Administración de retiros en el cajero automático

Retiros en el Cajero
Retiros en el Cajero

¿Cómo administras tu quincena?

Independientemente de presupuestos todos recibimos (con suerte) un ingreso quincenal, o mensual, mesada, gasto, pensión que debemos administrar. Los tiempos de “la lista de raya” y recibir el sobre llenito de billetes acabó hace tiempo. Hoy en día recibimos el ingreso en la cuenta bancaria y de ahí tomamos lo necesario para cubrir nuestros gastos. Cada quien tiene su enfoque; sacar todo el dinero, sacar solo lo que se va gastando de a 20, de a 50 hasta que el cajero no tenga mas, sacar una parte y dejar siempre una cantidad en el cajero. Detrás de cada enfoque hay una lógica, un argumento, un sentido de quienes lo aplican pero ¿que tan funcional es cada uno y porque?

Sacar todo el dinero

Sacar todo el dinero
Sacar todo el dinero

Sentir por lo menos un día, una vez, un momento el fruto de tu esfuerzo en tus manos da cierta energía que algunos gustan de disfrutar independientemente de que sea unos segundos e inmediatamente se vaya una parte a la renta, otra a las colegiaturas, otra a los impuestos etc. y casi en segundos ya el bonche desapareció.

Otro argumento de quienes sacan todo es que viendo lo que tienen y como se va físicamente pueden tener mas control. Cuando lo van sacando del cajero no saben lo que han gastado y lo que queda.

Las leyes de la abundancia para algunos es tener siempre algo en la cartera para que nunca falte, en esta línea está también “the lucky bill”, que nunca se gasta. Hay quienes ponen billetes de papel periódico para que la cartera se vea llena y dicen esto les atrae la abundancia.

Sin lugar a dudas el dinero es energía que fluye. Quienes hemos trabajado en ventas y hemos manejado cantidades de dinero en las manos sabemos que tiene cargas de energía fuerte. Poder, nervios, felicidad, angustia. La cantidad de billetes, el monto de los mismos, manejar-lo en las manos, sea nuestro o sea de alguien mas tiene implicaciones y emociones de las que no siempre estamos conscientes.

Aquí es importante identificar nuestras emociones, y los argumentos detrás de las decisiones que tomamos. Debemos verificar la validez de dichos argumentos y re-plantear lo necesario. Recordemos que el miedo, la inseguridad, la insatisfacción, la soledad  no se compensan con nada. Tener no sustituye el ser.

De manera concreta retirar todo implica tener muy buen control administrativo y un presupuesto funcional . No tener un presupuesto y retirar todo puede conducirnos a gastar de mas al principio del mes y no tener casi nada a fin de mes. Hay personas que no llegan al fin de la quincena porque se han gastado todo casi una semana antes de recibir el siguiente pago. Si hay dinero en la cartera es fácil usarlo. En la ciudad de México cargar efectivo es un riesgo a todo nivel. No solo por lo que podamos gastar sino por la inseguridad y los asaltos.

Por otro lado el miedo no debe dominarnos y dejarnos en blanco para sentirnos (seguros). Es increíble como algunas personas se sienten seguros(as) con mucho dinero, mientras que por el contrario otras personas se sienten seguros(as) no teniendo nada. El punto medio no es siempre claro y filosóficcamente hablando mucho puede tener gran variedad de denominaciones. Dependiendo del sueldo mucho puede ser: 500, 5000, 50000, 5000000. De manera lógica debemos tener en la cartera una cantidad que cubra algo de comida, algo de transporte o gasolina, una consulta médica, un chuchuluco.

Sacar solo lo que se va gastando

La lógica detrás de este argumento vuelve a ser el control y el miedo. Quien saca solo lo que se va gastando asegura que sacarlo todo le hace gastarlo todo y cree que el cajero le administra el dinero mejor. Lo cierto es que todos los días quieren exprimir el cajero y de pronto la ordeña no da para más. También se llega una semana antes del siguiente pago sin un centavo en el cajero.

De entrada quienes aplican esta medida de control para sus gastos. Deben conservar todos los comprobantes de cada retiro e ir sumando lo que han gastado. Prácticamente debemos estar claros que los bancos nos dan una cantidad de retiros y consultas en cajero libres de cobro. Después de cierto número pagamos una cantidad por cada consulta y retiro. Por lo que el “administrador cajero” nos cobra un sueldo. ¿preferimos administrarlo nosotros? o ¿pagarle al cajero por que administre nuestro dinero?. Y es un administrador poco mudo. Solo da lo que le pedimos hasta que no tiene mas. No interactúa diciéndonos: “eso no está en tu presupuesto”, “si gastas en eso te quedarás sin aquello”. En fin. Pagar este tipo de administración no es muy redituable.

Curiosamente las personas que se conducen por esta lógica tienen nada o lo mínimo en la cartera y terminan pidiendo a alguien para que les cubra sus “gastos necesarios”. En esta medida no ayuda dicha administración al individuo a responsabilizarse de sus consumos.

Sacar una parte y dejar siempre una cantidad en el cajero

Administrar los retiros
Administrar los retiros

Tengan o no un presupuesto sacar el total y separar en sobres o bonches según las partidas necesarias: gastos fijos, ahorro, otros. Sería una categoría muy global, pero funcional. Una más específica: vivienda, transporte, despensa, colegiatura, ahorro, otros. Ya en el uso inteligente de tarjetas de crédito mencionaba la domiciliación de algunos pagos: renta, teléfono, que independientemente de que vayan a la tarjeta de crédito  debemos respaldar con dinero en efectivo que pagará esa tarjeta a la fecha de corte. Ese dinero ya lo gastamos, ya no es nuestro aún que esté en nuestras manos hay que separarlo y respetar el destino para el que es asignado.

La cantidad que esté dispuesta para ahorro debe en lugar de sacarse transferirse directamente a la cuenta o inversión a la cual está destinada el ahorro. El monto a retirar será el dispuesto para gasto, tanto los fijos como los variables.

Esta medida combina las dos anteriores. El asumir nuestras finanzas, ser dueños de lo que se dispone para cada partida nos da el poder y el control necesarios para decidir.

La cuenta de cheques debe tener siempre una cantidad mínima. Si la dejamos en blanco además de pagar el manejo de cuenta corremos el riesgo de tener cheques o cargos domiciliados rebotados que al final nos cuestan.

 

Los retiros con corresponsales bancarios autorizados

Los corresponsales son comercios e instituciones que ofrecen servicios financieros a sus clientes mediante contrato con un banco convirtiéndose en canales de distribución de la institución financiera para un grupo limitado de transacciones.

Al hacer compras en cualquiera de estos establecimientos se puede retirar una cantidad de dinero que esté disponible en la cuenta. Es muy importante tener y conservar el comprobante del retiro, verificar el monto, no perder de vista la tarjeta, no dar el NIP. Cuidar que no tienes a alguien o alguna cámara mientras tecleas en NIP en el dispositivo.

Resumiendo

  • Limita el monto de retiros y consultas a la cantidad que tu banco te ofrece sin costo
  • Domicilia lo que sea posible y asegúrate de tener la cantidad disponible en la tarjeta para que carguen el monto
  • Retira lo mas que requieras para gastar y distribuye-lo en sobres con nota de la partida que cubrirán
  • Guarda los comprobantes de todos tus retiros ya sea en cajero o con corresponsales y lleva cuenta clara de los totales.
  • La cantidad designada a ahorro debe ser transferida directamente de la cuenta de cheques a la inversión. Esta cantidad no se saca en el cajero.
  • Nunca dejes la cuenta de cheques en blanco.
  • Ya sea para los retiros en cajero y/o corresponsales bancarios toma precauciones de seguridad para evitar que te vacíen las cuentas. No peques de exceso de buena fe.

Posted on: 7 Mayo, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: