¿Como manejar las preocupaciones?

Igual que el miedo, la preocupación es inevitable. Los peores mensajes con la mejor intención cuando estamos preocupados, pero que no sirven de nada y además nos dan en el hígado y nos preocupan mas son: (trata de ser positivo/a, no tienes nada de que preocuparte, todo va a salir bien, necesitas creer en ti mismo/a, yo creo en ti, trata de quitártelo de la cabeza, solo deja de preocuparte)

shutterstock_71285932-390x285

Trata de ser positivo

La preocupación no es simplemente pesimismo sino un reflejo de muchas partes de quienes realmente somos. La preocupación es una “estrategia” que creemos nos ayuda. Así que en teoría al preocuparnos estamos muy activos buscando una salida a una realidad que no nos agrada.

. Preocupación es una forma de resistencia. En mi artículo ¿Aceptación o Resistencia? comento los detalles del proceso de aceptación y el desgaste que hay en la resistencia.

Mi tercer embarazo fue de alto riesgo. Me enteré que estaba embarazada a los 5 meses del embarazo. Tenía mi periodo regular y  nada me indicaba que estuviera embarazada. Cuando supe que tenía 5 meses de embarazo hice todos los exámenes correspondientes y todos indicaron que mi bebé venía con síndrome de down. Me sugirieron abortar. Yo decidí dar continuidad al embarazo y prepararme para lo que fuera necesario. Investigué todo lo que pude respecto al síndrome de down. Me enteré de mil cosas que desconocía. No podía dejar de preocuparme y no tenía nada que ver con ser positiva. Debía prepararme para lo peor esperando lo mejor.

 

No tienes nada de que preocuparte

bills-4_3

 

Hay literalmente un millón de cosas por las que podríamos preocuparnos.  Hay también muchos distractores de la preocupación: hijos, trabajo, esposo(a), sueños, vida. Pero elegimos enfocar  una que es el centro de nuestra preocupación. ¿Cómo logramos mantener el foco y la mente cien por ciento en la preocupación?. Nos contamos historias vívidas, las visualizamos y son tan reales que nos generan reacciones físicas corporales: dolor de cabeza, sudor, se encogen las tripas en el estómago, segregamos jugo gástrico, tensionamos los músculos del cuerpo. Nos preocupamos por N cantidad de situaciones que no han sucedido, que a nuestro parecer “pueden” suceder y estamos convencidos que preocuparnos nos ayuda a estar listos para evitar que suceda lo que no ha sucedido.

Quien se preocupa considera que tiene razones por las que necesita preocuparse: mueve su vida y le mantiene alerta, le ayuda a resolver problemas, le prepara para prevenir imprevistos, le dice cuando hay que preocuparse identificando señales de alarma.

Un hijo con sídnrome de down es finalmente un hijo(a), parte de la familia. Un ser humano a quien amar. ¿pero lo ven y entienden así los demás?. El resto del mundo fuera de la familia ¿le tratarán así?. Tristemente sabemos que no. Hay que prepararlos para insertarse en un mundo hostil para ellos. Tampoco se les puede encerrar en la burbuja familiar  o el grupo de apoyo. Escuchar que no hay nada de que preocuparse es recibir un par de bofetadas que quisiera uno literalmente regresar.

Todo va a salir bien

kxb4rrqw-1414692718

Estamos convencidos que preocuparnos por algo mucho antes de que suceda, justo nos ayuda a garantizar que todo saldrá bien. Si no hacemos lo que nos corresponde un millón de detalles pueden salirse de nuestras manos. Nosotros queremos evitar la incertidumbre y tener la certeza de que todo va a salir bien. Quien quiera que nos diga que todo va a salir bien no tiene en sus manos el poder para hacer que así suceda y  no nos conforta.

Nada ni nadie en la vida tiene garantía. Las únicas certezas son: cambio, y muerte. En el inter el mundo de las posibilidades es infinito. Nosotros quisiéramos saber ¿Cómo conectamos con el mundo de las posibilidades? y podemos intentarlo. Pero nada garantiza que funcionará tal cual esperamos. La preocupación siempre surge como la cuestionante….¿y si no…. que?. No tenemos control sobre esos cuestionamientos.

En el caso de mi hija, tuve amenaza de aborto al sexto mes y estuve hospitalizada una semana totalmente inmovilizada para evitar cualquier sangrado. Durante los cinco meses anteriores tuve sangrados regulares que para mi significaban el periodo normal. No implicaban ninguna alerta o signo de preocupación. Al saber de mi embarazo debía cuidar mi dieta, mi actividad, la actitud mental, el nivel de estress que manejaba y la rutina diaria que llevaba con dos hijas pre-escolares. No tenía seguro de gastos mayores como con las dos anteriores que fueron super planeadas. Debía considerar los cambios de rutina cuando naciera: trabajo, escuela o guardería, la mas grande iba a la primaria, la segunda al kínder y la bebé a maternal. Debía buscar un lugar que tuviera todos esos niveles para no andar por toda la ciudad repartiendo hijas antes de ir al trabajo. ¿Qué o quien me garantizaba que todo saldría bien?.  Nada.

Necesitas creer en ti mismo

Aislamiento involuntario
Aislamiento involuntario

Por su puesto creer en nosotros y tener bien puesto el auto concepto nos coloca en posición de manejar variedad de dificultades pero realmente no cambia ninguna realidad. No específicamente aquellas que nos inquietan. Ser una persona fuerte no evita tener miedo, ser alguien con recursos intelectuales no nos libra de las crisis de la vida que con hijos sanos siempre se dan, cualquier tipo de discapacidad sin lugar a dudas multiplica los problemas, las dificultades típicas y naturales de la vida.

Cierto hay que trabajar el auto-concepto. Cierto hay que creer en nosotros mismos. MENTIRA eso no evita que nos preocupemos por lo que legítimamente inquieta.

Yo creo en ti

shutterstock_121637491

Esto es un poquito mas estresante que tranquilizante… Oh Dios!… yo debo tener las respuestas y darle fortaleza porque cree en mi. Todas las expresiones anteriores son bien intencionadas. Quien nos las dice, lo hace con el afán de darnos fortaleza y consuelo. En este caso tal vez es tratar de inyectarnos seguridad y entereza para pasar el mal trago. Pero no nos evita el mal trago que es en realidad lo que quisiéramos y no podemos evitar.

Trata de quitártelo de la cabeza

shutterstock_71181397-390x285

 

Estas palabras son mágicas para crear obsesión. Si nuestra mente puede imaginarlo quiere decir que es posible y entonces todos los terribles detalles que visualizamos son posibles también. En mas de una ocasión he hablado de los conceptos, las emociones, los sentimientos y nuestro cerebro. Hay muchas cosas pre-programadas e inconscientes dentro de la cabeza.

Algunas preocupaciones vienen de nuestros propios padres. Un padre que castigaba a quien expresaba sus emociones, un padre que perdió a sus padres, un padre que actúa como hijo y cede a los hijos responsabilidades paternas. Todos hemos tenido padres/madres presentes o ausentes, muchos somos padres o madres presentes o ausentes y sabemos que lo que martilla nuestras cabezas son en mucho los mensajes de “los padres”. El Análisis transaccional nos habla de los tres estados: padre, niño y adulto. Nuestra cabeza constantemente brinca de un estado a otro. No hay patrones pre-concebidos para esos cambios.

Solo deja de preocuparte

La preocupación es una protesta contra una realidad que no aceptamos. Creemos que aceptar es derrotarnos. Aceptar no es no hacer nada para cambiar una realidad que no nos agrada.  Es objetivamente ver lo que es sujeto a cambio y los límites….. ente esos límites el ser humano genera los milagros… pero para que estos se den debemos tener consciencia PLENA del problema que enfrentamos. Preocuparnos nos ayuda a ver todas las aristas del problema y prepararnos 

No sirve

  1. Buscar seguridad
  2. Querer detener los pensamientos
  3. Recolectar información
  4. Revisar una y otra vez
  5. Evitar los sentimientos de incomodidad
  6. Doparse con alohol, drogas comida para sentirse mejor
  7. Super prepararse
  8. Usar conductas tranquilizadoras: rezar meditar, visualizar
  9. No aceptar que tenemos pensamientos LOCOS

¿Cómo puedo realmente manejar la preocupación?

Identificar la Preocupación productiva y/o improductiva

images (1)

Una preocupación improductiva nos consume física y mentalmente. Nos paraliza, nos enferma y complica nuestra relación y convivencia con los que vivimos y nos relacionamos. Una preocupación productiva nos motiva a un cambio, a la acción, a retar nuestros limites para lograr algo.

Identificar el tipo de preocupación nos ayuda a manejarla. La productiva se maneja con las técnicas aquí descritas. La improductiva como se manejaría una crisis. Porque nuestras preocupaciones nos están llevando a ese nivel.

Aceptar la Realidad y Comprometerse al Cambio

No voy a ser “happy go lucky” y pretender que todo está bien. Lo que sea que esté mal debemos verlo con toda su cruda realidad a fin de determinar lo que es posible hacer dentro de los límites que nos marca la situación que nos preocupa.

. Enfocarnos en dar continuidad a la vida. Al final todo lo que nos preocupa es aquello que es importante para nuestra vida. La vida es primero y es antes que la preocupación misma. Lo que sea salvable se defiende con todo lo que nos queda.

Debemos entender y aceptar que somos limitados, que no tenemos, ni tendremos el control de todo en todo momento y está bien; aún que nos desagrade. Debemos prepararnos para responder ante la vida con lo que sea que surja y saber que haremos lo que nos toca. Lo que está en nuestras manos se hará; sin importar si será o no suficiente para el resultado que deseamos. Pero cualesquiera que sea el resultado nosotros continuaremos con nuestro plan de vida sin alterar los objetivos primarios: felicidad, paz, amor. Seguramente deberemos hacer ajustes y muchas metas tomarán más tiempo del que esperábamos pero al fin se darán y eso es lo que debe importarnos.

Retar a las preocupaciones

1343683859_Feeling_That_I_Know_So_Well

Esto si que nos quita peso de encima y nos ayuda. ¿Y si tengo que hacer todo esto solo(a) … cual es el plan?… ¿y si todo lo que esperaba se viene abajo como lo voy a manejar?. Una de mis angustias antes del matrimonio que fue ya a finales de los treinta era si podría tener hijos. Si físicamente no me hubiera sido posible yo estaba dispuesta a adoptar. Si la adopción se complicaba; porque es todo un show lograr una adopción abriría una asociación para bebés o infantes y así hacerme cargo de niños sin padres. Ser madre soltera no estaba en mis opciones pero si la vida así me lo ponía habría ido a establecerme en Europa y viajar con mi bebé por donde la vida nos llevara. Saber que no solo hay plan B sino X y Z nos da la tranquilidad… para decir: “bring it on!”

Convertir los retos en oportunidades

Definitivamente el manejo de la crisis es la semilla del éxito  . Hoy enfrento diferentes retos, pero ver a mis hijas sanas, felices da sentido y forma a cada acción durante mis años de soledad y miedo. Hoy todo lo que soy es el resultado de esas luchas. Hoy lo muestro con humildad y deseo de que mis hijas el día de mañana puedan encontrar la certeza de que es posible salir adelante  independientemente de miedos, y crisis. Igual que lo hizo mi madre dentro de sus posibilidades y con los recursos que conto. Realmente logró todo lo que deseaba teniendo muchas cosas en contra: ningún estudio, huérfana, diez hijos, enfermedades.  A pesar de su límites fue una aventurera, y empresaria. Hoy soy el resultado de sus enseñanzas, y su ejemplo de vida  me han llevado siempre por buen camino. Como espero hacerlo yo con mis hijas.

Entender las Emociones y ceder el control del tiempo

.  ¿Porqué no aprendemos mejor a manejar nuestras emociones saludablemente?. Tenemos miedo a ser evaluados por otros visualizamos la humillación y el rechazo y eso nos produce timidez. Tenemos miedo a una situación específica y nos genera fobias, tenemos miedo a dejar algo a medias, cometer errores y nos volvemos organizadores compulsivos. Pensamos que el futuro no tiene sentido y el continuo sufrimiento y nos deprimimos

 pero es importante conocerlos y aprender a manejarlos con salud. Vivir y sentir mas que evitar o huir. 

.

En cuanto al tiempo todo nos urge para ayer.

 Tenemos lo que tenemos y hacemos lo que hacemos. Eso es todo lo que importa en el aquí y el ahora. Si se nos hace tarde, llegamos cuando llegamos. Si nos come el tiempo hay que simplificar procesos, actividades, resultados finales. No debemos perder el foco de la prioridad: el servicio, el evento, el trabajo, la familia. El tiempo no está por encima de nada de esto y

Distraer a la preocupación con una vida plena

2b

Cuando tengo preocupaciones del dinero, del trabajo, del futuro.  Miro a mi Johanna; la pequeña y solo la escucho platicarme, jugamos, nos divertimos y cuando menos me doy cuenta ya se me fue la tarde y tengo que hacer mil pendientes después de que se va a dormir. Hago mis pendientes con las imágenes y palabras que la pequeña me dejó y cuando vuelvo a “pensar” en lo que me preocupaba. Ya no parece tan terrible.