¿Cómo escoger El Amor de tu vida?

¿Como sé si la persona con la que ando “es la persona”?

El Amor de tu Vida
El Amor de tu Vida

Hemos discutido algunos métodos prácticos para la toma de decisiones. También hemos hablado de las decisiones no convencionales. Escoger una pareja es una de las decisiones probablemente más difíciles en la vida. El amor es poderoso en muchos sentidos. Se usa para vendernos mil cosas porque nos preocupa y nos interesa mucho generalmente. Helen Fisher, antropóloga ha dedicado 30 años de su vida a la investigación romántica. Barbara de Angelis ha escrito 21 best sellers sobre el amor, la pasión y la felicidad.  Podemos considerarlas expertas y  todo su conocimiento no las ha hecho infalibles. Angelis se ha divorciado varias veces, Helen Fisher ha tenido el corazón partido. Yo no soy mas experta que ninguna experta pero lo que aquí escribo lo viví. Lo sé por experiencia propia y si a alguien le sirve de algo habrán valido mis fracasos.

Creo que no era la única que se preguntaba como podría saber al conocer a alguien que ese alguien era la persona correcta. En este video de Everafter el protagonista le pregunta a Leonardo DaVinci. Yo le preguntaba a todas las clientes del salón de belleza y me decían: “lo sabes cuando lo conoces”. Yo tenía 19 años y me preguntaba ¿Y que te hace saber que lo que sabes es lo correcto?. Nadie me daba una respuesta que me ayudara a descubrirlo. Entonces les preguntaba ¿como habían conocido a su pareja?. Ninguna tenía un patrón, los lugares, la manera, el primer contacto eran totalmente diferentes y no daban tampoco la menor clave para definir. Así que empecé a hacer mi propia guía a partir de los fracasos.

Aclaro No anduve con Tokio!. Yo quería con los susodichos o ellos conmigo o ambos queríamos mutuamente. Pero por alguna razón no funcionaba. Y esto fue lo que aprendí.

No escogemos una persona, escogemos un estilo de vida

Esto me quedaba muy claro. Hay cosas con las que no podemos vivir, no importa cuán cercanos estemos a las personas, cuanta conexión y afecto pueda tenerse. A los 18 estudiaba música en Bellas Artes ; canto era mi instrumento, soprano era mi tesitura y había un tenor que hacía latir mi corazón. Yo estaba siempre con 5 caballeros que  estudiaban en la misma escuela. Me seguían a todos lados y nunca me dejaban sola. Mi tenor pensaba que yo salía con alguno de ellos así que guardaba su distancia, me lanzaba besos por los espejos, cuando yo vocalizaba él tocaba su guitarra bajo el balcón de mi salón de clases y al escucharlo salía para vocalizar mirándolo. Los compañeros me jalaban porque teníamos prohibido salir al balcón; daña tu voz. Cuando él y yo nos mirábamos el mundo desaparecía. Pero estaba claro que él no estaba dispuesto a luchar con 5 caballeros por mí, y yo tenia claro que los músicos y el estilo de vida de los mismos es demasiado volátil. Yo buscaba mayor estabilidad. Nunca voy a olvidar las emociones que mi tenor dejó en mi. Pero juntos nos habríamos partido en mil, tanta pasión del uno al otro; nos hacía vulnerables a rompernos en mil pedazos…

A los 23 daba clases de Inglés por las mañanas, tomaba un curso de formación de profesores por las tardes e iniciaba la carrera por las noches. Mi maestro y compañero de Francés; amigo, futuro Ingeniero  apasionado de la velocidad. Tuvo el acierto de ganarse primero a mi madre y a mi hermana menor que ejercía influencia en mí. Ellas me decían: “este es un muy buen chico”. Le ayudaba a mamá a lavar los trastes, iba a recoger a mi hermana al metro en su moto. A mi me tenía una paciencia infinita. Podía bajarme la rabia en un instante diciéndome: ¿qué quiere mi histérica preferida que yo haga por ella?. Era imposible no sonreír. Cuando subía al auto con él, ponía mi vida en sus manos y literalmente estuvimos a punto de la muerte en varias ocasiones. Una vez en motocicleta manejando a todo lo que daba; sin cascos, casi perdemos la vida. Él solía pasarse los altos sin fijarse quien viniera por ningún lado en un cruce otro loco se pasó el alto igual que él. No daba tiempo de nada a la velocidad que íbamos; me dijo: “agarrate fuerte”. Yo cerré los ojos y lo abracé fuerte, cuando sentí volábamos y cuando abrí los ojos entramos en un pequeño espacio entre un árbol y la pared de una casa por la banqueta de la izquierda. No sacamos ni un rasguño. Era semi imposible que hubiera logrado entrar ahí, pero lo logró. Hubo varias otras experiencias, el caso es; yo no podía vivir con eso toda la vida. Jugarme la vida, ver como se jugaba él la vida así me mataba de angustia. No  podía con esa angustia. Su manera de conducir era un reflejo de muchas otras conductas en su criterio de toma de decisiones. Nos lastimábamos queriendo cambiarnos mutuamente y era imposible.

No escogemos un prototipo escogemos un compañero(a) de aventuras para andar el camino

En su mayoría los pretendientes eran buenos partidos: una profesión, buen sueldo, gente de bien, atractivos, buenas personas. Había siempre 2 cosas que me hacían ver que en temporadas donde la vida viene recargada no contaría con ellos. Una: eran workaholics; me imaginaba como muchas de las amigas educando a los hijos solas, yendo a los eventos solas, viajando con los hijos solas mientras él se gana la vida para darles lo mejor. Efectivamente tenían buenos empleos, ganaban muy bien y varios se casaron y se divorciaron al poco tiempo porque “no saben porqué” sus vidas tomaron rumbos diferentes. Otra: si tenían muchos asuntos digamos, trabajo, problemas familiares, no podíamos vernos.

El trabajo y los problemas son parte de nuestra vida todos los días justo para las dificultades es que espera uno apoyo de la pareja. Muchos creen que ser buenos proveedores, y protectores es lo que necesitamos. Eso es ciertamente importante, pero es más importante compartir la vida como sea que se nos presente. Ayudarse a andarla juntos. Algunos no querían mostrar debilidad y me alejaban para que no fuera testigo de esos momentos. No es así como se hace una vida de pareja. Sentía claramente como se metían en su “cueva” a ratos y otros salían dispuestos a compartir todo “lo bueno” y solo lo bueno. Eso de que el hombre es de Marte y la mujer de Venus, perdón algunos lo agarran de excusa. Por su puesto somos diferentes y el hombre no comparte ni se comunica igual que lo hacemos las mujeres. Pero alejarse y alejarte cuando hay problemas no es ni será nunca la manera de resolverlos.

Como tratan a los otros nos tratarán un día

Como dice Erick Fromm; no amas a una persona correctamente y al resto lo jodes; claro no usó esas palabras, pero esa es la idea. Sabemos o no amar, sabemos o no demostrarlo y hacer saber a quienes son importantes para nosotros. Quien es buen amigo(a) será buen compañero(a) en el camino. Quien es buen hijo(a) será buen padre/madre. Quien respeta al otro género nos respetará siempre. Cuando oía a alguno decir: “esa vieja es una pendeja!”, o “maneja como vieja”. Sabía que un día podría pensar y decir eso de mí. La manera en que se demuestra el cariño y el respeto es una constante que se afianza a lo largo de la vida. La manera en que hablan de las otras personas, la manera en que se conducen con los demás es parte de lo que tendremos que vivir todos los días.

El nivel muto de inteligencia emocional importa

Esto no tiene que ver con la edad de ambos, ni con el nivel intelectual, o el estatus, o la cantidad de amor que nos profesemos mutuamente. Si alguno de los dos está todavía en el nivel de “pretender”. No funciona. Esa actitud de: “que no se entere lo mucho que le amo porque me manipulará”. Es un error. Si alguien demuestra de manera clara y abierta sus sentimientos la otra persona de manera inteligente debe hacer exactamente lo mismo. Si entran en un juego de ganar perder, de controlar, de ver quien manda. No funciona. Las dos personas deben buscar y esperar lo mejor del otro. Las preconcepciones de “a las mujeres ni todo el amor ni todo el dinero” o “todos los hombres son unos perros”, “todas las mujeres son unas zorras”, “todas las mujeres son unas interesadas”. Es honestamente un nivel emocional muy elemental de relacionarse. Es no descubrir e ir mas allá de los estereotipos. Es un hecho que algunos de esos conceptos pueden surgir de experiencias previas, pero eso no hace a todas las personas igual, ni todas las situaciones equivalentes. Si nos relacionamos con alguien que fue lastimado(a) previamente, no tenemos culpa de sus fracasos y no tenemos por qué pagar por los mal tratos o malas actitudes de otra persona. Igualmente los demás no merecen pagar el precio de nuestro fracaso. Hay que ir con todo, esperando lo mejor y dando lo mejor en cada intento. Como si nunca hubiéramos sido lastimados. Merecemos recibir lo mismo y no hay que aceptar nada más que eso.

Debe haber admiración mutua, respeto y pasión

No tiene que ser Adonis, ni Venus de Milo. Es un “algo” de la personas que puede ser su nivel de conocimiento de algo, su manera de bailar, la manera en que se apasiona por algo y lo lleva a cabo, no tiene nada que ver con el físico. Se habla mucho de la “química” las feromonas y es cierto que hay personas que al verlas te hacen “bum”. Pero ese tipo de cosas no te hacen decir y sentir desde dentro de ti “wow!”. Es una parte integral de la otra persona que te produce admiración y respeto. Es algo que sabemos que nosotros no podríamos lograr y la otra persona domina con facilidad, es algo que nos inspira a ser mejores personas. Verles, estar cerca nos hace querer ser mejores por esas cualidades que proyectan e irradian. La atracción física desaparece al cabo del tiempo con la rutina y cuando convives con la persona que te inspira.  El “algo” que te hace admirarle crece a través de los años y no importa como cambie la apariencia sigue estando ahí porque es una cualidad inherente al ser humano con quien convives día a día. La pasión se proyecta en todo lo que hacemos no es solo atracción corporal de una persona a otra. La pasión se contagia y se convierte en una forma de vida.

Lo que vemos es lo que tenemos/ hay que querer ver con claridad

Nadie nos engaña, nos engañamos solos. Lo que vemos desde un principio es lo que es y lo que será. Nadie “cambia por amor”. Las dependencias, las actitudes, los hábitos, la forma de vida son cosas que debemos trabajar de manera continua todos a nivel personal. Pero no podemos esperar que aquellos con quienes nos relacionamos lo harán y cuando ese cambio surja, todo será mejor. Debe ser funcional en el estado que es, debemos estar dispuestos a vivir con lo que hay. No podemos engancharnos con la idea de cambiar a nadie. No podemos justificar actitudes de desamor, desinterés, infidelidad, violencia, faltas de respeto. Es así porque acaba de divorciarse, es así porque tiene tensión. No será diferente el día de mañana cuando haya problemas fuertes; siempre los hay en la pareja y la familia. La soledad o el deseo de encontrar a alguien, puede hacernos cerrar los ojos a realidades contundentes, pero es mejor ver con claridad y dejar circular a quien no es. Por su bien y el nuestro.

Empeñarse en que un “No” se convierta en “Si” es garantía de dolor

Puede ser una maravillosa persona, puede amarnos mucho y nosotros a él/ella, pero no necesariamente dos maravillosas personas funcionan juntos(as). A veces esas dos maravillosas personas al unirse hacen “corto circuito”.  Lo sabemos, lo sentimos. Cuando estamos en una relación que nos lastima continuamente, en la que nos sentimos inadecuados por la razón que sea es una combinación que “no va”. Hay personas que como amigos(as) son ideales pero como pareja duelen en el alma.

NO CASADOS(AS), NO COMPROMETIDOS(AS). Perdemos tiempo de vida valioso tomando un autobús que no nos lleva a ningún lado. Es la manera mas absurda de desperdiciar una vida valiosa. No vamos a tapar el sol con un dedo. Sucede y no vamos a decir que “no sabíamos que era casado(a)”, y en todo caso al enterarse sabemos lo que hay que hacer. No hacerlo es lastimar nuestro concepto de vida y amor. Mas allá de la cuestión moral, hacemos para nuestra vida un patrón que no nos ayudará el día de mañana a relacionarnos con autenticidad. Tendremos ese prejuicio en mente. Enamorarse de alguien inadecuado puede pasar, somos seres humanos. Empeñarse en que se dé algo y hacer lo que esté en nuestras manos porque se dé algo es dolor innecesario.

Siempre puede canalizarse la energía del amor inadecuado de manera productiva. Darle vueltas en la cabeza al ¿Por qué no?. No hace posible lo imposible. Ninguna felicidad basada en la desdicha de otros puede ser auténtica felicidad.

Hay que saber hablar  y ver con el corazón

Más allá de los estereotipos, y más allá de las teorías de atracción hay dos personas con un plan de vida que esperan y desean algo. Ser auténticos consigo mismos en cuanto a lo que hacen por su propia vida y demostrarlo a aquel(lla) con quien esperan compartirla es la mejor base para un plan común. Vivir hoy con pasión y luchar por nuestras propias metas atrae a aquellos que están en la misma tónica y entre ellos alguien puede ser “el”/”la” persona.

No se trata de encontrar una mitad que nos complemente.  No vendrá alguien a resolver nuestra vida con su existencia. No es una mitad que con la nuestra hace un mundo. Es un mundo que con el nuestro hace un mundo más rico.

Quien toma nuestra mano con firmeza y dice con palabras y actitudes “Si” voy por todo contigo es “la persona”

Cuando se han librado las consideraciones anteriores y alguno tiene “dudas”, poca iniciativa, “miedo”. No va a ser. El amor requiere mucho valor, mucha convicción, mucha decisión. Tiene que ir por todo y con todo. La vida en pareja es complicada. Un gran amor no es garantía de éxito. Se necesita también convicción total y absoluta de hacer que funcione llueva o truene. De esta manera ambos encontrarán los caminos para lograrlo.

¿Y con eso ya la hicimos?

Cumplir con todo lo anterior no garantiza una vida sin problemas, sin conflictos de pareja. Seguramente habrá discusiones, pero se tendrá inteligencia emocional para manejarlas, posiblemente habrá desacuerdos pero veremos con claridad el todo para entender lo que hemos construido y hacia adonde queremos ir juntos. Probablemente alguno en un punto se interese por otra persona pero actuará con el respeto y admiración que le profesa a su pareja. Tal vez en algún momento pase por su mente el divorcio pero ambos hablarán con el corazón y pondrán sus cartas sobre la mesa para hacer un plan de vida que sea acorde con su trayectoria y el futuro que esperan.

Con suerte esto ayude a alguien en algún lado

BESOS

 

 

 

 

Posted on: 16 Enero, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: