¿Cómo des-enamorarse?

¿Si el amor es uno y real y es para toda la vida es posible des-enamorarse?

pareja1

Esto está denso, pero creo que a todos nos a tocado alguna vez pensarlo, sentirlo, preguntárnoslo. Hace un mes me preguntaron en facebook ¿que hacer cuando todo se destruyó y te da miedo volver a creer en el amor?. Traté de la mejor manera dar respuesta a la pregunta. Pero esta situación es diferente. Ahí hablamos de una relación existente que salió mal y no funcionó. Es un hecho ya está roto, hay que re-inventarse. Aquí se trata de sacarte a alguien que traes hasta las venas sin remedio.  Por la razón que sea. No entraremos en detalles. Es quitarte de la mente a alguien que te martilla y te genera tal necesidad que duele existir.  No soy experta, pero a mis casi 47 algo he aprendido y es lo siguiente.

El amor te marca para siempre

Quienes han sido parte importante de tu vida, llegaron a ella para quedarse de alguna manera. Hoy y siempre somos la historia de quienes amamos, de quienes nos lastimaron voluntaria o involuntariamente. Nosotros tampoco estamos cien por ciento conscientes de lo que hemos inspirado en algún corazón y tal vez hemos roto sin tener la menor intención o conciencia de ello. En la Universidad mi maestra de Producción de Procesos me decía que yo tenía varios novios y yo no lo sabía. Iban a su oficina, veían el folder de mis prácticas y le decían que era el folder de  su novia. Yo estaba tan sola como la que más y jamás me enteré de ninguno de esos “novios” que tuve. Igualmente hay personas que nosotros vemos, admiramos, amamos sin que ellos/ellas tengan la menor idea.

Creo sin falsa modestia que he sido muy amada, porque tengo muchas bendiciones en mi vida. Ese es el resultado del amor. El amor nos alimenta, nos hace vivir, nos hace vibrar por la vida, lograr metas, ser mejores personas, ser la mejor versión de nosotros mismos. Damos vida a aquellos en los que pensamos, les mandamos vibras de ilusión, aún en la distancia y el tiempo queda siempre un sutil destello que late en el corazón al pensarles, al recordarles.

Cada intento, cada relación, cada persona amada es como un tatuaje que sangra lo que tiene que sangrar. Cuando el tatuaje prende, solo queda ahí por siempre y te recordará lo que fue, hubo, no fue y/o no será. Pero hay etapas y con eso es con lo que uno aprende a vivir. La etapa del pensamiento obsesivo, la ilusión, las mariposas en el estómago, eso en algún momento pasa, pero curiosamente si nos empeñamos en dejar de pensar en alguien es como la dieta, las comidas, el cambio de hábitos. Resulta difícil ordenar a la mente no pensar, no extrañar, no recordarle, no imaginarle, no desearle. Eso solo sirve para que duela mas, para que sangre mas. 

Para dejar de pensarle terapia ocupacional

En el artículo citado arriba terminaba con esto. Aquí  sería la acción número uno. Si piensan muy cabrón en alguien que hay que olvidar y es necesario quitarse de la mente; hay que meterse a una maestría, un doctorado, unas olimpiadas, un triatlón, un maratón, lo que les venga a modo para no tener tiempo ni de respirar. Al cabo de unos meses o de unos años la herida ya es solo cicatriz y hasta la pueden tocar sin que sangre y duela el alma. Lo de un clavo saca otro clavo es muy jodido, porque cuando ya están bien botan al pobre clavito y joden otra persona. Lo de quitarle del Facebook, de los contactos, dejar de enviar textos en concepto funciona, en teoría siempre esta su huella digital. ¿A quien engañamos con eso?. Si la terapia ocupacional funciona, viene con un todo integrado: un grupo de amigos, nuevas actividades, una serie de tareas y prácticamente una nueva vida que cuando menos esperan ya les ha absorbido y no les da tiempo ni de mirar los otros contactos.

  • Una buena terapia ocupacional te hace un plan de vida retador, y excitante.
  • Trae consigo nuevos contactos, no tienes que frecuentar a los amigos “comunes” que te hacen siempre recordar a la persona y hablan de “el/ella” todo el tiempo. Así imposible olvidar.
  • Ocupa todo el tiempo libre que te deja el no llevar la rutina que llevabas con quien estás tratando de olvidar.
  • Te agota y no te deja tiempo para escribir, dejar mensajes, añorar, recordar, extrañar. Pero no solo te agota sino que debe ilusionarte con otro tipo de cosas: metas a alcanzar, pequeños logros, nuevos retos.

Para dejar de adorar aterrizar al divino

En la etapa de enamoramiento. Todo es perfecto alrededor del/ de la  susodicho/susodicha. Nadie como el/ella. ¿Donde encontraremos alguien igual?. Dios no quiera que encontremos otro(a) igual porque igual tendríamos que olvidarle. Debemos encontrar alguien diferente, alguien para nosotros, alguien real. Ni estando casados y viviendo juntos podemos decir que conocemos a alguien de pe a pa. Lo que sea que sepamos del/ de la  susodicho/susodicha; no es su realidad tangible, es solo una parte de esa persona a la que hemos elegido colgarle todas las virtudes posibles al no saber mucho. Todos tenemos nuestros “horrores” como personas, nuestro genio, nuestros malos ratos, altas y bajas, defectos. Todos sin excepción. Para esto serviría mucho más que borrarle de los contactos, seguirle de cerca y  ver su naturaleza humana tan real como la de cualquier otro(a).

Para aprender a soltar entender lo que es y no es para nosotros

El amor es uno y es expansivo. Se sabe o no se sabe amar y cuando se ama, se ama con todo. Pero de todos los intentos, de todos los “amores fallidos” de todos los enamoramientos a lo largo del camino hay una sola elección de vida. Hay pasiones que matan, destruyen, agobian. Hay amores hermosos pero escoger el amor de tu vida. No es cualquier cosa. No se trata del buen partido, de quien nos pone nerviosos y nos hace sentir mariposas en el estomago. No se trata del galán o la bella dama. Es como me decían a los 19 años:  alguien para ti y lo sabes cuando le conoces. Algunos tienen la fortuna de conocerle muy pronto. Otros tuvimos que esperar bastantes años para encontrarlo. No tiene que ser sencillo, pero si debe ser natural. Hay personas con quienes la comunicación fluye tan natural, los temas de conversación nunca terminan.  Hay personas con quienes puedes ser tu mismo(a) sin pretensiones, sin tratar de impresionar ni mucho menos. La vida se presenta a modo según las etapas de la relación. Muchos toman lo que sea en el camino por no estar solos. Muchos prueban con los sentimientos de los demás porque no entienden los propios. Eso no se vale.

Nosotros dentro del corazón sabemos las cosas con las que podemos vivir y las que no. Sabemos lo que está bien y lo que no. Hay un monitor interno que nos anuncia peligro pero estamos tan a gusto con la compañía que preferimos no escuchar y al cabo de un tiempo nos damos de topes.

Ningún amor es sencillo ni todo alegría e ilusión. Pero si nos jode la vida, creo que hay que dejarlo ir por el bien de todos.

Para recuperar la paz interior decir no a todo lo que no es de ti y volcarte entero(a) a tu vida elegida

Una persona que está de manera obsesiva dentro de nuestra mente, que está en las venas y en la sangre es sin lugar a dudas una vida mental alterna. Supongamos que en el mejor de los casos solo es alguien en quien se piensa mucho a lo largo del día en nuestra rutina diaria. Se dice un poco en broma cuando olvidamos cosas o hacemos mal algo. “Andas enamorado(a)”. Es real que los pensamientos pueden sacarnos del aquí y el ahora y tratándose de pasiones, amores. Nos llevan a su lado, mentalizamos momentos, situaciones. Puede ser solo mental, pero es desgaste real tener una vida física sin esa persona y una vida mental a su lado. La vida, el aquí y el ahora nos requieren enteros, al cien por ciento en lo que somos, estamos y hacemos. No damos calidad, si no lo hacemos de esa manera. Cualquier sueño, añoranza comparado con una realidad diferente nos desgasta, nos drena, nos parte en dos. Facial y corporalmente el cuerpo registra la polaridad. Ser uno(a) con una sola elección de vida, un trabajo íntegro en ella, una vía si tal vez no recta bien enfocada nos regresa la paz.

Una obsesión mental destruye realidades tangibles

Hay que pensar en cosas reales tangibles con las que contamos hoy sin esa persona que nos obsesiona. Por cuántico que parezca, por no muy claro. Cada vez que pensamos en esa persona destruimos mentalmente nuestra realidad física tangible.

Daré un ejemplo concreto. Hace años en la Universidad  terminé con alguien y el dolor de su ausencia era semi-insoportable. Varias veces manejando estuve a punto de perder la vida por estar abstraída y no ver las luces del semáforo. Perdí diez kilos de peso comiendo como loca desesperada y seguía bajando peligrosamente. Yo tenía juventud, una vida, salud, un futuro y nada me parecía que tuviera valor sin esa persona. Como resultado la vida se me accidentaba, la salud entraba en riesgo y la realidad innegable que tenía en mis manos tendía a esfumarse en pos de la obsesión, pasión mental por alguien.

Entonces la vida que tenemos hoy y lo que mas amamos desaparece por pensar, soñar, añorar, una persona mentalmente. Nos creamos una realidad intangible que pone en riesgo la realidad tangible concreta en nuestras manos. ¿vale la pena perder todo por esa obsesión?.

Como mencioné al principio no es posible ordenar a la mente pensar o no pensar, controlar, detener los ensueños. De hecho intentarlo solo consigue el efecto contrario. Por ello es mejor la terapia ocupacional, ver con mas realidad dejando de idealizar a la persona, soltar entendiendo lo que no es para nosotros y consciente mente elegir nuestra vida presente poniendo todo en ella. 

Pasada la obsesión la crisis se ha librado y nuestra vida presente está a salvo. Lo siento las heridas siempre dejan huella.

BESOS