Aislamiento no es soledad

Estar solteros no significa estar solos. Estar aislados tampoco  es sinónimo de soledad. No es el aislamiento lo que genera los sentimientos de falta de intimidad y conexión. Nuestra piel nos divide del otro y si bien debemos y podemos conectar e intimar con el “otro”. También es cierto que es importante para todos conservar nuestro espacio, nuestro interior e indivdualidad.

Estar solos con nuestros pensamientos es normal y fundamental para cultivar la vida interior y no hacer de nuestra existencia una “carrera de ratas” preocupadas por subsistir, ganarse la vida, arrastrar el día a día de la rutina.

Interioridad
Interioridad

Aislamiento Positivo

La reflexión, el análisis, el auto-concepto se fortalecen en el silencio y la quietud. Un tiempo a solas con nosotros mismos es des-estresante. Un alto en el camino hacia el logro, hacia las metas fijadas, fuera del grupo social en que nos insertamos resulta re-vitalizante.

El bombardeo en la era de la información sobre-estimula la mente, el cuerpo que requiere un espacio para procesar y crear. La generación de ideas necesita  algún tipo de estímulo y mucha reflexión. La combinación de ambos resulta ideal para la creatividad y fortalecimiento del interior.

Los extrovertidos llevan a cabo la reflexión de manera social e interactiva. En el diálogo con el otro. Los introvertidos necesitamos un espacio a solas para meditar, pensar, integrar. Pero todos sin importar si son extrovertidos o introvertidos encontramos en el silencio y la quietud nuestro auténtico yo. La voz interior solo puede hacer eco en el aislamiento. No en medio del ruido, la interacción, la carrera por el éxito y los logros.

Los llamados, los mensajes y el sentido de vida brotan en el aislamiento o la conexión con la naturaleza. La auténtica intimidad y conexión con el “otro” no siempre cuenta con su presencia y/o contacto físico-social. Ya sea por elección o por situaciones de vida no en nuestras manos. Es posible conectar fuertemente con alguien en la distancia y la ausencia fortaleciendo nuestra vibración interior.

Intimidad y conexión en la distancia

El conocido “nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido” aplica perfecto cuando por situaciones de trabajo, estudio, desarrollo profesional algún miembro importante de la familia se encuentra a distancia. En estos casos la distancia no evita la intimidad, conexión e influencia con el grupo social (familia, empresa, amigos) al que pertenece. Mas aún puede genear un poco mas de apertura en ciertos casos para hablar, aclarar, mediar situaciones antes no resueltas. Al concluir el “periodo distante” y volver al contacto regular se experimenta un cambio y una nueva valoración de la persona y la relación con el/ella. Podemos encontrar maneras de hacernos presentes a través de las redes sociales, las video conferencias, los envíos por paquetería. Tuve una relación de noviazgo a distancia por varios años y sé de lo que hablo. Es posible y está en nosotros. En muchos momentos me sentía mucho mas cercana y conectada a él que a todas las personas que estaban a mi alrededor.

La conexión e intimidad resultan de compartir nuestro auténtico “yo” y no el “yo” socialmente aceptable. Quien quiera que nos conozca verdaderamente y nos reciba sin cuestionamientos conecta con nosotros. Igualmente de nuestra parte cuando mandamos el mensaje de aceptación y aprecio incondicionales tenemos respuesta sin importar la distancia.

Aislamiento Involuntario e Inconsciente

Aislamiento involuntario
Aislamiento involuntario

Igualmente estando cerca de quienes amamos, insertados al cien por ciento en la rutina el ruido, trabajo. Es posible que por verdadera necesidad interior los miembros de la familia se abstraigan para encontrar un espacio y descansar del trajín de la vida.

Al hacer esto inconsciente es posible que empecemos a frecuentar mas de lo necesario la actividad de abstracción: lectura, redes sociales, televisión, dormir o encerrarse en el cuarto. Nuevamente el no perder el foco de lo importante, el sentido de cada cosa nos ayuda a retomar y balancear los espacios de aislamiento y/o integración.

La integración de toda actividad, todo proceso creativo, todo resultado son determinantes para nuestro sentido de vida y para la comunidad a la que pertenecemos. Debemos dar resultados, debemos florecer en algún sentido, debemos aportar valor. Tratar de consumir sin ofrecer, recibir sin dar, hablar sin escuchar tarde o temprano nos topa con pared.

Podemos en contra de nuestra voluntad estar lejos y/o aislados por circunstancias no gratas: luto, divorcio, desempleo y no percibir que estas circunstancias nos han empujado a cierto tipo de soledad que requiere trabajo y recuperación de integración e interacción sanas. El simple hecho de no considerarlo nos pone en peligro de que dicha soledad se vaya de nuestras manos y de pronto sin previo aviso nos agobie interior y social-mente.

A solas con nuestros demonios podemos vivir en el infierno. A solas con el espíritu se encuentra paz e iluminación.

A cualquier distancia y en cualquier punto estamos conectados

Estamos conectados
Estamos conectados

La intimidad depende cien por ciento de nosotros. Nosotros elegimos que compartir y las vías para hacerlo. En mi articulo “El vocabulario de la soledad.…” comento como debido a nuestras relaciones y la naturaleza con que opera la soledad. Cualquier cambio afecta todos los miembros de la unidad. Desde cualquier punto una acción enfocada a un miembro de la familia, una persona amada, un buen amigo(a). Puede efectivamente transmitirle fortaleza y compañía. Cuando mi hermana mayor estaba en terapia intensiva yo salía a correr todos los días al autódromo pensando en ella y darle fuerza. Al llegar al hospital le contaba como estaba el dia que ella no podía ver y los efectos que esperaba el ejercicio hiciera en ambas para librar ese momento. Ella sonreía, no logró recuperarse. Pero se que donde ella está sigue conectada a mi y es quien me inspira y ayuda a llegar a donde tenga que llegar. En terapia intensiva ella quería que yo estuviera con ella. No quería a algunas personas en su cuarto; especialmente quienes lloraban y se angustiaban. Por cuestiones de la vida o el destino entre todos los que pudieron estar cuando murió. Fui yo quien le acompañó en sus últimos momentos y sé que la vida nos regaló esa última conexión que hoy nos mantiene floreciendo en el sentido que ella quería. Mi hermana era una mujer fuerte, emprendedora, inteligente con muchas ideas por emprender que de alguna manera se han llevado a cabo a través de sus hijas. Hago lo que esperábamos hacer juntas y se que juntas seguimos de alguna manera. La extraño sin duda, pero realmente la siento, la escucho, en semejante distancia. Sigue presente en sus hijas y sus metas que siguen dando fruto en la familia.

En la Universidad de Kentucky, recién fallecida mi hermana; yo hacía donas por las tardes y las compartía con los compañeros del dormitorio universitario. Mientras amasaba invariablemente sentía la presencia; primero de mi madre cuando yo era pequeña y la acompañaba mientras ella preparaba las donas para vender, luego mi hermana cuando salía a venderlas o regresaba con el dinero a casa para mi y mis hermanos(as). En la biblioteca mientras leía o bajo los árboles después de las prácticas con los niños super-dotados que me dejaban descerebrada por un par de horas. Sentía la presencia de mi madre, que entonces aún vivía y mi hermana que recién habían fallecido. Contaba con su apoyo y compañía. Ambas orgullosas de que yo pudiera estar allá llevando a cabo mis estudios de maestría. Apoyando  e impulsando mis logros que eran de alguna manera resultado de sus luchas. Así conectamos unos con otros. Así nos inspiramos mutuamente.

Lo increíble de la unidad es que no solamente los lazos familiares generan esa conexión. También el amor elegido, libre y voluntario. Los amigos son los hermanos que elegimos tener libremente. Incluso tenemos a veces mayor conexión con algunos amigos que con los hermanos. Porque hay complicidad  aceptación sin juicio ni cuestionamientos. Porque libremente elegimos compartir y convivir con ellos.

 

 

 

 

Posted on: 25 Agosto, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: