Del plan a la acción para logro de objetivos

Todos los años se inicia con propósitos de año nuevo por lo menos mentalmente, secretamente. Algunos tienen el “valor” de vocearlos. Se dice que si los compartes te “comprometes” a seguir y cumplir para no quedar en ridículo ante aquellos con quienes los compartiste. Los propósitos no sirven de nada si no los convertimos en objetivos. Los objetivos no sirven si no se acompañan de un plan de acción. Y el plan no sirve sin acciones concretas.

En los medios donde me movía se iniciaba el año con “gimnasio lleno” las primeras semanas de enero. Centro de idiomas con cursos a tope. Librerías con ventas de libros de “auto-desarrollo, planeación, emprendimiento, éxito”. Pasadas las dos primeras semanas el gimasio empieza a dejar de ser tan visitado.  A la mitad del curso de idiomas ya hay menos del 50% de los alumnos, tras la primera semana de ventas de libros nadie se acerca mas que a leer los títulos de los estantes sin realmente llevarse nada. Saben que tienen una repisa llena de libros que no han leído y seguirán esperando “tiempo” para ser leidos.

Objetivos versus Propósitos

Objetivos son medibles y tienen tiempo para concretarse

Los objetivos y los propósitos suelen entenderse como sinónimos pero hay una sutil “clara” diferencia. Si bien un propósito es una “determinación firme” de hacer algo, queda en el aire mas como un “deseo-promesa” personal. Mientras los “objetivos” DEBEN ser medibles para llamarse objetivos, deben contener un tiempo y deben ser muy puntuales, no generalizados abstractos. Por ejemplo: ser mejor, es un propósito pero no un objetivo, porque no indica mejor en qué, en cuanto tiempo, con base en… Ser mejor padre… sigue siendo un buen propósito, un mal objetivo.  Concretamente que implica ser mejor padre, que se van a lograr ¿que?. En mi artículo ¿Como redactar un objetivo estratégico? detallo mas el proceso y puntualizo las diferencias de conceptos confusos.

Nosotros solos nos colocamos la soga al cuello al hacer un listado de propósitos de año nuevo que nunca se cumplirán y que no hacen mas que crearnos frustración. Es un listado infuncional que nos sirve para menos que nada, mientras no se convierta en por lo menos uno o dos objetivos concretos.  Diez propósitos que no se llevarán a cabo no sirven mas que un buen objetivo estratégico que tiene vías de acción y medición.

Motivación versus Acción

¿porqué quieres hacer lo que haz listado?

El pensamiento positivo, el nuevo yo, el desarrollo interior y la fuerza de voluntad son temas que se manejan mucho para el logro de objetivos, o simplemente para pasar de la lista de propósitos a la acción concreta.

El positivo-pensador dirá: “la motivación es de los perdedores”, el investigador dirá: ” la motivación de una persona es una función del resultado del desempeño en el que las expectativas del desempeño y la realidad del mismo se comparan con el resultado y surge un nivel de “satisfacción”(premio) o “frustración” (castigo). Tenemos las teorías del condicionamiento operante, tenemos la teoría cognitiva y la “motivación intrínseca” (la acción no depende del resultado sino de la intención detrás de la acción) que nos da mejores resultados que la motivación extrinseca (un resultado obtenido premia y refuerza la acción).  Un coach de desarrollo neurolinguístico comentaba como una de sus clientes había logrado leer tres libros científicos por día debido a que alguien muy amado padecía cancer y buscaba información que les ayudara.

.

El caso es que por lo general no hay relación entre el deseo consciente y el fin inconsciente. El caso descrito del paciente con cancer es muy claro pero normalmente no tenemos tan claro el fin que buscamos.

Trabajando como estilista peinadora en un salón de belleza hace ya muchos años. Por estas fechas era muy comun recibir clientes que se hacían TODO de pies a cabeza, tinte, permanente, maquillaje, cambio de look, pedicure, manicure, facial, envolturas.  Literalmente me decían cuando salga de aquí quiero ser otro(a). Hombres y mujeres por igual. A mis cortos 19 años en ese entonces yo me decía a mi misma, haré lo mejor que pueda, pero estoy clara que será el mismo(a) con otra apariencia.

Ahí empecé a entender que el objetivo nunca es “convertirse en”, “become”, “change”. Lo real, funcional, orgánico, auténtico, es ser nuestra “mejor versión posible”. Conocer y aceptar las características de mi ser y saber “favorecerlas”. Veamos para ejemplo… yo nunca seré una voluptuosa de revista playboy. Soy una pequeña, menuda, delgada mujer que siempre ha necesitado “por problemas de salud” hacer ejercicio y comer sano.

Soy hiper-activa, segrego mucho jugo gástrico y muchos de mis males de salud solo se controlan con una alimentación balanceada y ejercicio mas o menos periódico. Yo no levanto pesas para convertirme en “Ironwoman”. Tengo problemas de salud que solo el ejercicio periódico resuelve.

Quien entra al gimnasio para re-hacer su cuerpo inicia con seria desventaja que en algún momento se hará presente. Conocernos y aceptarnos tal cual somos a diferentes niveles: mental, físico, emocional, espiritual es lo único que nos ayuda a fijar objetivos alcanzables.

No entendemos los motivos por los que actuamos, no sabemos las razones porque los propósitos que listamos deben llevarse a cabo, y al no obtener resultados inmediatos es muy comun tirar la toalla, no sin llevarnos una buena dosis de “fracaso” y “baja auto-estima”.

Vuelvo a citar a Mel Robbins y lo que ella llama “the stupid rule”. No es otra cosa que cuando tenemos “falta de motivación”, “falta de voluntad”, o como gusten llamarle cuenten 5,4,3,2,1. Y la corteza frontal del cerebro cambia el foco del “estado de confort”, “mueve la atención”, y nos da “disposición para un nuevo patrón de comportamiento”. A ella y a muchos en el ejército les funciona. Esto sustituye toda la teoría motivacional.

Pero yo antes de usar el 5,4,3,2,1 me echaría un verdadero clavado en averiguar el fin de esos “propósitos” y verificar la validez de los mismos. Si es algo auténtico mío o es un cliché social, una demanda de quienes amo y “creo” que me aceptarán o amarán mas por lograrlo, es un sentido auténtico de vida o es una medida de “éxito artificial”. Es bueno para mi, es bueno para quienes amo entonces debe estar bien.

Una vez que hemos validado los objetivos y estamos claros de la acción que se requiere, llevarla a cabo tendrá stoppers en el camino. Sin lugar a dudas. Cuando hay un “ALTO”, por motivación, enfemedad, ánimo, vale el uso de 5,4,3,2,1, o cualquier teoría de motivación, equipos de soporte, teorías positivas y lo que sea que a cada quien le funciona a modo de dar continuidad a la acción.

Cualquier acción requiere llevarse a cabo por tiempo periódico suficiente para dar resultados, es imposible creer que a la primera de cambio de llevar a cabo una nueva acción vamos a ver cambios considerables. Es un hecho que tendremos fracasos en el camino que deberán ajustarse. Esta claro que si no tenemos suficiente consistencia entre objetivos, acciones, por tiempo suficiente no lograremos nada.

Confianza

Se mal entiende, mal conceptualiza y mal juzga la confianza con  auto-suficiencia, con la pre-potencia  y la seguridad con el EGO. Que es muy mal visto, muy criticado.

“…El ego es, para la psicología, la instancia psíquica a través de la cual el individuo se reconoce como yo y es consciente de su propia identidad. El ego, por lo tanto, es el punto de referencia de los fenómenos físicos y media entre la realidad del mundo exterior y los instintos.

Se dice que el ego es el equilibrio que permite que el hombre pueda satisfacer sus necesidades dentro de los parámetros sociales.

Se cree que la confianza es un razgo de personalidad y predomina entre los extrovertidos. Lo real es que hay muchos extroverdidos inseguros y muchos introverdidos que aun que se sienten incómodos en captar atención, realmente creen en sus ideas y por lo mismo son capaces de llevarlas a la práctica.

La confianza es realmente una habilidad mas que un razgo de personalidad y es lo que mueve del pensamiento a la acción, porque nos da creencia en la capacidad de sacar adelante “algo”.

La verdadera confianza no está en “ser super yo”. En encontrar la “formula mágica de motivación”, “perfección”, “todo bien”, “todo bello”.

.

Cuando algo falle, cuando tengamos duda, cuando existan muchas variables sabremos exactamente que hacer porque tenemos suficientes fuentes de sabduría especializada en diferentes áreas. Los amigos, los contactos, los conocidos, los medios, los libros, es literalmente IMPOSIBLE no encontrar respuestas a cualquier duda en la era de la información. Lo dificil es filtrar la candidad de información existente y los especialistas nos ayudan para ello. Hay hoy en día especialistas en cualquier area del conocimiento que se nos ocurra.

Para fijar objetivos funcionales se requiere un yo en equilibrio; es decir cierto nivel de ego en balance y objetividad. Para pasar de la planeación a la acción se requiere cierto nivel de confianza en si mismo, en las ideas propias y la habilidad de planeación.

Confianza no es seguridad en un super-yo, sino certeza de que no importa cual sea el resultado sabremos lo que aplica para corregir, cambiar rumbo, o re-plantear a modo de auténticamente “lograr” lo que esperamos.