes de otras percepciones- Ocúpate de tu Percepción

Estamos claros que la belleza es importante, también que es percepción y que ésta cambia de cultura a cultura, de sociedad a sociedad. Sabemos que el cerebro y la piel están directamente relacionados biológicamente y que lo que hagamos en favor de uno repercute en el otro. El estudio  Kearney Cooke  fue criticado por manipular la percepción. Pero de alguna manera pone a prueba el efecto de la misma en el auto-concepto.

Quiero compartir un par de experiencias contundentes en este sentido. Hace años trabajando como docente encontré camino a mi oficina una ex-alumna; una chica joven con un sello particular de tener piel muy blanca y cabello afro-americano.  Tenia tiempo de no verla y al empezar a platicar percibí algo especial y diferente en ella pero no acertaba qué. La observaba  mientras hablaba tratando de definir, ví que llevaba un poco de máscara de pestañas en los ojos, cuando por lo general no se maquillaba. Esa podía ser una diferencia, pero había algo mas. De  pronto llegó un chico guapo y la tomó de la cintura. Ella le tomó la mano y me lo presentó. Era su novio. Cuando me lo dijo ; eso que yo había percibido en ella empezó a irradiar por todos lados. Sus ojos brillaban y sonreían al mirar, su piel irradiaba, su cabello y toda ella sonreían.  En maquillaje lo que hacemos al aplicarlo es simular una sonrisa. Vi claramente el efecto de una sonrisa natural del alma al exterior de la persona que la hacía BRILLAR literalmente. Era muy claro y muy sorprendente.

Maquillar a una novia es el trabajo mas sencillo para una maquillista. Cualquier novia resplandece. Sonríe al universo y lo proyecta.

La otra experiencia contundente fue mientras estudiaba música en Bellas Artes. Yo me empeñaba en probar que la imagen no importaba y tenía una apariencia “natural rockera rebelde”. Había gente magnetizada con esa imagen que se acercaban gratamente y por otro lado había gente que me rechazaba radicalmente sin saber quien era, que hacia. Solo por mi apariencia. Jamás como en esa época percibí tanto halagos mágicos o rechazo absoluto.

Una vez un chico se paró a media calle para verme caminar y esperar a que llegara  donde él estaba. Me preocupó un poco pero al acercarme y ver su expresión y su gran sonrisa fue halagador ver como disfrutaba solo verme. Otro día caminando por un parque una mujer con un acompañante me miró con una cara de repulsión e hizo unos gestos volteándose hacia otro lado para evitar mi imagen. Eso fue muy desagradable. No puedo negar que me hizo sentir mal.

Concluyendo

Nuestra apariencia importa y de ella depende como somos percibidos. La apariencia si está directamente relacionada con el interior, el cerebro, el alma y deben forzosamente expresar coherencia. Debo cuidar mi apariencia en función del mensaje que busco transmitir al mundo de lo que soy, lo que pienso, lo que creo y vivo. No puedo preocuparme por lo que los demás piensan porque no está en mis manos. Debo sí ocuparme de mi auto-concepto que hace todo lo que soy y vivo. Las percepciones de los otros están en función de su cultura, sus conceptos y su historia.  Existen recursos UNIVERSALES de belleza que todos tenemos a la mano:  Una sonrisa,

, el ejercicio y la comida. Lo que hagamos por la piel beneficia al cerebro y vice-versa.  

 

 

Hamermesh, Daniel and Jeff Biddle. “Beauty and the Labor Market.” The American Economic Review, Dec.(1994): pp.1174-1194.