Administración de la Abundancia

No solo es importante el manejo de crisis financiera. Todos soñamos y esperamos vivir con abundancia pero estar listos para administrarla productiva mente; requiere talento, instrucción, sentido. No todo mundo logra hacer uso inteligente del crédito para generar flujo de efectivo o incrementar capital. Se cree equivocadamente que solo quienes tenemos recursos limitados necesitamos un presupuesto funcional. Antes de buscar abundancia debemos prepararnos para administrarla a fin de que no nos rebase y convierta nuestra vida en caos.

Tratándose del dinero no es como caminar contra el viento por tiempo prolongado. Es precisamente darnos la vuelta y aprovechar el impulso del viento para avanzar con él. De entrada  cada quien necesita desarrollar su propio sistema de aprendizaje.

Debemos definir nuestro concepto de riqueza

Definición y puntualización de Riqueza
Definición y puntualización de Riqueza

Como en todo. Tener claro lo que implica concreta-mente en nuestra vida la “riqueza” es importante a fin de lograrla. Los bienes no son solo financieros, también son humanos e intelectuales. En el manejo de crisis financiera comentamos que la prevención de un colapso financiero radica en la atención a la composición de nuestro capital o bienes. Si de los bienes mencionados: financieros, humanos e intelectuales hay que  soltar uno o ponerlo en riesgo debido a la situación. Cualquiera o la gran mayoría elige conservar los bienes humanos e intelectuales. Grandes empresarios se re-hacen de la nada con base en sus recursos intelectuales o con ayuda de sus mejores recursos humanos.  Para no perder enfoque todas nuestras acciones deben estar encaminadas a fortalecer, preservar, proteger, y reproducir nuestros bienes existentes. 

Debemos tener claro lo que haremos o lo que esperamos en cada uno de esos rubros con respecto a nuestros recursos. Debemos tener objetivos. Un bien intelectual se fortalece por ejemplo para enfrentar las crisis y/o diseñar estrategias funcionales y aceleradas. Un bien material se preserva para generar interés y proteger nuestro capital  de las devaluaciones. Un bien humano se reproduce para formar un equipo sólido que nos posicione como líderes en el mercado. No se trata solo de hacer mucho dinero porque si, o acumular bienes sin una estrategia o sentido de proyeción, servicio, desarrollo, vida. Menos aún con el objetivo de ser feliz. La felicidad o sufrimiento no son resultado de lo que tenemos somos o hacemos. Son el resultado de nuestra interpretación de todo ello.

Debemos involucrar a todos los integrantes activamente

Todos somos parte de algo
Todos somos parte de algo

Muchas cabezas de familia: maridos, madres solteras, buscan encontrar la fórmula para proteger a su familia y darles libertad financiera. No hay nada peor que podamos hacer como líderes, padres, consejeros que hacer por aquellos que amamos y nos preocupan lo que sabemos ellos deben hacer por sí mismos. He dicho, afirmo y sostengo que la educación financiera empieza en casa con los hijos. Cualquier plan debe no solo considerarlos sino involucrar activamente a todos los miembros de la familia.  Todos debemos activamente  preservar, proteger, reproducir y fortalecer los bienes familiares. No solo la cabeza de la familia.

Mi hija de 8 años conoce el concepto del ahorro y ha sabido administrar su flujo del ratón de los dientes. La pequeña de 3 años lo sabe y se le ha acercado para pedirle cantidades específicas de dólares. Por su puesto mi hija de 8 años no tiene dólares, pero veo que las tres entienden los conceptos de divisas, variedad de monedas, el concepto de ahorro y el concepto de préstamo para inversión.  Para enseñarles este concepto he hecho lo siguiente: tomé del dinero que ellas tienen para hacer unas donas y salimos a venderlas con los vecinos. Ellas cobraban y daban el cambio. Al final se dieron cuenta que recuperaron lo que me dieron y recibieron un poco mas por el trabajo de hacer y vender las donas. La de 6 años cuando necesita dinero para algo que quiere comprar o ve que yo necesito dinero para algo me sugiere inmediatamente. “¿porque no vendemos donas?”.

Muchos padres se preocupan por evitar que sus hijos sufran limitaciones. Pero realmente lo importante es que aprendan que todos los recursos son limitados y debemos combinarlos para fines productivos óptimos: dinero, recursos humanos e intelectuales.

Debemos preservar los bienes

En la mejor condición siempre
En la mejor condición siempre

Las filosofías japonesas de productividad priorizan el mantenimiento para conservar lo existente en óptimas condiciones por el mayor tiempo posible. En lugar de comprar un par de zapatos de cada color. Tener un solo par de muy buena marca en las mejores condiciones por el mayor tiempo posible nos permite incrementar el capital. Lo mismo aplica para cualquier otro bien. Auto, varios autos, cambiar de auto cada año, etc. Se tiene la idea de tener siempre el último modelo del celular, la última edición efímera de maquillaje, la ropa de temporada. Un buen fondo de armario se compone de básicos, clásicos para toda temporada y toda ocasión. Si evaluamos la cantidad de ropa que efectivamente usamos de lo que hay en nuestro armario con frecuencia no damos cuenta que usamos un 10% de lo que hay. El resto es dinero tirado a la basura.  Hay bienes que bien preservados se convierten en tradición familiar. La cazuela de barro donde bato las donas para enseñar a mis hijas el concepto de inversión es la que usaba mi madre para hacer y vender sus donas cuando necesitaba dinero extra. Cuando estudié en Kentucky y extrañaba el hogar mexicano. Hacía donas para sentir  la mano tibia de mi madre sobre la mía explicándome el punto donde la masa está lista. Hoy después de fallecida me sigue acompañando con mis hijas y sus valiosas enseñanzas.

Debemos proteger la verdadera riqueza

Enfocamos y protegemos lo que vale la pena
Enfocamos y protegemos lo que vale la pena

No se arriesga la salud por el dinero, si se adquiere una casa, hay que no solo darle mantenimiento sino asegurarla para evitar que temblores, y/o accidentes nos hagan perder nuestro patrimonio. Los bienes intelectuales no se ponen en tela de juicio por ningún precio. No respaldamos con nuestro nombre nada que vaya en contra de nuestros principios, o valores. La paz interior no es negociable, tampoco lo es el tiempo con quienes amamos. Un mayor sueldo no justifica perder tiempo que podemos compartir con la familia. Dinero extra no compensa el no comer, no dormir por meses para adquirirlo. Si tenemos claro y bien definida la fuente principal de nuestra riqueza. Esa es la que protegemos a toda costa y esa es la que nos reditúa en todos los terrenos una y otra vez. Lo demás va y viene y no importa. Son experiencias de vida que nos fortalecen y nos generan destreza, habilidades, criterio para futura toma de decisiones.

Debemos reproducir la riqueza

Reproducir
Reproducir

Nuevamente la filosofía de Justo a Tiempo dicta que es mucho mas productivo y rentable obtener y producir lo necesario en el momento necesario. Si producimos el doble debemos pagar almacén, personal que lo cuide, transporte para llevarlo al punto de venta etc. Amazon en el aspecto editorial con esta filosofía ha generado para autores la posibilidad de imprimir un libro en el momento que el cliente muestra interés en adquirirlo. Antes solo está la versión digital del mismo. El punto es que tener mucho no es necesariamente lo mejor en todos los casos. El punto de equilibrio nos marca la cantidad a partir de la cual se generan utilidades. Hay una cantidad máxima rentable a partir de la cual ya no es mas rentable producir mas. De todo lo justo en la medida necesaria, en el momento preciso es la clave para generar abundancia, evitar gastos, simplificar nuestra vida y nuestra administración. No es lo mismo administrar 1 que 100 o 1000. No se trata de no tener 1000 por no complicarse la vida. Se trata de tener lo mas posible de manera que nos complique lo menos posible.

Lo que sea que decidimos reproducir es importante tener claro el objetivo estratégico de dicha reproducción.

Debemos fortalecer los bienes

Fortalecer
Fortalecer

Un portafolio se fortalece con variedad de recursos. Una empresa se fortalece con variedad de talentos en su equipo directivo. Los recursos de una familia se fortalecen  través de la buena administración y responsabilidad de sus miembros. Las acciones que fortalecen a cualquier miembro fortalecen  a toda la familia. Todas las acciones deben monitorearse a fin de saber si efectivamente preservan, protegen reproducen o fortalecen los recursos familiares.

Quien no puede manejar esto en la escasez, difícilmente lo manejará en la abundancia.

BESOS

 

 

 

Posted on: 22 Julio, 2015, by : gracielavaldezvera
A %d blogueros les gusta esto: