¿Como elegimos a que dedicarnos en la vida?

Elegir profesión u oficio es tan importante como la elección de pareja. Es algo con lo que vamos a vivir muchos años, muchas horas al día. Siempre he pensado que el sistema educativo no es muy funcional para este proceso. Se elige carrera a muy temprana edad, cuando no sabemos bien a bien de qué se trata lo que estamos eligiendo. Nos encaminamos a lo que los papás recomiendan, lo que en teoría puede ofrecer el mejor futuro y los enfoques cambian cada década. En un tiempo hubo muchos doctores, abogados, administradores y esos mercados se saturaron. En otro tiempo los informáticos… hoy en día. Gracias a la Marca Personal, la nube, las redes sociales y las comunicaciones cada quien puede dedicarse literalmente a lo que se le de la gana y de manera efectiva ganarse la vida.

Las escuelas empiezan a perder clientes. Hay jóvenes que eligen ser autodidactas en un campo determinado. Los grados y los títulos hoy en día no impresionan a nadie y no son garantía de éxito en el trabajo, ni de conocimiento real en el mundo laboral que se mueve a pasos acelerados.

En el artículo de la intención detrás de las palabras  comento la importancia de auténticamente preocuparse por el cliente. Partirse en mil por su bienestar convencidos de que es lo correcto. Hablo de hacer las cosas por la razón correcta. No de encontrar lo mas lucrativo, lo mas redituable y la mejor manera de manipular y convencer a otros de que hagan lo que nosotros queremos para nuestro propio beneficio.

Conchita
Conchita Wurst

 

 

 

Respetar nuestra naturaleza y dejarla florecer

La vida está cambiando para bien. Se habla mucho de ser auténtico, de ser uno mismo. Honestamente seguimos poco en pañales, pero estamos en esa tarea y es mucho avance. Ya se entiende y se respeta el hecho de ser diferente. Se permite salirse de patrones y estándares sociales, culturales y profesionales. Esto por otro lado nos abre un abanico de mil posibilidades donde es muy fácil confundirse, desviarse, perderse en un laberinto de múltiples opciones donde todo suena bien. Hace años ni si quiera los zurdos podían ser libremente zurdos; eran mal percibidos y se les obligaba a escribir con la otra mano. Decían en la escuela; “hay que quitarles lo necio!”.  La naturaleza y la vida se regocijan en la variedad saber  hoy en día que no tenemos que ser iguales a nadie es una ventaja competitiva.

La niñez y la juventud son para experimentar, conocernos y descubrir nuestras fortalezas y debilidades. De hecho durante toda la vida hacemos proceso de auto-conocimiento, ajustamos el auto-concepto. Pero el punto donde decidimos de qué manera aplicar lo que somos y tenemos para servicio y subsistencia es clave. No todos empatamos con maestría a la primera nuestros talentos, con la profesión y el plan de vida. Por lo general nos dedicamos a uno y supeditamos los otros, esperando que de alguna manera mágica todo encaje. Pero no siempre sucede así.

En este punto lo que definitivamente no funciona es forzarnos o empeñarnos en entrar en un campo laboral porque es redituable, el camino más fácil (ninguno realmente lo és); pero así lo creemos, es lo que todos hacen hoy en día, está de moda, esta in. Mucha gente de mi época todavía eran abogados por obligación con los padres; poetas de corazón. Doctores por compromiso familiar, chefs por vocación y a escondidas porque era medio putil. Maestros de día, bailarines de noche.

Hoy en día lo que sea que el corazón destelle, nuestra mente conciba y nuestro talento permita es posible. Pero aún necesita suficiente valor y determinación.

La infinita variedad confunde con facilidad

Por algo la orientación vocacional ha tomado fuerza. Teniendo un amplio abanico de posibilidades a elegir es mas complicado. Antes hacías lo que hacían o decían tus padres, lo que marcaba la sociedad, lo que encajaba en la familia. Hoy somos responsables de presente, futuro y del destino de todos los que vienen detrás de nosotros. La carga es pesada, la variedad es grande. Todos los caminos pueden ser antojables. Ninguno ciertamente será fácil. @alfredovela elaboró la siguiente infografía sobre algunas consideraciones para encontrar el trabajo perfecto.

El Trabajo Perfecto
El Trabajo Perfecto

Este esquema nos da una pauta. Sin embargo el panorama sigue siendo amplio entre lo que nos puede apasionar y lo que hacemos bien.  Yo soy un poco mas idealista y confío mucho en la vida, en la sabiduría de la misma, los dones personales. Estoy convencida de que en la medida que ponemos nuestro talento al servicio del bien común va floreciendo nuestra vocación y se va marcando una ruta a seguir.  Es mucho mas natural de lo que podemos imaginar, pero si tiene bastante de instintivo, aunado al análisis introspectivo y planeación. Por otro lado es un hecho que mientras mas nos alejamos de nuestro sentido de vida; la puesta de los talentos al servicio de la humanidad nos apagamos, enfermamos, frustramos. Luego entonces nuestro interior, la pasión, el sentido de vida son el mejor indicador interno o termómetro que tenemos para saber si estamos en el camino correcto. Si algo nos llama en otra dirección hay que dar crédito y explorarlo simplemente por experiencia de vida, por mera curiosidad. No importa cuan lejano o disparado pueda sonar. No importa cuan lejos de los esquemas o estándares. Si la mente lo piensa, el corazón nos llama hay una razón de ser y hay que andar el camino.

Que el miedo no supere la curiosidad, que la seguridad no supere la aventura

La vida es una, el tiempo es corto. Hoy es lo único que está en nuestras manos y nosotros decidimos que hacer. Somos el fruto de nuestras decisiones. Dar el primer paso en una dirección desconocida causa incertidumbre, inseguridad, pero justo la planeación estratégica nos ayuda a estar mejor preparados para andar caminos. No necesitamos aventarnos al vacío y dar giros de 180 grados a nuestra vida. Algunas veces se hace un cambio en una dirección y a ese cambio se conectan por efecto dominó ajustes en muchas otras áreas y cuando menos lo pensamos ya tenemos una vida totalmente diferente. Pero siempre mejor. Siempre mas cerca de nuestro auténtico sentido de vida. Nada mas importante que saber que nuestra existencia en la tierra tiene un verdadero sentido mas allá de simplemente subsistir. Tenemos una misión, tenemos un objetivo que no es solo para nuestro propio bien o beneficio. No solo quienes amamos y viven con nosotros dependen de nuestras decisiones. Hay muchos atrás que nos observan y a quienes podemos ayudar o desgraciadamente también perjudicar. De ahí que cuando dentro del corazón no sintamos que arde la vocación por algo. Lo honesto es hacerse a un lado y buscar otro camino. Es tan triste ver a médicos que han perdido la humanidad por otro lado es tan inspirador y fascinante ver que alguien se desarrolle, se realice, crezca evolucione. Nos motiva a todos los que somos testigo a ir por mas a dar lo mejor.

Sugiero entonces

  • Convertirnos en nosotros mismos sin miedo, sin moldes ni patrones, sin imitaciones
  • Explorar suficientemente nuestro talento, intereses y las necesidades existentes en el ambiente en que nos desenvolvemos. Identificando lo que podemos aportar para crecimiento y desarrollo, para servicio y bienestar.
  • Planear un par de trayectorias con ayuda de profesionales y/o amigos, o información confiable que si no bien garantice éxito, si por lo menos nos marque una trayectoria firme en la mejor dirección posible.
  • Intentar sin miedo y sin miedo hacer todos los cambios necesarios según el momento, la necesidad, la situación de vida.