Año Nuevo Vida Nueva

Enfoque creativo para el año nuevo

Un libro en blanco por escribir
Un libro en blanco por escribir

El año nuevo ya está aquí lo hayamos o no planeado. Da inicio puntualmente y ha repartido a todos un libro en blanco que a cada uno nos toca escribir. Algunos entran en la primera página armados con toda una estrategia y sus mejores recursos. Otros prefieren la improvisación; pero aún en la improvisación existe visualización y proyección de algo.

Hay quienes consideran que los planes estratégicos no sirven de nada, pues nunca los han visto cristalizarse como fueron planeados originalmente. Hay algo de cierto y es que todo plan está sujeto a cambios y ajustes sobre la marcha. La diferencia entre no tenerlos y tenerlos es un criterio de ayuda en el proceso de toma de decisiones, en la improvisación habiendo tenido un panorama del todo.  Pero ciertamente un plan es el arte de la especulación y puede tomar varias vías.

Suponiendo entonces que no se tenga ningún plan pero sí ideas concretas de lo que esperamos en el año 2015 y busquemos un enfoque creativo, sencillo, aplicable. No vamos a especular sobre lo que no conocemos precisamente porque hay mucha información que nos falta. Nuestros cálculos serían subjetivos. No queremos un esquema cuadrado que nos limite. Somos amantes de lo sencillo y abierto. Queremos una vida satisfactoria y amamos la oportunidad de escribir una nueva historia. Visualizamos una nueva vida y estamos efectivamente dispuestos a tomar acción para concretar la.

El enfoque creativo de planeación requiere “soltar”

Si la meta es una vida nueva, con un libro en blanco donde podemos escribir lo que sea en ella. El primer punto y más difícil es soltar. Hay que decir adiós a todo lo que queda atrás, mirar hacia adelante con nuevos ojos, nuevos conceptos; obvio no sabemos cuales serán esos nuevos conceptos en este momento. Lo importante es estar abiertos a cambiar lo que siempre hemos hecho, la manera en que hemos llevado a cabo todas las cosas y saber que existe algo diferente, válido y funcional. Hay que estar bien dispuestos a experimentar. Hay que saber que no nos agarramos de nada y vamos a saltar como en bungee, caída libre a donde ésta nos lleve. Hay que estar preparados para tomar decisiones rápidas de manera continua. Quien no suelta todo se desploma en la caída libre. Dar este paso requiere mucha fuerza interior, confianza en la vida, en sí, coraje. Hay quienes tardan varios años en lograr estar listos con este solo paso, hay quien nunca está dispuesto(a) a soltar.  Pero debo decirles algo; la vida se encarga de prepararnos, cuando muere alguien que amamos, cuando perdemos el trabajo, cuando enfrentamos el divorcio. Nos aferramos a nuestra vida, nuestras ideas, nuestras cosas y de pronto nos dicen: “ya suelta y aviéntante, te toca”. Todos en algún momento tenemos una caída libre, hay quien reacciona durante la caída y llega al suelo listo hay quien se desploma se hace añicos y le toma mucho restaurarse. Hagamos el ejercicio, pues en algún momento la vida nos pondrá a prueba con ello.

La brújula son los valores y la esencia de tu corazón

Tiene que haber dirección o simplemente vagamos, deambulamos por la vida. El andar tiene un sentido que es lo que busca nuestro corazón. El camino nos presenta alternativas y decisiones que se basarán en los valores mas profundos. Si hemos soltado conceptos, prejuicios, tenemos los valores universales que rigen cualquier situación de vida en cualquier lugar del planeta. Estos son inamovibles y el mejor parámetro para guiar nuestras acciones hacia el camino correcto. Nos hemos lanzado a un camino desconocido por lo que no sabemos lo que nos espera. No sabemos que se espera de nosotros, pero lo que sea en su momento habremos de decidirlo con base en la búsqueda del corazón. ¿que cree y auténticamente quiere tu corazón lograr?, ¿que espera tu corazón recibir?. En este punto la sociedad, el pasado, el entorno no deben influir en nada. Partimos de que hemos soltado todo, estamos solos frente a nuestro futuro, sin ninguna atadura. El corazón nos llama a crear algo nuevo a partir del aquí y ahora. El bien supremo, la naturaleza divina nos llama siempre a la excelencia. Podemos confiar en nuestra naturaleza. No es tampoco fácil. Podemos pensar que hemos cometido errores, pero muchos de los errores se basan en información mal interpretada. Hoy escribimos un nuevo capitulo con tinta del corazón y la meta es el cielo.

Toma de decisiones no convencional

Re-inventarse de la nada suena a locura, pero antes lo dije y repito. La vida es la locura que nos empuja a las situaciones de vacío y re-invención a veces forzada. Cada año nuevo tenemos en este día un poco ese punto y si nosotros así elegimos podemos armar una vida totalmente nueva. Muchos buscamos escusas para atarnos a todo lo que nos rodea. Muchos a pesar de no desearlo se ven forzados a soltar todo lo que entendían como parte primordial de su existencia. Estar en este punto y poder salir requiere mas que enfoque y estrategia una visión no convencional. Si no estamos donde esta la mayoría de las personas por la razón que sea. No podemos pensar y decidir como la mayoría de las personas lo hace. No se busca el atajo, no se satisfacen necesidades, no se persigue el éxito. ¿que entonces?. Se espera, se observa, se identifican oportunidades por pequeñas, singulares o extrañas que resulten y se actúa con prontitud. La forma convencional es anticiparse a los hechos y tomar acción para resolver. La no convencional es sentarse a dejar que las cosas sucedan, dejar la vida desenvolverse; ya sea que nos guste o no la manera en que se está desenvolviendo, observar todos los eventos e identificar  aquel que nos llama a acción. La vida dialoga con nosotros y nos marca el camino, cuando nos centramos en ese diálogo podemos realmente influir. Prueben un día salir de casa como expectadores activos, atentos y listos a responder con prontitud. Observen todo lo que puedan y en realidad suceden cosas que no se pueden explicar. Al menos en tres ocasiones importantes de mi vida se ha dado de esta manera.

Me acababan de subir la renta, no tenía trabajo, una de mis hijas empezaba la primaria, acababa de nacer mi tercer bebé. Debía mudarme, buscar escuela para mis hijas que encajara con escuela, kinder y maternal, buscar empleo. Cada una de estas cosas implicaba una rutina diferente: ¿buscar escuela cerca del trabajo? ¿buscar trabajo primero?, las clases iniciaban el siguiente Lunes y yo no tenía escuela para mis hijas ni trabajo para pagarla. Pensé: que sea lo que tenga que ser, perderán un año, o tal vez inicien tarde el ciclo, a ver que resulta. Terminando el pensamiento recibo una llamada de un amigo con el que tomé un curso hacía un par de meses y me ofrece un trabajo y beca para mis hijas. La entrevista se hizo el Sábado e inicié nueva vida el Lunes. Nueva rutina, nuevas personas, nueva logística con una recién nacida. No fue fácil, pero dió continuidad a nuestro plan de vida. Dialogar mas que pelearse con la vida resulta en algo. Pelearnos con la vida es ponerse con el burro a las patadas y llevamos todas las de perder.

Soñar en grande y nunca soltar esos sueños

Empecé pidiendo soltar. Lo que no nos atrevemos a soltar, tarde o temprano la vida nos empuja a hacerlo. En ese soltar me refiero a liberarse de prejuicios, abrir la mente a nuevos conceptos, nuevos caminos, cerrar los ojos a los miedos e inseguridades. No aferrarnos al status-quo de las cosas, de la vida, de las personas en general. Ahora pido aferrarse a los sueños, los deseos mas profundos del corazón por locos irreales, lejanos que parezcan.

Esos sueños hay que escribirlos, porque hasta a nosotros mismos se nos olvidan. Lo que no escribimos lo enterramos en el corazón y lo escondemos por vergüenza, por miedo, por cobardía, por inseguridad, por lo que sea. En el caminar se nos olvida soñar, empezamos a ver realidades, olvidamos la magia, apagamos la ilusión. Pero este es el único motor lo suficientemente potente para dar un verdadero sentido a nuestras vidas. Quien no sueña y actúa cada día con sus sueños en mente pierde magia, pierde brillo día a día.

Cada sueño alcanzado es una luz que nos guiará en los tramos de oscuridad. Al final del año tenemos las manos llenas de pequeñas luces que irradian a quienes nos rodean. Nuestros sueños tienen responsabilidad. Tienen la responsabilidad de cristalizarse en algún momento si no dejamos de alimentarlos.

Sobriedad y gratitud

Este enfoque creativo requiere  nervios de acero. No podemos quebrarnos ni podemos pavonearnos. En altas y bajas debemos saber mantenernos ecuánimes. Tampoco es cosa sencilla. Para no romperse en mil en las bajas y no saltar al cielo en las altas hay que mirar siempre el todo. En las altas sabemos que llegará el punto en que eso tope y debamos cambiar dirección. En las bajas sabemos que tarde o temprano algo surgirá y cambiará el desagradable status-quo de las cosas.

Sin embargo dicha ecuanimidad no debe evitar que disfrutemos en el aquí y el ahora lo que se ha puesto en nuestras manos. Hay que tener gratitud incluso por las dificultades vividas y libradas en su momento. Cuando se vive el problema es realmente difícil pensarlo y verlo con sobriedad, pero una vez pasado el trago amargo, es posible mirar atrás  y en verdad sentirse muy bien por haberla librado.

El enfoque creativo es muy natural y mas de uno lo hemos tenido que llevar a cabo por diferentes circunstancias. Si bien se implementa en situaciones no deseadas o no esperadas. Es posible hacerlo consciente e implementarlo fuera de la crisis, en momentos reales y naturales. A saber que hay que soltar todo lo que podamos menos los sueños, hay que buscar norte en nuestros valores, tomar decisiones de manera no convencional y tener nervios de acero cerrando siempre con gratitud.  

Esto nos deja suficientemente armados el inicio de año para escribir una nueva vida. La que sea que venga el año que entra, con sus ires y venires, con sus dificultades y alegrías. De manera sencilla estamos listos para tomar acción, y concretar sueños!!!

BESOS y ABRAZOS MUCHOS!!!