El ADN del dinero

Estoy trabajando una serie de artículos alrededor del dinero. La monetización, el precio, la ganancia, la acumulación del dinero son muy directos y obedecen a fórmulas, y mecanismos. De a cuerdo con Tony Robbins 80% de la mayoría de las cosas es psicología, el 20% la mecánica. Por lo que considero importante antes de entrar a la mecánica detallada abordar la parte de la psicología.

ADN del Dinero
ADN del Dinero

Desnudemos nuestras verdaderas intenciones

No hablaré de las leyes de la abundancia que aún no domino. Hablaré de lo que creo y lo que he vivido. Tal vez les parezca que me salgo de tema pero al final llegaremos al punto que quiero enfatizar.  En mi libro Una Historia para Compartir comento el punto en el que las relaciones de pareja para mi eran una realidad distante. El matrimonio; a pesar de que yo deseaba de corazón tener una familia, no era mi máximo. Mis relaciones con buenos partidos, buenos chicos terminaban en fracaso sin segunda opción. Alguien me hizo ver que quienes terminaban conmigo inmediatamente se casaban con la siguiente en curso. Me di cuenta que no estaba apostando todo lo que debía, podía o decía querer a la relación de pareja. En el momento que entendí esto estaba en Seattle, en un hotel de lujo dándome una buena vida y decidí que no quería más de eso. Decidí que tomaba en mis manos el plan familiar y me prometía  a mi misma hacer lo que fuera necesario para cristalizar ese sueño. A partir de ese punto sentí el principio del cambio en mí.

Suena fácil, suena un poco: ” si lo pienso, lo decido y ya está”. Pero por su puesto. No es así. Después de ese momento, me tomó un par de años, otro par de rompimientos. Toda una historia que cuento en el libro. Pero el punto que quiero resaltar aquí es justamente la psicología  me tenía en situación de quiebres emocionales y  más adelante se convirtió en voluntad imparable por conseguir lo que deseaba.

Nos juramos que queremos algo cuando interiormente nos saboteamos

Quería casarme y tener hijos, pero tenía miedo a esclavizarme y perder mi vida en pos de la crianza de los hijos y el plan familiar. Mis roles de mujer casada eran de: total abandono de sí y abnegación. Las que tenían los mejores maridos, eran casi madres solteras que llegaban a todos los eventos familiares o escolares solas porque el marido se encontraba en viaje de negocios. Me daba miedo enfrentar la responsabilidad de la maternidad sola o con el mínimo apoyo de la pareja. Me refiero a compañía, tiempo con los hijos, convivencia en el día a día.

Quería experimentar el amor, pero interiormente no creía en la fidelidad de los hombres. Me parecía que muchos de los a mi alrededor casados; estaban en el matrimonio porque era lo que seguía en la lista, porque se embarazaron y upps creo que hay que casarse, porque ya era hora en el reloj biológico. Lo que sea menos auténtico amor. Ante esto mi concepto de matrimonio estaba muy arruinado.

para garantizar mi bienestar y auténtica seguridad. Nuestro corazón no nos engaña. Nos engañamos nosotros mismos.

El proceso de cambio toma tiempo y trabajo

Darse cuenta de los miedos que mueven nuestras acciones es doloroso y nada fácil. Tenía más miedo al fracaso, a equivocarme y salir lastimada que a la soledad que conocía y manejaba considerablemente bien. No estaba plenamente consciente de ello. Me decía que quería casarme cuando en realidad no lo deseaba, ni lo trabajaba con el compromiso y esfuerzo que requería.

Descubrir cada una de las creencias que bloqueaba el logro de mi objetivo me tomó tiempo, lágrimas, fracasos. Entender que era yo quien conducía a esos fracasos no era fácil de aceptar.

Hablando de dinero tengo una sólida instrucción financiera contable. Por genes alma empresarial. Mi abuelo paterno era comerciante y  a su muerte dejó a mi abuela un rancho, un negocio, dinero que desgraciadamente ella redujo a zero. Cuando estoy en congresos vendiendo mis productos esa sangre corre por mis venas. Me aviva, me impulsa.

A los 20 años sin los estudios ni los conocimientos financieros que ahora tengo; tenia ingresos que multiplicaban por 4 ,5 u 8 los que ahora tengo.  Todos los números estaban en mis manos: las cuentas bancarias, los clientes, los impuestos, las deudas. Llevaba cuenta perfecta de todos mis registros y en un punto solté todo. Para lo que había logrado a los 20 bien podría hoy tener suficiente libertad financiera y no es así.

Repitiendo el proceso que llevé a cabo en cuanto a la pareja, el matrimonio y el amor. Debo confesar y aceptar que temo las responsabilidades que vienen con el crecimiento empresarial. Nuevamente valoro más mi espacio y tiempo con mis hijas que lo que puedo ser capaz de lograr. Siguiendo recomendaciones de los coach financieros. He tomado modelos financieros que me demuestran que es posible sin sacrificar vida y familia. Estoy en ese proceso y hasta ahora me ha funcionado de manera modesta. Sé aún tengo creencias por trabajar que me permitan ir con todo sin excusas. Pero puedo con claridad identificar las historias que cada quien se cuenta con respecto a su situación financiera.

Para lograr cualquier meta

Necesitamos establecer un proceso para de manera consistente: crecer y disfrutar la vida. Si no lo conseguimos es porque tenemos algún tipo de conflicto interno en nuestro sistema de creencias que debemos manejar. Todos tenemos llamados interiores. Nuestras gracias o dones tienen un sentido y una misión que si no asumimos con la responsabilidad que implica haber sido dotados de dichos dones. Nuestra vida empieza a perder sentido. Lo veo a mi alrededor. Lo siento en mi misma cuando no doy el paso siguiente que sé, debo dar y me detengo por miedo, por reservas, por precaución. Como quiera que queramos llamarle. Dentro de nosotros sabemos lo que está mal, lo que hay que trabajar y lo que nos toca hacer. Si no lo hacemos no es el gobierno, la situación económica, la sociedad, la familia, la cultura, el mundo. Somos nosotros y nadie más.

Decidir tomar las riendas requiere valor y responsabilidad

Cuando decides; como comenté que lo hice en Seattle. Es un hasta aquí tengo de esto. Ahora quiero y necesito algo diferente en mi vida. Está en nuestras manos ir por ello. No solo porque digamos. Quiero casarme y lo haré, o quiero ser millonaria y lo haré. Todos los días hay que trabajar mucho para cambiar creencias y patrones mentales. No creer en el amor y el matrimonio es algo fuerte que no cambia de la noche a la mañana a mi me tomó lo siguiente todos los días por muchos años. En cuanto al dinero ha habido ya 2 momentos importantes, uno decidir lo que quiero enseñar a mis hijas y lo que quiero que ellas vivan y experimenten al respecto. Otro asumir lo que la vida pone en mis manos, a veces me llega mucho mas de lo que espero y honestamente me da miedo. Pero tomar las riendas nos da control y seguridad. El crecimiento financiero requiere conceptos materiales saludables, gratitud, foco y disciplina por un largo periodo de tiempo.

1.¿En qué me quería enfocar cada día?

Desde que tomé esa decisión, elegí enfocarme en el amor. Hay mucha miseria, hay infidelidad, hay basura y falsedad. Pero también hay amor auténtico y eso era lo que yo decidía y elegía enfocar hoy y siempre. Cuando alguna de las otras realidades inegables hace presencia no la niego. La enfrento y vuelvo a enfocar el amor por encima de eso. El no alimentar nuestros miedos ayuda a que se debiliten y pierdan fuerza en nuestra vida.

En cuanto al dinero hay  prepotencia, hay manipulación, arrogancia, pero también hay generosidad, bienestar, bondad, y lo creamos o no espiritualidad en la abundancia. Pues

. La abundancia exterior debe ser acorde. En función de mi decisión respecto al amor. Hoy debo conciliar y empatar los conceptos de amor y dinero.

Nosotros decidimos que enfocar en la vida
Nosotros decidimos que enfocar en la vida

2. ¿Porque quería enfocar eso?

Supe lo que era vivir sin amor, estar sola, tener mucho y no sentir nada por dentro. Sentí tristeza que llegaba a mis huesos y me hacía sentir que la vida no valía la pena. Busqué respuestas y no encontré una mano amiga. Vegeté algún tiempo porque vivir sin amor es vegetar. Sería injusta si digo que no tenía amor. Hoy miro atrás y se que siempre hubo mucho amor a mi alrededor. Yo no lo sentía, no lo enfocaba y por lo tanto no podía identificarlo. Estaba y siempre estuvo ahí sin que yo me percatara. La gente se acercaba a mi. La vida me sonreía y yo no lo veía.

El dolor era muy real y muy profundo y solo tenía que voltear a ver la otra puerta. Pero no lo sabía, estaba convencida que era la única puerta y la única realidad. Y no era así. Darme cuenta de ello y del dolor que pude ahorrarme. Me mueve a abrir la puerta para otros. Ser la mano amiga que yo busqué.

.  He estado en posiciones en las que sé que con mayor influencia, mayor dinero los beneficios pueden ser más grandes. Yo he limitado mis propios alcances y se y entiendo que no debe ser así.

La respuesta a esto es el verdadero sentido de vida, que será el motor de nuestras acciones todos los días y que cuando haya problemas nos haga re-enfocar y nos haga tomar fuerza donde no la había para rescatar lo que puede parecer irrescatable. Para lograr lo inalcanzable, para brincar todas las barreras posibles y concretar acciones.

. Transmitir una experiencia, compartirla en estos artículos. Plantear una estrategia para cristalizar sueños, metas. Ver un rostro triste sonreír y encontrar luz. Mover corazones desde el fondo de su dolor y transformarlos en quietud y luego en alegría y acción. Da un sentido de vida invaluable.

3. ¿que hago hoy?

Me hago rituales ganadores, protectores de paz y bienestar, me hago una rutina que garantiza mi energía contínua para concretar. El miedo controla nuestras vidas. Por miedo damos patadas al amor antes de recibirlas. Por miedo decimos que no al éxito antes de intentar. Por miedo cerramos nuestras posibilidades de crecimiento y desarrollo. Hice un estudio de deserción en aprendizaje de Inglés y el resultado me llevó a la respuesta simple: miedo a no poder.  El miedo es físico, nos llena el cuerpo, nos paraliza, nos tensiona, lo sentimos en el estómago, en los hombros, en las piernas, la quijada. Si fortalecemos nuestro cuerpo con actividad física tenemos mejores armas para lidiar con todos los miedos que vivimos cada día.

Hoy hablo de planeación estratégica porque entiendo que de amor no se vive. Sé que se requiere un plan para cristalizar sueños. Hoy trabajo en todas las áreas que la vida ha puesto en mis manos para dejar algo valioso a quien quiera tomarlo, a quien le haga sentido el mensaje que doy, a quien enganche con estos motivos y le resuene un sentido propio de vida en una dirección única.

Amor y Dinero no están peleados

Se dice que el que sirve a 2 amos con alguno queda mal. Se puede siempre enfocar el amor sin que estorbe el dinero.  El amor es abundancia para el alma, el dinero es abundancia para el cuerpo. Somos alma y cuerpo, no podemos negar la gran ayuda que nos da la parte física. No podemos ser ingratos al tener ambas y despreciarlas.

. Y todos merecemos trato y bienestar de reyes y dioses. Cuando amamos intensamente queremos dar todo lo mejor al amado(a). ¿Quién no quisiera poner a los pies de su amado(a) un palacio?. No es lo más importante, pero si es posible hacerlo y está en nuestras manos ¿Por qué negarnos ese placer?.

Rasquemos los miedos

No tenemos más por culpa, por miedo, por religiosidad, por comodidad, porque creemos que no somos dignos, porque creemos que no lo valemos. Lo que sea que vivimos ha sido resultado de nuestras elecciones y las historias que nos hemos contado. Debemos con honestidad verlo y aceptarlo. Si queremos cambiar esa realidad necesitamos manos a la obra para desnudar nuestras historias, crear nuevos rituales, enfocar nuevas realidades y actuar acorde con ellas.

El ADN del dinero que tenemos o no tenemos está en las historias que nos contamos con respecto al mismo. Es nuestra decisión cambiarlos y esta solo en nuestras manos hacerlo. Si no contamos con el bienestar financiero que queremos es porque nuestro sistema de creencias nos limita.  Si piensan el un gurú de dinero ¿que nombre nos viene a la mente?. Seguramente entre los que tengan en mente Robert Kiyosaki es una constante. Yo de hecho lo cito mucho tratándose de conceptos financieros. ¿Cuantas veces ese nombre ha salido en las listas de los más ricos del mundo?.  Desde que yo reviso las listas, nunca. ¿porque? si es el gurú del dinero.

Tengo mi propia teoría y tal vez esté completamente equivocada, pero es un hecho que siendo gurú de dinero debería estar en la lista de los más ricos del mundo

  1. Tiene miedo al trabajo. Él describe de su padre pobre el trabajo como la carrera de ratas. No quiere ser una rata y está empeñado en que el dinero trabaje por él. Invertir tiempo en algo es un trabajo no una inversión; en su concepto. Lo cierto es que Carlos Slim, y Bill Gates que contínuamente salen en la lista trabajan diligentemente.  El trabajo es una bendición y es la manera de poner nuestros dones al servicio de la causa que nos mueve.

    . Chanel creó su imperio con pasión a su oficio y murió en día de descanso. El trabajo es lo que nos levanta todos los días y da sentido a nuestros saberes, pone a prueba nuestras habilidades, reta nuestras inteligencia emocional al lidiar con n cantidad de personas. Nos hace crecer y es un placer no una carrera de ratas como lo describe Kiyosaki (en mi concepto).

  2. Tiene miedo a la escasez. La mayoría de los millonarios que salen en las listas enfatizan el vivir por debajo de lo que tus estándares te permiten. Kiyosaki por el contrario debate este argumento diciendo que hay que gastar y disfrutar el dinero y comenta como en una época de su vida ésta situación le llevó a extremos fuera de su control que lo condujeron al hoyo negro.
  3. Debido a su miedo a la escasez no da suficiente. Él habla de su sistema de 3 alcancías. Esto lo manejan otros gurús financieros. El destino de las mismas varía de uno a otro. No todos tienen una alcancía para donaciones; Kiyosaki tiene una alcancía para donar. Pero no concozco fundaciones o causas que él  apadrine como lo hace Bill Gates. Existen muchos y muy variados proyectos en todo el mundo patrocinados por Bill Gates, un poco menos, pero variadas y buenas causas patrocinadas por Carlos Slim. Dar nos enriquece. No hay un solo millonario fuerte que no tenga en su haber una causa, asociación, fundación patrocinada por él.

Si ese grande con un ADN apto para las listas de Forbes no entra en ellas. Podemos darnos cuenta como las creencias determinan nuestra posición financiera. Y está en nosotros hacer lo necesario para el cambio.

BESOS