Aprender a sonreír desde los más profundo

Sonrisa auténtica
Sonrisa auténtica

Existen mas de 1,110,000 resultados en Google de los efectos de la sonrisa en el cerebro. No debe ser nuevo para nadie la cantidad de beneficios que nos aporta la misma. Una sonrisa franca es sinónimo de felicidad, atenúa el estress al hacernos liberar endorfinas. El cerebro automáticamente registra que “algo debe andar bien” y todo el cuerpo responde en coherencia con dicho mensaje. Pero hay mucho más de la sonrisa que tal vez no ha sido explorado o tan voceado suficiente.

La sonrisa y la salud

Mas allá de generar un estado mental de bienestar. La sonrisa puede auténtica-mente recuperar la salud perdida o disminuir malestares como el dolor en general, el insomnio, por su puesto la depresión. Norman Cousins es un caso sorprendente del efecto que el siguiente nivel de la sonrisa; entiéndase la carcajada puede producir en la salud. La sonrisa auténtica-mente neutraliza el dolor. Ocasionalmente sufro migrañas un día al abrir mis redes sociales con una fuerte migraña me encontré con un mensaje directo de alguien que me hace sonreír desde lo mas profundo. Al terminar de responder el mensaje directo la migraña había desaparecido. No tuve que usar analgésico.

La sonrisa comunicación no verbal

Woman showing her perfect  teeth.

Es sinónimo de amabilidad, buen trato y fuente de felicidad. Si pedimos algo con una sonrisa es más probable que lo obtengamos. Sonreír cambia el tono de voz y hace que seamos mejor percibidos. Por esto en los call-centers se colocan espejos para que quienes atienden vean su rostro sonriente mientras contestan y los oyentes puedan percibir mejor el mensaje que les envían.  Es también una forma de docilidad razón por la que las mujeres sonreímos más que los hombres porque la seriedad es sinónimo de poder.  El cerebro prefiere un rostro feliz, por lo que entre varios rostros el sonriente es identificado sobre los no sonrientes. En las redes sociales es indispensable para la foto de tu perfil 

Los especialistas de la salud dental han hecho investigaciones y comprobado que una sonrisa es factor determinante para conseguir trabajo u obtener ascensos. Aún que no se recomiendan sonrisas exageradas en una entrevista de trabajo pues tiene efectos contraproducentes. Sabemos que no todas las sonrisas son auténticas. Podemos afectar la percepción y la primera impresión con sonrisas falsas.

No todas las sonrisas son auténticas. Una verdadera sonrisa no es solo el gesto en la boca debe acompañarse de brillo en los ojos y una sensación en el estómago y el resto del rostro. No todas las sonrisas son confiables, puede usarse para camuflagear una crítica, ironía, temor, tristeza, nervios. Pero en todos estos casos se percibe la energía de la emoción detrás de dicha sonrisa. Por el contrario en la sonrisa auténtica hay un aire de armonía y tranquilidad que se expande, hay luz radiante en los ojos y en ocasiones incluso en la piel.

La sonrisa del amor y del cariño

Esta es una sonrisa radiante que se acompaña de sensaciones corporales múltiples. Literalmente irradia luz a través de la piel, los ojos, el cabello. El fin de semana cuando veo a mis hijas en la alberca con su padre me invaden emociones y en automático sonrío y siento iluminarse algo dentro de mi. Ver el rostro de mis hijas cuando llego a casa es un intercambio de energías indescriptible. La mas pequeña corre gritando “mamá!”. Las otras gritan: “mami!”. Su rostro cambia. Por lo general están haciendo la tarea y ver su gesto al mirarme me ilumina por dentro.

Un bebé en la cuna al ver a mamá o papá ilumina su ser desde el rostro, el cuerpo y envía una fuerte energía de felicidad que los padres no pueden mas que responder en la misma medida.

Nunca voy a olvidar a una ex-alumna que me encontré. Me detuvo y me entretenía como haciendo tiempo, yo llevaba prisa pero veía en ella “algo”. No sabía qué era porque su cabello, su ropa, todo era casi igual; tenía un poco de máscara de pestañas en los ojos. De pronto llego un joven guapo que la abrazó por la espalda y ella me dijo: “mira te presento a mi novio”. Entonces ví claramente como toda ella irradiaba, brillaba, sonreía desde dentro de sí. Seguro que el chico podía ver eso. Un hombre enolquece por la sonrisa de una mujer y esta joven sonreía con todo su ser.

Como maestra de adolescentes por varios años podía identificar claramente cuando había “algo” entre dos: el brillo en los ojos, el lenguaje corporal, la sonrisa clara y abierta mientras hablan. Es inconfundible. Me parecía tan inocente cuanto les preguntaba: “chicos…ustedes… ¿tienen algo? o ¿quieren tenerlo?”.  No, miss, para nada!. Ok, solo creí.

¿Como sonreír desde lo mas profundo?

Nadie niega el valor de la sonrisa, y sus beneficios en la salud, en el trabajo, para la percepción o primera impresión. Pero una sonrisa forzada, nerviosa, triste pueden tener efectos contrarios a los esperados. No en la salud. En este rubro aún la sonrisa triste mejora el estado general. Pero solo la sonrisa auténtica logra el verdadero bienestar.

Cuando algo dentro de nosotros nos dice que algo anda mal podemos consciente mente enfocar la parte que está bien

El cuerpo habla antes que nosotros lo hagamos y nos dice, a veces nos grita lo que callamos o tratamos de esconder aún a nosotros mismos. Las preocupaciones de todos los días, los pensamientos y el diálogo interno generan estados de ánimo. Antes dije que el sonreír manda el mensaje al cerebro de que “algo anda bien”. Por el contrario el no sonreír manda el mensaje contrario “algo anda mal”. El cuerpo nos prepara para enfrentar situaciones poco gratas. Manejando a casa en un cruce me encontré a un individuo en una camioneta al dar la vuelta en una calle de doble sentido.  Había autos estacionados en ambos lados y solo cabía un auto. Yo no podía hacerme hacia atrás pues literalmente bloqueaba el cruce, el se negaba a hacerse hacia atrás para que yo pasara. Sabía que era un patán con la peor actitud posible y podía esperar algo desagradable. Subí la música y esperé a que el siguiente auto determinara qué se debía hacer. Al ver que no me movía con rabia puso su auto a un lado del mio y vociferó un insulto. Logré moverme pero no quería llevarme el mal rato en el camino, así que empecé a recordar a los mejores amigos y los momentos particularmente gratos con alguno de ellos. Automáticamente la sonrisa volvió a mi rostro. Por su puesto a ratos volvía a recordar el incidente del auto y borraba la sonrisa, pero elegí que los pensamientos gratos fueran mas fuertes que eso al llegar a casa fue mucho mas fácil pues mis hijas me ocupan al cien por ciento y la mente deja atrás todo el día.

En psicoterapia corporal aprendí que es posible recuperar la salud concentrándose en la parte sana. Mi padre antes de morir tuvo 3 embolias. En la primera quedó paralizado de la mitad del cuerpo y no podía tener terapia porque el esfuerzo le alteraba la presión y corría riesgo de otra embolia. En casa le hacía terapia solamente trabajando la parte sana movible. Lo ponía a hacer ejercicios de movimiento y reconocimiento de cuerpo. Al cabo de un tiempo efectivamente recuperó el movimiento, siempre con algo de desventaja en la parte paralizada pero ni si quiera las siguientes embolias le paralizaron el cuerpo nuevamente.

Es posible a partir de enfocar la parte por mínima que sea que esté bien recuperar la sensación de bienestar real en el resto que aparentemente está mal. Requiere enfoque consciente. No se trata de negar lo que está mal. Es  aceptar lo malo y trabajar a partir de lo bueno.

El amor a lo largo de nuestra vida nos irradia como lo hizo antes

Todas las experiencias, todas las personas, todos los momentos con esas personas quedan en nuestra historia y al llamarlos a nuestra memoria recuperamos y re-vivimos la emoción, la felicidad que nos produjeron en su momento. Cuando Viktor Frank sufría físicamente encontraba siempre el refugio interior en el recuerdo del rostro de su esposa. Nada ni nadie podía tocar y cambiar esos recuerdos.  Procurarnos momentos de intensa felicidad junto a nuestros seres amados es la mejor estrategia para superar los momentos difíciles. Yo lo veo como llenar un morralito de memorias salvadoras. Hay unas pequeñas y divertidas, otras intensas y contundentes. Pero siempre hay algo rescatable, bueno, bello que vale la pena llamar a la mente cuando la realidad presente no es favorable.  Las memorias pueden ser con los padres, los amigos(as), los hermanos(as). Los piropos, los halagos. La Programación Neuroliguística ofrece una metodología para llevar a cabo este proceso a través de los  anclajes.

Objetividad y Gratitud

Cualquier realidad por difícil que parezca puede empeorar mas aún, por lo que objetivamente debe haber ciertas ventajas dentro de todo lo desagradable. A lo largo de nuestra vida y en cada uno de los momentos buenos y malos hay cosas que podemos agradecer. Durante la crisis o el momento difícil no son cosas perceptibles, pero hay siempre un gran número de voluntades apoyando nuestra recuperación. Durante la universidad tuve una depresión y enfermé, perdí 10 kilos sobre mi ya muy bajo peso y a pesar de que comía grandes cantidades seguía bajando de peso. Yo trabajaba en el centro de lenguas de esa universidad y el Director iba a mi oficina todas las tardes a visitarme, durante el día su asistente era mi chofer y el Director le hacía llevarme a comer, a visitar otras unviersidades, distraerme y hacerme el momento grato en una palabra. Los amigos estaban contínuamente cerca. Me acompañaban a las clases, me ayudaban a hacer las tareas. Hoy veo la cantidad de personas que se preocupaban por mi bienestar y que daban su tiempo para ofrecerme apoyo y compañía. Solo para que estuviera bien. En ese momento por la depresión no me daba cuenta pero tan pronto como salí de la depresión todos ellos me decían: “que bien te ves, me da mucho gusto!”. Luego comentaban que me habían visto realmente mal. Solo entonces me daba cuenta del hoyo oscuro en el que andaba y de toda la luz que ellos llevaban a mi cueva mientras duré en ella. No hay una sola cueva sin esos destellos de luz. Esa luz que si la enfocamos, la vemos, la recordamos no podemos mas que sonreír desde lo mas profundo de nuestro ser.