¿Buscas un cambio determinante en tu vida y no sabes donde empezar?

Supongo que la gran mayoría en algún punto de nuestra vida hemos tocado pared ya sea en el amor, el dinero, el desarrollo profesional, el plan de vida. Si nos detenemos a revisar, seguro encontramos el punto en que para bien o para mal nuestra vida dio un giro. Somos expertos en identificar lo que no nos gusta y queremos cambiar. No tan diestros para identificar que hemos hecho para estar donde estamos y ¿Qué hacer para cambiar la dirección?

shutterstock_228394381

El primer cambio definitivo empieza en nuestro interior

conceptualizacón
conceptualizacón

Asumir la responsabilidad de nuestra situación es el primer paso. Debemos entender que algo consciente o inconscientemente dentro de nosotros nos está impidiendo lograr lo que “decimos desear” y es mas fuerte que el deseo mismo. 

. En mi libro “Una Historia para Compartir” comento que yo deseaba casarme y tener una familia. Interiormente tenía miedo al matrimonio, no confiaba en los hombres, creía no tener a mi alrededor modelos valiosos de una familia que me inspiraran a dar ese paso. El resultado era fracaso tras fracaso. El momento en que me di cuenta que yo no estaba apostándole todo al amor y a la familia y decidí hacer ese cambio. Mi panorama cambió.

Aclaro no se volvió todo color de rosa, pero logré concretar lo que decía quería: “una familia, un hogar, un matrimonio”. Cambiar mis conceptos me tomo años. A veces aún me siguen haciendo ruido. Creo que siempre el inconsciente nos hace juagadas que si no estamos alerta nos pueden desviar fácilmente del camino que en teoría hemos trazado.

Identificar los conceptos que nos bloquean el crecimiento o cristalización de planes. Esto aplica para todas las áreas de la vida: salud, dinero, trabajo, amor. En mas de una ocasión he comentado que tenemos conceptos como resultado de nuestra cultura, educación, grupo social al que pertenecemos. No es fácil ir en contra de toda una historia y tradición. Pero es posible. En México nos hacen leer “la visión de los vencidos“. Estudiamos la conquista, la independencia y la revolución. Nos venden a ciertos personajes como héroes y otros como villanos. Nosotros elegimos tragarnos o no eso. Es un hecho: lo que sale de nosotros depende de lo que llevamos dentro. Lo que llevamos dentro es resultado a veces de imposiciones sociales, a veces de inercia, a veces de propia elección. En cualquier caso está en nuestras manos cambiarlo.

Decidir hacer todo lo que esté en nuestras manos para concretar metas; por su puesto dentro de los parámetros que dictan los valores que pregonamos. No se trata de conseguir dinero a costa de lo que sea, o de llamar la atención de alguien manipulando y escalar puestos o conseguir amor dañando y agobiando. La vida es mucho mas generosa de lo que imaginamos. Una buena base de valores y enfoque total evita dispersiones, concreta, nos empodera. Nada mas empoderante que saber que nuestra vida está en nuestras manos. Nosotros decidimos el rumbo y si bien el solo hecho de creerlo no lo hará sencillo pero  si lo hará posible. Habrá esfuerzos, habrá malos ratos, habrá caídas en el camino, pero no quitaremos el dedo del renglón hasta concretar la meta establecida. Si hay que re-plantear, lo haremos, si hay que trabajar mas lo haremos, si hay que abandonarlo todo y cambiar el rumbo lo haremos. Pero la meta original no se pierde. El trabajo va y viene, el dinero va y viene. La vida, las personas y los valores no van y vienen. Están ahí para siempre. Podemos morir pero nuestra vida hace eco y seguirá haciendo eco mas allá de la muerte si nosotros elegimos que así sea.

Acción coherente, constante sin vacilaciones

Nuestros conceptos moldean la conducta
Nuestros conceptos moldean la conducta

Cuando interiormente estamos claros y firmes. Lo siguiente muy importante es la acción alineada a las metas. Mentalizar, planear, soñar sin actuar no sirve de nada. Arrancar mil planes y dejar todos a medias no sirve de nada. Una vez que se inicia es como una carrera; no nos detenemos hasta llegar a la meta, y no miramos a los lados  o atrás. Solo miramos hacia adelante hasta ver la última bandera y cuando la vemos aún que sea muy lejos empieza interiormente a surgir mas fuerza y por cansados que estemos corremos mas porque sabemos que pronto llegaremos. No se mira hacia atrás a media carrera, no se hace alto ni para tomar agua.

En la vida real perdemos el foco es común empezar con algo y terminar haciendo otra cosa totalmente diferente. El miedo nos hace ver cosas que no son. Perdemos el foco y vemos realidades diferentes a las que hay en nuestro corazón. Si somos auténticos, honestos, leales recibimos eso y nada mas. Es cierto que hay traición, mentira, engaño pero puede pasar sin tocarnos, sin ser parte de nosotros porque no nos identificamos con eso. No nos casamos con la mierda. Nosotros debemos estar enfocados en solo lo mejor. En verdad actuando de buena fe la gente nos echa la mano. Los amigos nos ayudan las cosas fluyen en la dirección que esperamos. Los problemas se libran sin perdernos en el camino. Nunca deja de haber problemas pero no nos atoramos con ellos porque sabemos cual es nuestro destino final.

El miedo es una fuerza grande que nos domina. El miedo puede hacernos titubear en el camino. El miedo nos lleva a direcciones opuestas.

Nuestra vida debe regirse por el amor, no por el miedo. Buscar dinero por miedo a la pobreza no es lo mismo que buscar el dinero por amor a la abundancia en todo sentido para quienes amamos. La generosidad siempre es recompensada. La sabiduría siempre paga en oro lo que se invierte en adquirirla.

Paz interior que nos mantenga en una pieza

El perfecto balance tarda años y dura segundos
El perfecto balance tarda años y dura segundos

El principio para cualquier cambio es aceptar, amar y bendecir nuestra circunstancia presente. En un programa de acondicionamiento. Hacer dieta o ejercicio porque odiamos nuestro cuerpo no nos lleva a ningún lado. Tomar las mismas decisiones por bienestar de la familia y nosotros hará un cambio radical en nuestra vida. Mente, alma y cuerpo que giran en direcciones diferentes nos parten. Si el cuerpo nos lleva a una dirección diferente a la que alma y mente desean es nuestra responsabilidad trabajar lo necesario para recuperar el balance.

Si tenemos vida y salud. El dinero no puede ser un obstáculo para nuestra felicidad. Si tenemos trabajo, inteligencia y dinero. La salud no debe ser un problema. Si tenemos amor y vida debemos ser capaces de producir lo necesario para nuestra subsistencia. Esa frase de “ni todo el amor, ni todo el dinero” es un cliché que nos ata. Si tenemos inteligencia, vida, salud. Nada puede ni debe detenernos en la consecución de nuestras metas.

Podemos vivir con confianza y tranquilidad cuando nos enfocamos en todo lo que está bien y que hemos sabido lograr a pesar de las dificultades. Debemos dimensionar lo que está mal dentro del todo para no maximizarlo y darle más atención de la que merece. Concentrarnos en lo que está bien tarde o temprano pone en su lugar todo el resto.

Apoyo profesional y herramientas profesionales

Debemos saber acercarnos a los que saben. Lo que he aprendido de ejercicio y nutrición lo aprendí de mis nutriólogas, mis instructores, mis amigos(as) deportistas profesionales. Yo no soy nada de eso, pero he absorbido su conocimiento, he utilizado sus herramientas y finalmente he integrado todo eso a mi vida de manera permanente.

Si alguien ha andado un camino y nos puede dar un mapa de todos los baches que encontró es una gran ayuda. No nos garantiza que no haya baches en las otras vías pero por lo menos sabemos donde no pisar. Podemos durar una vida entera tratando de identificar los conceptos que nos bloquean y no verlos. Hay profesionistas que con herramientas de análisis nos pueden ayudar a exteriorizar nuestro interior. Las flores de bach, los tests de personalidad, la psico-terapia corporal, el coaching, la meditación, la oración y la guía espiritual. Lo que sea que elijan que les funcione.

Debemos preocuparnos por aprender.

. Las parejas  funcionales que crean que ya la hicieron deben ponerse las pilas para mantener vivo el amor. Se nos puede escapar entre las manos en cualquier momento. Los que crean que alcanzaron la cima en cualquier momento pueden caer hasta el fondo. Mientras vivimos no podemos dar nada por sentado. Y es lo que debe ser, eso es la vida y esta bien. Son experiencias que al fin y al cabo nos nutren y nos enriquecen. Lo que hoy creemos entender mañana ya no sirve de nada y debemos volver a descubrir. Nuestra propia profesión está siempre en continua evolución. No se digan las personas con quienes vivimos. Cada segundo son diferentes y nosotros con ellas; con suerte. En el peor de los casos al cabo de un tiempo nos convertimos en extraños bajo el mismo techo. Nadie tiene la verdad absoluta en cualquier ámbito. Si acaso pudiéramos poner todas las ideas en un lugar como un rompecabezas. Tal vez encontraríamos una parte importante de la verdad y aún así estaría incompleta sin el todo de la naturaleza.

Sentido utilitario en el todo

Nada de lo que sepamos, logremos, hagamos sirve de nada si no lo ponemos al servicio de una causa, un grupo de personas, un sentido de vida. No se logra solo por lograr o demostrar lo maravillosos  que somos.

Hoy no pensaba escribir un artículo. Esta semana tengo planes que me ocuparán mucho tiempo pero Gerardo García me hizo una pregunta que me invitó a escribir. Agradezco la motivación y la confianza.

Gracias a quien lea este artículo, gracias a quien le sirva de algo

BESOS

Posted on: 7 Julio, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: