Crear una Marca Personal sin Dudas ni Mensajes Cruzados

Las dudas, y su origen

shutterstock_119462545

La duda desde el punto de vista filosófico no es necesariamente perjudicial; puede inducirnos a pensar con detenimiento. La duda puede llevarnos a mayor comprensión de una realidad. A pesar de ser útiles en ciertas etapas del desarrollo espiritual. Es menester eliminarlas y debemos estar conscientes que quienes viven sin dudas; son auténticos iluminados espirituales. Nosotros la gente común y corriente vivimos con una cantidad de dudas como resultado de creencias erróneas y/o falta de conocimiento de ciertas realidades.

Una creencia errónea se entiende como la percepción adquirida intelectualmente que niega la existencia de un objeto cuyo entendimiento es necesario para alcanzar la liberación. Todos sostenemos un número importante de creencias falsas. Estimamos con intensidad, consideramos que todo lo que pensamos es correcto y superior a los demás y nos resulta difícil aceptar que algunas de nuestras creencias son erróneas.  Ante la duda es importante validar el conocimiento, comprender , tener mente abierta y disposición a escuchar y cambiar en la dirección que nuestro interior demande.

La mayoría de nuestros patrones de auto-concepto y decodificación del mundo son generados entre la gestación y los 7 o 10 años. Los tomamos de nuestros padres y figuras modelo a nuestro alrededor. Absorbemos inconscientemente de la cultura, creencias del bienestar, la vida, el deber ser, lo bueno y lo malo. Algunas de esas creencias son erróneas pero viniendo de una autoridad “nuestros padres” “la religión”, “la cultura” no nos atrevemos a cuestionar. Sostener creencias sobre conductas morales y prácticas religiosas nos lleva a desperdiciar nuestra vida. Si se cree que para llevar una vida espiritual auténtica hay que vivir en la pobreza, hacer ayunos frecuentes y vestir harapos no nos permitiremos la abundancia y generosidad de la vida. El auténtico amor es uno grande e infinito. Proveedor continuo de bendiciones sin límite a nuestra entera disposición.

Nuestra naturaleza creadora

shutterstock_230923417

No somos seres inferiores dependientes del mundo y sus circunstancias. Somos creadores de nuestro destino cada segundo de nuestra vida. Cada decisión sostenida con acción y voluntad plenas genera realidades tangibles en direcciones concretas. He comentado antes que cuando era niña yo siempre quise aprender idiomas y viajar y le dije a mi madre que me respondió: “mija eso es para ricos, confórmate con estudiar una carrera”.  Yo no entendía porqué mi madre decía eso y no sabía lo que eran los ricos o los pobres. Soy la penúltima de 10. Hija de un obrero que vivió toda su vida con salario mínimo y una ama de casa que trabajó toda su vida haciendo vendimias para sacar adelante a sus hijos. Yo hice mi plan y mis propias vendimias para pagar mis clases de idiomas y mas adelante mis viajes.

Aquello que valoramos potenciamos. Todos tenemos sistemas de negación que nos hacen evadirnos para no mirar lo que hacemos, para justificar escoger en nuestra contra. Cuando lo que creemos nos genera miedo, odio, preocupación hay que preguntarnos ¿Qué concepto está creando esto que me hace sentir mal? ¿Qué verdad estoy evitando o negando y porqué razón?.

. A veces nosotros mismos no sabemos los conceptos que rigen nuestra vida. Desde que tengo uso de razón siempre que tengo dudas escribo y al mirar en el papel la maraña de mi mente; ésta se aclara, se ordena y me resulta comprensible. Coincido totalmente con Flannery O’Connor cuando dice: “I write because I don’t now what I think until I read what I say.” “Escribo porque no se lo que pienso hasta que leo lo que digo.”

Cada una de mis acciones empieza en la mente y concreta en realidades tangibles al cabo de suficiente esfuerzo. Es posible incluso cambiar nuestro físico; engrosar nuestros labios. Por su puesto estos cambios no serán jamás radicales  pero son reales, tangibles, palpables a todos niveles. Podemos moldear nuestro cuerpo pero no cambiarlo por otro.

Curioso… queremos cambiar el mundo y no somos capaces de transformar nuestro aquí y ahora con consistencia. Creemos que nuestra vida no va a cambiar ya sea en lo económico, el amor, el trabajo etc. Pero nos empeñamos en cambiar a la gente a nuestro alrededor “por su bien”, porque les amamos. Nuestra única tarea; ya bastante difícil por cierto es con coherencia elegir todos los días lo que esperamos en nuestro futuro y actuar acorde con dicha elección. Generalmente queremos buena figura y tragamos con complacencia, queremos dinero, éxito, un trabajo ideal pero evitamos riesgos, no intentamos cosas nuevas, nos limitamos a pasos pequeños y seguros.

Creencias que generan dudas

Experiencias de vida y lo que nos dejan
Experiencias de vida y lo que nos dejan

Tener miedo a ser Grande

Podemos tener la creencia inconsciente de que algo no es para nosotros. Es para otro tipo de gente, como decía mi madre respecto a viajar y aprender idiomas. Esa parte no me la tragué, pero hubo otros mensajes en ese mismo sentido que si me tragué. Si creemos que el poder envilece y la gente buena y sencilla es mas noble. No queremos ser viles sino nobles, inconscientemente limitamos nuestra grandeza. También es posible limitar la grandeza para “seguir perteneciendo”. Si el grupo que amamos y al que pertenecemos es modesto, sencillo y humilde, no queremos dejar de ser parte de ese grupo y limitamos nuestra grandeza. Pero es un hecho que cualquiera puede escalar en la dirección que se proponga como lo comento en mi articulo anterior sobre los límites que nosotros ponemos a nuestra marca. Así seremos tan grandes o pequeños como nuestras creencias nos lo permitan.

Dejar para mañana

¿Cuántos proyectos dejamos a medias? ¿Cuántos son y se quedan en conceptos?, ¿Cuántos sueños se quedan en el plan sin pasar a la acción?.  Todos tenemos n cosas para las que la vida no nos alcanza, y nos decimos que no son nuestra prioridad. Recuerdo cuando dejé todo por rockear por 5 años. Se espantaban a mi alrededor de que la “ñoña” estudiosa anduviera entre greñudos cascareando en la banqueta.  Incluso amigos de la academia me sugerían terminar primero la carrera y luego dedicarme a la música. Yo elegí hacerlo al revés y no me arrepiento. Mi afición por el scrap durmió muchos años porque me parecía que invertir tiempo y dinero en ello no me llevaba a ningún lado. Hoy cada día encuentro nuevas razones para involucrarme mas y tomarlo con mas empeño, seriedad etc. y se que de haberlo hecho antes seguro que hoy mi vida tendría otra dirección. Ante la duda siempre hay que preguntarse…¿es esto real?, ¿quiero esto 100% en mi vida?, ¿esto es parte de lo que quiero el día de mañana?.

Distracción

Cuando tenemos llamados en alguna dirección es fácil distraer nuestra mente y nuestra vida con “trabajo”, “deberes de casa”, “obligaciones impostergables”, “la tele por un merecido descanso”, ” las redes sociales”, “navegar por la web”, “la azúcar”, “el alcohol”, etc. Es muy fácil dormir la atención y vendernos a nosotros mismos la idea de que “no hay tiempo” para tal o cual. Mucho son meras distracciones o excusas para no asumir y realmente concretar objetivos, cambios, crecimiento en alguna dirección, porque hay algún mensaje cruzado interior que nos impide concretar lo que mentalmente deseamos e interiormente nos llama, pero conceptualmente no nos va.

Preocuparse por otros mas que por nosotros

Es super común ver a padres y amas de casa partiéndose en mil por los hijos, la esposa, el esposo. Lo cierto es que si realmente valoramos el hogar lo que necesitamos a toda costa es un balance, una armonía, una paz plenas para poder generar, concretar sueños, vivir con plenitud compartiendo con quienes amamos. No podemos dar lo que no tenemos, no podemos generar lo que no somos. No podemos concretar lo que no vibramos y no se puede vibrar en cansancio, obsesión, temor, odio, tristeza, culpa.

Energía irregular

He hablado mucho de la motivación, las vibraciones. Lo cierto es que cuando algo nos interesa, nos mueve a la acción, algo que nos interesa, nos inyecta de energía. Mi hija mas pequeña es una bala de energía que me demanda estar a ese nivel de manera continua. Es agotador llevarle el paso. Ella parece saberlo y cuando ando de pila baja les anuncia a todos que va a cuidarme y es mágica para levantarme y ponerme en acción en las condiciones que esté: con migraña o sin ella, con dolor de estómago, garganta o espalda. Lo que sea que traiga ella con una frase me activa. Pero mas que lo que dice es la intención y la energía lo que me mueve. Todos tenemos algo que nos levanta, nos contagia, nos inyecta y es nuestra responsabilidad saberlo, y manejarlo a favor para actuar cuando la pila anda baja. No es posible tener la pila al cien el cien por ciento del tiempo. Debemos utilizar mecanismos que nos nivelen en las bajas.

Ignorancia

Hay que saber escuchar, contemplar e imprimir vivencias que valgan la pena en el sentido que necesitamos. Todo lo que vivimos; bueno y malo nos acompaña a lo largo de toda la vida. Hay vivencias que no están en nuestras manos, pero si está en nuestras manos la manera de procesarlas y lo que enfocamos de las mismas para que nos acompañe en el camino. Somos mas grandes que nuestros agregados físicos y mentales. Somos mas grandes que las experiencias. La creencia sobre la permanencia y sobre la no existencia son dos extremos inexistentes que solo pueden entenderse a la luz de la contemplación, la apertura mental. Creemos que muchas cosas son… y lo cierto es que todo está cambiando continuamente y cuando descubrimos algo diferente sentimos que hemos sido defraudados y que “nunca existió”. Algo tan  “sencillo” como el amor. Pensamos y damos por hecho que el amor de alguien si es real dura toda la vida y lo cierto es que nosotros mismos cambiamos nuestros sentimientos y conceptos cada día. Luego si alguien nos “deja de amar” asumimos que “nunca nos amó”. Nada de eso es cierto. El auténtico amor es uno grande e infinito. Proveedor continuo de bendiciones sin límite a nuestra entera disposición.

BESOS

 

 

Posted on: 25 Marzo, 2016, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: