Gratis, de Paga o Precio VIP

Eso de que “El contenido es Rey”.  Seamos bien honestos. 

.

Siempre salta a la vista dónde está tu dinero y tu tiempo. Digamos el auto, la ropa, tus estudios, el celular, el cuerpo, el cabello, los hijos, el trabajo, tu blog, tu marido. Todos tenemos 24 horas al día y decidimos dedicarlas a una u otra cosa.  Es realmente una falacia pretender un balance en todas tus áreas de la vida, es estresante y la vida no se presenta con calendario para hacerlo así. Más aún cuando trabajas de manera independiente, tienes negocio propio , o trabajas y haces trabajos independientes a la par. También las situaciones personales te asaltan de pronto y debes tomar decisiones y embarcarte con todo en ellas y hacer a un lado otras cosas. El punto es… el tiempo que dedicas a una cosa lo quitas de otra; seguro, y se ve. Cuando no hay tiempo pagas algo, poco, mucho. También se nota lo que pagas en el producto final que recibes. Se ve lo que pagas y lo que haces a pata, se ve donde esta el tiempo que ocupas. Si quieres cosas de calidad y no tienes tiempo hay que pagar por tenerlas.

Gratis es siempre un gancho:

 

Revisa con que te estás enganchando.
Revisa con que te estás enganchando.

Todos los productos o servicios gratuitos son demos limitados, probaditas, catas para antojarte. Tienen su sentido de ser y el objetivo es explorar conocer más del producto porque nada como usar o tener en tus manos algo para no querer después soltarlo.  La prueba de manejo es gratis y después de subirte al auto deportivo. Sientes que te va genial.  Casi te sientes dueño por un rato y cuando tienes que regresar las llaves lo compro o  me alejo para siempre. Es provocarte esa sensación de pérdida de algo que nunca fue tuyo en principio. Lo mismo sucede con los e-books, los blogs gratuitos. Eso si, las muestras de maquillaje, perfume y tratamiento de Chanel  son mejores que el producto original. Solo que como diría mi hija. Chiquitito mini mini. Pero no te las sueltan si no compras una cantidad determinada del original. Son geniales para viajar. Es una pesadilla perder una maleta necessaire con tus productos Chanel  tamaño original. Si pierdes las muestras c’est la vie!.  El gratis tiene efecto de crear fidelidad en este caso. Si le metes un crack a un software de paga siempre va a tener sus detalles.  Los he usado cuanto me ofrecen un proyecto por uno o tres meses y requiero un software especializado. Renuevo las pruebas 3 veces y no lo usaré mas. Termino el proyecto, me pagan y adiós software.  Pero cuando es algo que estaré usando continuamente mejor lo compro.  La versión de prueba solo te ayuda a arrancar mientras consigues la versión de paga.

Quien tiene en su mente la idea guajira de vivir de lo gratis y hacer algo que valga la pena con ello. Está equivocado. Se nota. Se vale usar lo gratis mientras arranca lo de paga. Mientras preparas algo mas grande o mejor. Pero no puedes funcionar, arrancar un negocio o promover una marca personal con versiones gratuitas de nada.

De Paga:

Es complicado fijar un precio. Cobrar lo justo y recibir lo justo. Como profesionistas. 

que viene con eso que entregamos. Te pagan por lo que sabes. Tu marca, tu nombre, tu trayectoria, tus estudios, todo lo que haz invertido en ti viene con lo que sea que este en tus manos y la misma mierdita en tus manos o las manos de un referente cambia de precio solo por las manos que lo sostienen. Si te venden unos zapatos nuevos , exclusivos de diseñador los compras. Si esos zapatos fueron usados por una súper-estrella aunque sean usados se cotizan más caro. La mayoría de  los freelancers dicen: “es que no pagan”.  Yo les diré. Para empezar,

.  Si fijas un precio bajo.  Automáticamente piensan: “es de mala calidad”.  En una ocasión vendiendo manuales de música pop para aprendizaje de idiomas en un congreso anual de profesores. Le bajé el precio al producto en 50%.  Era el último día del congreso y por lo general todas las editoriales hacían súper rebajas para vender más. Mi producto tenía de manera permanente precio bajo y con el 50% quedó súper bajo.  Una persona llegó a mi stand. Lo tomó en las manos; le expliqué lo que era y se mostró entusiasmada. No lo había abierto ni ojeado.  No vio el contenido fuera de mi explicación. Me preguntó el precio y al oírlo. Automáticamente dijo: “seguro que no es bueno”. Lo dejó y se fue a otro stand. Ni si quiera lo abrió. Miré con las tripas del estómago encogidas porque ni si quiera abrió el manual para ver lo que tenía en sus manos. “ El contenido no es rey!!”.  Quienes ya habían comprado alguno en otro año regresaban siempre por más y se llevaban para los amigos, para los hijos, etc. etc. ¿resultado? Gracias a esta persona.  Yo no bajé el precio. Lo duplique el último día. Saqué los que no había ofrecido porque efectivamente eran pocos.  Y voilá.  Compraron más.   He ofrecido tratamientos faciales y pruebas de maquillaje para novias con productos Chanel  gratuitas. Y se atreven a decirme que no tienen tiempo!.  Mentira que apreciamos lo gratis. Lo gratis funciona con compra. Como lo hace Chanel. Compras una cantidad determinada y te damos un extra.  Las clientas prefieren un facial caro pagado y que les regale muestras de Chanel que un facial Gratis con los mismos productos.  Porque psicológicamente conocemos lo anterior aún que pretendamos felicidad. Nos dan algo gratis lo recibimos. Eso si… gratis hasta las puñaladas!, pero lo botamos o lo arrinconamos. No lo apreciamos o ponemos en el lugar de nuestras cosas caras. La vista, la fachada, el empaque. El rey sin corona y capa para todos es un mendigo.  Enchular lo que muestras empezando por nosotros hace una diferencia.

Para que se rían un poco. Cuando compré el dominio de mi blog, que era un plan y cada día decía mañana. Si es necesario. Lo haré, lo sé. Un día navegando encontré un blog financiero  que al compartir me envió un mensaje de Gracias por Compartir! en un lindo recuadro y me enamoré. Y decía sigue compartiendo!… Y volví a compartir y … ¡volvió a salir!. Una y otra vez!.  Y me dije!. Yo quiero esto!!!. AHORA!… para mis tres seguidores ¡….Recibirán un lindo mensaje del fondo de mi corazón que les dice GRACIAS ¡!! Ese día tomé el teléfono y compré el dominio.  Y cuando el proveedor me envió una encuesta de las razones por las que decidí comprarlo. Les dije que aunque se rieran fue por el cuadrito lindo que al verlo me sigue haciendo  muy feliz.

 

Gracias por compartir!
Gracias por compartir!

Mi punto con todo esto es que compramos por emoción siempre. Compramos un sentimiento, un estado de ánimo, un estatus. No calidad y servicio per se. Si, por su puesto cada marca tiene su reputación y sabemos lo que nos ofrece con el precio dado. Pero el momento de si o no. Resulta de una conexión afectiva que da como resultado un absoluto: Si no me importa, dámelo ya!. Ayer vi a un compañero de trabajo enloquecer por un reloj bastante caro. Sus ojos brillaban, el que se lo vendió no usa reloj hacia los ojos pequeños como no creyendo. Pagarás veintitantos mil por eso. El otro cambio su lenguaje corporal y afirmaba. Si me late!. Vi su lenguaje de poder y el tono de su voz firme y dueño!. El que lo vendió lo ofreció por ofrecer y hacer un favor a un amigo. Al parecer no creyendo que se vendiera. No hizo el mínimo esfuerzo solo le pasó la información sin mayor expectativa. Y boom! La emoción del comprador hizo el resto.

 

Precio VIP

 

VIP es combinación de contenido rey con corona y capa.
VIP es combinación de contenido rey con corona y capa.

Como dije compramos estatus y así como automáticamente lo barato lo consideramos de mala calidad. Lo caro sin saber, sin pensar y sin comparar. Decimos, debe ser muy bueno!. Pero lo caro debe también parecer caro.  En la industria manufacturera de la cosmética, debo decir que la materia prima para perfumes y maquillaje es barata. Muchos productos pueden hacerse en un laboratorio casero con ciertos conocimientos de química. Los perfumes por ejemplo pueden hacerse en casa. Pero  sin una bella botella y un nombre. Nadie te lo cree. Chanel No. 5 era un aromatizante que Gabrielle Coco Chanel elaboraba porque su nariz era muy sensible a los aromas que desprendían las clientas cuando se ponía de rodillas  para hacer los ajustes de la ropa que les vendía.  Estas percibieron el aroma, les fascinó y Gabrielle buscó la manera de producirlo en serie profesionalmente cediendo su fórmula por una comisión mínima que por volumen de ventas la hizo millonaria. El precio real de un perfume multiplica por mucho el costo de producción del mismo. Pero es el envase, el nombre lo que pagamos por él.  El contenido es… no es rey. Si Gabrielle hubiera continuado con su manufactura casera y ofrecido a las clientes que preguntaran su aromatizante. Jamás habría tenido los alcances que hasta el día de hoy ese mismo aromatizante sigue generando después de su muerte.  Un precio VIP es una combinación de contenido rey con corona y capa. No un rey disfrazado de mendigo.  

.