El manejo de las emociones calma cualquier preocupación

Nadie tiene el derecho de decirnos como sentir, o que lo que sentimos es incorrecto. ¡Se positivo(a), no pasa nada no seas tonto(a), controla tu estress, medita acércate  a Dios!. Son consejos típicos cuando las emociones nos dominan y las externamos con franca honestidad. O son tan fuertes que es imposible esconderlas pues hacen mella en nuestro cuerpo.

Últimamente se tiene incluso la tendencia a la meditación para “relajarnos en chinga”; (excuse my french) y estar listos para nuestro andar paranoico en la vida. El manejo de las emociones se entiende como un bloqueo, negación o minimización de la importancia de dichas emociones. Todo esto viene desde casa. Podemos proporcionar un ambiente físico saludable: vestido , alimentación, satisfacción de necesidades pero es todo un reto crear un clima emocional auténtico donde las personas nos comunicamos de corazón a corazón. La cacofonía de la palabra “íntimacy” puede entenderse como (“into me see/ver dentro de mi). Los sentimientos y las emociones importan. No podemos juzgarlos ni debemos decir a nadie como sentir.

Con frecuencia somos in-auténticos y expresamos agresión pasiva bajo la careta de una honesta opinión sobre los demás; por su propio beneficio. Tomamos los patrones con que fuimos educados y reproducimos conductas; castigamos los berrinches y el caso no es permitir que los pequeños hagan los berrinches que les den la gana. El punto es que el sistema de condicionamiento operante “premio-castigo” por “conducta deseada/conducta no deseada”. Daña el auto-concepto. Nos dice que no somos merecedores de amor y aceptación si no encajamos en las conductas estándar y si no sentimos y pensamos solo cosas bellas. Ignorar emociones negativas de un niño es decirle que no importan sus sentimientos, castigar las emociones negativas es decirle que está mal sentir. Es niño malo que debe cambiar.

Lo hemos vivido en carne propia y lo hemos hecho a nuestros hijos. Yo por su puesto no soy excepción. El punto no es encontrar culpables o justificaciones. El punto es entender que la emoción es el lenguaje del alma. Una emoción refleja en nuestro cuerpo el estado de nuestro interior. Una emoción conecta la mente con el corazón.  

. El acto mas generoso es la demostración de amor incondicional. 

1343683859_Feeling_That_I_Know_So_Well

La preocupación es estrategia para evitar emociones “inapropiadas”

Las emociones que no podemos manejar nos generan fobias, inseguridades, trastornos de todo tipo. Desde muy temprana edad aprendemos que mostrar emociones es “malo” es signo de “debilidad” o resultado de “inestabilidad”. Catalogamos como “malas o inapropiadas” ciertas emociones y preferimos esconderlas o evitarlas. Los ambientes en los que debería o podría brotar la emoción a flor de piel “en casa” se prioriza la crítica y el juicio “por nuestro bien” sobre la demostración de amor incondicional. 

Somos tacaños con el amor

Estamos convencidos que debemos “entrenar” la emoción y por bien de quienes amamos tenemos derecho a juzgar sus emociones y decirles como sentir. Todos lo hemos hecho en algún momento siempre con la mejor intención. Pero sabemos cuánta agresividad pasiva hay en ese acto. Porque cuando lo practican con nosotros “por nuestro bien”. Sentimos claramente la agresión.

o que debe sentir diferente, que lo que siente no es correcto.

La correcta demostración de amor nos ayuda a encontrar vías para manejar la emoción

Nos perdemos a nosotros por ayudar a otros
La auténtica expresión de amor balancea todo tipo de emociones dispares

La emoción simplemente es, cuando la mente entra en juego haciendo juicio de lo bueno y lo malo surgen los conflictos entre “mente-alma y cuerpo”. Ese conflicto se sana con el auténtico amor en todo momento.  Damos por hecho que quienes amamos lo saben. El amor auténtico debe expresarse suficiente en todo momento de manera verbal, mediante contacto físico, con acciones concretas, expresas, debe dejar claro las prioridades sin lugar a dudas. El caso es que creemos que llevar la rutina diaria darles de comer y vestir, es mas que suficiente para que entiendan que les amamos. Un niño no va a entender que se le lleva a la escuela porque se le ama. El se va a sentir abandonado y un poco olvidado por un momento, necesita la verbalización, el abrazo y la presencia de los padres para entender que se le ama.  Los adultos también necesitamos eso. Nuestro estado del niño, requiere continua re-afirmación de amor y aceptación. Tenemos maneras infalibles para el éxito, la fórmula de la felicidad pero desconocemos maneras prácticas y claras de demostrar amor.

No alejarse en conflicto o desconectarse

En mi artículo de ¿cómo escoger el amor de tu vida?  comento que escogemos un compañero(a) para andar el camino; como quiera que éste se dé. Quien en el conflicto se evade no es compañero(a) de todos los caminos, mas bien compañero(a) de pocos caminos. Porque la vida real tiene mucho mas conflicto que armonía. Con eso es que elegimos convivir y deseamos compartir.

Escuchar con el corazón

Eso de ponerse en el lugar del otro suena y suena, pero realmente no lo hacemos. Tratar de ubicarnos en la situación de la otra persona y sentir lo que sentiría para poder entender las emociones y empatar con ellas. Luego desde nuestro auténtico interior compartir nuestros sentimientos. Sin juicio hacia la otra persona, sin querer cambiarle, entendiendo sus conflictos. Decir nuestras verdaderas necesidades y expectativas como individuo y como pareja, como miembro de la familia.  Poner los sentimientos en palabras no es cosa fácil. Comenté en mi artículo de estudiar sin preocuparse por ¿Dónde trabajaremos o de qué viviremos? que los estudios, o lo que sea que aprendamos nos ayuda con recursos para verbal-izar nuestros conceptos del mundo. Mientras mas recursos tengamos más fácilmente podemos expresar nuestras emociones y sentimientos.

Independientemente de forma ideal o rústica. Hay que comunicarnos. Sobre la marcha aprendemos a pulir el estilo.

Todo el hacer posible es siempre bienvenido

Las acciones específicas para demostrar el amor son importantes y nunca están de más. Deben ser un flujo continuo e interminable.

. No podemos, ni debemos asumir que le conocemos. Debemos estar claros que no nos conocemos ni a nosotros mismos. Por lo que “estudiar con empeño” a la persona amada es tarea de toda la vida. Una vez que se es “experto” o en proceso de llevar a cabo acciones concretas: hacer un envío por paquetería de algo que sabemos necesita, llevar a cabo alguna tarea que debe hacer y sabemos que le desagrada, sorprenderlo(a) con algo que desea  y no espera recibir, hacer especial un momento, consentirle, dedicar un espacio, mover cosas dentro de nuestro día a día para hacer algo por el/ella. Llegado el momento de elegir entre varios asuntos importantes elegirle a él/ella. Son solo algunos ejemplos de lo que podemos hacer. No solo con la pareja sino con todas aquellas personas importantes, y especiales.

Reír y jugar

La vida es un viaje, un camino, una aventura que compartimos con quienes amamos. Cuando nos estamos divirtiendo todo lo demás alrededor pierde foco e importancia. Estamos cien por ciento en el momento. Nada como reír y jugar para entrar en balance con nuestras emociones. Pero no es el caso negar el conflicto y pretender que no existe con una sonrisa falsa. No es ignorar las emociones incómodas y jugar evadiéndolas e ignorándolas. Unos días antes de mi examen profesional debía recolectar un número importante de firmas de sinodales de las cuales dependía la fecha de examen. Ese día tembló y todo mundo estaba en sus llamadas buscando a familiares y amigos. Mi compañera de tesis y yo circulábamos de oficina en oficina sin éxito tratando de conseguir “un firma”. Al final no tumbamos en el pasto  y ella me mostraba las hojas sin firma y me decía “me puedes regalar una firma, solo una”. Yo pretendía ser los funcionarios ocupados y le daba respuestas de “procesos administrativos ineludibles” y ella insistía, ahí está la pluma en su mano y aquí está la hoja sin firma, un garabatito y listo. Luego nos carcajeabamos, hoy no recuerdo que hicimos para recolectar las firmas. Se que ese día fue totalmente perdido, se que en un punto conseguimos las firmas porque estoy titulada, pero olvidé esa parte del proceso. No olvidé ese día y las carcajadas con mi amiga y el temblor. La presión, el nervio y la angustia no desaparecieron. De hecho también recuerdo que el día del examen volvió a temblar, pero nosotras ya sin problema con la experiencia previa dijimos: ok se suspenderá nos darán otra fecha. Por fortuna no se suspendió y dimos fin ese día al examen.

Reir no ignorando lo malo, sino enfocando lo que vale
Reir no ignorando lo malo, sino enfocando lo que vale

Estrategias para conectar con emociones no gratas

Estrategia
Estrategia emocional

1. Darse cuenta de la emoción de otras personas

2. Preocuparse por la emoción de otras personas considerándola válida e importante

3. Escuchar con empatía y atender  a fin de comprender como se sienten (independientemente de que estemos o no de acuerdo)

4. Validar los sentimientos con honesta empatía

5. Permitirles sentir lo que sienten sin juicios ni tratar de aconsejar o arreglar.

6. Finalmente ofrecer  estrategias que conecten la emoción con los pensamientos que las generan.

Esto es aplicable para familiares y amigos. Pero antes que nada y nadie. Debemos conectar con nuestras propias emociones y entender que probablemente las estamos tratando de esconder, limitar debido a prejuicios. Con la primera persona con quien debemos mostrar empatía es con nosotros mismos. Esta bien sentir, es parte de nuestra naturaleza humana. Es expresión de nuestro interior y nos “comunica” cosas a las que hay que poner atención.