¿En que debo gastar mi dinero?

No importa cuanto ganes si no lo utilizas productivamente
No importa cuanto ganes si no lo utilizas productiva-mente

.  Se habla mucho de como hacer dinero. Pero es un hecho; no importa cuanto dinero se tenga, no hay una sola persona que no se preocupe por tener mas. Con frecuencia pensamos: si yo ganara lo que gana esa persona, todo lo que haría. Lo cierto es que lo que no hacemos hoy con lo que tenemos no lo haremos mañana con lo que desearíamos tener. También es cierto que en cuanto nuestro ingreso aumenta nuestros gastos y necesidades aumentan con él.

Las decisiones del uso del dinero son tan personales como el uso del tiempo, la vida, el amor, la felicidad, el trabajo. Tan subjetivas y tan variables. Pero en todos esos rubros igual existen parámetros universales que son mas bien lo que deberíamos observar y seguir para el bien vivir. Estamos claros que el dinero es un instrumento para la vida y que la vida es lo que mas vale. Así, pensar en el dinero como instrumento y la vida como lo valioso estas serían las cosas en las que vale la pena gastar.

1. Experiencias de vida junto a nuestros seres amados

¿Quien en su lecho de muerte podría pensar en la satisfacción de haberse comprado un auto, un vestido de diseñador, un super reloj o celular?. ¿Quien ante un diagnóstico de cáncer no cambiaría todas esas cosas por su salud?.  Supongo que todos en algún momento hemos deseado tener algo que no hemos podido solventar. Pero también estoy segura que todos tenemos alguna memoria de un momento preciado que puede haber sido un segundo o unos minutos junto a alguien especial. No importa cuanto tiempo pase siempre nos ilumina por dentro. Cuando recordamos ese momento sonreímos en automático.  Nuestro presente y futuro se hace de los momentos compartidos con los que amamos. Las vacaciones, las fiestas, las reuniones familiares, una salida con los amigos.  Mil veces he oído personas que no van de vacaciones porque no hay dinero, o jamas celebra los cumpleaños porque es un desperdicio gastar en complacer a otros. Eso depende de tus fiestas y los estilos de fiestas. Pero si se trata de celebrar con los cercanos, los amados; es posible hacerlo al nivel que tus ingresos pueden pagar. Es un buen uso del instrumento que queda en la memoria por años y que te sirve en los momentos difíciles para hacer grato un momento no tan grato. ¿Quién en el lecho de muerte no piensa en todos los momentos junto a esa persona? y qué dinero o tiempo podría en ese instante ganar mas de esos momentos?. Lo que se gastó o uso en su momento fue bien usado y lo que no, fue eternamente perdido.

2. Tu crecimiento interior y salud

Todo lo que invertimos en nosotros, en nuestra persona: mente, alma y cuerpo son una inversión que sin duda nos reditúa en mucho lo que sea que hayamos invertido. Cursos de capacitación, educación, deporte, terapias, tratamientos corporales. Todo aquello que mantenga nuestro interior y nuestro exterior en las mejores condiciones. Todo lo que haga de nuestra persona la mejor versión de nosotros. Seguro habrán leído como arriesgamos la salud por ganar dinero y luego tenemos que gastar todo el dinero para recuperar la salud.  Si priorizamos nuestra salud por encima del dinero; esto puede cambiar. Es difícil, pero no imposible. Yo no podría decir que lo logro, no duermo lo que podría, no como diligentemente en mis horarios, no descanso suficientemente por hacer y terminar cosas que considero importantes. Muchos hacen lo mismo. Pero está en nosotros.

3. Ganar tiempo de vida

En teoría muchos inventos y casi todas las cosas que están a nuestro alrededor fueron hechas para ganarnos tiempo y estar a nuestro servicio en la vida. Lo irónico es que nosotros hacemos de esas cosas obsesiones y terminamos consumiéndonos en ellas en lugar de obtener tiempo y espacio para la vida y los seres que amamos. Por ejemplo: muchos instrumentos de cocina  facilitan la labor y en teoría hacen mas sencillos muchos procesos. Pero luego nos complicamos con hacer un buffete gourmet y terminamos mas tiempo en la cocina que con los invitados. Todos los aparatos o instrumentos que simplifican nuestra existencia. Hoy en día  con tres equipos electrónicos traemos casi todo lo que necesitamos para  cualquier cosa en el trabajo, el hogar o la escuela. Pero usar esos equipos para abstraernos de la familia cuando estamos en casa, de los amigos cuando estamos en un restaurante con ellos. En este caso no ganamos sino perdemos vida.  No disfrutamos el aquí y el ahora con nuestros amados por estar en nuestros super equipos. Pueden ser nuestra herramienta de trabajo, entretenimiento, comunicación, desarrollo profesional, etc.

4. Dar y Recibir

Muy pequeña escuché y me quedo muy grabado:

Pero siempre da. No hay una sola persona que no tenga algo que dar a los demás. No necesitamos gastar cantidades extraordinarias.  Si pensamos en una pareja de recién casados. Necesitan literalmente de todo. Hasta una fibra para lavar trastes les sirve y no cuesta nada. Si pensamos en una nueva mamá, también necesita mil cosas que ni si quiera sabe que necesitará y tampoco cuestan gran cosa. Alguien en su nuevo trabajo, un estudiante en un nuevo curso.

. No importa lo que demos. Nos acercamos a ese otro.

. Para algunas personas es mas difícil de lo que muchos suponen. Pueden fácilmente gastar en otros; en los hijos, la pareja, pero no gastan para si y menos permiten que otros gasten en ellos. No es lo que se compra o lo que se da lo que importa es el acto de dar y recibir gratuitamente lo que nos hace mas humanos y cercanos. Siempre pensamos. Si me da algo quiere. No sabemos dar y recibir gratuitamente. Esta es un poco la parte que enfatizo en redes sociales de no hay que regalar nada. No quiero decir literalmente no des nada. Lo que trato de enfatizar es esa cultura de doy una probadita para que me den su confianza. Doy un e-book para que me den sus datos. Y todos saben que las gratuidades son baratelas. Y muchos piensan que pueden vivir de lo gratuito. En realidad lo que nos hace mejores personas es dar y recibir  gratuitamente algo REAL Y VALIOSO. Experimentar este dar y recibir es una de las experiencias de vida que valen la pena llevarse a la tumba.

Y pongo fin a este escrito para que mis ojos descansen. Traigo una infección y no debería estar escribiendo. Pero este momento de compartir en estas fechas donde se viene el cierre de año. Empiezan los gastos, los regalos, etc. creo vale la pena evaluar los gastos.