¿Das mas importancia a tu producto o servicio que a ti? Tu Marca eres Tu

femme1

Hemos discutido si importa mas la marca o el producto . Hablamos breve-mente sobre la Imagen de tu Marca pero más allá de la imagen está el bienestar de tu marca. Cualesquiera que sea el producto o servicio que ofrecemos es importante no solo cuidar nuestro lenguaje, sino el estado de bienestar físico. Porque de éste depende la proyección de nuestras palabras. Cuando vemos en videos mensajes de coaches que tienen programas para mejorar tu vida y la misma persona no proyecta energía, vitalidad, alegría. No podemos creer que pueda hacer mucho por nuestra vida.  Existen variedad de programas de acondicionamiento físico que pueden adaptarse a nuestro estilo de vida, edad, constitución corporal. 

Debemos elegir un programa que se adapte a nuestras necesidades

Cualquiera que sea el programa de acondicionamiento. La meta es el bienestar mas que la apariencia. Debe ir acorde con nuestro estilo de vida, edad y constitución corporal. Es muy importante empezar con precaución y cautela, hacer la revisión médica pertinente y conforme vamos adquiriendo condición ir incrementando la intensidad, el esfuerzo, el tiempo. Según el programa.

El cuerpo guarda memoria

Si solíamos, correr, hacer pesas, jugar tenis, nadar, practicar artes marciales es fácil retomar. Conocemos la mecánica y simplemente debemos  ir tomando nuestro paso nuevamente previa revisión médica. No es posible iniciar un entrenamiento y pretender que podemos entrenar como solíamos hacerlo hace años.  Esto implica riesgos de serias lesiones. Debemos considerar toda una quincena de condicionamiento con muy bajo impacto, posiblemente todo un mes si tenemos problemas de peso.

Bajar de Peso

Si la meta es bajar de peso se requieren programas de baja intensidad y larga duración. En los primeros minutos de ejercicio la fuente de energía son las azúcares, luego los carbohidratos, finalmente las grasas. Si queremos quemar grasas necesitamos aguantar el ejercicio por periodos largos de tiempo aún que sea con muy baja intensidad. Pensemos en el cuerpo de un maratonista, su musculatura es poca,  son muy delgados. Necesitan para aguantar sus entrenamientos ingesta de carbohidratos complejos.  No tienen grasa en sus cuerpos.  Si no se ha hecho ejercicio por mucho tiempo empezar por caminatas e ir incrmentando poco a poco la distancia es suficientemente bueno. Nos empieza a generar condición para el siguiente paso que sería la carrera. No requiere lugar especial ni requiere equipo especial. Unos buenos tenis para reducir la fricción en rodillas, ropa cómoda y salir a un lugar apropiado. Quienes tienen el privilegio de poder correr al lado de un río además están des-estressando su sistema con el sonido del agua.  Correr por el Sena, a lo largo del Missisipi, los canales de Ottawa o los canales de Cuemanco en México es un lujo que si pueden hacer algún día vale la pena.

Incrementar Volúmen

Cuando somos hiperactivos tenemos el problema de no subir de peso fácilmente y/o tender a bajar peligrosamente. La lógica para incrementar volúmen es destruir los músculos y re-construirlos con proteína. El nuevo músculo será más grande. Las pesas también son eficaces para reducir el riesgo de osteoporosis que es muy alto en mujeres que hemos tenido hijos. Hay muchas mujeres que temen hacer pesas por verse “masculinas”. Lo cierto es que es realmente difícil que una mujer marque y desarrolle la musculatura que desarrollaría un hombre con mínimo esfuerzo.  Una mujer que carga hasta 25 kilos en mancuernas no va a marcar en sus brazos los músculos que marca un hombre cargando 15 kilos en mancuernas. Darán firmeza al cuerpo, si tendrán musculatura pero en absoluto será la que aparece en las fotografías de mujeres fisicoculturistas. Este tipo de cuerpo requiere entrenamientos duros, deshidratación, en algunos casos anabólicos. Un programa normal de entrenamiento dará basicamente tonicidad, y ayudará a poner el volúmen donde lo quieres. No debes trabajar solo pierna si eres mujer y brazo y pecho si eres hombre. Esto solo desgasta los músculos. Aún que las nuevas tendencias dicen que el músculo no se desgasta. El hecho es que el cuerpo necesita proporción. Se recomienda trabajar una parte por día: biceps-triceps, pecho y espalda, pierna.  Durante la rutina es mejor pocas repeticiones con mucho peso trabajando músculos contrarios que muchas repeticiones con poco peso.  Nuevamente las mujeres temen trabajar brazo, pero si no trabajan brazo no podrán trabajar pecho que si les debe interesar. Así es que un buen balance en el entrenamiento es lo ideal. En este tipo de entrenamiento es importante los días de descanso del músculo porque  es cuando se está re-haciendo el cuerpo. La alimentación debe ser rica en carbohidratos complejos para aguantar la intensidad y proteínas para incrementar el volúmen.

Frecuencia Cardiaca y/o Flexibilidad

Para mejorar la frecuencia cardiaca se requieren ejercicios aeróbicos como correr, andar en bicicleta, hacer gimnasia, hacer yoga, nadar. La flexibilidad es un punto en el que pocas personas piensan cuando inician un programa de acondicionamiento físico. En el momento que al agacharnos no logramos tocar el piso es momento de pensar en un programa de flexibilidad. Idealmente deberíamos poder tocar el suelo con la palma de las manos sin doblar las rodillas.  Los bebés y los niños son totalmente flexibles. Los adultos vamos perdiendo esa flexibilidad y esto atrofia nuestros huesos y aprisiona órganos vitales.  Si al caminar y/o correr nos falta el aire es momento de pensar en un programa para mejorar la frecuencia cardiaca.

Dinero, Tiempo, Lugar, Equipo

Existen actividades que pueden hacerse en casa, en un parque, con mínimo equipo especializado. Otras actividades por el contrario requieren instalaciones, equipo especializado. El hecho de que tengamos que trasladarnos a un lugar implica complicaciones en tráfico, tiempo que pueden impedir que continuemos con el programa de acondicionamiento. Es importante considerar todo para garantizar continuidad y resultados a largo plazo. Cualesquiera que sea el programa debe ser posible dentro de nuestra rutina. El lugar debe estar cerca del trabajo o la casa, el costo debe ser mínimo o razonable, el tiempo debe ser posible dentro de la rutina sin interferir con trabajo, casa, hijos. Es un hecho que muchas mujeres durante el periodo de maternidad reducimos por mucho o dejamos totalmente los programas de acondicionamiento.  Justo en la semana encontré esto que ofendió terriblemente a muchas mamás. Fue un revuelo en redes sociales. Y básicamente el punto de la ofensa; creo yo como mamá es que  el argumento publicitario sugiere que las razones de las mujeres en periodo de maternidad solo son excusas.

Palabras que usamos

Si el programa de acondicionamiento complica tu vida, te estressa, toma tiempo de actividades prioritarias como es atender a tus hijos, tener lista la comida, el trabajo y además  no tienes ayuda doméstica. Es un hecho que estarás mucho más estressada y no vale la pena. En los periodos de post-parto o bajas la intensidad o dejas todo tipo de actividad física con miras a retomarla después del periodo de lactancia.

Debemos administrar el tiempo

El tema de administración del tiempo es realmente complejo y requiere, foco, plan, estrategia, mediciones, ajustes continuos. Pero de forma sencilla para este tema. Un poco  es siempre mejor que nada, constancia y repetición da mejores resultados que intermitencia. Es decir: da mejores resultados 5 minutos diarios que  25 minutos una vez a la semana.

Tomamos tiempo de aquí para ponerlo allá

Sin excepción tenemos 24 horas al día, la manera en que distribuimos esas horas está en nuestras manos. Siempre debe haber tiempo para comer, dormir, trabajar. Si dentro de ese debe incluímos: estar con los hijos, hacer ejercicio, ….o cualquier otra cosa que consideres importante para tu vida; será posible incluirlo en la rutina.

El tiempo es flexible. Siempre es posible obtener  cinco minutos  simplificando o acelerando rutinas de desayuno, comida, baño, arreglo personal, comida, revisión de correos, redes sociales, etc.

El foco a las prioridades nos da criterio de selección

En algunos casos como la mamá post-parto la prioridad es re-establecerse, en otros casos porque es cuestión de pagos, y retardos lo importante es llegar a tiempo al trabajo, si vamos a un festival de los hijos y nuestros hijos van a presentar, lo importante es estar a tiempo. Todos tenemos rutinas y rituales de la semana y/o fines de semana, pero cuando hay eventos, cambios. Esos rituales deben alterarse, ajustrse, modificarse. La vida es nuestra. Nosotros somos dueños de nuestro tiempo, no el tiempo de nosotros. Algunas personas se estressan demasiado por cumplir con sus rituales de comida, baño, arreglo personal. Hay quienes se bañan con un orden muy particular y tiempo determinado o sienten que su baño no fue efectivo. Las rutinas de ejercicio en muchos casos se piensa en un periodo de calentamiento, un periodo de ejercicio baja intensidad, luego alta intensidad, luego enfriamiento. Si por no tener tiempo para el ritual se elimina toda la actividad se está perdiendo el foco. Hacer unos ejercicios de flexibilidad, hacer unas sentadillas, una caminata es mejor que nada y es suficientemente bueno hasta que se tenga tiempo nuevamente para “el ritual completo”.  Si puedes simplificar tu arreglo personal para hacer ejercicio, vale la pena por un tiempo. Si aceleras o simplificas la rutina de belleza por hacer ejercicio vale la pena.

El balance perfecto NO existe

No importa lo que nos digan, quien busca el tiempo ideal, con el horario perfecto se estressa de más. La vida no se presenta con horarios y rutinas. La vida se va armando cada día al levantarnos. Como en la nutrición, si tienes permitido comer 5 tortillas al día y te las jambas todas en el desayuno. No tendrás para la comida y la cena. Un día puedes romper la dieta porque es fiesta de fin de año y no vas a estar viendo como comen todos. Pero el siguiente día comes pura proteína blanca, muchas verduras, ahí tienes el balance. Si la maternidad  te dejó muy estropeada dejas unos meses toda actividad física y al cabo de 7 meses puedes iniciar lentamente un programa de baja intensidad. Si un día tienes un proyecto importante y poco tiempo para prepararlo, posiblemente no dormirás muy bien los días anteriores. Pero una vez terminado el proyecto debes retomar tu ejercicio, una buena alimentación y descanso sano. Tener el cuerpo al máximo de esfuerzo todo el tiempo, toda la vida, todos los días es inhumano, irreal. Un día que te quedes más en la cama retozando no hará gran cosa en toda tu vida. Pero si decides retozar todos lo días pues tu cuerpo y tu economía lo resentirán. Los periodos de crisis que todos tenemos rompen el balance y pasada la crisis debemos restaurarlo. Hay que enfocar y buscar un balance a lo largo de la vida no durante el día, cada día.

Por muy bueno que sea el producto o servicio. Si no estamos en condiciones de bienestar para ofrecerlo. No habrá ventas. El bienestar a nuestro nivel es siempre posible y si lo marcamos como algo necesario en la rutina. Será parte integral de nuestra vida. Reduce el estress, aumenta nuestra productividad, mejora nuestras condiciones de vida , nos ayuda a proyectar nuestros mensajes con la energía y vitalidad que requiere una buena marca.

 

ABRAZOS

 

 

 

Posted on: 17 Diciembre, 2014, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: